Grupo acusado en complot de secuestro a la gobernadora de Michigan discutió escoger al gobernador de Virginia, dice agente del FBI

(CNN) — El grupo acusado de conspirar para secuestrar a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, también planteó secuestrar al gobernador de Virginia Ralph Northam, según un agente del FBI que testificó en la corte el martes.

El agente del FBI Richard Trask testificó durante una audiencia preliminar que el grupo discutió la posibilidad de sacar los gobernadores en ejercicio debido a sus «órdenes de confinamiento relacionadas con el coronavirus».

«Discutieron posibles objetivos, tomando a un gobernador en funciones, específicamente a los gobernadores de Michigan y Virginia, sobre las órdenes de cierre», dijo Trask.

«El entendimiento en ese momento era potencialmente secuestrar a un gobernador en funciones y destituirlo de su cargo», agregó.

El FBI obtuvo esta información durante una reunión del 6 de junio en Dublin, Ohio. Una persona que asistió a la reunión se acercó a las autoridades «debido a preocupaciones (sobre) algunas de las direcciones que el grupo estaba tomando y la posible violencia».

La audiencia judicial se produjo días después de que 13 personas fueran acusadas de un presunto complot de terrorismo para secuestrar a Whitmer. El supuesto plan incluía planes para derrocar a varios gobiernos estatales que los sospechosos «consideran que violan la Constitución de Estados Unidos», según una denuncia penal federal.

FBI detiene el complot para secuestrar a la gobernadora de Michigan 4:50

Seis personas fueron acusadas federalmente de conspiración para secuestrar, y otras siete personas, asociadas con el grupo extremista «Wolverine Watchmen», fueron acusadas por el estado, anunció la procuradora general de Michigan, Dana Nessel.

Whitmer y Northam, ambos demócratas, estuvieron entre los gobernadores que emitieron decretos relacionados con el coronavirus en la primavera que cerraron lugares de reunión como gimnasios, bares y restaurantes.

Northam se negó a comentar el martes por la tarde, citando la investigación criminal en curso, pero agradeció a la seguridad y a la policía por su trabajo.

Su oficina emitió un comunicado diciendo que el FBI alertó a miembros clave del equipo de seguridad del gobernador durante toda la investigación.

«Según los protocolos de seguridad para información altamente clasificada, ni el gobernador ni otros miembros de su personal fueron informados. En ningún momento el gobernador o su familia estuvieron en peligro inminente. Se han implementado medidas de seguridad mejoradas para el gobernador Northam y su familia durante bastante tiempo, y permanecerán», dijo la secretaria de prensa Alena Yarmosky.

Yarmosky también relacionó el incidente con lo que dijo que fue el estímulo a la violencia del presidente Donald Trump, particularmente en los tuits del 17 de abril para «LIBERAR MICHIGAN» y «LIBERAR VIRGINIA«. El tuit de Trump en Virginia se produjo después de que Northam firmara una serie de medidas de control de armas que requieren verificación de antecedentes y establecieron una ley de «bandera roja».

«Aquí está la realidad: el presidente Trump pidió a sus simpatizantes que se ‘LIBERE VIRGINIA’ en abril, al igual que Michigan. De hecho, el presidente alienta regularmente la violencia contra quienes no están de acuerdo con él. La retórica que sale de esta Casa Blanca tiene un impacto serio y consecuencias mortales. Debe terminar», afirmó Yarmosky.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, defendió a Trump en un comunicado a WTVR, afiliada de CNN.

«El presidente Trump ha condenado continuamente a los supremacistas blancos y todas las formas de odio. El gobernador Whitmer, y ahora el gobernador Northam, siembran división al hacer estas extravagantes acusaciones», dijo. «El país está unido contra el odio y en apoyo de las fuerzas del orden federales que detuvieron este complot».

Juez ordena a sospechosos detenidos en espera de juicio

En un tribunal federal el martes, la juez de primera instancia de Estados Unidos, Sally Berens, ordenó que tres de los hombres, Kaleb Franks, Daniel Harris y Brandon Caserta, fueran detenidos en espera de juicio.

Michael Hills, el abogado de Caserta, dijo que su cliente tiene fuertes lazos familiares, un trabajo por más de un año y medio y es un ciudadano de Michigan de toda la vida.

«Mi cliente no formó parte de ninguna planificación específica, ni del grupo», dijo Hills. «No aportó dinero, no era un líder».

Un abogado de Franks dijo que él no era un cerebro del grupo.

MÁS: Gobernadora de Michigan critica la campaña de Trump por atacarla después de que se revelara un supuesto complot de secuestro en su contra

«Parece que no hay duda de que el Sr. Franks es un seguidor y no un líder de esto», aseguró el abogado Scott Graham.

El abogado de Harris, Thomas Douglas, enfatizó en la corte antes de la decisión que Harris no tenía antecedentes previos, que vive con sus padres y no tiene riesgo de fuga.

Adam Fox y Ty Garbin, otros dos hombres acusados ​​por el gobierno federal, presentarán argumentos de fianza en una fecha posterior, y un sexto acusado, Barry Croft, se encuentra actualmente en Delaware. Sus abogados no han respondido a las solicitudes de comentarios de CNN.

Cómo surgió la trama

El testimonio de Trask el martes proporcionó más detalles sobre el supuesta complot que se tramó primero en un grupo de redes sociales y luego se desarrolló en el sótano de un taller de reparación de aspiradoras.

En reuniones en Dublin, Ohio, en Grand Rapids, Michigan, y en un patio rural en Munith, Michigan, el grupo supuestamente conspiró para emprender acciones violentas contra el estado, realizó entrenamiento táctico y trató sin éxito de fabricar bombas, según documentos judiciales.

Fox supuestamente quería llevar a cabo el complot de secuestro el día de las elecciones y discutió el bombardeo de vehículos policiales para evitar que la policía respondiera, dijo Trask el martes.

El FBI se enteró del esquema, informado por primera vez por The Detroit News, a principios de 2020 a través de un grupo de redes sociales, según la denuncia penal federal.

Los documentos judiciales dicen que el FBI puso a un informante confidencial para viajar a Dublin, Ohio, el 6 de junio para una reunión con Croft, Fox y otras 13 personas.

«Discutieron diferentes formas de lograr este objetivo, desde esfuerzos pacíficos hasta acciones violentas … Varios miembros hablaron sobre asesinar ‘tiranos’ o ‘tomar’ a un gobernador en funciones», según la denuncia.

El 14 de junio, un segundo informante confidencial confirmó que Fox conoció al líder del grupo y se conocieron en Grand Rapids. El informante grabó en audio conversaciones con Fox en las que supuestamente dijo que necesitaba «200 hombres» para asaltar el edificio del Capitolio en Lansing y tomar rehenes, incluido Whitmer, según la denuncia penal.

MÁS: Revelan detalles del presunto complot para secuestrar a la gobernadora de Michigan

Fox supuestamente explicó que juzgarían al gobernador de Michigan por «traición» y dijo que ejecutarían el plan antes de las elecciones de noviembre de 2020.

El 20 de junio, Fox, Garbin y otros se reunieron en el negocio de Fox en Grand Rapids, donde los asistentes se reunieron en el sótano al que se accede por una trampilla escondida debajo de una alfombra en el piso principal, según la denuncia penal.

«Los asistentes discutieron planes para asaltar el Capitolio del Estado de Michigan, contrarrestar a los socorristas de las fuerzas del orden público y usar ‘cócteles Molotov’ para destruir vehículos policiales. Los asistentes también discutieron planes para una reunión adicional durante el primer fin de semana de julio cuando también llevarían armas de fuego y entrenamiento táctico”, según la denuncia penal.

Los conspiradores realizaron la vigilancia de la casa de vacaciones de Whitmer en dos ocasiones a fines de agosto y septiembre, según la denuncia. Croft y Fox discutieron la detonación de dispositivos explosivos para desviar a la policía del área de la casa de vacaciones, según el FBI.

El grupo también se reunió en una propiedad rural en Munith para lo que los funcionarios llamaron entrenamiento táctico. Trask dijo el martes que esto incluía entrenamiento con armas de fuego, entrenamiento médico y un intento de detonar un artefacto explosivo improvisado.

Christina Carrega, Veronica Stracqualursi, Josh Campbell, Julia Jones, Leslie Holland y Ryan Nobles de CNN contribuyeron a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up