OPINIÓN | Puerto Rico necesita más que la cínica estratagema de Trump

Nota del editor: Luis V. Gutiérrez representó al 4° Distrito Congresional de Illinois durante más de 25 años y ha sido un destacado defensor de la reforma migratoria, la atención médica y la acción climática. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Lea más artículos de opinión en CNNE.com/opinion.

(CNN) — Tres años después de que el huracán María azotara Puerto Rico, las dificultades en el territorio de los Estados Unidos aún son palpables. Miles de puertorriqueños aún viven bajo lonas azules después de perder sus hogares en la tormenta. Cientos de escuelas cerraron después de la destrucción del 20 de septiembre de 2017. El número de muertos tras la estela de la tormenta oscila entre 3.000 y 4.645; es probable que el recuento exacto siga siendo un misterio. Y la paralizada economía de la isla no se ha recuperado.

Pero el viernes, después de años de inacción y omisión, y solo 45 días antes de las elecciones, el presidente Donald Trump, quien una vez se jactó diciendo «Soy lo mejor que le ha pasado a Puerto Rico», decidió que era hora de enviar a la isla 13.000 millones de dólares en ayuda por desastre. Antes del anuncio, la administración Trump había estado reteniendo miles de millones en fondos aprobados por el Congreso para el alivio de desastres en Puerto Rico.

Un movimiento tan cínico solo podría llevarnos a preguntar: ¿Por qué ahora?

Los votantes en Florida, un estado clave en el campo de batalla, son cruciales para las elecciones presidenciales. No es coincidencia que el estado del sol sea el hogar de miles de puertorriqueños que huyeron de la isla después de María. Con los muchos otros que estaban allí antes de la tragedia, los puertorriqueños ahora constituyen casi un tercio de los votantes hispanos elegibles del estado, una proporción similar a la de los cubanos, según un análisis del Pew Research Center de los datos de la Oficina del Censo de EE.UU.

Han pasado tres años y la isla, que fue golpeada por una serie de devastadores terremotos a principios de este año y actualmente enfrenta un aumento en los casos de coronavirus, sigue siendo notablemente resistente.

Las consecuencias de los huracanes mortales, el clima extremo y los terremotos a menudo comienzan a desaparecer de las noticias y la conversación semanas después de que ocurran. El mundo avanza. Pero los que viven en Puerto Rico no pueden seguir adelante. Porque los puentes y carreteras agrietados e inestables, las interrupciones del tráfico, las casas abandonadas y una población que cambia para siempre son recordatorios diarios de que nuestra casa aún no está completa.

Yo todavía estaba trabajando en el Congreso cuando el huracán azotó a Puerto Rico. Las primeras semanas fueron abrumadoras. Quería llegar a la isla lo antes posible, pero el presidente Trump restringió el acceso a los aviones a los miembros del Congreso. Finalmente pude conseguir un vuelo comercial a la isla nueve días después de la tormenta.

Mientras Trump sugirió que los puertorriqueños solo esperaran la ayuda del gobierno con las manos cruzadas, personalmente vi cómo los boricuas en el continente fuimos los primeros en llegar a la isla con las manos en la cubierta listas para trabajar.

Visité Puerto Rico 12 veces en los primeros tres meses después de la tragedia y vi cuán terrible e ineficaz fue la respuesta del gobierno federal.

Puerto Rico ha sufrido tragedias y pérdidas. La necesidad es real. Solo se han financiado 200 proyectos de recuperación a largo plazo en Puerto Rico, de más de 9.000 solicitudes, según el propio recuento de FEMA.

A fines de 2018, el huracán María había desplazado a más de 130.000 puertorriqueños, según datos de la Oficina del Censo de EE.UU. La caída de casi un 4% en la población cambió la demografía de la isla y puso una tensión mental y emocional en las familias que han sido separadas por necesidades económicas y de salud.

Todo esto es para decir: no podemos apartar la mirada de Puerto Rico. Nuestros conciudadanos que viven aquí todavía están luchando con una tormenta tres años después de que tocó tierra. Todavía necesitamos una inversión sólida en infraestructura, salud, educación para reconstruir y volver a crecer.

Prestar atención a las necesidades reales en Puerto Rico y no solo a lo que es únicamente políticamente conveniente es ahora más crítico que nunca, ya que vemos un mayor riesgo de la amenaza de tormentas más peligrosas y frecuentes.

Se proyectó que la temporada de huracanes de 2020 será «extremadamente activa» y ha estado a la altura de esa proyección. Puerto Rico ya ha estado en el camino de dos grandes tormentas. Tanto el huracán Isaías como la tormenta tropical Laura provocaron inundaciones y cortes de energía y agua corriente en la isla.

Esto no es un accidente. No es mala suerte. Esta es la nueva normalidad bajo el cambio climático. El calentamiento global está alimentando huracanes más fuertes y destructivos.

Un día, un año, tres años: la realidad sigue siendo la misma. La isla que amamos, la isla que amo profundamente está en constante peligro a merced de una crisis climática que definirá nuestra generación y las que vendrán. Es por eso que, en el tercer aniversario, debemos recordarles a todos que, para Puerto Rico, el huracán María se siente como si fuera ayer y bien podría ser nuestro mañana. Y, lo más importante, que el dolor de Puerto Rico no debe usarse como un símbolo político.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up