Los padres y otros cuidadores están más estresados y con peor salud debido a la pandemia, encuentra un informe

(CNN) — Cuando Syrus, el hijo de 11 años de Raquel Minina, regresó a casa de la escuela en el condado de Paulding, Georgia, la semana pasada con dolor de garganta, secreción nasal y diarrea, ella estaba devastada.

Minina es peluquera de profesión, y sabía que un diagnóstico de covid-19 la dejaría sin trabajo durante un mes o más, a pesar de todas las cuidadosas precauciones de seguridad que había estado usando para mantener a sus clientes a salvo.

«Si no trabajo, no me pagan», dijo Minina. «Y si me ponen en cuarentena en casa, tendría que pagar la entrega de comida o podría estar demasiado enferma como para cocinar y tener que pagar por comida para llevar, y no puedo pagar por eso».

Syrus Minina estudia en sexto grado en un suburbio de Atlanta.

No era la primera vez que Minina, una madre soltera, se enfrentaba al estrés financiero y emocional que el covid-19 ha traído a la vida de las personas. Al comienzo de la pandemia, estuvo sin trabajo durante seis semanas y tuvo que saltarse dos pagos de la hipoteca. El estrés comenzó a afectar su salud.

«Podía sentir mi corazón acelerado, palpitaciones que se sentían como un ataque al corazón, pero era ansiedad», dijo Minina. «Sufro de PTSD (trastorno de estrés postraumático) e incluso con mi medicación, estaba teniendo ataques de pánico».

Una cuarta parte de los cuidadores tienen peor salud

Situaciones similares ocurren a diario en los hogares de Estados Unidos a medida que la presión adicional de la pandemia pasa factura a nuestras vidas, según un análisis nacional de al menos 6,7 millones de cuidadores asegurados por Blue Asociación Cross Blue Shield.

El análisis, titulado «El impacto de la prestación de cuidados en la salud mental y física», es parte de la serie «Informe de salud de Estados Unidos» de Blue Cross Blue Shield, que utiliza datos de seguros para identificar tendencias clave de atención médica.

El informe, publicado el miércoles, encontró que el 26% de los cuidadores no remunerados que intentan equilibrar el trabajo y la familia debido al covid-19 sienten más estrés y tienen una salud física más deficiente que antes de la pandemia.

«El estrés de los cuidadores es muy real, pero muchas personas no piden ayuda», dijo Alex Drane, cofundador y director ejecutivo de Archangels, un movimiento nacional que reconoce y honra a los cuidadores que también brinda recursos a los necesitados.

«Ser un cuidador es un trabajo muy solitario. Y la soledad es algo muy real que tiene implicaciones clínicas», agregó Drane. «Creo que un aspecto positivo del covid-19 podría ser que puede ayudar a normalizar la omnipresencia de esta realidad para que la gente pueda sentirse menos sola en ella».

Raquel Minina y su hijo Syrus de 11 años están luchando para hacer frente a la pandemia.

Los ‘millennials’ son los más afectados

Los cuidadores ‘millennials’, la generación que actualmente tiene entre 24 y 39 años, parecen ser los más afectados en comparación con una población de referencia, según el análisis.

Los ‘millennials’ tenían un 82% más de probabilidades de tener hipertensión, tenían un aumento del 60% o más en la ansiedad o depresión mayor y un aumento del 74% en la obesidad, según los datos. También eran mucho más propensos a acudir a las salas de emergencia (33%) o ser hospitalizados (59%).

Es posible que parte de este aumento se deba a diferencias generacionales en salud. Un informe de BCBS de 2017 encontró que los ‘millennials’ eran menos saludables que la generación anterior, la llamada Generación X, aproximadamente a la misma edad.

Ese análisis encontró que los ‘millennials’ tenían más probabilidades de tener hipertensión, colesterol alto, diabetes tipo 2 y depresión mayor; y más propensos a consumir tabaco, alcohol y tener trastornos por consumo de sustancias en comparación con la población nacional.

También hay un aspecto generacional para lidiar con el virus hoy que entra en juego, dijo Drane.

«Debido a que son más jóvenes, no han visto que las cosas vayan tan mal como los boomers», dijo Drane. «Si has vivido tiempos difíciles antes, sabes que vas a sobrevivir al virus.

«Cuanto más joven eres, más abrumador se siente el covid-19. Y los datos lo están demostrando», agregó.

Problemas de salud mental

Sentirse abrumado afecta más que la salud física. La salud mental de los cuidadores también está disminuyendo durante la pandemia.

Un 57% de todos los cuidadores informaron niveles clínicamente significativos de estrés, ansiedad o depresión y muchos están recurriendo a comportamientos poco saludables para hacer frente, según la Encuesta Nacional de Cuidadores de Archangels 2020, un informe separado realizado en colaboración con BCBS.

«El estrés de brindar cuidados es tan real que las personas están lidiando con el alcohol, con la medicación y con la comida; de hecho, el 50% de todos los cuidadores que encuestamos habían recurrido a la comida como mecanismo de supervivencia, en comparación con el 14% que recurrió al alcohol y el 18% que recurrió a los medicamentos», dijo Drane.

«Es difícil ser un cuidador en medio de la noche si has estado bebiendo o consumiendo drogas, por lo que muchos cuidadores recurren a la comida», agregó Drane.» Aproximadamente el 72% de las mujeres de la Generación Z están lidiando con la comida, así como el 53% de los hombres de los ‘millenials’.

Diferencias socioeconómicas

El informe también encontró que el impacto en la salud de la prestación de cuidados es mucho mayor en las comunidades negras o hispanas que en aquellas con una población predominantemente blanca.

Parte de esto se debe a los números: la encuesta Archangel encontró el 64% de los cuidadores en las comunidades latinos y el 57% en las comunidades negras, mientras que solo el 37% de los cuidadores eran blancos.

Aún así, los cuidadores blancos tenían un 56% más de probabilidades de sufrir sentimientos de aislamiento o soledad en comparación con el 52% de los cuidadores latinos y el 43% de los cuidadores negros.

«Hay una alta prevalencia de hogares multigeneracionales en estas comunidades», dijo Drane. «Y hay algunos componentes maravillosos debido a que hay una comunidad fuerte y eso puede conducir a menos ansiedad, ¿verdad?

«Pero también existe el estrés adicional de cuidar a alguien en tu hogar cuando eres un trabajador esencial o el único proveedor de ingresos, que a veces se superpone con situaciones de menores ingresos», agregó.

«Es agotador»

De regreso en Georgia, Raquel Minina está respirando alivida. Syrus dio negativo en la prueba de covid-19, y sus síntomas mejoraron en días, una señal de que sufría de un resfriado o un virus estomacal en lugar de tener covid-19.

Raquel Minina ayuda a su hijo con sus tareas escolares.

Otra bendición: Después de presentar una petición al distrito escolar, pudo convencer a los funcionarios de que permitieran que Syrus asistiera al aprendizaje virtual desde casa, en lugar de regresar a la escuela en persona.

Si bien eso significa que puede continuar trabajando, no reduce el estrés adicional que enfrenta Minina mientras supervisa su educación en el hogar, un desafío que enfrentan muchos padres en todo el país.

«Syrus tiene dislexia y trastorno por déficit de atención con hiperactividad, y yo debo estar con él mientras estudia para asegurarse de que se mantenga concentrado», dijo Minina. «Y debido a sus problemas de aprendizaje, le toma más tiempo hacer su trabajo. Nos toma entre seis y ocho horas al día».

«Y cuando se toma un descanso, preparo el almuerzo o la cena o preparo su la próxima clase», agregó. «Es agotador. Sigo diciéndome a mí misma que esto terminará, una vez que recibamos una vacuna, terminará».

Cómo obtener ayuda

Si eres cuidador, hay formas de afrontar y aliviar el estrés, según los expertos.

Mantente activo mientras practicas el distanciamiento físico. El ejercicio es un reductor de estrés comprobado.
Concéntrate en dormir bien por la noche. Nadie puede mantener la calma cuando tiene falta de sueño.
Intenta mantener una rutina regular.
Establece una hora fija para levantarte, comer, hacer ejercicio y dormir.
Haz listas de quehaceres, mandados y tareas y asígnalas a los miembros de tu hogar.
Si no tienes a nadie en el hogar para ayudarte, comunícate con un amigo.
Busca grupos de apoyo y recursos en su comunidad o asiste a un evento en línea.

Y recuerda, hay cuidadores a tu alrededor que necesitan tu ayuda o podrían ofrecer apoyo o consejo.

«Hay cuidadores en todas partes y no se ven como esperarías», dijo Drane. «Necesitan que pares reconozcan sus desafíos, y ellos reconocerán los suyos. Conectarse en torno a una realidad compartida es un alivio. Deja que ese sea tu punto bueno».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up