Trump regresa a la Oficina Oval y dice que su diagnóstico de coronavirus fue una «bendición de Dios»

(CNN) — El presidente Donald Trump dijo que su infección por coronavirus fue una «bendición de Dios» porque lo educó sobre posibles medicamentos para tratar la enfermedad, en un video que buscó mostrar su regreso al trabajo después de varios días en el hospital.

Es la primera aparición desde que regresó del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed. Fue grabada el miércoles por la tarde en el Jardín de las Rosas por personal de la Casa Blanca. Trump parecía optimista, pero su voz todavía sonaba sin aliento en algunos momentos y parecía estar usando maquillaje.

Algunas partes del video parecían editadas. En él, Trump enmarcó su combate en curso con el virus como totalmente positivo.

«Yo creo que haberlo contraído fue una bendición de Dios. Fue una bendición oculta», aseguró. El presidente citó su experiencia de primera mano con la combinación experimental de medicamentos que le administraron en Walter Reed.

Trump destacó en particular la alta dosis de un tratamiento de anticuerpos experimental de la farmacéutica Regeneron. Explicó que él se lo pidió a sus médicos y atribuyó su recuperación a sus efectos.

«Quiero que todos reciban el mismo tratamiento que su presidente»

El presidente describió a los medicamentos como una «cura», y dijo que trabajaría para que estén disponible sin costo para otros estadounidenses.

«Quiero que todos reciban el mismo tratamiento que su presidente», dijo Trump. Y agregó: «Fue como increíble».

MIRA: El segundo debate entre Biden y Trump está en duda tras la negativa del presidente

También parecía pesimista ante las perspectivas de una posible vacuna antes del día de las elecciones. Al respecto, dijo que las maniobras políticas habían obstaculizado el progreso.

«Creo que deberíamos tenerla antes de las elecciones y, francamente, la política se involucró», dijo.

El video fue la primera vez que se vio a Trump desde que regresó de Walter Reed en la noche de este lunes. Aunque grabó un video el martes desde la residencia de la Casa Blanca, este último nunca se publicó.

La Casa Blanca dijo más temprano que a Trump se le estaba informando sobre el huracán que se avecina al Golfo de México y las conversaciones de estímulo en la Oficina Oval, aunque el mismo Trump suspendió las conversaciones sobre la ayuda adicional un día antes.

Regreso de Trump a la Oficina Oval

Insatisfecho con el espacio de oficina temporal armado para él en la residencia de la Casa Blanca, donde estaba en aislamiento después de regresar de tres días en el hospital, Trump había estado ansioso por regresar a la Oficina Oval desde el martes, pero sus asistentes lo habían convencido de que no lo hiciera.

Pocos parecían creer, sin embargo, que Trump duraría mucho más tiempo aislado en sus habitaciones privadas.

En un nuevo memorándum publicado este miércoles, el médico de Trump retransmitió el mensaje del presidente, quien dijo «¡Me siento genial!», e informó que había estado libre de síntomas durante 24 horas. Pero el documento nuevamente no proporcionó información crítica, como cuándo dio Trump negativo por última vez, qué muestran sus escáneres pulmonares y si todavía toma el esteroide dexametasona o cualquier otro medicamento que pueda estar enmascarando sus síntomas.

«El programa de Trump en este momento es flexible, estamos viendo su pronóstico», dijo más temprano el secretario general de la Casa Blanca, Mark Meadows, a los reporteros en la Casa Blanca. «Si decide ir a la Oval, tenemos protocolos de seguridad allí», explicó.

De hecho, se habían hecho preparativos para el eventual regreso de Trump a la Oficina Oval. Esto incluía la ubicación de un llamado «carrito de aislamiento» provisto de batas médicas amarillas, máscaras respiratorias y gafas de plástico requeridas para los visitantes justo afuera de las puertas de la oficina cerca de donde se sientan los asistentes de Trump.

Cuando regresó, Trump evitó otras áreas del Ala Oeste, ingresando a la Oficina Oval directamente desde afuera. Meadows y el asesor de redes sociales Dan Scavino se unieron a él con los equipo de protección personal. No quedó claro con quién más podría haberse encontrado en el camino.

Trump hizo llamadas telefónicas y habló con asesores en su mayoría desde sus habitaciones del tercer piso el martes. Y grabó un video, que nunca fue publicado, desde la planta baja donde se instalaron oficinas para él junto a la sala médica.

Lo que sabemos sobre su salud

Nadie, excepto los asistentes principales de Trump, saben cuál es su estado de salud más allá de lo que su médico dio a conocer públicamente. Si bien parecía que le faltaba el aire a veces el lunes por la noche, personas dijeron que se veía algo mejor el martes, aunque pocos lo vieron en persona.

En su memorándum del miércoles, el médico de la Casa Blanca, el Dr. Sean Conley, escribió que Trump «no ha necesitado ni recibido oxígeno suplementario desde la hospitalización inicial». Y dijo que ha estado «sin fiebre durante más de cuatro días», pero no aclaró si Trump estaba recibiendo algún medicamento que pudiera bajarle la fiebre.

Los exámenes de Trump, dijo, «demostraron niveles detectables de anticuerpos IgG contra el SARS-CoV-2 en los análisis del lunes».

Regeneron, la compañía que fabrica el tratamiento de anticuerpos experimental que se le dio a Trump el 2 de octubre, dijo que la prueba probablemente mostró evidencia del tratamiento, no de la propia respuesta inmune de Trump.

Las dudas que persisten sobre el estado de Trump

Durante el fin de semana, el médico de Trump dijo que de los 7 a 10 días después del diagnóstico podrían ser los más críticos, una ventana que parecía abrirse el miércoles. La Casa Blanca continuó negándose a revelar cuándo Trump dio negativo por última vez al coronavirus, poniendo en duda el extenso régimen de pruebas que durante mucho tiempo señalaron como su principal protección contra el virus.

Tampoco quedó claro qué medicamentos sigue tomando el presidente. Debía recibir su última dosis de remdesivir el martes por la noche en la Casa Blanca. Pero no se sabía si seguirá con un esteroide, que algunos dentro del edificio han especulado abiertamente que podría estar alterando su estado de ánimo.

MIRA: «Donald Trump es un peligro para la humanidad», opina el consultor Durán Barba

Cualquier asistente que se acerque a Trump debe ponerse un traje protector, según una persona familiarizada con el asunto. Esto le ha dado a la residencia de la Casa Blanca la sensación de una película de ciencia ficción, apuntó una persona, ya que los asistentes, el personal y los integrantes del Servicio Secreto que necesitan acercarse a Trump se ponen el traje para protegerse.

Trump había planteado el martes la posibilidad de trabajar desde la Oficina Oval en lugar de las habitaciones que le acomodaron en el nivel inferior de la mansión ejecutiva, diciendo que se sentía listo para regresar.

Los asistentes lo convencieron de permanecer aislado al menos por un día.

Los cambios en el Ala Oeste por los contagios de coronavirus

Los pasillos y las oficinas del Ala Oeste tienen un aspecto muy diferente al que tenían cuando Trump se fue al hospital el viernes. El personal del presidente está trabajando en gran medida desde casa porque muchos han dado positivo en la prueba de coronavirus.

Más de 15 miembros del personal o del círculo íntimo de Trump han dado positivo en los últimos días. Esto incluye a su esposa, asesor principal, secretaria de Prensa, gerente de campaña, exasesor, asistente personal, cuatro ayudantes de prensa, tres senadores republicanos y un miembro de las Fuerzas Armadas que sirve directamente al presidente.

Stephen Miller, asesor de inmigración y redactor de discursos de Trump, dijo que dio positivo el martes y comenzaría el aislamiento. Él es una de varias personas que ayudaron a Trump a prepararse para el debate presidencial de la semana pasada que ahora dieron positivo, lista que incluye al exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie.

No fue claro cuándo la Casa Blanca o el presidente publicarían los comentarios en video que grabó el martes, cuyos temas eran similares a los del video que Trump grabó el lunes por la noche, dijo a CNN una persona familiarizada con la grabación.

Un funcionario describió la atmósfera dentro de la Casa Blanca como «caótica». Esto en gran parte porque muchas personas están trabajando de forma remota y el presidente está tomando las decisiones.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up