Estados Unidos no se unirá al esfuerzo mundial de la vacuna contra el coronavirus dirigido por la OMS

Washington (CNN) — Estados Unidos no participará en un esfuerzo internacional para desarrollar y distribuir una vacuna contra el coronavirus porque la iniciativa está vinculada a la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo el martes la Casa Blanca.

La decisión, que llega en un punto crítico en la respuesta al coronavirus de EE.UU., con casos que superan los 6 millones, mantendrá a Estados Unidos aislado de los más de 170 países involucrados en la iniciativa COVAX que trabajan para brindar acceso mundial a una vacuna eficaz.

«Estados Unidos continuará involucrando a nuestros socios internacionales para asegurar que derrotamos este virus, pero no nos veremos limitados por organizaciones multilaterales influenciadas por la corrupta Organización Mundial de la Salud y China», dijo el portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, en un comunicado.

«Este presidente no escatimará gastos para garantizar que cualquier vacuna nueva mantenga el estándar de oro de nuestra propia FDA en cuanto a seguridad y eficacia, se pruebe a fondo y salve vidas».

Además de subrayar la desconfianza de Trump hacia las alianzas globales y, en particular, su crítica a la OMS, la decisión marca una apuesta notable por la Operación Warp Speed («Operación Máxima Velocidad»), el esfuerzo del gobierno federal para acelerar el desarrollo de medicamentos, vacunas y otras medidas para combatir la pandemia. Dos vacunas de covid-19 están en ensayos de fase 3 en EE.UU., las fabricadas por Moderna y Pfizer / BioNTech, y se espera que dos más comiencen los ensayos de fase 3 a mediados de septiembre.

LEE: Lo que hemos aprendido sobre el covid-19 siete meses después del primer caso en EE.UU.

«Bajo el liderazgo del presidente Trump, la investigación, el desarrollo y los ensayos de vacunas y terapias han avanzado a una velocidad sin precedentes para ofrecer medicamentos innovadores y eficaces impulsados por los datos y la seguridad y no frenado por la burocracia gubernamental», dijo Deere.

Trump, que durante mucho tiempo ha evitado las alianzas e instituciones globales, ha culpado cada vez más a otros, incluidos China y la OMS, en medio del escrutinio de la respuesta de su propia administración a la pandemia.

En julio, la administración de Trump notificó al Congreso y a las Naciones Unidas que Estados Unidos se retira formalmente de la OMS, dijeron varios funcionarios a CNN.

La retirada, que entrará en vigor el próximo julio, ha generado críticas de legisladores bipartidistas, asociaciones médicas, organizaciones de defensa y aliados en el extranjero. El candidato presidencial demócrata Joe Biden prometió anteriormente revertir la decisión «en (su) primer día» si es elegido.

Los críticos han cuestionado si la OMS es lo suficientemente independiente, dada la creciente riqueza y poder de China. Señalan el efusivo elogio de la OMS a la respuesta de China a la pandemia de coronavirus. Los funcionarios de la agencia han defendido sus primeras acciones en lo que respecta a la lucha contra el coronavirus, señalando que se desconocía mucho sobre el virus en enero.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up