OPINIÓN | Cómo leer el mensaje de amor del papa Francisco a las personas LGBTQ

Nota del editor: Allison Hope es una escritora cuyo trabajo ha sido reseñado por The New York Times, The Washington Post, CNN, Slate y otros lugares. Las opiniones expresadas aquí son del autor. Leer más opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — El católico de más alto rango en el mundo ha abierto aún más la puerta hacia la inclusión LGBTQ al declarar que las parejas del mismo sexo, históricamente excluidas de las instituciones religiosas y civiles tradicionales como el matrimonio, deben tener protecciones legales que reconozcan sus uniones.

Según la Agencia Católica de Noticias, el papa Francisco, en una entrevista para un documental publicado en Roma el miércoles, dijo que las uniones civiles deberían ser la ley del país para las parejas del mismo sexo.

«Lo que tenemos que crear es una ley de convivencia civil. De esa manera estarían cubiertos legalmente», dijo, y explicó que las personas LGBTQ son hijos de Dios.

«Yo defiendo eso», agregó.

En el pasado, el Papa Francisco ha dicho que no está en contra de las uniones civiles, pero esta es la primera vez desde que se convirtió en papa que ha declarado directamente que las favorece. (Abogó por las uniones civiles entre personas del mismo sexo cuando era arzobispo de Buenos Aires).

MIRA: El debate en la Iglesia tras declaración del papa Francisco

Sus comentarios recientes están en marcado contraste con las enseñanzas de la Iglesia Católica Romana que dirige el papa Francisco, que durante mucho tiempo ha adoptado la postura de que los actos entre personas del mismo sexo son «intrínsecamente trastornos».

Los comentarios del papa, aunque compartidos en el contexto de un documental y no necesariamente como un decreto formal escrito o un consenso entre los líderes católicos en Roma o en cualquier otro lugar, tendrán un enorme efecto dominó global en las comunidades, jurisdicciones, familias e individuos. La compasión del papa es un signo de bienvenida de una religión que durante mucho tiempo ha alienado a las personas LGBTQ. Ya sea como parte de una táctica activa para atraer a los feligreses descontentos o de una declaración genuina de inclusión, sus palabras son una evolución útil para las muchas personas LGBTQ que han sido condenadas al ostracismo simplemente por quiénes son y a quienes aman.

Para ser claros, la postura de la convivencia civil también es de 1998. Desde entonces, hemos aprendido, en los tribunales y en las calles, que las uniones civiles no son lo mismo que los derechos matrimoniales plenos, y separados pero iguales nunca son iguales. Dicho esto, el asiento más alto en una de las religiones más dominantes del mundo ha permitido que las personas LGBTQ merezcan amar y ser amadas, y que nuestro amor debe ser tratado con respeto y validez.

El papa Francisco ha sido considerado el pontífice más progresista de la historia. Se ha pronunciado a favor de respetar a las personas LGBTQ, afirmando en 2013: «Si alguien es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgar?» Abrazó – literalmente abrazó – a Diego Neria Lejarraga, un hombre transgénero que había sido condenado al ostracismo por líderes religiosos en su España natal en 2015. El papa Francisco también ha abierto una «ventana de misericordia» para perdonar a las personas que han tenido abortos y pidió que los fieles acogieran a inmigrantes y refugiados.

En 2003, en cambio, bajo el pontificado del papa Juan Pablo II, la Congregación de la Iglesia para la Doctrina de la Fe, entonces dirigida por el futuro papa Benedicto XVI, emitió «Consideraciones sobre propuestas para dar reconocimiento legal a las uniones entre personas homosexuales» en las que se escribió: «La Iglesia enseña que el respeto por las personas homosexuales no puede conducir de ninguna manera a la aprobación del comportamiento homosexual o al reconocimiento legal de las uniones homosexuales».

MÁS: El papa Francisco ya respaldaba uniones civiles del mismo sexo desde que era arzobispo de Buenos Aires

El ablandamiento público de Francisco sobre las protecciones LGBTQ se produce cuando la iglesia católica se enfrenta a un abandono récord por parte de las nuevas generaciones de personas que llegan a la mayoría de edad y que ya no se aferran a la religión organizada como guía o recurso para la construcción de la comunidad. El covid-19 solo ha exacerbado la lucha que enfrentan muchas iglesias a medida que disminuyen las donaciones, las escuelas religiosas cierran y las capillas y otras instituciones religiosas aparecen en los titulares como anfitriones de eventos de super propagadores.

Mientras tanto, gran parte de la religión organizada, y la Iglesia católica en particular, han servido durante mucho tiempo como los mayores indicadores morales e impedimentos para la evolución de la igualdad social y política LGBTQ. Citar la religión como la razón para discriminar ha sido y sigue siendo una estrategia favorita de los agentes políticos en Estados Unidos también, a pesar de la exigencia constitucional de la separación entre la iglesia y el estado.

Actualmente está programado que se escuche un caso ante la Corte Suprema el 4 de noviembre, el día después del día de las elecciones, que plantea la pregunta de si una agencia de adopción católica con sede en Filadelfia –que acepta dólares del gobierno–, puede convertir a los padres adoptivos LGBTQ (y judío y cualquiera que no se ajuste a su molde) debido a sus creencias religiosas fuertemente arraigadas. Dos jueces permanentes de la Corte Suprema dejaron escapar recientemente que creen que el fallo de 2015 sobre la igualdad en el matrimonio no fue el camino correcto, lo que deja una gran posibilidad de que las leyes relativas a las familias LGBTQ estén en riesgo.

MÁS: El papa Francisco defiende ley de convivencia civil entre homosexuales

En este contexto, las declaraciones del papa, aunque no sean oficiales y fechadas, son una señal de que un líder de inmenso poder sigue mirando a las personas LGTBQ con compasión y amor, con la creencia de que nuestras vidas y familias merecen existir bajo la Ley. Mientras nuestros derechos por largo tiempo han estado en juego con las amenazas de que las protecciones de nuestra familia se nos quiten de encima – -con la religión a menudo el intento de justificación — los comentarios del papa son más que refrescantes; si son atendidos por los católicos de todo el mundo, de hecho, pueden salvar vidas.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up