ANÁLISIS | Trump hace un esfuerzo electoral frenético en estados que destacan su negación del covid

(CNN) — El último sprint del presidente Donald Trump para apuntalar los estados que ganó hace cuatro años lo llevó el martes al epicentro de la acelerada oleada viral de Estados Unidos en Wisconsin, mientras los picos récord del estado en un solo día en casos y muertes por covid-19 cristalizaron los fracasos de su administración que podrían poner fin a su carrera política.

A una semana de la noche en que Estados Unidos podrá conocer la identidad de su próximo presidente –dependiendo de los recuentos prolongados de votaciones por correo y posibles impugnaciones legales– Trump saludó a una multitud, apiñada, con pocas mascarillas puestas.

Lo hizo mientras los hospitales del estado de los tejones tienen una falta de personal crítica y enfrentan la amenaza de ser abrumados por los pacientes de covid-19. Pero en una fría noche de otoño, el presidente tejió una realidad alternativa que apuesta que le hará ganar la reelección.

El cambio de tres estados de Trump el martes (también visitó Michigan y Nebraska) reflejó el juego que está usando una semana antes del día de las elecciones. Está creando una falsa impresión de que la pandemia ha terminado mientras empeora cada día.

Trump en campaña electoral

«Estamos doblando la esquina. Estamos redondeando la curva, venceremos al virus», dijo Trump en West Salem, Wisconsin, mientras Estados Unidos acumula un número récord de nuevas infecciones que han agregado medio millón de casos nuevos solo en la última semana. Más de 226.000 estadounidenses han muerto. La tasa de mortalidad actual es de 800 por día y los expertos advierten que la tendencia solo está aumentando antes de un invierno sombrío.

Pero en su discurso de cierre de elección, Trump está negando el impacto desastroso del desafío más grave que enfrenta el país. Está llevando a cabo eventos potenciales de superpropagación que ponen en riesgo a sus propios partidarios y a cualquiera que se encuentren y una vez más priorizando su supervivencia política por encima de su deber de proteger la salud pública.

Mientras Trump se quejaba en Wisconsin de que todos los medios de comunicación hablan de «covid, covid, Ccvid», advirtió el martes el gobernador demócrata del estado, Tony Evers: «No hay forma de endulzarlo, nos enfrentamos a una crisis urgente y hay un riesgo inminente para ti y tu familia».

Andrea Palm, secretaria designada del Departamento de Servicios de Salud de Wisconsin, advirtió: «El aumento de casos y nuestro aumento de muertes hoy son los más grandes que hemos visto en un solo día durante el curso de esta pandemia. Debemos tomar medidas significativas y colectivas.»

La inquietud pública por el manejo del presidente de la peor crisis de salud pública en 100 años ha contribuido a una situación en la que Trump parece estar luchando por aferrarse a estados como Wisconsin, que ganó en 2016. Y busca apuntalar a Michigan, Pensilvania, Carolina del Norte e Iowa.

Se acaba el tiempo

Con más de 68,5 millones de estadounidenses que han votado hasta ahora, superando la mitad del total de votos hace cuatro años, se está acabando el tiempo para cambiar la dinámica de una carrera en la que está detrás del candidato demócrata Joe Biden en estados de batalla clave.

Sin embargo, Trump, extrayendo energía de sus multitudes, parecía optimista el martes. Predijo una «gran ola roja», que golpearía las encuestas y prometió una sorpresa aún mayor en el Colegio Electoral que en 2016. Atacó a los expertos que decían en ese entonces «‘no puede llegar a 270’… y tenían razón… llegamos a 306».

Si Trump gana la próxima semana con otra sorpresa, sugeriría que suficientes votantes piensan que su conexión cultural con el corazón de Estados Unidos y su enfoque nacionalista es más importante que restarle importancia a la peor crisis interna desde la Segunda Guerra Mundial y su ráfaga diaria de mentiras.

Habrá cumplido su promesa de encontrar millones de nuevos votantes de Trump que escaparon de los encuestadores. Aún así, hasta ahora no hay indicios en las encuestas nacionales o estatales de que el presidente esté construyendo el tipo de impulso tardío que llevó a su sorprendente victoria sobre Hillary Clinton.

MIRA: Biden y Trump se pelean la Florida, ¿qué grupo latino daría la victoria?

Biden pasa a la ofensiva

El candidato demócrata Joe Biden en Atlanta, Georgia.

El viaje de Biden cuenta la historia de una campaña demócrata que cree que tiene más rutas para 270 votos electorales que el presidente. El exvicepresidente se comprometió a curar a una nación enferma y dividida en un entorno simbólico en la ciudad balneario de Warm Springs, Georgia, donde el presidente Franklin Roosevelt, quien guió al país a través de una crisis anterior, una vez buscó alivio de la parálisis causada por la polio.

«Muchos se preguntan, ¿esto ha ido demasiado lejos?», Biden preguntó en un estado que los demócratas no han ganado desde que Bill Clinton lo ganó en 1992, pero creen que podría estar en juego este año.

«¿Hemos pasado el punto sin retorno? ¿Se ha convertido en piedra el corazón de esta nación?», dijo Biden. «No lo creo. Me niego a creerlo. Conozco este país. Conozco a nuestra gente. Y sé que podemos unirnos y sanar a esta nación».

Biden recibió otra ayuda el martes de su exjefe, el expresidente Barack Obama, quien lanzó otro ataque a su sucesor que estaba lleno de burlas y diseñado para expulsar a los votantes de base demócrata en la Florida.

Embate de Obama

Obama ridiculizó a Trump por convertir la Casa Blanca, quizás el edificio más seguro del país, en una «punto álgido» de covid.

«Dijo esto en uno de sus mítines, ‘covid, covid, covid’, se está quejando. Está celoso de la cobertura de los medios del covid», dijo Obama en un mitin en Orlando. «Si se hubiera centrado en el covid desde el principio, los casos no alcanzarían nuevos niveles récord en todo el país esta semana».

Mientras Trump hace todo lo posible, la primera dama Melania Trump hizo su primera aparición en una campaña en solitario, en otro estado indeciso, Pensilvania, en un intento por mejorar la posición reducida de su esposo entre las votantes femeninas.

«Los demócratas han optado por poner sus propias agendas por delante del bienestar del pueblo estadounidense». Dijo, al tiempo que ofrecía unas palabras para los ciudadanos que, como ella, han sufrido el coronavirus.

En realidad, sin embargo, Trump ha negado repetidamente la gravedad de la pandemia, predijo falsa y repetidamente que pronto desaparecerá y abogó por las aperturas estatales que provocaron un aumento repentino en el Cinturón del Sol este verano en un aparente esfuerzo por reactivar la economía que es vital para su reelección.

El cortejo de las mujeres votantes de la campaña de Trump, particularmente las de los suburbios, puede haber sido socavado por el presidente cuando usó un lenguaje un tanto condescendiente en Wisconsin que traicionó una visión bastante arcaica del matrimonio suburbano entre hombres y mujeres.

«También voy a conseguirles a sus maridos… ellos quieren volver al trabajo. Vamos a conseguir que sus maridos vuelvan a trabajar», dijo Trump en Wisconsin.

LEE: ANÁLISIS | La afirmación de la Casa Blanca sobre la pandemia eclipsa el último impulso de Trump para la reelección

¿Cuándo sabrá Estados Unidos quién ganó?

Muchos estadounidenses quieren saber si el resultado de las elecciones será claro el próximo martes por la noche, especialmente porque el presidente ha advertido repetidamente que las elecciones son injustas y se comprometió a impugnarlas en la Corte Suprema.

Si Biden convierte su liderazgo en las encuestas en victorias en una franja de estados indecisos, la tendencia de las elecciones podría quedar clara desde el principio. Si captura estados como la Florida y Carolina del Norte, por ejemplo, cerrará efectivamente el camino de Trump hacia 270 votos electorales.

Pero si el presidente regresa a los estados de batalla, la carrera podría llegar a estados como Michigan y Pensilvania, donde el conteo de votaciones por correo podría durar varios días después del 3 de noviembre. Ese es el momento en que aumentan las posibilidades de una elección impugnada y las amargas impugnaciones legales se convierten en un riesgo creciente.

Con una nota ominosa para los demócratas, el juez Brett Kavanaugh estableció las líneas de batalla sobre cómo la Corte Suprema podría adjudicar los casos electorales presentados por los republicanos en un fallo el lunes por la noche.

«Según la Constitución de EE.UU., los tribunales estatales no tienen un cheque en blanco para reescribir las leyes electorales estatales para las elecciones federales». Así escribió Kavanaugh en una nota al pie de su opinión concurrente sobre una decisión que rechazó una propuesta demócrata para permitir el conteo de votos enviados por correo en Wisconsin si se recibieron seis días después del día de las elecciones.

Su lenguaje refleja el de Trump, quien advirtió, sin base fáctica, que una noche de elecciones que no produce un resultado es en sí misma evidencia de un voto fraudulento.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up