ANÁLISIS | Trump se desespera cada vez más, lo que genera nuevos temores por su salud

(CNN) — La creciente desesperación política del presidente Donald Trump está generando preocupaciones sobre su juicio luego de su agresivo tratamiento contra el covid-19. Y a medida que aumentan las sospechas de que la Casa Blanca no está diciendo la verdad sobre su salud.

En un día de caos el jueves, Trump cambió repetidamente su posición sobre un nuevo plan para un segundo debate presidencial virtual. Y de repente decidió respaldar las negociaciones sobre un paquete de rescate económico del coronavirus que había eliminado a principios de semana.

Sus acciones sugirieron una campaña en desorden, ya que está por detrás del candidato demócrata, Joe Biden, por dos dígitos a solo 26 días del día de las elecciones.

La conducta errática del presidente solo enfatizó un alarmante vacío de liderazgo en una Casa Blanca ahuecada por la enfermedad. Esto, mientras la pandemia toma un giro inquietante en medio de nuevas señales de que una frágil recuperación económica se está desacelerando.

El médico oficial de Trump, el comandante de la Marina y Dr. Sean Conley, declaró que el presidente estaría en condiciones de regresar a los compromisos públicos el sábado después de completar su tratamiento.

Pero quedan dudas sobre cuándo se enfermó Trump, a quién podría haber infectado y si aún es contagioso.

Entrevista

Y dos veces en una entrevista con Sean Hannity en Fox News el jueves por la noche, el presidente se negó a decir si había dado negativo en la prueba, incluso cuando dijo que podría intentar realizar un mitin en la Florida tan pronto como el sábado por la noche.

Un día de eventos vertiginosos hizo que algunos de los críticos de Trump sugirieran que su salud puede estar influyendo en sus decisiones políticas.

«No se encuentra bien. No quisiéramos que ninguna otra persona en el planeta hiciera las cosas que él está haciendo poco después de saber que está infectado», dijo Rick Bright, el director destituido de la oficina gubernamental involucrada en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, a Jake Tapper de CNN en «The Lead».

Bright, el exdirector de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado, dijo que, normalmente, alguien que se haya sometido a terapias experimentales de covid-19 todavía estaría en una cama de hospital.

«Es muy peligroso. Él está a cargo de muchas cosas, toma muchas decisiones importantes para nuestro país y para el mundo, de hecho», dijo Bright, quien habló públicamente después de renunciar a los Institutos Nacionales de Salud esta semana.

«Si no está en su sano juicio para tomar decisiones de forma racional, entonces podría ser muy imprudente con el país y el mundo».

MIRA: Dr. Huerta: «Lo que nos están diciendo sobre la salud de Trump es bien turbio»

Lo que dijo Pelosi sobre salud de Trump

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, mientras tanto, cuestionó el jueves si el presidente está en un «estado alterado» durante una entrevista con Bloomberg TV, en alusión a su repentina decisión de detener las negociaciones sobre estímulos.

Señaló que los médicos han dicho que el medicamento esteroide que estaba tomando Trump puede afectar el juicio de un paciente.

«Cuando el presidente hizo su extraño tuit que decía: ‘Nos estamos yendo de las negociaciones’, fue como, ‘¿Qué?’», dijo Pelosi durante su conferencia de prensa semanal. «Todos hemos trabajado muy duro para encontrar un terreno común».

Ella está impulsando un nuevo proyecto de ley, que tiene pocas posibilidades de convertirse en ley, para darle al Congreso un papel en la determinación de si el presidente debe ser obligado a dejar el cargo porque es incapaz de hacer su trabajo.

Debate sobre debates

La declaración de Conley sobre la salud de Trump fue especialmente conveniente ya que el presidente pasó el día enfrascado en una prueba de voluntades con la campaña de Biden y la Comisión de Debates Presidenciales sobre el segundo enfrentamiento cara a cara planeado para el próximo jueves.

El momento solo aumentará las preocupaciones de que Conley está siendo intimidado por un presidente al que le importa exclusivamente su propio destino político.

Trump dijo primero que se negó a presentarse a un enfrentamiento virtual, que fue planeado por temor a que aún fuera contagioso. Luego, el lado de Trump exigió que los dos últimos debates se retrasaran una semana cada uno.

Posteriormente, después del boletín vespertino de Conley, el equipo de Trump insistió en que el debate podría tener lugar según lo planeado la próxima semana en Miami a pesar de los temores sobre si el presidente sigue siendo contagioso.

La última táctica del presidente refleja el hecho de que ahora corre el riesgo de perder una de las últimas oportunidades de cambiar su campaña, simplemente porque ignoró las medidas de distanciamiento social y se enfermó.

Y le ofreció a Biden, quien estaría feliz de evitar riesgos en los últimos días, una oportunidad para acusarlo de echarse atrás.

Trump también hizo un cambio total el jueves después de hacer estallar las conversaciones sobre un paquete de rescate económico con los demócratas de la Cámara a principios de semana.

En una nueva señal de su comportamiento cada vez más inquietante desde que dejó el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.

Trump promociona la ‘cura’ del covid-19

El presidente está tratando de desviar la campaña de su mala gestión de la pandemia haciendo promesas exageradas sobre la próxima disponibilidad de un tratamiento con anticuerpos hecho por Regeneron que él está promocionando como una «cura», incluso aunque todavía carece de la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Y sus advertencias posteriores al hospital de que los estadounidenses no deben permitir que la enfermedad los «domine» están complicando los esfuerzos de los funcionarios de salud para promover medidas de seguridad pública como usar máscaras y evitar áreas concurridas.

LEE: Tratamiento experimental que recibió Trump habría afectado sus análisis de sangre que muestran anticuerpos, dice Regeneron

El mismo día en que los funcionarios federales y estatales anunciaron cargos en un presunto complot terrorista interno para secuestrar a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, Trump acusó a la demócrata de «quejarse» y nuevamente la atacó por su manejo de la pandemia, acusándola de tener » bloqueado «su estado. Trump ha pedido constantemente a los estados que reabran, sin tener en cuenta los números de casos en todo el país.

Proyecciones

A principios de esta semana, el Dr. Anthony Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas de la nación, advirtió que el país podría ver hasta 400.000 muertes por coronavirus para este invierno.

«Los modelos nos dicen que si no hacemos el tipo de cosas de las que estamos hablando en el frío del otoño y el invierno, podríamos tener de 300.000 a 400.000 muertes». Así dijo Fauci durante una discusión con estudiantes de la American University el martes.

«Eso sería simplemente tan trágico, si eso sucede».

El jueves, Fauci trató de aclarar la falsedad de Trump en las redes sociales esta semana de que la gripe es más letal que el covid-19.

«No hay absolutamente ninguna duda, no hay duda alguna, de que este covid-19, con sus 210.000 muertes en Estados Unidos, un millón de muertes en todo el mundo, más de siete millones de infecciones en Estados Unidos, es mucho más grave que una gripe estacional.

No hay duda de eso», dijo Fauci en «Andrea Mitchell Reports» de MSNBC.

Encubrimiento de la Casa Blanca sobre la última prueba negativa de Trump

Sin tener experiencia médica, el presidente insiste en que ya no es contagioso.

La Casa Blanca también argumenta de manera poco convincente que las preocupaciones por la privacidad les impiden compartir detalles sobre el momento de la última prueba negativa de covid-19 del presidente.

Esa información es importante para evaluar si el presidente continuó imprudentemente con los eventos públicos, incluido el primer debate presidencial de la semana pasada, mientras posiblemente estaba infectado.

La fecha de la prueba podría establecer si la Casa Blanca estaba diciendo la verdad cuando dice que Trump fue sometido a pruebas regularmente, una consideración importante ya que el complejo presidencial se convirtió en un foco de coronavirus.

Conocer la fecha de la prueba también es clave para evaluar las afirmaciones del presidente de que ya no es contagioso, mientras agita para volver a la campaña y reanudar los mítines abarrotados que ponen en riesgo la salud de los simpatizantes y de cualquier persona con la que puedan encontrarse más adelante.

Ataques políticos

Trump también está lanzando furiosos ataques políticos, ya que las encuestas nacionales muestran que Biden ha subido dos dígitos con la votación en muchos estados ya en curso.

En los últimos días, incluso en una entrevista maniática de Fox Business el jueves, Trump se preguntó en voz alta por qué sus enemigos, a saber, Hillary Clinton, Biden y el expresidente Barack Obama, no están en la cárcel.

El presidente planteó increíblemente la posibilidad de que los familiares de los militares estadounidenses caídos lo infectaran en la Casa Blanca, eximiendo a su equipo de responsabilidad por sus medidas negligentes para mantener al personal y a los visitantes a salvo del virus.

Un presidente que se benefició de la atención las 24 horas de los mejores médicos militares y de tratamientos experimentales que no están disponibles para otros estadounidenses dijo en Fox Business: «Lo que pasa es que uno mejora… ya sabe, realmente no necesitas medicamentos».

LEE: La telerrealidad ayudó a formar la imagen de Donald Trump al difuminar las líneas de la realidad

Trump el jueves también utilizó impactantes calumnias racistas, sexistas y macartistas. Esto, para afirmar que la candidata demócrata a la vicepresidencia Kamala Harris se comportó como un «monstruo» y comunista en su debate con el vicepresidente Mike Pence el miércoles.

Comportamiento salvaje

El comportamiento salvaje de Trump coincide con las señales de que el repunte de la pandemia, temido durante mucho tiempo, se está acelerando.

Los casos de coronavirus están aumentando en 23 estados, según el promedio de casos nuevos durante los últimos siete días. El número de casos nuevos llegó a casi 50.000 solo el jueves con otras 850 muertes que desmienten la afirmación del presidente de que las personas que se enferman con el patógeno simplemente lo superan.

Sin embargo, no hay señales de una ofensiva de salud coordinada por el Gobierno para preparar a los estadounidenses para un invierno sombrío antes de que las vacunas estén ampliamente disponibles.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up