Por qué el presidente de México podría desear la reelección de Trump

(CNN) — Era un hermoso día en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca cuando los presidentes de Estados Unidos y México caminaron uno al lado del otro hacia sus respectivos podios.

Para el presidente Donald Trump, la reunión del 8 de julio pareció ser poco más que una formalidad. Podría generar algunos titulares menores, claro, pero nada que realmente destacara en medio de una lucha por la reelección y la creciente pandemia de coronavirus.

Pero para Andrés Manuel López Obrador, que hizo su primer viaje al extranjero como presidente de México, una nación entera estaba mirando.

AMLO dice que los comentarios de Trump sobre el coronavirus en México son una forma de campaña electoral

¿Cómo manejaría López Obrador, o AMLO, como se le conoce popularmente, al presidente de Estados Unidos que había hecho de los insultos a los mexicanos un elemento básico de su ascenso al poder político?

¿Aprovecharía el momento para confrontar los comentarios racistas del pasado de Trump? ¿Rechazaría al presidente por su escarnio a los inmigrantes? ¿Le recordaría a Trump que México en realidad no ha pagado por el muro fronterizo prometido?

Siendo alguien que alguna vez llamó explícitamente a Trump racista, era de esperar que López Obrador hiciera precisamente eso.

Pero no lo hizo.

Biden o Trump, ¿qué prefiere AMLO?

«Hemos recibido de usted, presidente Trump, comprensión y respeto», dijo López Obrador, mientras miraba a Trump.

«Algunas personas pensaron que nuestras diferencias ideológicas conducirían inevitablemente a enfrentamientos. Afortunadamente, este no ha sido el caso».

López Obrador dio un discurso entusiasta promocionando la relación entre Estados Unidos y México y agradeció a Trump por su «amabilidad».

«Su visita salió muy bien porque vino preparado», dijo Rafael Fernández de Castro, director del Centro de Estudios México-Estados Unidos de la Universidad de California en San Diego. «Pensó en su audiencia cuando pronunció su discurso».

Su audiencia era de naturaleza singular: Donald Trump, el hombre que se postula para la reelección para el cargo más alto del país más importante para México que cualquier otro.

A menos de cuatro meses de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, López Obrador sabía entonces muy bien que Trump podría ganar. Incluso ahora podría ser el resultado que prefiera.

Pero ya sea que Trump se quede cuatro años más o que el demócrata Joe Biden asuma la presidencia, el impacto en el vecino del sur de Estados Unidos será pronunciado.

Si Trump gana, ¿qué significa para México?

Si Donald Trump gana un segundo mandato, su estrategia en México probablemente tomará un rumbo similar al que hemos visto hasta ahora.

Pero no se debe confundir la falta de cambio con la falta de impacto. Las políticas de la administración estadounidense han creado algunos cambios profundos hasta la fecha.

Empecemos con la inmigración, ante la cual Trump ha utilizado medidas coercitivas, como amenazar con aranceles o cerrar fronteras, para obligar al gobierno de López Obrador a actuar de diferentes maneras.

Los llamados Protocolos de Protección al Migrante (MPP) fueron un excelente ejemplo.

Impulsado en 2019 por el Departamento de Seguridad Nacional, el programa obligaba a quienes buscaban asilo en Estados Unidos a esperar en México a que se procesaran sus solicitudes.

Puso la carga de su cuidado en las comunidades fronterizas mexicanas y los gobiernos locales.

Trump también estaba ansioso por detener los flujos masivos de inmigrantes centroamericanos que atraviesan México en su camino hacia la frontera con Estados Unidos.

Entonces, con la amenaza de aranceles inminentes si México no intensificaba la seguridad fronteriza, López Obrador acordó desplegar la recién creada Guardia Nacional de México.

La Guardia originalmente tenía la tarea de frenar la prolífica violencia alimentada por el narcotráfico que se apoderaba del país, pero en cambio se desplegó en la frontera sur de México.

En medio de la presencia de nuevas tropas, el número de migrantes centroamericanos que cruzan a Estados Unidos se redujo sustancialmente.

Tácticas de presión

Fue un cambio sorprendente para López Obrador quien, antes de asumir el cargo, instó a México a permitir el paso seguro de los migrantes a Estados Unidos.

López Obrador ha defendido sus acciones como siempre bien intencionadas, con los derechos humanos como prioridad.

Esas mismas tácticas amenazadoras bien podrían usarse nuevamente en un segundo mandato de Trump con el ojo de la administración en otro gran problema: las drogas.

«El próximo gran paso de la administración de Trump con México será cómo combatir el narcotráfico y el crimen organizado», dijo Larry Rubin, presidente de la Sociedad Estadounidense en México.

«Sí, Trump ha sido muy frontal y directo con México, pero al menos hay una relación de trabajo muy importante que ha resultado en múltiples acuerdos nuevos en otras áreas».

Trump ha culpado repetidamente a México por permitir que grupos de traficantes envíen drogas, y específicamente opioides como el fentanilo, a Estados Unidos.

No está claro qué es lo que, específicamente, Trump quiere que se haga para detener rápidamente ese flujo que no se haya probado antes.

Pero ahora tiene una herramienta probada para obligar al gobierno de México a actuar de la manera que crea conveniente.

«[Trump] obtuvo concesiones graves y onerosas por parte de México al amenazar con imponer aranceles el año pasado y podría seguir el mismo camino en el tema de los opioides y el fentanilo», dijo Arturo Sarukhan, exembajador de México en Estados Unidos.

Promover el T-MEC

Promover la implementación del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (T-MEC o USMCA), el nuevo acuerdo de libre comercio que entró en vigencia a principios de este año y que podría ser el logro de política exterior más tangible de Trump hasta la fecha, también será un elemento básico de un segundo mandato del presidente estadounidense.

Pero además de la inmigración, las drogas y el comercio, espera cuatro años más de una administración de Trump que se concentre en poco más que eso.

«No le importa lo que suceda en México en términos del estado de derecho, la separación de poderes … igualdad de condiciones para los negocios, ataques a la libertad de prensa, todos los cuales son críticos para la salud de la democracia en el futuro de México», dijo Sarukhan.

Podría agregar violaciones de derechos humanos, una tasa altísima de homicidios y corrupción a esa lista, ninguna de las cuales Trump ha mostrado una inclinación sustancial a ayudar a resolver, a pesar de que muchos de esos problemas se relacionan directamente con el apetito voraz de los estadounidenses por las drogas.

«La administración de Trump ha tendido a ver a México como una serie de problemas que deben ser abordados únicamente por México mediante el uso de amenazas de aranceles y aprovechando la disimetría en la relación», dijo Antonio Garza, exembajador de Estados Unidos en México.

Si Biden gana

Trump y Biden están muy alejados en casi todos los temas. La política entre Estados Unidos y México no será diferente.

Las diferencias más tangibles que se verían rápidamente, según el plan de la campaña de Biden, serían las políticas de inmigración.

En los primeros 100 días, Biden dice que pondría fin al MPP y restablecería las leyes de asilo anteriores. Eso permitiría a los solicitantes esperar en EE.UU. para que se procesen sus solicitudes y no en las peligrosas ciudades fronterizas de México.

Cualquier nuevo avance del muro fronterizo entre EE.UU. y México también se detendría de inmediato, según la campaña.

Biden también promete un enfoque más holístico de la crisis de los opioides.

Su plan se centra en reducir la demanda estadounidense de drogas como un medio para reducir el flujo de opioides a Estados Unidos, en lugar de centrarse en evitar que los grupos criminales mexicanos los suministren.

Pocos detalles

El sitio web de su campaña no tiene muchos detalles o nuevas ideas al describir las acciones que Biden le pediría a México que tomara para reducir el flujo de drogas.

Biden apoya el T-MEC: el acuerdo de libre comercio es algo en lo que una administración de Biden o de Trump probablemente trabajaría para garantizar una implementación sin problemas.

Pero quizás la diferencia más marcada entre las dos posibles administraciones estadounidenses se centra en la retórica y la naturaleza de la dinámica política entre las dos partes.

«Es un regreso a la normalidad, el status quo, la forma en que sabíamos que la política funcionaba al otro lado de la frontera», dijo Gladys McCormick, experta en relaciones entre Estados Unidos y México en la Universidad de Syracuse. «Sería mucho menos volátil, mucho menos, ‘quién diablos sabe lo que pasa’ cuando enciendes la televisión».

Una política exterior más predecible y menos transaccional probablemente sería un sello distintivo de la administración de Biden, incluido un mayor empoderamiento de los funcionarios a nivel de gabinete para llevar a cabo las agendas.

Sin ataques

También es seguro decir que una administración de Biden no denigraría a los mexicanos como parte clave de su estrategia electoral y política.

«No más ataques contra México, no más usar a México como una … piñata política cuando sea conveniente a nivel nacional», dijo Sarukhan. «La narrativa, la retórica, el marco de la relación cambiarán profundamente».

Ya sea que uno esté de acuerdo con las políticas de la administración de Trump o no, sus tácticas para llevarlas a cabo han sido extremadamente efectivas de una manera maquiavélica.

México ha hecho casi exactamente lo que le pidió Trump. ¿Sería tan eficaz una administración de Biden?

Biden ha demostrado antes que no está por encima de vincular las relaciones bilaterales con los resultados sobre el terreno.

Como vicepresidente, formó parte de una administración Obama que retuvo millones de dólares en ayuda a México por presuntos abusos contra los derechos humanos.

La administración también instó a México a frenar los flujos de migrantes centroamericanos.

Derechos humanos y más

Y Biden podría no estar tan dispuesto a ignorar ciertos temas ante los que Trump ha hecho la vista gorda, a saber, los derechos humanos y lo que los críticos llamarían la continua erosión de las instituciones democráticas de México por parte de López Obrador.

«Si [la administración de López Obrador] realmente conociera a Joe Biden, algunos de ellos podrían estar preocupados de que este no evitará, ya sea en público o en privado, hablar sobre estos temas que son críticos», dijo Sarukhan.

Un tema que Trump no ha tocado y que es casi seguro que Biden sí lo haría es el contrabando de armas.

La gran mayoría de las poderosas armas que ayudan a alimentar la violencia relacionada con las drogas en México provienen de Estados Unidos.

«Ahora, con Trump, no es un tema», dijo Fernández de Castro.

«Es imposible cooperar con él en esto porque es visto como alguien demasiado cercano al lobby de las armas. Eso es algo que realmente molesta a México».

Entonces, ¿quién quiere México que gane?

Seamos los primeros en decir que tratar de estimar la preferencia de un país con más de 120 millones de habitantes como si fuera un monolito es una tontería.

Por lo tanto, es útil dividirlo en tres categorías: el presidente mismo, su administración y el público en general.

Los cinco expertos con los que habló CNN sugirieron que López Obrador probablemente quiera ver otra victoria de Trump.

Para un observador externo, esta podría no parecer la opción obvia. Pero para los expertos, está claro.

«Definitivamente le gustaría que Trump continuara», dijo Rubin. «Él sabe cómo opera [Trump] y ya tienen un ritmo para trabajar bien juntos».

Al prestar atención constante a los deseos de Trump, López Obrador ha dejado en claro que está dispuesto a trabajar con Estados Unidos en sus objetivos de política exterior, siempre que no interfiera con sus objetivos internos.

«No quiere gastar ni un nanosegundo de su tiempo lidiando con la política exterior y, en particular, lidiando con Donald Trump, así que cualquier cosa que signifique que no tendrá a Trump encima, la ha aceptado», dijo Sarukhan.

Si votara, los expertos dicen que López Obrador haría su voto proverbial por Trump, un compañero populista con una inclinación por el nacionalismo.

«Él aprecia la forma en que Trump lo ve», dijo McCormick. «Creo que AMLO se siente mucho más cómodo trabajando con alguien como Trump que con figuras políticas tradicionales».

Diferente sentir en gobierno y población

Su administración en general podría no sentir lo mismo. Los funcionarios a nivel de gabinete son los responsables de lidiar con las maquinaciones del día a día de una Casa Blanca de Trump en deuda con los caprichos de un presidente voluble.

Una administración de Biden probablemente haría su labor menos caótica, aunque quizás no más sencilla.

«Trump inserta un nivel de volatilidad que imagino que debe agotar a algunos miembros de la administración de AMLO», dijo McCormick.

«Serían más zanahorias y menos palos, y las zanahorias resultarían en el tipo de cooperación transnacional que beneficiaría a ambos países», dijo Garza.

La parte final de la ecuación es la más fácil. Las encuestas al público mexicano a lo largo de la administración Trump han encontrado consistentemente que los índices de aprobación del presidente de EE.UU. están hundidas, a menudo en un solo dígito.

Si el pueblo mexicano votara, lo haría definitivamente por la fórmula Biden-Harris.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up