Por el covid-19, esta perrita tuvo que viajar miles de kilómetros para reunirse con sus dueños

(CNN) –– Los mejores perros siempre encuentran el camino a casa. Algunas veces, como la perrita salchicha Pipsqueak, deben embarcarse en un viaje de más de 16.000 kilómetros para lograrlo.

La pequeña Pip se quedó varada en Carolina del Sur, justo durante el apogeo de la pandemia, cuando sus dueños se vieron obligados a abandonar el viaje en velero alrededor del mundo que habían emprendido y volar de regreso a Australia.

A medida que las fronteras se cerraban rápidamente, Zoe y Guy Eilbeck, junto a sus hijos Cam y Max, tuvieron menos de 48 horas para empacar todo lo que había su yate de 12 metros, después de atracar en Hilton Head Island.

Las estrictas reglas de Australia para la importación de mascotas significaron que su leal perra salchicha Pip no podía regresar con ellos.

Está bien, pensaron. Podrían volver en poco tiempo para reunirse con ella antes de retornar al océano.

Pero no fue exactamente lo que sucedió.

La separación

View this post on Instagram

Driving our water maker to get it fixed counts as a roadtrip right? We’re just excited to be in a car, doesn’t matter where we’re going. The choice was 1.5 hour drive or 23 hours sailing in crap conditions #nobrainer #roadtripusa #florida #watermaker #schenkerwatermaker #happybunnies #seethesights #boatkids #slowtravel #noplansjustoptions
A post shared by No Plans Just Options (@noplans.justoptions) on Nov 14, 2019 at 8:17am PST

Los Eilbeck se encontraron con Pip por primera vez durante 2018 en Messina, Sicilia, cuando estaban en la mitad de su travesía de navegación de cuatro años.

Pip se adaptó rápidamente a la vida a bordo, mientras disfrutaba pasar tiempo en la cubierta y compartir con su familia.

Zoe dijo que siempre fue consciente de que arreglar todo para poder llevar la perra a casa sería un propósito largo y prolongado debido a las estrictas regulaciones fronterizas de Australia.

«Sabía que tendríamos que importar a Pip y que ella tendría que pasar 10 días en cuarentena», le explicó Zoe a CNN Travel.

Cuando llegó el momento, planearon transportarla en avión desde la isla de Vanuatu en el Pacífico Sur, un vuelo relativamente corto a Sydney.

Pero no fue posible. A medida que el coronavirus comenzó a propagarse a principios de 2020, los Elbecks decidieron dirigirse a Carolina del Sur con el objetivo de encontrar un lugar seguro para su yate y para Pip.

El 27 de marzo, Zoe alquiló un auto y condujo ocho horas hasta Carolina del Norte, donde le entregó la perra a su amiga Lynn Williams antes de que la familia tomara un vuelo de regreso a Sydney.

MIRA: Una perra de Kansas desapareció por días. Resulta que había viajado a su casa anterior… a 90 kilómetros de distancia

«Pip pasó de vivir en un velero a vivir en una granja de bisontes», dijo Zoe entre risas. «Eso es algo que realmente me da cosquilleo», añadió.

Desafortunadamente, Williams ya tenía dos perros en la granja y no podía acoger a otro por mucho tiempo, así que publicó un anuncio para buscar a alguien que la reemplazara como guardiana de Pip.

Ellen Steinberg, quien vive en Hillsborough, Carolina del Norte, fue una de las tres personas que respondió al anuncio.

«El acuerdo era que Pip decidiría con quién se iría a vivir», le relató Steinberg a CNN Travel. «Nosotros [es decir ella y su perro Frankly] ganamos el duelo, y Pip vino unos días después».

Como el anuncio dio muy pocos detalles acerca de por qué los Eilbeck dejaron atrás a Pip, Steinberg admitió haber juzgado duramente su decisión.

«Yo escuché que una familia que vivía en un barco abandonó a su perra y voló de regreso a Australia, e inmediatamente me formé una impresión sobre quiénes eran estas personas», agregó Steinberg.

«Pero tan pronto hablé con ellos, me di cuenta de que no podían ser más cariñosos. Simplemente tuve la impresión equivocada por no tener todos los detalles», reconoció.

LEE: 5 historias caninas felices

Mientras Steinberg cuidaba a Pip, Zoe se levantaba todos los días a las 4 a.m. para lidiar con el interminable papeleo que requiere la importación de un perro desde Estados Unidos a Australia, a la vez que se mantenía enterada de Pip por de videollamadas y mensajes.

«Tomaba fotos todo el tiempo y las publicaba en redes sociales», señaló. «Pip comenzó a desarrollar su propia base de fans».

Pronto fue claro que los Eilbeck no podrían regresar a Estados Unidos debido a las restricciones de viaje por la pandemia de covid-19. Pip tendría que hacer sola el extenso viaje a Australia.

Un largo proceso de importación

View this post on Instagram

Sailors, travelers (!) and friends in the USA – can you help me find a domestic travel buddy for Pipsqueak? As many of you know, our mini Weiner dog Pip has been a Covid refugee in North Carolina for the last 3 months, being looked after by an amazing foster-mum in Hillsborough, NC but we need to get her home to Australia! Yesterday Pip was finally granted something no human being on earth could currently acquire – an import permit to Australia! And we’ve found her a flight from LA to Melbourne, Australia, via New Zealand BUT we need to get her from the East Coast USA to the West and into LA on the 20th July (or the day before). Flying her cargo is possible but stressful, not direct and can get cancelled if it’s too hot that day! So I am looking for someone who might be flying out of North Carolina or others like Richmond, DC, Philly or Atlanta on the 20th July and would agree to take her in cabin. She is packed and just about ready to go! Having visited over 20 countries already and crossed the Atlantic with us for 24 days at sea this flight should be a piece of cake for her! Will you share this post with anyone who still flies across the USA in this crazy new world we now all live in? Thank you 🙏 #bringpiphome #covidrefugee #helppip #doxie #doxiesofinstagram #sausagedog #travellingdog #australiabound #dachshund #dachshundsofinstagram #covidtravel #headingeast #homewardbound
A post shared by No Plans Just Options (@noplans.justoptions) on Jun 25, 2020 at 8:35pm PDT

Los trámites burocráticos se complicaron aún más debido a las interrupciones relacionadas con la pandemia.

«Para exportar un perro de Estados Unidos, necesitas obtener una declaración de EE.UU. que indique que el perro está en buen estado de salud y que se le han realizado análisis de sangre específicos relacionados con la rabia», explicó Zoe.

«Eso se estaba haciendo en Nueva York, que ahora se encontraba cerrada. Así que tratar de lograr algo así fue extremadamente difícil», agregó.

Steinberg, por su parte, también tenía que llevar constantemente a Pip a su veterinario local para el papeleo, las vacunas y los análisis de sangre para que cumpliera con los requisitos.

Y cuando por fin recibieron un permiso de importación a Australia, Qantas, la aerolínea de bandera de este país, anunció que ya no transportaba perros en sus vuelos.

Después de muchas llamadas telefónicas, Zoe descubrió que la familia podía importar a Pip si pasaban por Nueva Zelandia, y lograban un cupo para su perrita en un vuelo de Los Ángeles a Auckland a través de una reserva con la compañía de transporte de mascotas Jetpets.

En este punto, Steinberg, quien había cuidado a Pip durante tres meses, tuvo que hacer un viaje para visitar a su familia y le entregó la perrita a su amiga Stacey Green.

MIRA: Eros, el perrito que hace entregas a domicilio durante la pandemia

«Cuando Stacey tuvo a Pip en realidad se enamoró de ella, hasta el punto en que pensé que no la iba a recuperar», bromeó Zoe.

Pero aún faltaba llevar a Pip desde Carolina del Norte hasta Los Ángeles. Y aunque los vuelos operaban, se cancelaban constantemente.

Y vuelos de carga eran ahora un problema también. Muchos aerolíneas en EE.UU. no permiten el envío de mascotas entre mayo y septiembre, los meses más calurosos para que los animales viajen en el hemisferio norte.

Zoe decidió publicar un mensaje en redes sociales para buscar a cualquier persona que viajara de la costa este a la oeste.

Fue entonces cuando Melissa Young, quien trabaja para la fundación de rescate de perros The Sparky Foundation, intervino y se ofreció como voluntaria para volar a través de Estados Unidos con Pip.

Después de asegurarse de que Pip se sintiera cómoda con ella, Young voló de Greensboro a Charlotte, en Carolina del Norte, y luego de Charlotte a Los Ángeles con la perra salchicha debajo de su asiento.

Luego, Pip fue entregada a Jetpets, que la tuvo por una noche para ocuparse de todas las declaraciones y el papeleo, antes de subirla a un vuelo de Los Ángeles a Auckland.

Una vez que estuvo a bordo, todos sus cuidadores temporales, junto a los Eilbeck, estaban absolutamente pendientes de ella, siguiendo su vuelo mientras cruzaba el océano.

«En todo el mundo, estábamos viendo este vuelo avanzar en la pantalla», dijo Zoe.

MIRA: Kerith, la perra que apoya a los bomberos que luchan contra los incendios en California

Pip llegó a Auckland el 23 de julio y entró en cuarentena esa noche antes de volar a Melbourne, donde pasó otros 10 días en aislamiento, como es obligatorio para todas las mascotas que llegan a Australia desde el extranjero.

Su vuelo a Sydney estaba programado para el 3 de agosto, pero el estado de Victoria impuso un confinamiento estricto cuando Pip llegó al país y se cerraron las fronteras entre Victoria y Nueva Gales del Sur.

El hermano de Zoe, Rob, que vive en Melbourne, acordó cuidar a Pip por unos días, y se reservaron no menos de cuatro vuelos a Sydney para ella, pero todos fueron cancelados.

A estas alturas, la historia había ganado atención de los medios locales y, después de una publicación en el Sydney Morning Herald, Virgin Australia intervino y acordó llevar a Pip a casa.

Nuevos comienzos

View this post on Instagram

Pipsqueak’s on duty. She can’t imagine why anyone would want to actually swim, but if they insist she’s there to keep a careful watch. You never know what could happen in that terrible stuff! #sailornotswimmer #doglife #doggylifeguard #onduty #weinerdog #floridabeaches #sailingpuppy #bluewater #sailingfamily #noplansjustoptions
A post shared by No Plans Just Options (@noplans.justoptions) on Feb 20, 2020 at 7:46am PST

Cuando Pip finalmente llegó al aeropuerto de Sydney el pasado 11 de agosto, cinco meses después de haberla visto por última vez, los Eilbeck estaban allí para recibirla, junto con un equipo de grabación y varios reporteros locales.

Fue un reencuentro emotivo.

«Nuestro mayor temor era que no nos recordara después de todo ese tiempo”, comentó Zoe.

«Mis hijos estaban tan preocupados que tomaron una salchicha y se la frotaron en las manos. Y luego este perrito camina por el hangar, pavoneándose…», señaló.

«Cuando escuchó nuestras voces, vino corriendo a nuestros brazos. Fue absolutamente increíble tenerla de vuelta después de todo ese tiempo».

Luego de tantos meses separados, los Eilbeck están encantados de tener a su «tripulación» nuevamente reunida.

«Soy consciente de que ella es un perro, pero pensamos en nosotros como una especie de tripulación», dijo Zoe.

LEE: Bucky, el perro labrador que viajó 800 kilómetros para ver a su dueño

«Vivir en un barco realmente implica que tenemos que trabajar juntos. Y aunque ella simplemente holgazaneaba y no hacía nada, todavía la consideramos miembro de nuestra tripulación», agregó.

Desde entonces, la familia se mudó a Scotland Island, una isla y un suburbio en las playas del norte de Sydney, con el fin de continuar con su «estilo de vida acuático» y sus hijos han vuelto a la escuela.

Viajan de ida y vuelta al continente en un barco pesquero de aluminio.

«Pip está adoptando eso porque en el fondo es un perro de barco», agregó Zoe.

«Ella ha regresado directamente a lo que más ama, que es descansar en nuestra terraza y contribuir con lamidas y alegría».

El futuro

View this post on Instagram

Our immaculate Lagoon400 catamaran SV No Plans Just Options is now for sale. A proven bluewater cruising catamaran, she has 4 cabins, enormous space with 3 electric heads and even a laundry. Set up to cruise the Pacific this year means 950kw of solar, new standing rigging, big water maker plus lots of upgrades and has already carried our family into beautiful bays and cities in Europe and America for the 4.5 years we lived aboard. A 2010 model with a contemporary look and beautifully maintained, she is located in Hilton Head, South Carolina and available to view. Link in bio for more info or DM me #lagoon400 #catforsale #lagoon400forsale #sailboatforsale #beautifulboat #catamaran #offshoresailing #hiltonheadisland #lagooncatamaran #liveaboardsailboat #cruisingcatamaran #forsale #noplansjustoptions
A post shared by No Plans Just Options (@noplans.justoptions) on Aug 22, 2020 at 1:40pm PDT

Si hubieran podido continuar su viaje, Zoe cree que actualmente estarían en la Polinesia Francesa o de camino a Fiji.

Sin embargo, su yate, llamado No Plans Just Options (Ningún Plan Solo Opciones, en español), permanece atracado en el mismo lugar donde lo dejaron en marzo.

La familia ha aceptado que no podrá navegarlo de regreso a Australia, la cual permanece cerrada para los viajeros, en el corto plazo.

Recientemente tomaron la difícil decisión de poner el yate en el mercado y ahora están enfocados en aprovechar al máximo su nueva vida en Scotland Island.

«Esta es nuestra próxima aventura», dijo Zoe, y enfatizó en que las restricciones de viaje y las cuarentenas obligatorias han hecho que la navegación internacional sea «lenta y complicada».

«Saldremos a navegar de nuevo dentro de unos años», añadió.

Los Eilbeck se han mantenido en contacto con todos los cuidadores de Pip, quienes continúan siguiendo sus aventuras a través de la cuenta en Instagram de la familia.

«Siento que hemos hecho amigos para toda la vida», dijo Steinberg, al revelar que la gente suele comentar «extrañamos a Pip» en sus publicaciones en las redes sociales.

«Ha sido una historia realmente hermosa de la que ser parte. Especialmente durante una época bastante horrible en el mundo para la mayoría de la gente», completó.

El vieja de Pipsqueak de regreso a casa

27 de marzo: la familia Eilbeck atraca su bote en Hilton Head Island, Carolina del Sur. Zoe Eilbeck conduce a Carolina del Norte, donde le entrega a Pip a su amiga Lynn Williams.

4 de abril: Pip se muda a la casa de Ellen Steinberg en Hillsborough, Carolina del Norte.

19 de julio: con Melissa Young, quien rescata mascotas, como compañera, Pip vuela a Charlotte, Carolina del Norte, y luego a Los Ángeles.

21 de julio: después de una noche en una suite de hotel, Pip toma un vuelo de carga de 13 horas desde Los Ángeles a Auckland, Nueva Zelandia.

24 de julio: Pip vuela de Auckland a Melbourne, Australia, donde entra en cuarentena obligatoria durante 10 días.

11 de agosto: Pip vuela de Melbourne a Sydney y finalmente se reúne con los Eilbeck.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up