Debate vicepresidencial: Pence intenta defender a Trump mientras ignora su historial de mentiras

(CNN) — El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, trató de defender el historial del presidente Donald Trump frente a la senadora Kamala Harris durante el debate vicepresidencial del miércoles.

Sin embargo, a menudo pintó una imagen que no concordaba con la realidad de los últimos cuatro años.

Pence, quien trabaja para un presidente que miente con frecuencia, acusó a Harris de no ser sincera cuando les dijo a los votantes que si tenían una condición de salud preexistente «vendrán por ustedes».

Minuto a minuto: Debate vicepresidencial entre Kamala Harris y Mike Pence

«Senadora Harris, usted tiene derecho a tener su propia opinión, pero no tiene derecho a tener sus propios hechos», dijo Pence, en una frase increíblemente descarada dadas las circunstancias.

En otro momento, Pence –mientras criticaba a Harris y Biden por eludir repetidamente si están de acuerdo o no con los llamados de algunos demócratas para agregar más jueces a la Corte Suprema con el objetivo de contrarrestar una mayoría conservadora– dijo que el pueblo estadounidense tendría que votar por Trump en noviembre para respetar una separación constitucional de poderes.

Sin embargo, la administración Trump ha bloqueado las investigaciones de los demócratas en el Congreso en múltiples ocasiones, imponiendo con frecuencia el privilegio presidencial y negándose a reconocer que el Congreso tiene una rama de gobierno igualitaria.

Encuestas

Pence hizo todo lo posible para hablar positivamente del tiempo que lleva Trump en el cargo en un momento en que la carrera electoral parece estar alejándose del presidente.

Una encuesta de CNN publicada el martes muestra que Trump va por detrás por 16 puntos a nivel nacional y su manejo de la pandemia de coronavirus, el desafío más crucial para el país desde la Segunda Guerra Mundial, está recibiendo un intenso escrutinio después de su propio diagnóstico con covid-19 de la semana pasada.

Pence intentó afirmar que Trump ha creado una economía fuerte sin reconocer su colapso en los últimos meses; promocionó su proeza en lograr acuerdos internacionales, particularmente con respecto a Israel y el Medio Oriente, mientras ignoraba el creciente aislamiento estadounidense de sus aliados tradicionales en el extranjero, y destacó la postura de Trump sobre el comercio mientras el déficit comercial del país está en su punto más alto en 14 años.

Transición pacífica

Quizás el momento en el que Pence pareció estar más en línea con el comandante en jefe fue cuando se negó a comprometerse con una transferencia pacífica del poder, como lo hizo su jefe en el primer debate presidencial la semana pasada.

Cuando se le preguntó qué haría si Trump se negara a aceptar el resultado de las elecciones, Pence dijo que creía que Trump ganaría en noviembre.

«Cuando habla de aceptar el resultado de las elecciones, debo decirle, senadora, que su partido ha pasado los últimos tres años y medio tratando de revocar los resultados de las últimas elecciones. Es asombroso», dijo Pence

Después lanzó ataques contra las investigaciones sobre Rusia y Ucrania que llevaron al juicio político de Trump el año pasado.

«Creo que vamos a ganar esta elección, el presidente Trump y yo luchamos todos los días en los juzgados para evitar que Joe Biden y Kamala Harris cambien las reglas y creen una enorme oportunidad para el fraude electoral. Si tenemos una elección libre y justa, tendremos confianza en ella».

Harris, a la ofensiva en el debate

Harris obligó a Pence a defender el tiempo de Trump en el cargo desde el inicio y de forma constante durante el debate, presionándolo sobre la economía, los acuerdos comerciales, el cambio climático y la atención médica, además de la respuesta al coronavirus.

Convirtió una pregunta sobre la transparencia de los registros de salud de Trump y Biden en un golpe respecto a que Trump no pagó los impuestos federales sobre la renta en 10 de 15 años recientes y por pagar solo US$ 750 en 2016 y 2017.

«Sería muy bueno saber a quién le debe dinero el presidente de Estados Unidos, el comandante en jefe», dijo.

Pence negó con la cabeza y afirmó que el presidente había dicho que esos informes «no son precisos».

También aseguró que Trump ha pagado decenas de millones de dólares en impuestos y que ha publicado «montones» de formularios de divulgación financiera.

Pence contraataca

Pence argumentó que la experiencia de Trump en el mundo empresarial había ayudado a construir una economía que estaba rugiendo antes de la pandemia.

El vicepresidente atacó las políticas económicas de Biden y dijo que este aumentaría los impuestos a los trabajadores estadounidenses que dañarían la recuperación económica de la nación.

Defendió la ayuda que fue aprobada por el Congreso en asociación con la Casa Blanca, diciendo: «Literalmente no hemos escatimado en gastos para ayudar al pueblo estadounidense y al trabajador estadounidense en medio de esto».

Harris y Pence también se enfrentaron por la guerra comercial de Trump con China.

«Perdieron esa guerra comercial», dijo Harris, acusando a la administración de deshacerse de 300.000 empleos de manufactura y llevar a los agricultores a la bancarrota.

Pence se lanzó con una apertura para atacar a Biden por su voto como senador para aprobar las relaciones comerciales normales permanentes con China, lo que abrió el camino para que el gigante asiático se uniera a la Organización Mundial del Comercio y posteriormente a una explosión en su desarrollo económico.

«¿Perdimos la guerra comercial con China? Joe Biden nunca la libró. Joe Biden ha sido un animador de China durante las últimas décadas», dijo Pence.

Covid en el centro del debate vicepresidencial

Mike Pence: China tiene la culpa del coronavirus 0:46

Harris hizo una rápida condena del manejo de la administración de Trump sobre la pandemia de coronavirus durante la apertura del debate vicepresidencial del miércoles, y señaló que unas 210.000 personas han muerto y más de 7,5 millones de personas han contraído la enfermedad.

Kamala Harris increpa a Mike Pence por transparencia sobre crisis de coronavirus

«El pueblo estadounidense ha sido testigo del mayor fracaso de cualquier administración presidencial en la historia de nuestro país», dijo Harris.

Argumentó que los trabajadores de primera línea habían sido tratados como «trabajadores de sacrificio» y que Trump había minimizado repetidamente la gravedad del virus, mientras disuadía a las personas de usar máscaras.

Esos acontecimientos pusieron a Pence, quien encabeza el grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca, a la defensiva en un momento en que la campaña de Trump necesita desesperadamente un reinicio.

El vicepresidente admitió que la «nación ha pasado por un momento muy difícil este año», aunque insistió: «Pero desde el primer día el presidente Donald Trump ha puesto la salud de Estados Unidos en primer lugar».

Trump con coronavirus

El diagnóstico de covid-19 del presidente y el círculo cada vez mayor de asistentes infectados han hecho que el manejo imprudente del coronavirus por parte de la administración sea el tema central de la campaña una vez más, y las preguntas aún rodean la exposición de Pence al coronavirus menos de una semana después de que Trump diera positivo.

El virus sigue siendo uno de los principales problemas en la mente de los estadounidenses, que ya están votando a menos de un mes del día de las elecciones.

En los últimos días, Trump ha caído aún más por detrás de Biden en las encuestas –una encuesta nacional de CNN publicada el martes mostró que el presidente estaba detrás de su oponente por 16 puntos–, mientras los estadounidenses reculan ante su comportamiento errático y su desprecio por los peligros del virus.

Pence se vio obligado a responder por el manejo laxo del virus por parte del presidente, así como por la decisión de Trump de rechazar los consejos de los científicos y los principales asesores médicos al continuar realizando mítines y eventos con grandes multitudes de partidarios que no se distanciaron socialmente ni usaron máscaras.

A pesar de esos eventos políticos, que ignoraron los consejos médicos de expertos en medio de una pandemia y reunieron grandes multitudes en un momento en que muchos estadounidenses se ven obligados a mantenerse alejados de familiares y amigos para evitar la transmisión de la enfermedad, Pence acusó a Harris de ser parte de un esfuerzo por jugar a la política con la pandemia.

«Usted continúa socavando la confianza del público en una vacuna», le dijo Pence a Harris, y señaló que ella ha cuestionado la seguridad de una posible vacuna contra el coronavirus porque siente que Trump ha politizado la velocidad de producción de esta. «Deje de jugar a la política con la vida de la gente».

Pence, negativo

Pence estuvo en las recepciones de la Casa Blanca y en un evento en el Jardín de las Rosas, hechos que parecen haber acelerado la propagación del virus en la Casa Blanca.

El vicepresidente ha dado negativo en la prueba en repetidas ocasiones, la más reciente el miércoles, y no se ha puesto en cuarentena.

Él y Harris estuvieron separados durante el debate por barreras de plexiglás, a una distancia de 3,5 metros.

Pence trató de desviar la crítica de la senadora describiéndola como una reprimenda al pueblo estadounidense que ha soportado tiempos difíciles y a los socorristas que se ponen en peligro.

«Voy a hablar en nombre de lo que ha hecho el pueblo estadounidense», dijo Pence, y defendió a la administración señalando que ha estado presionando a científicos y compañías farmacéuticas para que produzcan una vacuna en un tiempo récord.

En un momento, Pence trató de interrumpir a Harris mientras ella criticaba el manejo de la pandemia por parte de la administración, y Harris se apresuró a interrumpirlo. «Señor vicepresidente, estoy hablando», dijo.

Mike Pence interrumpió a Kamala Harris durante el debate. Así le respondió ella 0:46

Harris descartó las afirmaciones de Pence de hablar en nombre del pueblo estadounidense.

«Se respeta al pueblo estadounidense cuando se le dice la verdad», dijo.

Una noche crucial

Si bien los debates entre los candidatos a vicepresidente generalmente no han marcado una gran diferencia en el resultado de las elecciones, los votantes podrían prestar más atención a este debido a la edad de los dos hombres en la parte superior de la boleta.

El candidato demócrata Joe Biden, de 77 años, ganó las primarias después de presentarse como un puente hacia la próxima generación de líderes demócratas, y Harris, de 55 años, fue vista como la encarnación de esa idea cuando la eligió como su compañera de fórmula y la convirtió en la heredera aparente dentro del partido.

Kamala Harris cuestiona a Trump por no condenar el supremacismo blanco

El diagnóstico de covid de Trump, de 74 años, ha centrado aún más la atención en su edad. Y debido a la falta de transparencia de los médicos de la Casa Blanca, no está claro si podría enfrentar complicaciones médicas durante su pelea con el coronavirus.

Independientemente de ello, Pence, de 61 años, ha sido visto durante mucho tiempo como uno de los principales contendientes republicanos para la Casa Blanca en 2024.

La encuesta de CNN / SSRS del martes mostró que Biden amplió su ventaja sobre Trump en este ciclo, 57% a 41%, después de su contencioso primer debate en Ohio y el diagnóstico de Covid-19 del presidente. Biden tiene una ventaja más estrecha sobre Trump en los estados clave que determinarán el resultado en el Colegio Electoral.

A raíz de esa encuesta, la campaña de Trump y republicanos de alto rango en el Capitolio le dijeron a Jeff Zeleny de CNN que el miércoles podía ser una de las últimas grandes oportunidades para tratar de relanzar la carrera.

«Si no frenamos el sangrado esta noche, las tres semanas restantes podrían ser desalentadoras para los republicanos», dijo un senador republicano cercano a la Casa Blanca. «Todos en el partido lo saben».

Mira lo que hizo una mosca al colarse en el debate 0:50

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up