OPINIÓN | Lo que más teme Europa de las elecciones en Estados Unidos

Nota del editor: David A. Andelman, colaborador de CNN y director ejecutivo de The Red Lines Project, es el autor del libro, «A Red Line in the Sand: Diplomacy, Strategy and a History of Wars That May Still Happen», próximo a publicarse. Anteriormente fue corresponsal extranjero de The New York Times y CBS News en Europa y Asia. Síguelo en Twitter @DavidAndelman. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en cnne.com/opinion.

(CNN) — Europa, pero particularmente Francia y Alemania, las dos naciones motores del continente, están conteniendo la respiración colectiva por el resultado de las elecciones presidenciales estadounidenses del martes 3 de noviembre. Reconocen que el futuro de la relación transatlántica, la naturaleza misma de la alianza atlántica, que ha preservado la paz en Europa durante tres cuartos de siglo, está en juego.

Sin embargo, hay un reconocimiento naciente en ambas naciones de que algunos elementos de una asociación transatlántica de décadas pueden estar casi irrevocablemente perdidos, independientemente de quién gane en Estados Unidos el próximo mes.

Existe una incertidumbre considerable tanto en París como en Berlín en cuanto a cuánto se puede confiar en Estados Unidos. «Donald Trump no ha caído del cielo de la nada», me dijo Jana Puglierin, jefa de la oficina alemana del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR) en una conversación de Zoom desde Berlín. «No ha tomado como rehén a la mitad de la población estadounidense y les ha lavado el cerebro. Así que hay una razón por la que está allí, y la razón permanece incluso después de que se vaya».

Aún así, los alemanes, y especialmente los franceses, pueden ser perdonados por estar algo distraídos en este momento. Incluso más inmediato y aterrador para Europa que las elecciones en Estados Unidos es el repentino resurgimiento de la infección por coronavirus para el que Estados Unidos ha sido de poca ayuda y, ciertamente, ningún modelo de contención.

Elecciones: los últimos pasos de Trump y Biden 1:22

Francia registró más de 270.000 casos nuevos en la última semana. El presidente Emmanuel Macron dijo al pueblo francés en un discurso a nivel nacional el miércoles por la noche que se avecinaba un segundo cierre nacional el viernes para una nación que ya se acerca a la parálisis. Alemania también se encamina a un segundo cierre parcial.

Las elecciones al otro lado del Atlántico, por supuesto, difícilmente pueden ignorarse. Sin embargo, en el corazón de todos los sentimientos entre los franceses y los alemanes de hoy está la creencia cada vez más intransigente de que la voluntad del electorado estadounidense es tan impredecible, su elección de un líder tan egocéntrico y dependiente de fuerzas en espiral fuera de control, que Europa puede ser incapaz de contar con un Estados Unidos sólido y confiable a largo plazo.

El ECFR encontró, en una encuesta a nivel continental, que incluso si Joe Biden fuera elegido, los votantes en Francia y Alemania creen que Europa debería «mantener buenas relaciones con Estados Unidos, [pero] prepararse para la desconexión». Sin embargo, si Trump ganara, los votantes en Bélgica, Suecia, Austria y Croacia también creen que sería necesaria la preparación para la desconexión.

En Francia, la mayoría de los comentaristas, así como los funcionarios dentro del gobierno de Macron, se han convencido de que incluso una victoria de Biden «no significaría un regreso a los viejos tiempos, a menudo erróneamente mitificados», como dijo recientemente el comentarista diplomático de Le Monde, Piotr Smolar.

MIRA: ¿Qué posibilidades de ganar tiene Joe Biden analizando las encuestas?

Macron, quien se ve a sí mismo como el legítimo heredero del manto de liderazgo europeo al que renunciará la canciller de Alemania, Angela Merkel, cuando se retire el próximo año, ya ha comenzado a hacer campaña para la creación de una fuerza de defensa europea que podría hacer que Europa sea menos dependiente del ejército estadounidense, incluso si Biden revierte el plan anunciado por Trump de comenzar a retirar miles de tropas estadounidenses de las bases en Alemania.
Los franceses todavía esperan una perspectiva militar más realista de una victoria de Biden. Al igual que Trump, Biden ha prometido el fin de la participación de Estados Unidos en «guerras para siempre», particularmente en el Medio Oriente.

Sin embargo, Biden se ha comprometido a dejar fuerzas residuales en algunos países clave, particularmente Iraq, para mantener la estabilidad y prevenir el surgimiento de grupos terroristas que podrían ser una amenaza para los intereses estadounidenses. «Creo que necesitamos capacidad de operaciones especiales para coordinarnos con nuestros aliados», dijo Biden a Stars and Stripes el mes pasado.

Por supuesto, Biden no ha aceptado de manera inequívoca todas las iniciativas europeas a las que se opone Trump. Trump se ha opuesto enérgicamente al polémico gasoducto Nord Stream 2, diseñado para llevar gas natural ruso barato a Alemania y que la canciller Merkel ha creído durante mucho tiempo que es un pilar fundamental para la futura prosperidad alemana. Pero igualmente, da la casualidad de que Biden lo describió hace cuatro años como «un mal negocio» para Europa que aseguraría «una mayor dependencia de Rusia». Es probable que las opiniones de Biden, aunque sin cambios, tengan algo más de matices que las crecientes amenazas de represalias de Trump si el proyecto del gasoducto continúa. Estos han sido descritos como «chantaje» por Manuela Schwesig, primera ministra del estado alemán donde terminaría el oleoducto.

Aún así, los franceses y los alemanes están en muchos aspectos igualmente desesperados por el regreso de los estadounidenses en una serie de niveles diferentes. Los líderes de ambas naciones quieren que Estados Unidos se reincorpore al Acuerdo Climático de París y al acuerdo nuclear de Irán (JCPOA), así como a la Organización Mundial de la Salud y asuma un papel conjunto en la batalla contra el covid-19 y el desarrollo de vacunas y tratamientos. Eso, a su vez, podría llevar a un alivio para millones de desempleados en los sectores de servicios de ambos países que esperan el regreso de los turistas estadounidenses y sus dólares que tanto necesitan.

Pero, sobre todo, los franceses y los alemanes quieren que se restablezca un cierto grado de coherencia en las relaciones transatlánticas: el fin del gobierno mediante tuits y la sensación de que son percibidos constantemente como ciudadanos de segunda clase. Lo que más temen, sin embargo, es una segunda administración Trump con un presidente completamente desencadenado y desquiciado. Aunque pocos están preparados para explicar cómo se vería eso, por temor a que suceda.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up