OPINIÓN | El depravado plan de Trump para intentar ganar la reelección

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — El presidente Donald Trump tiene razón al creer que la mayoría de los estadounidenses no quiere violencia en sus calles. Pero es la profunda tragedia y el grave peligro de Estados Unidos que él, Trump, parezca querer más.

Que Trump quiera caos y violencia no es un secreto. Lo ha confirmado repetidamente su equipo. En una de sus últimas apariciones en Fox News, su ahora exestratega Kellyanne Conway confirmó lo que todos sabíamos: «Cuanto más caos, anarquía y vandalismo reina, mejor es para la elección muy clara sobre quién es mejor en seguridad pública, leyes y orden», dijo. Lara Trump, nuera y asesora de campaña, le dijo más tarde a Fox que la violencia está atrayendo votantes a Trump.

Su rival demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, lo rechazó el lunes y calificó a Trump de «presencia tóxica».

«Me conoces», dijo Biden, «¿Parezco un socialista radical con debilidad por los alborotadores?» y prometió que trabajará por un «Estados Unidos seguro, a salvo de covid, a salvo del crimen y el saqueo, a salvo de la violencia por motivos raciales».

La respuesta era necesaria porque Trump está tratando de culpar a los demócratas mientras aviva el caos.

Por eso insiste en ir a Kenosha, donde un aparente partidario enfrenta cargos de homicidio por el asesinato de manifestantes antirracistas. El gobernador demócrata de Wisconsin, Tony Evers, le rogó al presidente que se mantentuviera alejado porque sabe que la presencia de Trump allí podía ser explosiva.

La visita y la idea de que Trump es mejor para la seguridad pública es una farsa, por supuesto, por muchas razones. Primero, Trump no es mejor en ley y orden. Considere cuántos de sus asociados han sido acusados y condenados. Cuando se trata de violencia callejera, esto ocurre bajo su mando. El presidente que juró que la «carnicería estadounidense» se detendría con su investidura, ha iniciado y avivado la violencia y las divisiones.

Este es el Estados Unidos de Trump. Él es dueño de la violencia.

Aun así, quiere que los estadounidenses culpen a los gobernadores y alcaldes demócratas y teme que Biden lo empeore. Pero son Trump y sus seguidores quienes tienen gran parte de la responsabilidad de convertir las protestas pacíficas contra el racismo en campos de batalla. Y la lucha no solo continúa, se está intensificando; volviéndose más sangriento, más mortífero y riesgoso para la nación.

Desesperado por ganar la reelección en medio del peor colapso económico desde la Gran Depresión y la peor catástrofe de salud pública en 100 años, Trump está jugando con fuego. Hasta dónde llegará es una incógnita. Algunos temen que en Estados Unidos se desate en una guerra civil. Pero eso es algo que nadie, salvo el más extremo de los extremistas, quiere ver.

MIRA: Simpatizantes de QAnon en Berlín: unos dicen que Trump «es un ángel» o que Merkel es «hija de Hitler»

Ya sea que apoyen o no a Biden, es difícil creer que muchos estadounidenses no estén de acuerdo con la súplica del exvicepresidente: «No debemos convertirnos en un país en guerra con nosotros mismos; un país que acepta el asesinato de compatriotas estadounidenses que no están de acuerdo con usted».

La mayoría de los estadounidenses están horrorizados por la violencia. No tengo encuestas para demostrarlo. Pero sé que la mayoría, incluida la mayoría de los partidarios de Trump, no quieren enfrentamientos mortales entre estadounidenses que tienen opiniones políticas diferentes. La mayoría de los estadounidenses, demócratas o republicanos, no quieren ver saqueos, incendios provocados o vandalismo, y ciertamente no asesinatos.

Trump afirma que quiere que todo se detenga, pero sus acciones y sus palabras sugieren que quiere tanto como sea posible. Está tratando de energizar a los extremistas en su base y obtener el apoyo de estadounidenses preocupados por los disturbios.
Trump quiere que la gente piense que los partidarios de Biden son los únicos responsables de la violencia. Eso también es mentira.

¿Recuerda el incendio y la destrucción en Minneapolis después de que la policía matara a George Floyd? Un video se volvió viral mostrando a un hombre vestido de negro con un paraguas en una mano y un martillo en la otra rompiendo ventanas.

La policía de Minneapolis dijo que era sospechoso de tener vínculos con supremacistas blancos y que estaba tratando de incitar a los disturbios. Él tuvo éxito. «Hasta las acciones del… ‘hombre paraguas’», dijo la policía, «las protestas habían sido relativamente pacíficas».

En el caos, Trump encontró un posible camino hacia la reelección. Envió fuerzas federales a Portland, donde su presencia encendió las protestas. El alcalde imploró a Trump que los eliminara. Cuando finalmente lo hizo, Portland se volvió mucho más tranquilo hasta el fin de semana pasado.

Pero para entonces, el plan de juego de Trump ya estaba en marcha. La Casa Blanca quería amplificar y publicitar el conflicto tanto como fuera posible, según los funcionarios. «Se trataba de conseguir contenido viral en línea», admitió un funcionario de la administración a The Washington Post.

Los partidarios más radicales de Trump también parecían entender la estrategia y estaban en el caso. Los miembros ultraextremistas de Boogaloo, con sus camisetas hawaianas y sus rifles de asalto característicos, aparecieron por todo el país. La violencia era demasiado predecible.

La mayoría de las protestas y manifestantes contra el racismo son pacíficas. No todos lo son. Los partidarios de Trump, con el ferviente aliento de la Casa Blanca, Fox News y voces prominentes de la extrema derecha, están haciendo todo lo posible para pintar a los manifestantes como el enemigo. Incluso la convención republicana otorgó un lugar destacado a los civiles armados que se hicieron famosos al agitar sus armas contra los manifestantes.

La semana pasada, cuando un joven de 17 años supuestamente mató a dos manifestantes en Kenosha, la máquina de propaganda de extrema derecha se apresuró a apoyar a los acusados. Tucker Carlson pareció justificarlo en su programa diciendo: «¿Cuán sorprendidos estamos de que los jóvenes de 17 años con rifles decidieran que tenían que mantener el orden cuando nadie más lo haría?»

MÁS: Trump empeora la recuperación de la pandemia, dice el 60% en esta encuesta

Ann Coulter, en un tweet eliminado, dijo que respaldaría al adolescente para presidente. El lunes, Trump se negó a condenar los asesinatos y, en cambio, pareció intentar defender al joven de 17 años diciendo que estaba siendo «atacado muy violentamente».

En CNN, el senador Ron Johnson (republicano por Wisconsin) también se negó a condenar rotundamente el asesinato. «Es una tragedia», le dijo a Dana Bash. Ella insistió: «Es una tragedia, pero ¿la condena?» Johnson, despojado de moralidad, se retorció y repitió que la situación era una «tragedia» antes de decir que «lo condena todo». Tal vez tenía miedo de ser insultado por Trump.

Cuando una caravana de partidarios armados de Trump se dirigió a Portland este fin de semana, indudablemente envalentonados por los elogios al sospechoso del asesinato de Kenosha, se esperaba más muerte.

Los videos mostraban a los extremistas conduciendo sus camionetas hacia los peatones manifestantes, rociándoles la cara con gas pimienta. Trump los animó en Twitter: «¡Grandes patriotas!»

En los enfrentamientos, un aparente miembro del grupo pro-Trump fue asesinado. La policía y los testigos no han dicho qué sucedió exactamente.

Las estrategias de campaña poco éticas no son nada nuevo. Pero esta es sin duda una de las estrategias electorales más depravadas y peligrosas que se recuerden. Esto no es lo que quiere la mayoría de los estadounidenses. No es lo que quiere la mayoría de los republicanos o demócratas. Es lo que Trump, al quedarse sin argumentos para la reelección, ha creado deliberadamente.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up