ANÁLISIS | Trump está hospitalizado con covid-19, pero aún no se toma en serio la pandemia

(CNN) — La lucha del presidente Donald Trump con el covid-19 hasta ahora no lo ha convencido de priorizar un enfoque responsable, por encima de sus propias necesidades políticas, ante una pandemia que ha matado a 209.000 estadounidenses.

Trump organizó una extraordinaria sesión fotográfica el domingo frente a simpatizantes reunidos con banderas y pancartas afuera del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.

La maniobra, que corría el riesgo de exponer a los agentes del Servicio Secreto que viajaban en su camioneta blindada, equivalía a una burla conocida de las recomendaciones del Gobierno para detener la propagación del virus que ha infectado a 7 millones de estadounidenses.

Fue la última señal flagrante de que la política reemplaza los deberes de Trump como administrador del bienestar nacional. Esto, con el día de las elecciones a solo 29 días y la votación en muchos estados ya en marcha.

LEE: ANÁLISIS: la sesión fotográfica de Trump plantea nuevas preguntas sobre qué tan en serio se toma el virus

Se produjo en medio de una confusión persistente sobre el verdadero estado de salud del presidente. Después de un fin de semana en el que la Casa Blanca realizó denodados esfuerzos por minimizar la gravedad de su caso. Pero los detalles sobre el cóctel de terapias que está tomando sugieren que está experimentando complicaciones por la enfermedad. Incluso cuando sus médicos dijeron que era posible que pudiera regresar a la Casa Blanca el lunes.

Sesión de fotos

La sesión de fotos de la caravana del presidente ‘showman’ siguió a una actuación engañosa y politizada de la Casa Blanca que mostró todos los fracasos que han hecho del esfuerzo anticovid de Estados Unidos uno de los peores del mundo.

El médico de la Casa Blanca y comandante de la Marina, el Dr. Sean Conley, admitió el domingo que no dijo toda la verdad sobre la condición de Trump el día anterior. Incluidas dos caídas en sus niveles de oxígeno, para evitar eclipsar la línea oficial «optimista» sobre la salud del presidente.

Trump y sus asistentes trabajaron duro para demostrar que era fuerte y estaba mejorando antes de enfrentarse al candidato demócrata Joe Biden, cuya campaña dijo que volvió a dar negativo el domingo.

Pero las contradicciones y tergiversaciones de su equipo médico significan que los estadounidenses no pueden confiar en que la Casa Blanca esté dando una imagen completa de lo que está sucediendo.

Mensajes contradictorios

Los mensajes contradictorios y las medias verdades subrayaron la incapacidad para administrar adecuadamente la maquinaria del Estado. Y comprender la importancia de enviar información clara sobre la salud del presidente y la continuidad del poder a los estadounidenses y posibles adversarios en el extranjero.

La atención extraordinaria que acompaña a una enfermedad presidencial –en este caso multiplicada porque el comandante en jefe está enfermo de una enfermedad que ha ignorado, minimizado y dijo que pronto desaparecerá– ha oscurecido la alarmante trayectoria de la pandemia en los últimos días.

Incluido el viernes, cuando Trump fue trasladado dramáticamente al hospital en el Marine One, EE.UU. había registrado otros 121.000 casos de covid-19 y otras 1.800 muertes.

Ninguno de esos nuevos pacientes recibirá atención médica dedicada las 24 horas, los tratamientos experimentales, las suites hospitalarias y los paseos alegres que están disponibles para el presidente. En medio de una emergencia nacional en la que muchos han muerto solos y los pacientes están aislados de sus seres queridos en hospitales hacinados.

LEE: Trump está tomando remdesivir, dexametasona y más para tratar el covid-19

Trump dice que ‘lo entiende’

En un video el domingo, el presidente dijo que había aprendido muchas cosas interesantes sobre el covid-19 que planeaba compartir con el país.

No estaba claro si finalmente estaba apreciando el peligro del virus después de su propia infección. Durante meses, el presidente ha sido informado por algunos de los mejores expertos en epidemiología del mundo, pero no trató la pandemia con la seriedad necesaria.

Su video, publicado en Twitter, no incluyó ninguna advertencia a los estadounidenses para que se tomen la enfermedad más en serio. Después de meses de burlar las advertencias sanitarias del Gobierno y burlarse de quienes las siguen, incluido Biden.

«Lo aprendí realmente yendo a la escuela. Esta es la escuela real. Esta no es la escuela de vamos a leer el libro y entenderlo. Y lo entiendo», dijo Trump.

La posterior excursión del presidente fuera del hospital en Bethesda, Maryland, mostró claramente que su educación en covid-19 no incluye un nuevo respeto por el distanciamiento social.

Estas precauciones también fueron ignoradas en un evento en la Casa Blanca, en su mayoría sin máscaras, hace nueve días, en el que Trump nominó a la jueza Amy Coney Barrett para la Corte Suprema.

Al menos ocho personas que asistieron al evento, incluido el presidente, se han infectado con covid-19.

Trump también ignoró las precauciones en un evento de recaudación de fondos en Nueva Jersey el jueves, a donde fue a pesar de saber que su asistente cercana, Hope Hicks, había sido diagnosticada con covid-19.

LEE: ¿Quién es Hope Hicks, la asesora de Trump que dio positivo por covid-19?

Su conducta plantea la cuestión de si puso en peligro a otros sabiendo que había estado en contacto cercano con alguien que había dado positivo por el virus.

Lo que dice la Casa Blanca

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo el domingo que el presidente se enteró de su prueba positiva cuando regresó del viaje. Ella no dijo cuándo se tomó la prueba. Y dada la confusión de la Casa Blanca durante el fin de semana, la veracidad de cualquier declaración oficial en este momento está en serias dudas.

Varios oficiales del Servicio Secreto en el vehículo con Trump el domingo, que llevaban máscaras quirúrgicas y protectores faciales, presumiblemente ahora deben ponerse en cuarentena después de estar en contacto cercano con un paciente con covid-19, y correr el riesgo de convertirse en las últimas víctimas de las ambiciones políticas de Trump.

«¿Por qué irse? ¿Cuál es el propósito de esto?», preguntó el Dr. James Phillips, director de medicina de desastres en la Universidad George Washington y médico tratante en Walter Reed.

«Ciertamente, mirando los riesgos de transmisión del covid-19, lo que sabemos es que estar en espacios cerrados es peligroso», dijo Phillips en «The Situation Room» de CNN. «Con máscaras o sin máscaras. Estar dentro de un vehículo que está herméticamente cerrado hace circular el virus en el interior y potencialmente pone a las personas en riesgo».

La Casa Blanca insistió en que el equipo médico del presidente autorizó el viaje en automóvil. Pero no existe un protocolo médico que sugiera que es recomendable para un paciente con una enfermedad grave y contagiosa dejar un hospital hasta que se haya recuperado o ya no sea contagioso.

Trump, en tratamiento de esteroides y asistencia de oxígeno 8:04

La enfermedad de Trump le roba el impulso de campaña

El deseo de Trump de demostrar que está en forma, la compulsión de disfrutar de la adoración de sus seguidores y el deseo de dictar la cobertura de noticias es típico. Pero su comportamiento más reciente también puede insinuar cómo se siente sobre el impacto político de su confinamiento un mes antes de una elección en la que está detrás de Biden y que amenaza con mostrar su mala gestión de la pandemia.

Trump, quien ha pasado las dos últimas campañas presidenciales atacando la salud de sus rivales, Hillary Clinton y Biden, no puede darse el lujo de parecer débil en este momento crítico.

Con el tiempo corriendo para cambiar las cosas, el presidente se sorprendió por los nuevos datos de las encuestas durante el fin de semana.

Encuestas

Una encuesta de NBC/Wall Street Journal realizada después de la actuación grosera de Trump en el primer debate presidencial de la semana pasada mostró que Biden lideraba entre un 53% y un 39% entre los votantes registrados a nivel nacional.

Una encuesta de ABC News/Ipsos, realizada después de las noticias sobre el diagnóstico de coronavirus del presidente, encontró que el 72% de los votantes cree que el presidente no se tomó la amenaza de contraer el coronavirus con la suficiente seriedad.

Mientras tanto, una encuesta de CBS News encontró a Biden con una ventaja de 7 puntos entre los votantes probables en el estado clave de Pensilvania e igual a Trump en Ohio, otro campo de batalla del Medio Oeste que le fue al presidente en 2016.

Estas encuestas fueron completadas en gran parte una vez que se conoció el diagnóstico de coronavirus del presidente.

No está claro cómo la enfermedad del presidente cambia las últimas semanas de la campaña. No puede volar por todo el país y encender a sus leales votantes de base.

El destino de los dos últimos debates presidenciales, tras el próximo enfrentamiento vicepresidencial el miércoles entre Mike Pence y la senadora de California Kamala Harris, sigue siendo dudoso.

Y la infección de Trump con covid ahora hace que sea casi imposible que el presidente se desvíe del único tema que refleja la presidencia en su peor aspecto: la pandemia.

Preocupaciones sobre el oxígeno

El domingo temprano, los médicos de Trump revelaron que el presidente había sufrido varias caídas alarmantes en los niveles de oxígeno. Conley dio nuevamente una sesión informativa que generó más preguntas que respuestas sobre la condición de Trump.

Dijo que no mencionó las caídas en los niveles de oxígeno de Trump el sábado porque no quería «dar ninguna información que pudiera dirigir el curso de la enfermedad en otra dirección».

Reconoció que sus respuestas evasivas «dieron como resultado que estábamos tratando de ocultar algo», pero dijo que «no era necesariamente cierto». Y agregó que el presidente «lo está haciendo muy bien» y está respondiendo al tratamiento.

Los episodios llevaron a los médicos a comenzar a tratar a Trump con el esteroide dexametasona, que se ha demostrado que ayuda a los pacientes con covid-19. Por lo general, se administra a pacientes que reciben oxígeno suplementario o ventilación.

Conley también insinuó más detalles no revelados cuando se negó a decir lo que revelaron las radiografías o tomografías computarizadas de los pulmones de Trump.

«Hay algunos hallazgos esperados, pero nada de gran preocupación clínica», dijo.

MIRA: Trump comenzó a tomar remdesivir, de acuerdo a publicación de su médico

Privacidad

Todos los pacientes tienen expectativas de privacidad. Pero Trump sostiene la confianza del público dada su posición. No solo es crucial que los votantes comprendan un poco su condición. La salud del presidente es un problema de seguridad nacional crucial y los comandantes en jefe tienen un deber más alto de divulgación que los ciudadanos comunes.

El enfoque adoptado por los médicos del presidente sugiere a muchos expertos que la Casa Blanca ha minimizado la gravedad de su condición mientras lucha contra una enfermedad en la que un paciente puede deteriorarse rápidamente durante el curso de la infección durante un período de días.

«Sus médicos lo están tratando de manera muy agresiva. Y según lo que sabemos hasta ahora, el presidente está enfermo», dijo la Dra. Patrice Harris, expresidenta de la Asociación Médica Estadounidense, a Wolf Blitzer de CNN.

«Sabemos que durante el curso de la enfermedad, un paciente puede sentirse bien y de repente empeorar. Así que, en realidad, para la propia salud y seguridad del presidente, esta visita fuera del hospital fue bastante arriesgada hoy».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up