Qué esperar de la Asamblea General de la ONU en tiempos del covid-19

Naciones Unidas (CNN) — ¿Qué pasaría si las personas más poderosas del mundo organizaran una gigantesca fiesta internacional y nadie se presentara?

Esta semana es la Asamblea General de las Naciones Unidas, normalmente el Super Bowl de la diplomacia internacional.

Pero gracias a la pandemia, se hará «diplomacia digital» sin protagonistas estrella en los pasillos de la sede de la ONU en Nueva York.

También es el histórico 75 aniversario de las Naciones Unidas. Pero las multitudes, los apretones de manos y los besos en la mejilla desaparecerán durante la frenética fiesta diplomática anual.

«La pandemia de covid-19 es una crisis que no se parece a ninguna de nuestras vidas. Por lo que la sesión de la Asamblea General de este año también será diferente a cualquier otra», dijo el secretario general anfitrión de la ONU, Antonio Guterres, en una conferencia de prensa.

Como dijo el presidente entrante de la Asamblea General de la ONU, Volkan Bozkir, de Turquía, «se suponía que debíamos celebrar el 75 aniversario. Las cosas se desarrollaron de manera diferente».

«Una clara falta de drama»

Enfrentados con las regulaciones de cuarentena de 14 días en la ciudad de Nueva York, los presidentes y primeros ministros pasaron de ir a Estados Unidos este año.

En cambio, sus rostros irán al salón desde miles de kilómetros de distancia a través de cientos de comentarios pregrabados. (Incluso en video, los discursos siempre sobreviven en la ONU. Pero no esperes ningún enfrentamiento verbal esta vez).

El primer día, el martes, casi todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU hablarán. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump; el presidente de China, Xi Jinping; el presidente de Rusia, Vladimir Putin, que rara vez habla en la ONU; el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el presidente de Irán, Hassan Rouhani, se dirigen al Salón de Asambleas con pocas horas de diferencia.

A tan solo unas semanas de las elecciones presidenciales de EE. UU., había una gran expectativa por lo que el presidente Trump podría decir en persona sobre Irán, China o quizás incluso sobre Joe Biden.

Pero es poco probable que se salga del guión en su declaración grabada desde la Casa Blanca. Sin él, «habrá una clara falta de drama», dijo Richard Gowan, director de ONU en el International Crisis Group.

Un lado positivo de la Asamblea ONU

Gracias a la conveniencia de las llamadas, hay un lado positivo. La ONU puede reclamar la mayor cantidad de jefes de estado y líderes de gobierno que han hablado este año: 170 en total.

El embajador de Alemania ante la ONU, Christoph Heusgen, cita la participación como prueba de que «el concepto subyacente del multilateralismo no ha perdido ningún atractivo en el 75º año de la ONU, incluso si la ONU no es perfecta».

Pero, ¿quién estará mirando y escuchando? En años típicos, la asistencia al Salón de Asambleas disminuye después de que el presidente de Estados Unidos y otros dignatarios poderosos se van.

¡Ay del ministro de Relaciones Exteriores que se quede atascado hablando a las 9 pm un sábado por la noche! En este mundo virtual desde casa, ningún líder mundial puede estar seguro de que alguien está sintonizando.

«Realmente dudo que los presidentes, primeros ministros, estén sentados en casa con un plato de palomitas de maíz mirando a todos sus homólogos», dice Gowan.

Otra ausencia notable este año en un sistema que se compromete a defender la igualdad de género: las mujeres.

No estarán hasta que el jefe de estado o gobierno número 51 en la lista de oradores tome su turno, en este caso la presidenta de Eslovaquia, Zuzana Čaputová.

MIRA: Misión Internacional de la ONU responde al gobierno de Maduro: Somos serios e independientes

Diplomacia sin los diplomáticos

La diplomacia podría haber sido particularmente urgente este año, ya que las naciones del mundo luchan con grandes diferencias en temas desde el cambio climático hasta el Medio Oriente.

Pero «la diplomacia, para ser eficaz, requiere contacto personal», dijo el secretario general de la ONU, Guterres, quien debería saberlo; normalmente se reúne en persona con cientos de funcionarios visitantes en la Asamblea General.

El encuentro cara a cara ha sido poderoso en los últimos años, con docenas de líderes mundiales llevando a cabo lo que se conoce como ‘citas diplomáticas rápidas’. Pasando del apretón de manos al cóctel. Buscando financiación de los banqueros de Wall Street.

Y, a veces, haciendo un trato que realmente pueda promover una pequeña porción de paz en algún lugar. Los planes para el acuerdo nuclear con Irán cobraron impulso en la Asamblea General durante la administración de Obama.

En un año normal de codearse en la Asamblea General, «tienes discusiones francas y llegas a conocer gente. Ahora no podemos reunirnos en persona», se lamenta Rosemarie DiCarlo, alta funcionaria política de la ONU.

Lo que dicen en Nueva York sobre la Asamblea

Los dueños de restaurantes y tiendas de Nueva York que ya se están recuperando del impacto del virus también se perderán las oleadas de líderes gastadores y sus delegaciones. Sin embargo, algunos lugareños están encantados.

Muchos neoyorquinos se han quejado durante décadas de los desfiles de limusinas y los congelamientos de seguridad que bloquean el transporte público y retienen el tráfico en todo Manhattan.

«La gente de Nueva York estará encantada de recuperar sus calles durante dos semanas», dijo el embajador interino del Reino Unido, Jonathan Allen.

E incluso algunos diplomáticos y personal de la ONU con mucho tiempo en servicio confiesan que se sienten aliviados en secreto.

Al tomar un descanso de las agotadoras jornadas de 20 horas de la semana de alto nivel, que tradicionalmente implica entretener o sujetar a su presidente o primer ministro con grandes delegaciones itinerantes.

Bolsas de regalo con mascarillas y desinfectante para manos

El icónico Salón de Asambleas no estará completamente vacío esta semana. Un diplomático por país podrá presentar el discurso grabado en video de su líder, hablando desde sus asientos socialmente distanciados en lugar de tribuna.

«Mientras la situación no se resuelva, tenemos que actuar de esta manera», dijo el embajador de Francia ante la ONU, Nicolas de Rivière.

Se solicitó a los países que enviaran videos al menos cuatro días antes del discurso. Tiempo de ejecución solicitado, incluyendo discurso e introducción: 15 minutos. En algún lugar, Fidel Castro y Moammar Ghadafi, que tienen el récord, están frunciendo el ceño.

Se instalarán desinfectantes de manos adicionales en las alas del salón. Malta está donando bolsas de regalo con mascarillas y desinfectantes fuera del Salón.

En total, se esperan aproximadamente 210 personas en el Salón de Asambleas. A diferencia de las 2500 personas con espacio para estar de pie en las semanas regulares de la Asamblea General, dijo el portavoz de la ONU Stephane Dujarric.

Al margen, también se llevarán a cabo reuniones en gran parte virtuales sobre temas como el cambio climático, la biodiversidad y el Líbano.

Es un cambio radical en un momento simbólico. En 1945, los miembros originales de las Naciones Unidas encendieron la historia diplomática al firmar la famosa carta de la organización incipiente en San Francisco.

Avanzando rápido, las imágenes en el período previo a lo que habría sido la gala del 75 aniversario de la organización no podrían ser más siniestras.

El humo de los incendios forestales nubla el aire de San Francisco, mientras que en Nueva York, la gran «celebración» de la Asamblea General de la ONU estará prácticamente vacía.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up