OPINIÓN | Al limitar las visas de estudiantes, EE.UU. pierde más que estudiantes

Nota del editor: Charles Dunst es académico invitado en el East-West Center de Washington y asociado en LSE IDEAS, el grupo de expertos en política exterior de la London School of Economics. En Twitter lo puedes encontrar como @CharlesDunst. Las opiniones de este artículo pertenecen al autor. Vea más artículos de opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — El 24 de septiembre, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) propuso una nueva política que, si se promulga, limitaría las visas de estudiantes internacionales para los nacidos en varios países de Oriente Medio, Asia y África asociados con altas tasas de permanencia en la visa –incluidos Irán, Nepal y Sierra Leona–, a dos o cuatro años.

Un estudiante nacido en Irán que sea ciudadano británico, por ejemplo, aún podría obtener solo una visa de dos años, lo que significa que tendría que volver a solicitarla para completar un título de cuatro años en Estados Unidos.

Numerosas universidades estadounidenses han criticado fuertemente el plan, y muchos líderes señalan que las instituciones de educación superior ya han sufrido las políticas antiinmigración de Donald Trump. Estas instituciones, lamentablemente, no están solas. El enfoque de Trump también ha socavado económica y estratégicamente a Estados Unidos, lo que en última instancia ha desmejorado los intentos de Washington de defenderse de un antiliberal y lo que muchos han llamado intentos de China cada vez más asertivos de hacerse con el liderazgo mundial.

Desde que Trump asumió el cargo, el número de estudiantes internacionales matriculados en Estados Unidos ha disminuido vertiginosamente. En los últimos meses, algunos estudiantes abandonaron sus planes de estudiar aquí debido a las restricciones de inmigración de Trump relacionadas con covid-19; otros reconsideraron sus planes debido a nuestra incapacidad para controlar el virus. Un estudiante vietnamita que estudia en California lo expresó simplemente: «Estados Unidos ya no es un lugar seguro«.

Y si bien las estadías excesivas en las visas son en general un problema, el nuevo plan del DHS para abordarlas es tan torpe que promete disminuir tanto el número de estudiantes internacionales en Estados Unidos como la reputación de Estados Unidos, que Trump ya ha dañado enormemente.

De hecho, esta restricción potencial, junto con otras que la administración de Trump planteó durante el verano, refuerza la noción de que Estados Unidos es hostil a los extranjeros y que los estudiantes internacionales estarían mejor si buscaran oportunidades en el Reino Unido, Canadá o incluso China.

MIRA: OPINIÓN | La polarización entre Trump y Biden atraería a más votantes a las urnas

Pero sin los estudiantes internacionales, las universidades perderán millones en ingresos, la economía de Estados Unidos perderá miles de millones y el país se verá privado de las importantes contribuciones que los estudiantes extranjeros hacen en muchos campos.

Perder estudiantes internacionales, o incluso proponer barreras para mantenerlos fuera, también es desastroso desde una perspectiva estratégica.

Al dar la bienvenida a estudiantes internacionales, más de 1 millón en 2019, Estados Unidos avanza su poder blando en el extranjero. Los estudiantes vienen a Estados Unidos, generalmente ven el país de manera positiva y luego se llevan su aprobación a casa.

Estos estudiantes también son propensos a promover los intereses estadounidenses, si se les da la oportunidad. El número de otros líderes internacionales que estudiaron en Estados Unidos y que luego fueron geopolíticamente amigables con Estados Unidos son muchos, incluidos el rey Abdullah de Jordania y Lee Hsien Loong de Singapur, así como los líderes de Costa de Marfil, Etiopía, Ghana, Kenia y Somalia, algunos de nuestros socios africanos más cercanos.

Abrir nuestras puertas a los mejores y más brillantes del mundo claramente sirve a los intereses estadounidenses. El Departamento de Estado una vez pareció consciente de esto, manteniendo una página web titulada «Estudiantes extranjeros ayer, líderes mundiales hoy«. Desde entonces, esa página ha sido eliminada.

Trump está tan cegado por la xenofobia que no puede ver los beneficios que ofrecen los estudiantes internacionales. En cambio, su administración de «Estados Unidos primero», en el mejor de los casos, los considera sanguijuelas del sistema estadounidense y, en el peor de los casos, los considera viles espías que deben mantenerse fuera de la fortaleza de Estados Unidos.

Este enfoque hostil socava los esfuerzos estadounidenses para defenderse de la creciente influencia de China en el mundo en desarrollo. Mientras el secretario de Estado Mike Pompeo critica con rectitud al autoritario Partido Comunista Chino, su jefe avanza con movimientos que socavan la posición global de Estados Unidos y llevan a más países a mirar hacia China: alienar a los aliados, exigir deferencia a los socios, imponer prohibiciones de viaje a países amigos y, ahora, potencialmente imponiendo restricciones de visa a estudiantes extranjeros.

MÁS: The New York Times: Registros fiscales muestran que Trump mantiene una cuenta bancaria en China

Los funcionarios de la administración de Trump piensan extrañamente que pueden convencer al mundo en desarrollo de que se una a una coalición anti-China mientras los denigran, pelean con sus líderes y apuntan a sus estudiantes. La línea dura de Washington sobre Beijing puede ser bienvenida en ciertos países, pero no es suficiente para ganárselos o reparar el daño que Trump ha hecho a la reputación de Estados Unidos. Ciertamente, no es suficiente convencerlos de que rechacen las ofertas chinas: China ya se ha convertido en el principal destino para los estudiantes africanos de habla inglesa y es tanto el mayor socio comercial como acreedor de África.

El enfoque de Trump es irracional, por decir lo menos. Su expectativa de que los países en desarrollo cederán ante Estados Unidos, en lugar de enojarse por nuestra hostilidad cuando se trata de temas como los estudiantes internacionales, tiene poco sentido en un mundo donde China se presenta como una alternativa benévola llena de dinero en efectivo.

El trumpismo es incompatible con el liderazgo global de Estados Unidos; paradójicamente, sin embargo, encaja bien con las esperanzas de China de tomar ese manto y construir un nuevo orden mundial libre de la influencia y los valores occidentales.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up