OPINIÓN | Lo que nos enseña la guerra contra el terrorismo, el 11S y ahora el covid-19

Nota del editor: Jonah Bader es un productor asociado de CNN de “Fareed Zakaria GPS”. Las opiniones expresadas en este comentario son propias del autor. Lea más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — Al recordar la tragedia del 11 de septiembre y honrar a los miles que perdieron la vida, nos encontramos en medio de otra tragedia. Más de 191.000 estadounidenses han muerto a causa del covid-19 y muchos más podrían morir antes de fin de año.

Aunque la situación actual es diferente en muchos aspectos, la guerra contra el terrorismo ofrece un modelo útil para los años venideros. Conscientes de las muchas trampas de ese esfuerzo, debemos aprender de su ejemplo y prepararnos para otra lucha a largo plazo, fortaleciendo nuestras agencias gubernamentales y uniendo a la comunidad internacional en una campaña concertada contra esta amenaza global compartida.

Los secuestradores yihadistas parecen tener poco en común con la amenaza microscópica que enfrentamos hoy. Uno es el peor tipo de maldad humana, el otro es un mero paquete de material genético. Pero los terroristas y los virus son actores diminutos que pueden poner de rodillas a una civilización poderosa

Ambas amenazas tienen una estructura descentralizada, lo que hace imposible darles un solo golpe decisivo. Al difundirse sin ser vistos a través de vastas redes, son difíciles de detectar e incluso más difíciles de derrotar.

La invasión de Afganistán en 2001 privó rápidamente a al Qaeda de su bastión, pero la victoria fue fugaz. El grupo se reconstituyó en Pakistán y, como una hidra, brotaron muchas cabezas en todo el mundo: en Yemen, en Siria, en el norte de África y, la más notoria, en Iraq.

La ramificación iraquí se convertiría en su propia organización independiente, ISIS, un «cáncer» que el presidente Obama prometió «erradicar». Sin embargo, cuando EE.UU. y sus aliados derrotaron al califato bajo la presidencia de Trump, el cáncer ya había hecho metástasis en otros países, como Afganistán y Filipinas (sin mencionar que grandes remanentes del grupo sobrevivieron y continúan operando en Iraq y Siria).

La pandemia de covid-19 también ha sido un juego continuo de golpear al topo. Para cuando China logró controlar el virus, ya se había extendido a Europa. Para cuando Europa lo tuvo bajo control, ya se había extendido a EE.UU. El brote de Nueva York sembró otros brotes en estados del sur y del oeste. Los lugares que habían domesticado el virus experimentaron nuevos brotes, incluso en Nueva Zelandia, que en un momento disfrutó de más de 100 días sin un solo caso de transmisión comunitaria.

Todos parecen pensar que una vacuna resolverá mágicamente la crisis. Ciertamente ayudará, pero tenga en cuenta que los humanos han erradicado solo dos enfermedades a lo largo de la historia, incluso cuando existen vacunas. Por un lado, los virus pueden mutar, razón por la cual se debe producir una nueva vacuna contra la influenza cada año. Una vacuna ineficaz que se lance al mercado rápidamente, como puede ser el caso de la vacuna rusa, en realidad podría promover la mutación, advirtieron algunos.

Incluso en el caso de una vacuna segura y eficaz, la adopción estará lejos de ser universal, y los antivacunas proporcionarán ayuda y consuelo al «enemigo invisible». Miles de millones de personas en países en desarrollo pueden tener dificultades para acceder a la vacuna, por lo que incluso si EE.UU. inocula a una masa crítica de su población, la pandemia podría propagarse en gran parte del mundo y brindar más oportunidades de mutación. Los animales pueden servir como depósitos del virus y potencialmente reinfectar a los humanos con una cepa diferente. En resumen, como escribe Sarah Zhang en The Atlantic, «este virus nunca va a desaparecer».

Eso no significa que la sociedad deba cerrarse para siempre. La gripe se ha convertido en una enfermedad manejable con el tiempo (aunque bastante mortal de todos modos). Aun así, estamos en los primeros días del coronavirus y queda un largo camino por recorrer. Recordemos que después de los ataques del 11 de septiembre, el presidente Bush se comprometió a «dirigir todos los recursos a nuestro alcance… a la destrucción y la derrota de la red terrorista global», advirtiendo que esta sería «una campaña larga como ninguna otra que hayamos visto».

En contraste, el presidente Trump sigue insistiendo en que el virus simplemente «desaparecerá» o «desaparecerá». Esa actitud no augura nada bueno para la resolución y preparación futuras de EE.UU., particularmente cuando la destrucción del hábitat, el cambio climático, el crecimiento de la población y los viajes globales están creando las condiciones para que vengan más pandemias.

Desde que el presidente Bush lanzó la guerra contra el terrorismo en 2001, EE.UU. ha sufrido pocos ataques importantes. Eso no se debe a que desapareciera la amenaza del terrorismo. Es el producto de la vigilancia activa de un aparato de seguridad nacional que se fortaleció después del 11 de septiembre. Es el producto de forjar asociaciones con países de todo el mundo, compartir inteligencia y entrenar fuerzas locales.

Ganar la lucha a largo plazo contra el covid-19 y otras pandemias que surjan requerirá igualmente invertir en las agencias nacionales de salud pública, colaborar con científicos extranjeros en la investigación y trabajar con otros países para prevenir y manejar nuevos brotes. Así como las organizaciones internacionales han ayudado a coordinar la seguridad de los aeropuertos y han cortado el financiamiento del terrorismo, los organismos globales como la Organización Mundial de la Salud jugarán un papel vital en la lucha contra el virus.

Por supuesto, se cometieron graves errores durante la guerra contra el terrorismo. EE.UU. distorsionó la inteligencia para justificar una misión no relacionada en Iraq y luego, a pesar de la feroz resistencia en las Naciones Unidas, decidió invadir de todos modos. Mató a civiles inocentes en zonas de guerra. Sometió a presuntos terroristas a detención indefinida y tortura, y sometió a sus propios ciudadanos a vigilancia intrusiva y discriminación racial.

Estos movimientos fueron generalmente contraproducentes —en realidad generaron terrorismo, desestabilizaron el Medio Oriente, erosionaron la posición de EE.UU. en el mundo y dañaron la confianza de los estadounidenses en el gobierno—.

La respuesta se salió de control, como la tormenta de citocinas que mata a tantos pacientes con covid-19. Lamentablemente, algo similar puede estar sucediendo nuevamente a medida que EE.UU. emprende el camino de politizar las agencias de salud pública, iniciar guerras comerciales por suministros médicos y retirarse de las organizaciones internacionales. El nuevo hombre del saco no es Saddam Hussein, sino el presidente chino Xi Jinping, y a pesar de todas las fallas de Beijing, EE.UU. haría bien en evitar una nueva guerra fría con China, que podría convertirse en un desastre mayor que la guerra de Iraq.

El otro gran error de la guerra contra el terrorismo fue la negligencia, de dos tipos. Uno estaba cediendo al cansancio de la guerra, dando así nueva vida a adversarios como los talibanes y permitiendo que grupos como ISIS prosperaran. Ese tipo de negligencia ha sido el pecado capital de EE.UU. durante la pandemia. El segundo tipo de negligencia fue la incapacidad de abordar otros problemas, ya que la ofensiva antiterrorista se desvió en direcciones innecesarias y absorbió la atención y los recursos que podrían haberse canalizado hacia la educación, la infraestructura, el cambio climático, la ciberseguridad y, sí, la preparación para una pandemia.

Con esa advertencia en mente, debemos asegurarnos de que la guerra contra el covid-19 no distraiga a EE.UU. de sus otros desafíos urgentes. En verdad, muchos de estos problemas están relacionados entre sí. Una sociedad con mejores escuelas, atención médica más asequible y un medio ambiente más limpio no será una presa tan fácil para un virus.

Sobre todo, la tarea debe ser sanar nuestras divisiones nacionales. Lo que estaba claro hace 19 años y lo que está claro hoy es que la unidad es el arma más poderosa del arsenal de EE.UU.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up