OPINIÓN | El legado duradero de un ícono del béisbol

Nota del editor: Ed Morales es periodista y conferencista en el Centro para el Estudio de Etnicidad y Raza de la Universidad de Columbia y en la Escuela de Graduados de Periodismo Craig Newmark en CUNY. Es autor del libro «Fantasy Island: Colonialism, Exploitation and the Betrayal of Puerto Rico. Síguelo en Twitter @SpanglishKid. Las opiniones expresadas son suyas. Vea más artículos de opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — Como uno de los jugadores de béisbol más elegantes físicamente, Roberto Clemente era conocido por sus pasos con garbo y precisos en el jardín derecho, los infalibles golpes rápidos de sus lanzamientos para atrapar a los corredores tontos que probarían su brazo, y la línea crujiente que conduce desde su bate, que le valió un promedio de bateo estelar de .317 de por vida.

Pero también fue un activista y líder de derechos civiles. El legado de Clemente lo coloca junto a los atletas que hablaron durante la era de los años 60 y 70 del ajuste de cuentas racial de Estados Unidos.

Y como el décimonoveno Día Anual de Roberto Clemente llega en un momento en que Estados Unidos se enfrenta a un despertar del racismo sistémico, debemos recordar que lo que Clemente hizo fuera del campo fue tan importante como lo que hizo dentro.

Como jugador que enfrentó la aguda discriminación de Jim Crow durante los entrenamientos de primavera en la Florida con los Piratas de Pittsburgh, así como una buena recepción en Pittsburgh, Pensilvania, Clemente no tuvo reparos en denunciar la discriminación. Incluso hasta su última entrevista en octubre de 1972, habló sobre su perfil racial en una tienda de muebles de Nueva York, donde los empleados inicialmente se negaron a mostrarle su mejor mercancía antes de descubrir quién era. También describió cómo luchó contra la indignidad que enfrentaban los jugadores negros, como cuando se negó a que le llevaran comida al autobús del equipo porque él y sus otros compañeros negros no podían cenar con sus compañeros blancos en restaurantes segregados.

MÁS: Beisbolista, hasta las lágrimas: Ser un hombre negro en Estados Unidos no es fácil

Dos meses después, en la víspera de Año Nuevo, Clemente murió en un accidente aéreo mientras intentaba llevar suministros humanitarios desde su tierra natal a Nicaragua después de un gran terremoto.

El miércoles, todos los jugadores puertorriqueños de las Grandes Ligas tuvieron la oportunidad de usar el número 21, conmemorando el 19° Día de Roberto Clemente. Jugadores como Yadier Molina de los St. Louis Cardinals y Eddie Rosario de los Minnesota Twins lo usaron el martes porque no estaba programado que sus equipos jugasen el miércoles. Todos los jugadores de los Piratas de Pittsburgh, incluido el entrenador de tercera base de Puerto Rico, Joey Cora, lo llevaron puesto.

El último jugador de Grandes Ligas que usó el número de Clemente a lo largo de su carrera fue el jardinero de los Blue Jays de Toronto y los Mets de Nueva York, Carlos Delgado, quien también fue franco, como un orgulloso puertorriqueño negro. Delgado usó el número en cinco de sus 17 temporadas.

Mucho antes de que Colin Kaepernick ganara atención nacional al arrodillarse durante el himno nacional como miembro de los 49ers de San Francisco de la NFL, Delgado protestó por la invasión estadounidense de Iraq en 2003 permaneciendo en el banquillo mientras se jugaba «God Bless America» durante un juego de 2004, provocando fuertes abucheos en el Yankee Stadium.

Delgado le dijo recientemente a Los Angeles Times que idolatraba el «humanitarismo de Clemente y su voluntad de luchar por los derechos humanos». Se imaginó lo difícil que debe haber sido para Clemente «ser negro en un club con gente mayoritariamente blanca, con reporteros blancos que constantemente te molestan, burlándose de tu acento». De esta manera, Delgado nos estaba recordando la realidad doblemente abrumadora de ser tanto un «extranjero» cultural como un negro.

La única vez que vi a Clemente jugar en persona fue cuando era niño en el Shea Stadium, con mi padre, un acérrimo fanático de los Yankees que constantemente me obsequiaba con historias de jugadores puertorriqueños como Orlando Cepeda. Mi padre vio a Cepeda, Clemente y jugadores latinos menos conocidos como Héctor López de los Yankees, quien nació en Panamá, como reflejos de su deseo de conectar su condición de latino con su nueva vida en la ciudad de Nueva York.

Pero el legado de Clemente también ha inspirado a jugadores de naciones latinoamericanas, como Sammy Sosa, nacido en República Dominicana, quien jugó para los Cubs de Chicago y llamó a Clemente un héroe y guardó una imagen de él en su casillero.

De hecho, fue un héroe y un símbolo de talento e integridad. Se convirtió en el primer latino en ser incluido en el Salón de la Fama de la MLB. Su trágica muerte lo convirtió en un mártir, un héroe indiscutible para los puertorriqueños que aspiran a la nacionalidad a pesar de su estatus territorial, y los latinos negros cuya historia de doble discriminación, oscurecida durante mucho tiempo, está pasando rápidamente a primer plano.

En su última entrevista, Clemente habló sobre lo inspirador que fue Martin Luther King Jr., el cambio que trajo King y la voz que dio a la gente negra pobre.

«Crecí con personas que realmente tenían que luchar para vivir», dijo Clemente. Porque nunca lo olvidó, Clemente dedicó su vida a darles voz, cimentando un legado que no se puede olvidar.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up