España vuelve a la escuela, pero la pandemia deja al descubierto la desigualdad

Madrid, España (CNN) — Mientras España lucha por dominar la tasa de infección por covid-19 de más rápido crecimiento en Europa, también lidia con cómo garantizar la seguridad en las aulas este septiembre, incluso cuando algunas escuelas en Madrid se han visto obligadas a retrasar el inicio de clases por varios días o incluso semanas.

España se convirtió el lunes en el primer país de Europa occidental en alcanzar medio millón de infecciones confirmadas por coronavirus y el viernes registró su mayor recuento diario de casos desde mayo.

España supera los 525.000 infectados por covid-19

Para detener la propagación en las escuelas, el gobierno del país estableció reglas a finales de agosto: Todos los estudiantes de seis años o más deben usar mascarilla en clase; el tamaño de la clase se reducirá; los estudiantes deben permanecer en «burbujas» asignadas para evitar que se mezclen; los escritorios deben estar colocados al menos a 1,5 metros de distancia; todas las escuelas deben mejorar la ventilación al aire libre y proporcionar estaciones de desinfección de manos.

Sin embargo, la nueva normativa covid-19 corre el riesgo de ampliar la brecha entre ricos y pobres, al exacerbar la disparidad entre las escuelas públicas y privadas, especialmente en los barrios más afectados de Madrid.

En la capital española, el British Council School, una institución privada de pago, ya estaba construyendo una nueva extensión al aire libre de su cafetería cuando se anunciaron las nuevas directrices covid-19.

Ahora está instalando seis aulas móviles prefabricadas y su patio de recreo se ha transformado en un laberinto de separadores de plástico con los colores del arco iris, para mantener a los estudiantes en sus burbujas de seguridad.

«Te obliga a pensar de forma creativa, a mirar los espacios de una manera diferente, a ver cuáles son los fundamentos del aprendizaje», explica la directora del colegio Mercedes Hernández.

Hernández admite que su escuela está en una posición privilegiada. «La tecnología, un campus grande y el maravilloso clima español nos dan la opción de aprender en muchos espacios diferentes de muchas formas diferentes», le dice a CNN.

En un recorrido por su campus suburbano, Hernández presenta a la jefa de enfermeras de la escuela, Inmaculada Herranz, quien está ocupada entrenando a dos enfermeras sonrientes que se han unido a su equipo antes del nuevo año escolar.

Son solo algunos de los nuevos miembros del personal que la escuela ha contratado para ayudar a sobrellevar la carga causada por los protocolos covid-19: clases adicionales, pruebas y controles de salud.

La estación de enfermería está repleta de desinfectante de manos, mascarillas, pantallas faciales y termómetros. Herranz arroja un líquido rosa en nuestras manos, el estándar de oro en geles desinfectantes, nos asegura.

Hernández dice que la escuela está aprovechando al máximo su buena fortuna. Pudo actuar rápidamente, antes de que se emitieran las directrices del gobierno, porque se basó en la experiencia de otras escuelas del British Council, particularmente en China.

«En enero y febrero, la escuela comenzó a formar un equipo de gestión de incidentes, examinando posibles escenarios: ¿qué pasaría y qué haríamos?», dice Hernández. «Poco sabíamos unas semanas más tarde que vendría a Italia y luego a nosotros».

La escuela expone las desigualdades

La diferencia entre las escuelas públicas y privadas de Madrid es marcada, especialmente en las áreas de clase trabajadora del sur, donde el virus ha crecido más rápido en las últimas semanas.

En el barrio de Leganés, el colegio público Aben Hamza cuenta con una cancha deportiva de hormigón agrietado y contraventanas de acero en las ventanas.

Maria Carmen Morillas, de la Asociación Nacional de Padres, dice que las clases aquí pueden superar fácilmente los 30 estudiantes, muy por encima de las pautas del gobierno.

Pero no hay constructores aquí que estén levantando extensiones para aulas que ya están bien ventiladas, ni programas de orientación para el personal nuevo. Eso es porque los presupuestos aún se están procesando.

«Los retrasos han generado desconfianza, obviamente», dice. «Lo que es absolutamente necesario es una inversión financiera: los maestros deben ser contratados ahora, desde el primer día, no después de semanas y semanas de espera».

El gobierno municipal de Madrid finalmente destinó 370 millones de euros (437 millones de dólares) para medidas covid-19 en las escuelas a finales de agosto, prometiendo contratar a 11.000 nuevos profesores. Pero la noticia llegó demasiado tarde para muchas escuelas de la ciudad, que han tenido que retrasar el inicio del año escolar.

Los maestros también se sienten frustrados.

«No ha habido una planificación a futuro», dice Laura Macgregor, profesora de inglés en una escuela privada en Madrid, cuyos propios hijos asisten a una escuela pública en el centro de la ciudad.

«Sabíamos que el virus todavía estaría con nosotros en septiembre; los planes deberían haber estado en marcha desde julio para que los administradores escolares tuvieran tiempo de prepararse», dice.

«Ahora, están trabajando día y noche sin tiempo para pensar o planificar. Las primeras semanas del trimestre serán realmente caóticas».

Peor aún, si las clases no se pueden llevar a cabo de manera segura, la representante de la asociación de padres, Morillas, teme que los estudiantes de las escuelas públicas puedan verse obligados a regresar al aprendizaje en línea. Teme que eso los deje rezagados con respecto a sus compañeros en las escuelas privadas que pueden permanecer abiertas.

Morillas tiene cuatro hijos y solo una computadora, que todos tuvieron que compartir para las clases en el momento álgido de la pandemia.

«Una pantalla no es una escuela», dice sin rodeos.

«Estos últimos meses han creado una brecha digital que ha agrandado aún más la brecha social, un problema que ahora es mucho más profundo y más complejo de solucionar».

La pandemia también está poniendo de relieve la desigualdad en otros países europeos.

Durante el confinamiento en Reino Unido, el 31% de las escuelas privadas ofrecían a los alumnos cuatro o más lecciones diarias, en comparación con solo el 6 % de las escuelas públicas, según un estudio de University College London. En la mitad de las escuelas privadas encuestadas, los alumnos dedicaron cuatro o más horas al día al trabajo escolar, pero en las escuelas públicas, la cifra se situó en solo el 18 %.

Y en agosto, los alumnos de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, que no pudieron rendir sus exámenes, recibieron calificaciones determinadas por un algoritmo, lo que provocó una protesta por un supuesto sesgo algorítmico contra alumnos de entornos más desfavorecidos.

Se suponía que el uso del algoritmo, que desde entonces ha sido rechazado por el gobierno de Reino Unido, garantizaría la equidad al asegurar que la distribución de calificaciones para la clase de 2020 siguiera el patrón de años anteriores, se basó en las calificaciones pronosticadas por los maestros y las clasificaciones de los estudiantes para determinar las calificaciones. Pero, de manera crucial, también tuvo en cuenta el desempeño histórico de las escuelas, que benefició a los estudiantes de entornos más ricos.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up