ANÁLISIS | Trump lleva su máquina de desinformación sobre el covid-19 de vuelta a la carretera electoral

(CNN) — El presidente Donald Trump volvió a llevar su gira de desinformación sobre el covid de regreso a la campaña electoral. Este lunes, cuando el tenso tramo final de la elección presidencial para la que ahora faltan tres semanas, la competencia recibió una nueva sacudida con las audiencias del Senado sobre su designada a la Corte Suprema, Amy Coney Barrett.

Trump, quien anunció el domingo, sin aportar pruebas, que ha dado «totalmente negativo» después de contagiarse de coronavirus, planea realizar su primer mitin desde que se dio a conocer públicamente su diagnóstico. El evento será en Florida, en lo que corre el riesgo de convertirse en otro super evento contagioso.

«Soy inmune. Entonces, el presidente está en muy buena forma para pelear las batallas», dijo Trump en «Sunday Morning Futures» de Fox. Los comentarios tergiversaron su propia capacidad para propagar el virus si se expone a él nuevamente.

Un tuit en la misma línea obtuvo una advertencia de Twitter de que el presidente estaba difundiendo información engañosa sobre el virus. Las proclamas del presidente sobre su propia salud siguieron a otro memorando opaco de su médico, pero que no ha respondido las preguntas de los periodistas en una semana.

Sin proporcionar pruebas, Trump dice que dio «totalmente negativo» para covid-19

¿Trump todavía es un peligro de infección por covid-19? 7:15

La manifestación del lunes de Trump y los eventos posteriores de esta semana en Pensilvania, Iowa y Carolina del Norte subrayarán tanto su creciente preocupación por sus propias perspectivas, a medida que se agota el tiempo para rescatar su presidencia. También señalarán cómo su propia infección por covid-19 no ha hecho nada para convencerlo de que adopte una actitud más responsable ante la pandemia.

Trump, covid-19 y un evento de campaña en Florida

Trump se dirige a Florida después de que el especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Minnesota, Mike Osterholm, advirtiera el viernes en CNN que el Estado del Sol pronto podría ser como una «casa en llamas» después de eliminar la mayoría de las precauciones necesarias para sofocar la propagación del virus.

El estado agregó 5.000 casos nuevos durante el fin de semana. Los mítines de Trump están habitualmente llenos y pocos de sus asistentes llevan máscaras, lo que viola las pautas de su propio gobierno. Al menos nueve personas que asistieron a un mitin de Trump en Minnesota el mes pasado dieron positivo por coronavirus.

Subrayando aún más cómo Trump antepone sus propios objetivos políticos a su deber de liderar la respuesta de emergencia, el domingo el Dr. Anthony Fauci se opuso a ser tergiversado por un anuncio de la campaña de Trump que aclamaba al liderazgo del presidente ante la pandemia.

El anuncio crea una falsa impresión de que el manejo de Trump del virus —que ha matado a más de 214.000 personas en Estados Unidos— ha sido exitoso, y presenta a Fauci diciendo: «No puedo imaginar a alguien que pueda estar haciendo más».

El principal especialista en enfermedades infecciosas del gobierno le dijo a CNN que los comentarios, que se hicieron durante una entrevista en marzo de Fox News, se utilizaron sin su permiso y se sacaron de contexto.

«En mis casi cinco décadas de servicio público, nunca he respaldado públicamente a ningún candidato político», le dijo Fauci a CNN.

Fauci dice que fue sacado de contexto en un nuevo anuncio de campaña de Trump que promociona la respuesta al coronavirus

Pero Trump, que ha marginado constantemente a los funcionarios de salud pública que abogan por enfoques de la pandemia basados en la ciencia, criticó a Fauci en un tuit en un aparente intento de mitigar la insatisfacción pública con su propio liderazgo. Su manejo de la pandemia parece estar impulsando su pobre desempeño en las encuestas en una elección que ya está en marcha. El candidato demócrata Joe Biden tiene una ventaja de 11 puntos en la encuesta de CNN hasta el domingo. Más de 7 millones de estadounidenses han votado hasta la fecha.

«De hecho, son las propias palabras del Dr. Fauci. Hemos hecho un trabajo ‘fenomenal’, según algunos gobernadores. Mucha gente está de acuerdo … ¡Y ahora vienen las vacunas y curas, mucho más adelantadas a las proyecciones!», tuiteó Trump.

Datos alarmantes sobre el covid-19 y las elecciones

El nuevo intento de Trump de crear una realidad alternativa sobre una pandemia que primero ignoró, luego le restó importancia y finalmente manejó mal, llega cuando los expertos advierten de un otoño e invierno que se avecinan y pueden ser atroces.

El virus ahora tiene una tendencia al alza en 31 estados y está retrocediendo en solo tres, según la Universidad Johns Hopkins. Solo el sábado, se registraron más de 54.000 nuevas infecciones con otras 618 muertes. La alta base de casos significa que un pico próximo podría ser incluso más serio que la tormenta viral que azotó el noreste y el sur en la primavera y el verano.

El pronóstico más reciente del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington proyecta que podría haber casi 395.000 muertes por coronavirus en EE.UU. para el 1 de febrero.

En un tuit el lunes por la mañana, Trump minimizó la amenaza y se regodeó con un aumento de casos en países de Europa, que hicieron un mejor trabajo en la supresión del virus que Estados Unidos. Esos países disfrutaron de un respiro durante el verano, pero ahora están viendo que la pandemia regresa con fuerza.

«Gran aumento en la plaga de China en Europa y otros lugares que las noticias falsas solían presentar como ejemplos de lugares que lo están haciendo bien, con el fin de hacer quedar mal a Estados Unidos. Sean fuertes y estén atentos, (el covid-19) seguirá su curso. ¡Las vacunas y las curas llegan rápido!», tuiteó Trump.

Trump y su falsa narrativa de la crisis del covid-19

En una andanada de apariciones con los medios conservadores a fines de la semana pasada y durante el fin de semana, Trump insistió en su falsa narrativa sobre la crisis. Dos semanas después de la celebración de un evento de super difusores en la Casa Blanca para destacar la nominación de Barrett, Trump se presentó ante una multitud de cientos en el jardín sur el sábado.

«Va a desaparecer, está desapareciendo y las vacunas van a ayudar», dijo Trump.

El principal asesor económico de Trump, Larry Kudlow, también pintó una imagen falsa de la situación el domingo.

«Estamos aprendiendo a lidiar con el virus de una manera selectiva, segura y preventiva», dijo Kudlow a Jake Tapper de CNN en «State of the Union» mientras promocionaba un nuevo llamado a un paquete de estímulo económico que ya ha sido rechazado por los demócratas de la Cámara de Representantes y un grupo de republicanos del Senado.

La experiencia de Trump con el virus —aunque con terapias de emergencia no disponibles para otros estadounidenses— ha jugado con su presunción de que no es tan grave y que no debería «dominar» la vida normal. Si bien la inmensa mayoría de los infectados mejorará, la enfermedad ha sido fatal para varios cientos de miles de estadounidenses y ha causado complicaciones a muchos otros. La receta del presidente para volver a la normalidad, encapsulada por la falta de uso de máscaras y el distanciamiento físico en sus eventos de campaña, no solo corre el riesgo de infectar a decenas de miles en los próximos meses. También amenaza con volver a abrumar a los hospitales y, por lo tanto, dejar a muchas víctimas sin el tratamiento adecuado.

Encuestas difíciles para Trump

El regreso del presidente a la campaña electoral está siendo impulsado por la necesidad. Varias encuestas nacionales lo muestran cada vez más atrás de Biden a nivel nacional y en estados cambiantes luego de su actuación grosera en el primer debate y su propio diagnóstico con la enfermedad, lo que ha profundizado la percepción pública de que ha estropeado la crisis.

Una encuesta de The Washington Post / ABC News el domingo mostró que Biden tiene un 54% entre los probables votantes a nivel nacional y Trump un 42%. Es la más reciente encuesta en mostrar al candidato demócrata con una ventaja de dos dígitos. Las encuestas de CBS de Michigan y Nevada mostraron que Biden subió 6 puntos en cada estado. Y los rivales están empatados al 49% en Iowa, un estado del que Trump esperaba no tener que preocuparse.

En la encuesta de ABC / Washington Post, casi 6 de cada 10 personas desaprueban la forma en que el presidente está manejando la pandemia.

Trump saldrá a la carretera después de que el médico de la Casa Blanca, el comandante de Marina Dr. Sean Conley, emitiera un comunicado el sábado por la noche que decía que el presidente «ya no se consideraba un riesgo de transmisión para otros». Conley no dijo que Trump había dado negativo. La Casa Blanca también se sigue negando a decir cuándo el presidente publicó por última vez una prueba negativa antes de enfermarse, información que ayudaría a establecer si viajó a sabiendas a eventos de campaña sin tomar precauciones para proteger a otros mientras contagiaba.

Biden usó un giro de campaña en Pensilvania el sábado, un estado que Trump ganó en 2016 pero donde el demócrata lidera actualmente, para tratar de ganarse a los republicanos e independientes descontentos.

«Me postulo como un demócrata orgulloso, pero voy a gobernar como presidente estadounidense», dijo Biden, promocionando el respaldo del popular exgobernador republicano Tom Ridge.

«Voy a trabajar tan duro por los que no me apoyan como por los que sí lo hacen», dijo.

La audiencia de Barrett repercutirá en la campaña electoral

Los republicanos esperan que las audiencias de confirmación de Barrett, que comenzaron en la Comisión Judicial del Senado este lunes, aumenten la participación de la base en tres semanas y compensen las bajas cifras de votación del presidente.

Las audiencias serán un momento importante para el presidente de la Comisión Judicial del Senado, Lindsey Graham, un republicano de Carolina del Sur que enfrenta una reelección inesperadamente difícil. El demócrata Jaime Harrison anunció el domingo que había recaudado US$ 57 millones entre el 1 de julio y finales de septiembre, rompiendo el récord trimestral de recaudación de fondos para un candidato al Senado. Los demócratas acusan a los republicanos de robar el escaño de la Corte Suprema que quedó vacante con la muerte de la difunta jueza Ruth Bader Ginsburg, lo que marcó el comienzo de una mayoría conservadora inexpugnable. Y dicen que el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell de Kentucky, es culpable de hipocresía después de seguir adelante a pesar de negarse a confirmar al candidato del presidente Barack Obama, Merrick Garland, en un año electoral.

Los demócratas exigen que Barrett se abstenga de cualquier caso que surja de una elección que Trump parece decidido a disputar. En la víspera de las audiencias, hablaron sobre la posibilidad de que Barrett pudiera votar para revocar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio con la corte debido a que escucharía un caso sobre el intento de la administración de acabar con la ley la semana después de las elecciones.

«Esta candidata representa un peligro claro y presente», dijo la senadora demócrata Mazie Hirono de Hawai en «Estado de la Unión».

«El peligro inmediato es para la atención médica de más de 20 millones de estadounidenses que tienen atención médica gracias a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, los más de 100 millones de estadounidenses que están protegidos por la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio porque tienen condiciones preexistentes, sin mencionar las siete millones que dieron positivo por covid, que se colocarán en la categoría de aquellos con condiciones preexistentes».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up