OPINIÓN | No se puede ignorar una acusación monstruosa contra ICE

Nota del editor: Allison Hope es una escritora cuyo trabajo ha sido presentado por The New York Times, The Washington Post, CNN, Slate y otros lugares. Las opiniones expresadas aquí son del autor. Leer más opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — En 1961, el útero de la famosa activista de derechos civiles Fannie Lou Hamer fue extirpado por un médico blanco sin su consentimiento mientras se sometía a una cirugía para sacarle un tumor. La esterilización de mujeres negras era tan común en ese momento que la práctica se denominó «apendicectomía de Mississippi».

En 2018, un hospital del condado de Los Ángeles se disculpó por 200 esterilizaciones de mujeres en las décadas de 1960 y 1970 que dieron a luz bebés y que, debido a las barreras culturales y del idioma, pueden no haber entendido lo que estaba sucediendo o haber dado su consentimiento. Según Alexandra Minna Stern, profesora de la Universidad de Michigan, las leyes de esterilización eugenésica en los libros en muchos estados hasta la década de 1970 dieron como resultado que alrededor de 60.000 personas fueran esterilizadas en procedimientos que «calificaríamos hoy como obligatorios, forzados, involuntarios y bajo las justificaciones de que las personas que estaban siendo esterilizadas no eran aptas para reproducirse «.

Estas historias no son de «The Handmaid’s Tale». Realmente sucedieron. Y según una extrabajadora de la salud en una instalación del Servicio de Control e Inmigración de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), estos eventos históricos han regresado horriblemente al presente. Este denunciante alega que se están llevando a cabo procedimientos de esterilización innecesarios, algunos sin consentimiento, en Estados Unidos en 2020.

Dawn Wooten, una enfermera con licencia de atención práctica que trabajaba en el Centro de Detención del Condado de Irwin administrado por ICE en Ocilla, Georgia, dio la alerta indicando en una queja al inspector general del Departamento de Seguridad Nacional que, si bien algunas pacientes pueden haber necesitado cirugía, «el útero de todas no puede estar tan mal». La queja de Wooten también alega que la instalación no tomó las medidas necesarias para prevenir la propagación de covid-19.

La queja no revela el nombre del médico ni dice cuándo o cuántas mujeres presuntamente fueron obligadas a someterse al procedimiento. ICE dijo que no comenta sobre los asuntos presentados al inspector general.

«ICE toma todas las acusaciones en serio y difiere de la (Oficina del Inspector General) con respecto a cualquier investigación y/o resultados potenciales. Dicho esto, en general, las acusaciones anónimas, no comprobadas, hechas sin ningún dato específico que verifique los hechos, deben tratarse con el escepticismo apropiado que merecen «, dijo la agencia.

MIRA: El racismo y la discriminación afectan más a los latinos y negros en su lucha contra el covid-19

La Dra. Ada Rivera, directora médica del ICE Health Service Corps, citó datos de la agencia de que desde 2018, solo dos personas en el centro de detención han sido remitidas a profesionales médicos certificados y acreditados para histerectomías en centros de atención de salud ginecológica y obstétrica. Rivera dijo en un comunicado: «Con base en sus evaluaciones, estos especialistas recomendaron histerectomías. Estas recomendaciones fueron revisadas por la autoridad clínica del centro y aprobadas».

Las acusaciones de Wooten son similares a otras que han surgido en las instalaciones de ICE, según abogados, documentos judiciales y otros denunciantes. Algunas de estas acusaciones incluyen una falta de distanciamiento social, transferencias de detenidos a pesar del mayor riesgo de transmisión y propagación del virus e intentos de tratar los síntomas de covid-19 con medicamentos de venta libre para el resfriado.

El presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, el representante Bennie Thompson de Mississippi, fue enfático: «Las acusaciones presentadas en esta denuncia señalan un patrón alarmante de condiciones inseguras y una falta de supervisión en las instalaciones de ICE de gestión privada», dijo en un comunicado, calificando las acusaciones de que se realizan histerectomías en mujeres sin consentimiento como «increíblemente inquietantes».

Si estas acusaciones son ciertas, estamos financiando tanto la negligencia médica durante una pandemia como el pago de los llamados profesionales médicos para que realicen cirugías invasivas potencialmente innecesarias y no consensuadas que eliminan la capacidad de reproducción de una mujer. Los líderes demócratas han pedido al Departamento de Seguridad Nacional que lleve a cabo una investigación inmediata y exhaustiva, pero, tal como está, permanece un velo de protección y secreto alrededor de las prácticas de las instalaciones de ICE administradas por el gobierno federal y del Departamento de Seguridad Nacional. Necesita desesperadamente ser levantado.

«Cuando conocí a todas estas mujeres que habían tenido cirugías, pensé que esto era como un campo de concentración experimental. Era como si estuvieran experimentando con nuestros cuerpos», dijo una inmigrante que habló de forma anónima con Project South, una organización de justicia social.

De acuerdo con la denuncia presentada por Wooten, quien está representada por Government Accountability Project y Project South, habló con varias mujeres detenidas que no entendían completamente por qué se les habían realizado los procedimientos.

Wooten describió a una paciente que dijo que si bien «no había salido del todo bajo anestesia», escuchó al médico decirle a una enfermera que había extraído el ovario incorrecto durante la cirugía. Debido a que su ovario restante todavía tenía un quiste, tuvo que ser extirpado también «y terminó con una histerectomía total», alegó Wooten en su denuncia. «Ella todavía quería tener hijos».

Aún así, no debemos albergar fantasías sobre Estados Unidos. Debemos reconocer que la impactante historia de las mujeres supuestamente sometidas a una cirugía no autorizada por un ginecólogo de la prisión no es una aberración como cualquiera de nosotros podría esperar. Estados Unidos tiene una historia larga y documentada de utilizar cuerpos humanos, especialmente los cuerpos de mujeres negras, morenas e indígenas, como experimentos científicos. No debemos apartarnos de esa historia mientras miramos hacia el futuro para exigir responsabilidad y transparencia al Departamento de Seguridad Nacional.

De hecho, las leyes de esterilización eugenésica estaban en los libros en más de la mitad de los estados a principios del siglo XX, lo que resultó en la esterilización masiva forzada de decenas de miles de estadounidenses llamados «débiles mentales» y «mentalmente defectuosas». Estas leyes sirvieron más tarde como estudio de caso para la Alemania nazi. Hay muchas cosas por las que los estadounidenses quieren ser conocidos a nivel mundial; las brutales violaciones de los derechos humanos, o al menos más de las que ya debemos reconocer, dada nuestra historia, es de esperar que no se encuentren entre ellas.

¿Cómo apoyamos la cabeza en nuestras almohadas cada noche con estas acusaciones ardiendo dentro de nosotros? Y si tratamos de consolarnos pensando que de alguna manera estamos a salvo, que cosas horribles seguramente solo les sucederán a otras personas, a personas que no son como nosotros, entonces no nos hemos sintonizado con la historia lo suficiente. Cualquier gobierno que quiera y pueda quitarle el útero, los derechos civiles, la dignidad a un ser humano, es un gobierno que ya tiene las herramientas, las prácticas y la pista para hacerlo con cualquier otra persona. Y aquellos que dirigen el gobierno, incluido el presidente, en última instancia responsable de las acciones de agencias como ICE, deben rendir cuentas.

Solo hay una parte supurante y tuiteando del cuerpo de Estados Unidos que necesita ser eliminada, y existe la oportunidad de hacerlo este noviembre.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up