ANÁLISIS | En la recta final Trump hace afirmaciones sin fundamento sobre la pandemia a medida que aumentan los casos de covid

(CNN) — A menos de tres días de una campaña dominada por la pandemia, el presidente Donald Trump sigue haciendo declaraciones sin fundamento sobre la pandemia, incluida la afirmación políticamente peligrosa de que los médicos estadounidenses se benefician de las muertes por covid-19, durante una visita a la crítica región electoral del Medio Oeste, donde el exvicepresidente Biden ofreció un mensaje contrastante sobre la unidad y prometió una respuesta más contundente para derrotar al virus.

Los mensajes contradictorios de los dos candidatos discreparon fuertemente cuando hicieron campaña en estados cruciales este fin de semana, cada uno de los cuales intentaba ampliar su propio camino potencial a 270 votos electorales. Con cambios en el Medio Oeste y Pensilvania, Trump y Biden ahora compiten por esos votantes fundamentales que abandonaron a los demócratas hace cuatro años para elegir el mensaje desconocido de Trump.

El espantoso ataque de Trump a los médicos el viernes se produjo en un día en que Estados Unidos marcó un nuevo récord mundial de casos diarios de coronavirus y 17 estados registraron hospitalizaciones récord. En lugar de abordar esos desafíos, el presidente trató de explicar el creciente recuento de casos en Estados Unidos haciendo la afirmación falsa en Michigan de que los médicos estadounidenses inflan los números de casos de coronavirus porque «obtienen más dinero si alguien muere a causa de covid».

«Nuestros médicos son personas muy inteligentes. Entonces, lo que hacen es decir: ‘Lo siento, pero todos mueren de covid’», dijo Trump en un mitin en Waterford Township, Michigan, el viernes. Al desenterrar teorías de la conspiración de las entrañas de Internet, el presidente afirmó sin evidencia que los médicos de otros países enumeran enfermedades subyacentes como la causa de la muerte, mientras que los médicos estadounidenses eligen el coronavirus.

«Con nosotros, en caso de duda, elija covid», afirmó Trump. «Ahora dirán ‘Oh, eso es terrible lo que dijo’, pero es cierto. Son como US$ 2.000 más, así que obtienes más dinero».

Haciendo campaña con Biden en Michigan el sábado, el expresidente Barack Obama fue muy crítico con los comentarios de Trump sobre los médicos, y se mostró incrédulo de que el ataque fuera parte del argumento final del presidente.

«Está celoso de la cobertura de los medios por el covid y ahora acusa a los médicos de sacar provecho de esta pandemia, piensen en eso», dijo Obama. «No puede comprender, no comprende la noción de que alguien arriesgaría su vida para salvar a otros sin tratar de ganar dinero».

«Si Trump se hubiera centrado en el covid desde el principio, los casos no alcanzarían nuevos máximos históricos en todo el país», agregó Obama, y ​​señaló que algunas áreas donde Trump ha realizado eventos de campaña han visto picos en los casos «después de que se va de la ciudad» y se burla de la «obsesión» de Trump por el tamaño de la multitud en medio de una pandemia.

«Sabes que cuando un país atraviesa una pandemia no es de lo que se supone que debes preocuparte», dijo Obama. «Y esa es la diferencia entre Joe Biden y Trump. A Trump le importa alimentar su ego. Joe se preocupa por mantenerlos a usted y a su familia a salvo. Y está menos interesado en alimentar su ego con grandes multitudes que en asegurarse de que no vaya» a enfermar a más y más personas. Eso es lo que debes esperar de un presidente».

Obama y Biden pasaron el día juntos en Michigan el sábado, donde Trump, que ganó por poco el estado en 2016, había estado el día anterior. Biden lidera a Trump de 53% a 41% en Michigan, según una encuesta de CNN publicada el sábado, que es un margen más amplio que la mayoría de las encuestas públicas allí, pero los resultados para cada candidato están dentro del margen de error de la encuesta del apoyo promedio estimado para cada candidato.

Tasas alarmantes de covid-19 tras mítines de Trump 2:59

Incluso con algunos votantes alejándose del presidente porque desaprueban su manejo del virus, él ha seguido insistiendo en realizar grandes mítines –incluidos cuatro en Pensilvania solo el sábado–, lo que solo llama la atención sobre el hecho de que está burlando peligrosamente las directrices de seguridad de sus propios expertos en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., desafiando a los estadounidenses a que lo responsabilicen por ello el día de las elecciones.

Durante su primera parada en Pensilvania el sábado, Trump continuó minimizando el impacto del coronavirus en la nación, y señaló que él y la primera dama Melania Trump se recuperaron, sin reconocer que recibieron la atención médica de mayor calibre en el país y que él tuvo acceso a tratamientos experimentales que no están disponibles para la mayoría de los estadounidenses.

Al minimizar el grave riesgo del virus para los estadounidenses con afecciones preexistentes, Trump afirmó falsamente que «debido a nuestros incansables esfuerzos, la tasa de recuperación en este momento de covid, o el virus de China, o la plaga de China, es del 99,7%», utilizando un término racista para describir el virus.

Trump no solo ignoró a los miles de estadounidenses que han muerto a causa del virus, sino que aún no hay datos suficientes para comprender las consecuencias a largo plazo en los pacientes que han contraído la enfermedad. Trump, quien se comprometió a «acabar» con el virus con «ciencia, medicina y terapias innovadoras», también criticó el implacable enfoque de Biden sobre el covid-19 durante su visita a Pensilvania el sábado.

«Todo lo que hace es hablar sobre covid, covid», dijo Trump sobre Biden en el condado de Bucks. «No tiene nada más de qué hablar … Estamos de acuerdo en que es un tema serio y hemos hecho un trabajo increíble. Y en algún momento lo van a reconocer».

Las afirmaciones de Trump sobre médicos que buscan ganancias provocaron una respuesta agresiva más allá de la campaña. Susan Bailey, presidenta de la Asociación Médica Estadounidense, dijo en un comunicado que la afirmación de que los médicos aumentan el número de pacientes con covid-19 o «mienten para llenarse los bolsillos es una acusación maliciosa, escandalosa y completamente equivocada».

«Los casos de covid-19 están en niveles récord hoy», dijo Bailey, ya que el viernes fue el día más alto de casos en Estados Unidos desde que comenzó la pandemia. «En lugar de atacarnos y lanzar acusaciones injustificables a los médicos, nuestros líderes deberían seguir la ciencia e instar a que se adhieran a los pasos de salud pública que sabemos que funcionan: usar una máscara, lavarse las manos y practicar el distanciamiento físico».

La doctora de emergencias y excomisionada de Salud de Baltimore, la Dra. Leana Wen, le dijo a Wolf Blitzer de CNN el viernes por la noche que los médicos arriesgan sus vidas en este momento, cuando se le diagnostica covid-19 a una persona cada segundo.

«Tenemos un estadounidense que muere de coronavirus cada dos minutos, y ese número está aumentando», dijo Wen en «The Situation Room». «En algunos estados, una de cada dos personas que se hacen la prueba da positivo. Eso significa que no estamos haciendo suficientes pruebas y que cada persona que da positivo está en peligro».

Wen agregó que es probable que haya «muchas más docenas de otros casos que no estamos detectando, y esa escalada aumentará en las próximas semanas».

Trump critica el enfoque del covid-19 de la nación

El tono enojado de los eventos de campaña de Trump y sus ataques a los médicos se debe en parte a su frustración de que el país esté tan concentrado en la pandemia en los últimos días de las elecciones. Encuesta tras encuesta ha demostrado que el coronavirus es el principal problema en la mente de los votantes estadounidenses y una amplia mayoría del electorado desaprueba el manejo del virus por parte de Trump.

MIRA: ANÁLISIS | Trump y Biden se cruzan en el esprint final mientras el virus avanza

Si bien Trump se ha salido con la suya con la celebración de grandes mítines en otros estados, Minnesota ha estado particularmente alerta tanto con la aplicación de la ley como con el rastreo de contactos, y Trump arremetió el viernes contra los funcionarios de Minnesota que redujeron el tamaño de su reunión debido a preocupaciones de seguridad.

El Departamento de Salud de Minnesota informó tres brotes de covid-19 relacionados con los eventos de la campaña de Trump que se llevaron a cabo en el estado en septiembre. El departamento de salud del estado ha vinculado al menos 23 casos a mítines de campaña de Trump con el presidente en Bemidji y Duluth y un mitin con el vicepresidente Mike Pence en Minneapolis, según la información que el departamento proporcionó a CNN en un correo electrónico la semana pasada.

Pero descartando las preocupaciones de seguridad como irrelevantes, Trump argumentó que los funcionarios estatales, incluido el fiscal general de Minnesota Keith Ellison, demócrata, ha creado dos conjuntos de estándares: uno para los manifestantes que protestaron contra la brutalidad policial después del asesinato policial de George Floyd en Minneapolis en mayo y un set diferente para sus seguidores.

«Keith Ellison se puso del lado de los extremistas que queman banderas sobre los estadounidenses respetuosos de la ley. Te trata como ciudadanos de segunda clase», afirmó Trump en Rochester, Minnesota, el viernes por la noche, donde los funcionarios estatales limitaron la multitud a 250 personas. «Él cree que los votantes pro estadounidenses tienen menos derechos que los manifestantes anti-estadounidenses».

MÁS: Pareja latina que apoya a Trump en Arizona dice que el mandatario «no tiene una varita mágica» para sanar a los pacientes con covid-19

Como parte de ese argumento, Trump una vez más combinó las protestas de Black Lives Matter, que fueron en gran parte pacíficas en todo el país este año, con el número mucho menor de protestas que se tornaron violentas y han servido como un contraste útil mientras intenta argumentar que Biden mimaría a los criminales al tiempo que fomenta lo que él describió como «vil retórica anti-policial».

Hablando en Falcon Heights, un suburbio de St. Paul, Biden refutó ese argumento enfocándose en la diferencia entre manifestantes pacíficos y agitadores violentos que aprovecharon el movimiento de este año por la justicia racial.

«Quemar y saquear no es protestar, es violencia clara y simple, y no será tolerada», dijo Biden en su evento, que dijo que estaba a 11 kilómetros de donde Floyd murió a manos de un agente de policía. «Pero estas protestas son un grito de justicia».

El exvicepresidente argumentó que el lenguaje divisivo de Trump sobre las protestas y su esfuerzo por enfrentar a los estadounidenses «entre sí por motivos de raza, género, etnia y origen nacional» son parte de un esfuerzo por distraer su manejo de la pandemia.

Durante su último evento del día en Milwaukee el viernes, Biden señaló que el estado ahora sufre un nivel récord de hospitalizaciones por coronavirus.

«Esta semana, Wisconsin, al igual que otros estados, estableció un nuevo récord de casos diarios. Los hospitales se están quedando sin camas, tocó que abrir un hospital de campaña. Eso es a lo que nos enfrentamos. Ahora llegamos a 9 millones de casos» aseguró Biden el viernes por la noche. «Millones de personas sin trabajo; al límite y no pueden ver la luz. No están seguros de cuán oscuro va a permanecer … y lo que más me molesta fue un presidente que se rindió».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up