ANÁLISIS | Biden revela su equipo mientras el cortafuegos de Trump se derrumba

(CNN) — Ni siquiera Donald Trump, el gran retorcedor de la verdad, podría mantener a raya la realidad para siempre.

Después de casi tres semanas de sus absurdas demandas legales y ataques corrosivos a la democracia, una cascada de acontecimientos trascendentales borró el lunes la fantasía del presidente de que tendría un segundo mandato.

En la señal más significativa y simbólica de que se acabó para Trump, la administradora de Servicios Generales Emily Murphy, prestando atención a la inevitabilidad de los procesos constitucionales, finalmente encendió la maquinaria administrativa que transferirá formalmente el poder al presidente electo Joe Biden.

La transición ordenada por ley desbloqueará millones de dólares en fondos y obligará a la administración a otorgar acceso y sesiones informativas al equipo entrante del presidente electo. Lo más importante es que permitirá a los representantes de Biden reunirse con los funcionarios de salud del gobierno para aprender la mejor manera de intensificar los esfuerzos para abordar el desastre del covid-19 que está asolando la nación.

Sin embargo, incluso antes de la maniobra tardía de Murphy, Biden había diseñado un cambio tangible en el poder implícito de la administración actual a la siguiente, revelando una serie de nombramientos de alto perfil en el gabinete. En el proceso, convirtió su Casa Blanca de una propuesta teórica a una visión tangible de las políticas y el estilo de liderazgo que marcarán el rumbo de Estados Unidos a partir del 20 de enero del próximo año.

Las decisiones de Biden, incluido el antiguo asistente Antony Blinken como secretario de Estado, señalaron que el presidente electo planea una era de gobierno serio y sin ostentación después de años de dictados de Trump por tuits y un gabinete formado por personas designadas en las que podía confiar para que le rindieran homenaje.

5 conclusiones de la primera ola de nombramientos de Biden

Biden también planea elegir a la expresidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, como secretaria del Tesoro, según dos fuentes familiarizadas con sus planes.

Trump ofreció su indicación más clara hasta el momento de que comprende que su presidencia está terminando cuando tuiteó que le había dicho a su equipo que hiciera lo necesario «con respecto a los protocolos iniciales». Sin embargo, dado su comportamiento pasado, las repetidas negaciones de su derrota y los intentos de dañar la legitimidad de Biden, habrá serias dudas sobre si Trump cooperará plenamente con la transición.

Los dos meses que le quedan en el cargo, durante los cuales mantendrá el poder institucional de la presidencia, le dejan tiempo suficiente para intentar sabotear la administración de Biden.

Sin embargo, el escandaloso intento de Trump de privar del derecho al voto a millones de estadounidenses está destinado al fracaso porque los funcionarios electorales y los tribunales de los estados cumplieron en gran medida con su deber y rechazaron sus infundadas afirmaciones de fraude. Durante el ataque más peligroso del presidente a las instituciones del sistema político estadounidense, el centro resistió.

‘Es el final del camino’

Biden, al igual que lo hizo en las primarias demócratas y las campañas electorales generales, sigue avanzando sin descanso, creando su propio sentido de inevitabilidad, ignorando las pataletas del presidente. Aprovechó el hecho de que el poder siempre fluye hacia una administración nueva y ambiciosa que aún no ha sido probada por los compromisos imposibles de gobernar o las abolladuras dejadas por las crisis diarias.

El presidente, mientras tanto, presidiendo una administración agotada y humillada por su derrota, pasó los últimos días observando cómo más y más republicanos se alejaban consternados ante sus salvajes desafíos legales. Jim Acosta, de CNN, informó el lunes que Trump se había frustrado con Rudy Giuliani y sus abogados de Keystone Kops a medida que se agotaban sus opciones judiciales.

ANÁLISIS | Más republicanos están perdiendo la paciencia con los absurdos legales de Trump

«Es el final del camino», dijo un asesor.

Al retener los fondos de transición y el acceso a los departamentos gubernamentales, Trump parece haber esperado dejar a la futura administración de su sucesor en una especie de limbo sofocante. Pero a través de sus acciones públicas, y al dictar la cobertura de noticias mientras el presidente permanece fuera de la vista, detrás de la cerca de hierro que rodea su Casa Blanca, Biden frustró en gran medida el objetivo de Trump.

Su equipo ahora se moverá rápidamente para asegurar reuniones informativas sobre temas clave, incluida la pandemia, a medida que las infecciones se descontrolan y los esfuerzos comienzan a acelerar un esfuerzo histórico de salud pública para vacunar a los estadounidenses que podría restaurar una apariencia de normalidad el próximo año.

La decisión de Murphy siguió a una serie de nuevos golpes al esfuerzo de Trump por robarse las elecciones, ya que la junta estatal de escrutinios de Michigan certificó formalmente la victoria de Biden y la Corte Suprema de Pensilvania asestó otra derrota fulminante al presidente. Ambas decisiones se tomaron a pesar de los vigorosos esfuerzos de la Casa Blanca por presionar a los funcionarios locales y estatales para que validen su esfuerzo por invalidar millones de votos emitidos legalmente.

Los partidarios de Biden interpretaron la medida de Murphy al escribir finalmente una carta de verificación para desencadenar la transición –aparentemente precipitada por los eventos en Michigan y Pensilvania– como una validación de su decisión de no intensificar una confrontación directa con Trump o de recurrir a acciones legales.

Bakari Sellers, comentarista de CNN y exlegislador estatal de Carolina del Sur, dijo que los eventos del día demostraron la seriedad de la administración entrante.

«La presidencia de Joe Biden no está diseñada para Snapchat, no está diseñada para Twitter, está diseñada para gobernar», dijo Sellers en «The Situation Room» de CNN.

Un regreso a la gobernanza

La serie de elecciones de gabinete de Biden, que se revelaron más rápidamente de lo que se había esperado inicialmente, fue una forma efectiva de crear el arte escénico de una era política cambiante, incluso cuando Trump buscaba frustrar tales percepciones.

Una de las formas en que los presidentes transmiten sus intenciones y valores se refleja en sus elecciones iniciales para sus administraciones. El presidente electo Barack Obama reunió a un grupo de rivales, buscando crear una visión de un equipo intelectual vigoroso que forjaba el cambio. Con personajes como Rex Tillerson en el Departamento de Estado y el general retirado James Mattis, al que en ese entonces todavía se refería por su antiguo apodo de Marine, «Mad Dog», en el Departamento de Defensa, las primeras nominaciones de Trump salieron del elenco central, una consideración clave para la exestrella de reality que interpreta la vida a través de la televisión.

Las selecciones de Biden, por el contrario, son notables por su falta de flash. Muchos estadounidenses no habrán oído hablar de Blinken, el nuevo asesor de seguridad nacional Jake Sullivan o la candidata de Biden a directora de inteligencia nacional, Avril Haines.

Pero entre las personas que serán importantes para un nuevo gobierno, líderes extranjeros, diplomáticos, funcionarios de inteligencia y agentes del poder del Congreso, los miembros de ese trío son bien conocidos y respetados después de años de construir su experiencia, especialmente en la administración de Obama.

Al nominar a Linda Thomas-Greenfield, una afroamericana, como embajadora de la ONU; Alejandro Mayorkas, un latinoamericano, para encabezar el Departamento de Seguridad Nacional ,y las primeras mujeres líderes del Tesoro y la comunidad de inteligencia, Biden está cumpliendo su promesa de enmarcar un gabinete que se parece a Estados Unidos.

Al recurrir a Blinken y Sullivan, durante mucho tiempo una estrella demócrata en ascenso, para dirigir la política exterior, Biden está haciendo una declaración de que el enfoque de «Estados Unidos primero» de Trump se dirige a la basura y seguirá un enfoque pragmático basado en restaurar el liderazgo global de EE.UU. y multiplicar el poder del país a través de un renovado sistema de alianzas.

Los aliados de Estados Unidos que se han acostumbrado a ser reprendidos por el presidente se sentirán aliviados ante la promesa de cierta estabilidad estratégica.

Mientras tanto, la esperada selección de Yellen ganó algunos elogios de la poderosa ala progresista de su partido, una consideración importante en su intento de mantener unidos a los demócratas. La exaspirante presidencial, la senadora Elizabeth Warren de Massachusetts, tuiteó que la nominación sería «sobresaliente».

Yellen es «inteligente, dura y de principios. Como una de las presidentas de la Reserva Federal más exitosas de la historia, se ha enfrentado a los bancos de Wall Street», tuiteó Warren.

Biden también eligió a su antiguo amigo del Senado y exaspirante presidencial demócrata y secretario de Estado John Kerry, la única gran bestia de Washington en el nuevo equipo de seguridad nacional, para que sirva como zar del medio ambiente.

La medida indicó una fuerte corrección que se aleja del desdén del actual presidente por la ciencia detrás del calentamiento global. Kerry fue un arquitecto clave del acuerdo climático de París, al que Biden prometió que Estados Unidos se unirá nuevamente.

Trump revelará indultos… de los pavos del Día de Acción de Gracias

Se espera que el presidente electo dé a conocer formalmente sus elecciones de gabinete y altos funcionarios junto con la vicepresidenta electa Kamala Harris en Wilmington, Delaware, el martes, un día que volverá a evidenciar la hemorragia de poder a menudo cruel de un presidente derrotado.

Mientras su sucesor está restableciendo la postura global de Estados Unidos, Trump cumplirá una de las menguantes obligaciones que le quedan antes de dejar el cargo: indultar pavos de Acción de Gracias.

Incluso antes de que la transición se hiciera oficial y Trump fuera golpeado por nuevas revocaciones legales, ya estaba claro que su esfuerzo por impugnar las elecciones estaba perdiendo fuerza.

Una lista cada vez mayor de legisladores republicanos y asesores externos había dejado en claro que su cruzada era inútil. El senador jubilado Lamar Alexander de Tennessee se unió a esa banda el lunes, al igual que la senadora Shelley Moore Capito de Virginia Occidental, asesora del liderazgo republicano del Senado.

Capito pidió que comenzara una transición y advirtió que las opciones legales del presidente se estaban reduciendo.

«Respetaré los resultados certificados y felicitaré a los nuevos líderes de nuestra nación, independientemente de las diferencias políticas que pueda tener con ellos», dijo en un comunicado que resume las arenas movedizas políticas que envuelven a Trump.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up