ANÁLISIS | Crece la alarma por las ‘acciones dictatoriales’ de Trump, mientras niega su derrota electoral

(CNN) — La administración del presidente Donald Trump está adoptando las características de un régimen tambaleante, con sus pruebas de lealtad, ataques desestabilizadores en la cadena de mando militar, una mentalidad de búnker cada vez más profunda y afirmaciones cada vez más delirantes de victoria política.En respuesta, un presidente electo visiblemente confiado, Joe Biden, se está esforzando por proyectar calma en medio del caos cada vez más profundo, incluso cuando Trump y los republicanos de alto rango aún se niegan a reconocer la derrota del presidente en una ruptura sorprendente con las tradiciones democráticas de Estados Unidos.

Biden está recibiendo llamadas de líderes de los principales aliados del país, lo que refleja la inevitabilidad de su ascenso al poder. Mientras el presidente permanece a puerta cerrada, tuitea en mayúsculas y desata una purga del liderazgo civil del Pentágono, Biden está frente a la cámara. El presidente electo está tranquilizando al pueblo estadounidense con la compostura otorgada por una victoria electoral en la que los raídos casos legales de Trump que alegan infundadamente un fraude electoral masivo tienen pocas posibilidades de anular la voluntad de los votantes.

LEE: Gobierno de Trump retira a altos funcionarios de defensa e instala a los leales, lo que desata alarma en el Pentágono

Biden evita confrontación con Trump

El martes, el presidente electo evitó conscientemente escalar una confrontación con Trump, quien está reteniendo el acceso y la financiación de los que normalmente dependen los presidentes entrantes para defender a sus administraciones. Pero aunque Trump seguirá siendo presidente hasta el 20 de enero, se está produciendo una transferencia simbólica de autoridad inconfundible a pesar de los esfuerzos de Trump por negar la legitimidad a su sucesor.

«Francamente, no vemos nada que nos frene», dijo Biden.

El presidente electo ya ha cruzado el umbral necesario de 270 votos electorales, según las proyecciones de CNN y otros medios de comunicación importantes y tiene la posibilidad de igualar los 306 votos electorales de Trump en 2016 dadas sus ventajas en Georgia y Arizona.

Y más acusaciones falsas y teorías de conspiración promocionadas por los partidarios de Trump para afirmar que hubo fraude electoral se están disolviendo, un día después de que el secretario de Justicia, William Barr, entrara en la refriega política para aconsejar a los fiscales que investiguen un fraude importante.

Mientras tanto, el Departamento de Seguridad Nacional rechazó los rumores de que las boletas se emitieron en nombre de personas fallecidas.

Pero el equipo de Trump solo se hundió más profundamente en un extraño universo paralelo, uno en el que el presidente ya ha asegurado un segundo mandato, consistente con la aceptación de la desinformación y los hechos alternativos que han caracterizado los últimos cuatro años.

Pompeo usa plataforma para promover reclamos de fraude electoral

Pompeo no acepta la victoria de Biden 2:17

El desafío de la administración tomó un giro aún más ridículo el martes cuando el secretario de Estado, Mike Pompeo, mostró su lealtad a un líder que no muestra signos de trabajar en temas clave, incluida una pandemia que ahora llevó a más estadounidenses a los hospitales que nunca.

«Habrá una transición sin problemas a una segunda administración de Trump», dijo Pompeo. Cuando se le preguntó si la negativa de Trump a ceder socavaba las críticas tradicionales de Estados Unidos a las elecciones corruptas en el extranjero, Pompeo respondió a un periodista: «Eso es ridículo. Y sabes que es ridículo, y lo preguntaste porque es ridículo».

Tan recientemente como el lunes, Pompeo emitió una declaración advirtiendo sobre problemas electorales en Myanmar, que durante mucho tiempo estuvo gobernada por las fuerzas armadas y ha soportado una transición difícil a la semidemocracia donde los disidentes alguna vez vieron a Estados Unidos como una estrella polar.

Evitar echar leña al fuego

En Wilmington, Delaware, el presidente electo se negó deliberadamente a echar leña al fuego, descartando la idea de que necesitaba emprender acciones legales para liberar los fondos de transición y dejando en claro que confiaba en que el proceso de asumir el poder eventualmente funcionaría solo.

Describió el comportamiento de Trump desde el día de las elecciones como «una vergüenza» y, después de decir que buscaba tener tacto, añadió: «No ayudará al legado del presidente». Cuando se le preguntó si los republicanos aceptarían alguna vez su victoria, dijo: «Lo harán, lo harán», y sugirió con una media sonrisa que los senadores republicanos fueron «levemente intimidados» por el presidente.

Biden, que una vez tuvo la reputación de ser un orador público ventoso, está mostrando una nueva personalidad al pueblo estadounidense. El martes eligió sus palabras con cuidado, haciendo una demostración de calma, mientras experimenta la transformación que a menudo sobreviene a los candidatos victoriosos cuando comienzan a asumir el peso de la presidencia después de ganar las elecciones.

MIRA: Biden cree que muchos republicanos están siendo intimidados por Trump

Purga en el Pentágono

Trump, por el contrario, está empañando los instrumentos de la democracia estadounidense al negarse a ceder y dejando al país más vulnerable con despidos en venganza que amenazan con debilitar las agencias críticas de seguridad nacional.

Después de que Trump despidió al secretario de Defensa, Mark Esper, quien anteponía la lealtad a la Constitución a su deber para con el presidente, otros tres altos funcionarios del Pentágono fueron despedidos o renunciaron. Entre ellos se encuentra el principal funcionario de políticas del departamento, James Anderson, quien renunció y será reemplazado por el general de brigada retirado Anthony Tata, cuya nominación para el cargo a principios de este verano fracasó después de que KFile de CNN informara sobre sus numerosos comentarios islamófobos y ofensivos en el pasado.

Las fuentes le dijeron a Barbara Starr y al equipo del Pentágono de CNN que los despidos podrían estar motivados por el rechazo de Esper y su equipo contra una retirada de Afganistán que se llevaría a cabo antes de que se cumplieran las condiciones requeridas en el terreno, y otros problemas de seguridad pendientes.

¿Se impacta la seguridad de EE.UU. si Trump no reconoce a Biden? 3:11

«Es muy inquietante»

«Esto da miedo, es muy inquietante», dijo un funcionario de defensa a CNN. «Estas son acciones dictatoriales».

Una transferencia de poder en disputa podría ofrecer a los adversarios estadounidenses una oportunidad, especialmente si existe la creencia en el exterior de que hay un desorden en la infraestructura de seguridad nacional. Trump podría volver su ira hacia la directora de la CIA, Gina Haspel, y el director del FBI, Christopher Wray, informó Jake Tapper de CNN. El senador demócrata Chris Murphy de Connecticut dijo el martes en CNN International que temía que Estados Unidos estuviera entrando en un período peligroso.

«Creo que (Trump) se distraerá de manera única de los eventos mundiales y la seguridad nacional», dijo Murphy. El exasesor de seguridad nacional John Bolton le dijo a Wolf Blitzer de CNN que los comentarios de Pompeo sobre una transición a otra administración de Trump eran «delirantes».

«Creo que ha eviscerado su credibilidad internacionalmente porque creo que hay muy pocas personas, incluso en el gobierno de Estados Unidos, que creen que ese es el caso», dijo Bolton.

La batalla legal de Trump, contra las probabilidades

A pesar de las afirmaciones de Trump de que le están robando su segundo mandato, la demanda legal del presidente hasta ahora no ha avanzado en sus esfuerzos por reclamar un fraude masivo. La táctica se parece cada vez más a un ejercicio político mientras Trump lucha por aceptar su derrota mientras los senadores republicanos temerosos de la base política del presidente se niegan a cruzarlo, especialmente con dos elecciones de desempate en Georgia programadas para enero que decidirán el control de su cámara.

La ya minúscula oportunidad de Trump de cambiar el curso de las elecciones está disminuyendo día a día. Biden tiene ahora más de 46.000 votos por delante en Pensilvania, ha aumentado en 12.000 en Georgia y tiene una ventaja de 14.000 votos en Arizona. No está claro si quedan suficientes votos restantes en el estado del Gran Cañón para que el presidente actual supere al presidente electo.

Cuando la campaña de Trump presentó una nueva demanda en Michigan, que Biden ganó por casi 150.000 votos, su director de comunicaciones Tim Murtaugh dijo: «Creemos que, en última instancia, el presidente Trump será declarado ganador de esta elección».

«Lejos de la nada»

Pero Benjamin Ginsberg, un veterano abogado electoral republicano, dijo que la campaña de Trump «estaba muy lejos de la nada» en su búsqueda por anular el resultado de las elecciones.

«Para ganar casos, tienen que poner en juego suficientes resultados para cambiar el resultado de las elecciones en los estados individuales y en ninguna de las demandas que han presentado en todo el país están cerca de hacerlo en cualquier estado», dijo Ginsberg en «The Situation Room» de CNN.

Sin embargo, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, cavó el martes en su insistencia en que Trump estaba en su derecho de presentar sus quejas.

«Creo que deberíamos dejar de lamentarnos y no actuar como si esto fuera extraordinario», dijo el republicano de Kentucky recientemente reelegido.

«Vamos a superar este período y juramentaremos al ganador el 20 de enero de 2021, al igual que lo hemos hecho cada cuatro años desde 1793».

Si bien muchos observadores creen que McConnell está jugando un juego político a largo plazo, con la segunda vuelta de Georgia y las elecciones legislativas de mitad de período de 2022 en mente, el silencio de los senadores republicanos envalentona la intransigencia de Trump.

LEE: OPINIÓN | A mi familia que eligió a Trump en vez de a mí: ¿valió la pena?

El mundo ya siguió adelante

Pero aunque los legisladores republicanos no están dispuestos a romper con el presidente, muchos líderes mundiales se están moviendo para abrazar a Biden, incluidos algunos que se veían a sí mismos como contrapartes ideológicas del presidente.

La campaña de Biden emitió declaraciones sobre las llamadas del presidente electo con los líderes de Francia, Alemania e Irlanda. Biden también habló con el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, cuyas inclinaciones populistas lo hicieron encajar bien con Trump. Johnson prometió trabajar con Biden en una era posterior al covid-19.

Incluso el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quien se unió a Trump por sus tendencias comunes de hombres fuertes, emitió un mensaje público felicitando a Biden por su «éxito electoral». Y el rey saudí Salman y el príncipe heredero Mohammed bin Salman –quien tiene una relación cercana y controvertida con Trump y su yerno Jared Kushner– enviaron a Biden un cable en el que transmitían felicitaciones por «la victoria de Su Excelencia en las elecciones presidenciales».

Biden dijo que tenía un mensaje sencillo para todos los líderes mundiales: «Les hago saber que Estados Unidos volvió».

Barbara Starr, Zachary Cohen y Ryan Brown de CNN contribuyeron a esta historia.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up