ANÁLISIS | Cómo Michael Flynn explica perfectamente la presidencia de Donald Trump

(CNN) — Tres semanas después de que comenzó su presidencia, Donald Trump despidió a Michael Flynn como su asesor de seguridad nacional. El miércoles, ocho semanas antes del día en que Trump dejará la Casa Blanca, indultó a Flynn por mentirle al FBI como parte de la investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016.

El ascenso, la caída y, en cierto modo, la recuperación de Flynn funcionan como principio y fin adecuados de los cuatro años de Trump en la Casa Blanca, un testimonio de la arrogancia, la lealtad y la anarquía límite que se encuentran en el corazón de la presidencia más radical de la historia moderna.

Que Flynn haya acabado en la Casa Blanca de Trump es revelador.

Su atractivo inicial para Trump fue doble: 1) Flynn era un militar de alto rango que se había desempeñado como jefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa. 2) Flynn había sido destituido de ese trabajo durante la administración de Obama después de una serie de enfrentamientos con otros funcionarios gubernamentales.

La adoración de Trump por los militares, junto con su deseo de presentarse a sí mismo como exactamente lo opuesto a Barack Obama en todas las formas posibles, lo atrajo a Flynn. Y Flynn cumplió. Después de una carrera de bajo perfil en inteligencia, Flynn floreció repentinamente como un partidario duro. Estaba dispuesto a decir casi cualquier cosa sobre la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton y cualquier otra persona que se interpusiera en el camino de Trump.

«Enciérrenla», dijo Flynn sobre Clinton en un discurso salvaje y muy bien recibido en la Convención Nacional Republicana de 2016. «Tienes toda la razón. No hay nada de malo en eso. ¡Enciérrenla! ¿Sabes por qué decimos eso? Si hiciera una décima parte de lo que ella hizo, hoy estaría en la cárcel».

A finales de la campaña de 2016, Flynn era el acto de calentamiento preferido de Trump en los ruidosos mítines que celebró en todo el país. Sabía cómo hacer hervir a la multitud, y Trump lo amaba por eso.

Por eso no fue una sorpresa que solo 10 días después de vencer a Clinton en 2016, Trump nombrara a Flynn como su asesor de seguridad nacional. «El general Flynn es uno de los principales expertos del país en asuntos militares y de inteligencia y será un activo invaluable para mí y mi administración», dijo Trump en un comunicado anunciando la medida.

Y luego, de repente, Flynn se fue. Solo 23 días después de que Trump asumió la presidencia el 20 de enero de 2017. (En retrospectiva, el mandato de Flynn duró más de dos Scaramuccis). Se vio obligado a renunciar como asesor de seguridad nacional, según Trump, por mentir al vicepresidente Mike Pence sobre la naturaleza y profundidad de sus conversaciones con funcionarios rusos durante la transición presidencial.

«No le contó los hechos al vicepresidente de Estados Unidos y luego no los recordó, y eso simplemente no es aceptable», dijo Trump a los periodistas a modo de explicación. «Lo despedí por lo que le dijo a Mike Pence».

MIRA: Trump anuncia indulto para su exasesor Michael Flynn

En el transcurso de un año, Flynn se declaró culpable de mentir al FBI sobre sus contactos con los rusos. Como escribió CNN el 1 de diciembre de 2017:

«Según una declaración del FBI, Flynn se comunicó con el entonces embajador ruso en Estados Unidos, Sergey Kislyak, después de que un alto funcionario de transición de Trump le pidiera que averiguara en qué punto los gobiernos extranjeros se encontraban sobre una resolución futura del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Israel. Los fiscales no nombraron a ningún funcionario de transición».

A raíz de la declaración de culpabilidad de Flynn, Trump cambió su historia casi de inmediato.

«Tuve que despedir al general Flynn porque mintió al vicepresidente y al FBI», tuiteó Trump el 2 de diciembre. «Se ha declarado culpable de esas mentiras. Es una vergüenza porque sus acciones durante la transición fueron legales. ¡No hay nada que esconder!».

Entonces, ¿Trump despidió a Flynn porque le había mentido a Pence? ¿O el FBI? ¿Ambos?

Si bien esa pregunta persistió, Flynn desapareció en gran medida del radar. Estaba cooperando con la investigación de Robert Mueller sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016 y la posibilidad de colusión entre la campaña de Trump y el gobierno extranjero.

Entonces las cosas cambiaron. A principios de 2020, Flynn intentó retractarse de su declaración de culpabilidad. Y su equipo legal acusó a los fiscales de «mala fe, venganza e incumplimiento del acuerdo de culpabilidad».

De repente, Flynn fue, nuevamente, una causa célèbre en el mundo de Trump: un hombre inocente maltratado por investigadores y fiscales imprudentes y fuera de control, desesperados por hacer cumplir sus propias agendas políticas. Nunca hubo evidencia de que los involucrados en la declaración de culpabilidad de Flynn actuaran de manera poco ética. Pero eso no disuadió a Trump.

En mayo, el Departamento de Justicia de Trump había abandonado todo el caso contra Flynn, una medida notable dado que se había declarado culpable, bajo juramento, de mentir a los investigadores federales como parte de una investigación sobre los intentos de un gobierno extranjero de influir en una elección presidencial.

«¿James Comey y su banda de policías sucios van a disculparse con el general Michael Flynn (y muchos otros) por lo que han hecho para arruinar su vida?», tuiteó Trump en junio sobre el exdirector del FBI a quien despidió en mayo de 2017. «¿Qué hay de Robert Mueller y sus compinches demócratas enojados? ¿Van a decir, LO SIENTO? ¿Y qué hay de Obama y Biden?».

Para Trump, Flynn fue el ejemplo de la persecución del «Estado profundo». La vida de Flynn había sido arruinada, según cuenta Trump, por partidarios empeñados en dañar su presidencia. Para Trump, Flynn fue una víctima inocente de una conspiración mucho más amplia en su contra.

Esa historia, por supuesto, pasó por alto el hecho de que Flynn –solo como recordatorio– se declaró culpable de mentir al FBI y cooperó con la investigación de Mueller. Y lo había hecho bajo juramento. En más de una ocasión.

LEE: ANÁLISIS | Trump probablemente no pueda otorgarse un indulto presidencial a sí mismo. Aunque todavía podría intentarlo

Visto a través de esa lente, la decisión de Trump de ofrecer un indulto total a Flynn al salir de la Casa Blanca tiene mucho sentido. Trump ve su propia historia en Flynn. Ambos hombres eran detestados por el establishment político. Forasteros, porque no jugarían con las reglas aceptadas de una burocracia corrupta. Fueron castigados por su lealtad, por su fe inquebrantable en su propia justicia. Ellos son las verdaderas víctimas aquí, de un establecimiento obsesionado por el poder que tiene miedo de perder su control sobre las palancas del gobierno.

Trump y Flynn tienen más en común de lo que probablemente también estén dispuestos a reconocer. Ambos jugaron rápido y suelto con los hechos. Y presionaron con fuerza los límites de la conducta aceptable (y legal).

Las similitudes entre los dos hombres son innegables. Lo que plantea esta pregunta: habiendo indultado a Flynn, ¿podría Trump usar el poder del auto-indulto antes de dejar el cargo?

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up