Es un mito que las mujeres no quieren tener relaciones sexuales a medida que envejecen, encuentra un estudio

(CNN) — Es un mito que las mujeres pierden interés en el sexo al entrar en la mediana edad y más, según una nueva investigación que siguió a más de 3.200 mujeres durante aproximadamente 15 años.

«Aproximadamente una cuarta parte de las mujeres consideran que el sexo es muy importante, independientemente de su edad». Así dijo la Dra. Holly Thomas, autora principal de un resumen que se presentó durante la reunión virtual anual de 2020 de la Sociedad Norteamericana de Menopausia, que se inaugura el lunes 28 de septiembre.

«El estudio mostró que un número considerable de mujeres aún valoran mucho el sexo, incluso a medida que envejecen, y no es anormal», dijo Thomas, profesora asistente de medicina en la Universidad de Pittsburgh.

«Si las mujeres pueden hablar con su pareja y asegurarse de tener relaciones sexuales satisfactorias y placenteras para ellas, es más probable que lo califiquen como algo muy importante a medida que envejecen», dijo.

«En realidad, es bastante reconfortante que haya una cuarta parte de las mujeres para las que el sexo sigue no solo en el radar sino que sea muy importante», dijo la Dra. Stephanie Faubion, directora médica de NAMS, que no participó en el estudio.

«Estudios como estos brindan información valiosa a los proveedores de atención médica que, de otro modo, podrían descartar el deseo sexual decreciente de una mujer como una parte natural del envejecimiento», dijo.

Destrucción de mitos

Es cierto que estudios anteriores han encontrado que las mujeres tienden a perder interés en el sexo a medida que envejecen. Pero los profesionales de la salud femenina dicen que esa actitud no concuerda con la realidad que ven.

«Algunos de los estudios anteriores habían sugerido que el sexo va cuesta abajo y que todas las mujeres pierden interés en el sexo a medida que envejecen», dijo Thomas. «Ese realmente no es el tipo de historia que escucho de todas mis pacientes».

Un problema, dijo, es que los estudios anteriores tomaron una sola instantánea del deseo de una mujer en un momento de su vida y la compararon con instantáneas similares en décadas posteriores de la vida.

«Ese tipo de estudio longitudinal solo mostraría promedios a lo largo del tiempo», dijo Thomas. «Y si miras las cosas en promedio, puede parecer que todo el mundo sigue un camino».

Thomas dijo que el nuevo estudio utilizó un tipo diferente de análisis que permitió a los investigadores seguir la trayectoria del deseo de una mujer a lo largo del tiempo.

«Queríamos usar este tipo diferente de técnica para ver si realmente existían estos patrones diferentes», dijo Thomas. «Y cuando buscas estas trayectorias, ves que hay grupos importantes de mujeres que siguen otro camino».

LEE: El sexo se complica durante la pandemia

Caminos de alto y bajo interés sexual

La investigación, que analizó datos de un estudio nacional de múltiples sitios llamado SWAN, o el Estudio de la salud de la mujer en todo el país, encontró tres caminos distintos en cuanto a los sentimientos de una mujer sobre la importancia del sexo.

Aproximadamente una cuarta parte de las mujeres (28%) siguió el pensamiento tradicional sobre el tema. Valoraban menos el sexo durante los años de la mediana edad.

Sin embargo, otra cuarta parte de las mujeres del estudio dijo exactamente lo contrario. Aproximadamente el 27% de ellas dijo que el sexo sigue siendo muy importante a lo largo de los 40, 50 y 60 años. Esa es una sorprendente contradicción con la creencia de la vejez de que todas las mujeres pierden interés en el sexo a medida que envejecen.

«El sexo se verá diferente», dijo Faubion, directora del Centro de Mayo Clinic para la Salud de la Mujer.

«No se verá igual a los 40 que a los 20; no se verá igual a los 60 que a los 40 y no se verá igual a los 80, como a los 60», dijo. «Puede que tengamos que hacer algunas modificaciones, pero las personas en general que están sanas y tienen buenas relaciones siguen siendo sexuales».

Las mujeres del estudio que valoraban mucho el sexo compartían las siguientes características. Tenían un nivel educativo más alto, estaban menos deprimidas y habían experimentado una mejor satisfacción sexual antes de entrar en la mediana edad.

«Las mujeres que tenían relaciones sexuales más satisfactorias cuando tenían 40 años eran más propensas a seguir valorando mucho el sexo a medida que envejecían», dijo Thomas.

También podría haber factores socioeconómicos en juego, agregó. Por ejemplo, las mujeres con mayor nivel educativo pueden tener ingresos más altos y sentirse más estables en sus vidas con menos estrés.

«Por lo tanto, tienen más espacio mental para hacer del sexo una prioridad porque no se preocupan por otras cosas», dijo Thomas.

El estudio encontró otro factor que era importante tanto para los caminos de interés bajo como para los de interés alto: la raza y la etnia.

Las mujeres afroamericanas eran más propensas a decir que el sexo era importante para ellas durante la mediana edad. Mientras que las mujeres chinas y japonesas tenían más probabilidades de calificar el sexo como de poca importancia durante sus años de mediana edad.

«Quiero enfatizar que es mucho más probable que se deba a factores socioculturales que a cualquier factor biológico», dijo Thomas. «Las mujeres de diferentes grupos culturales tienen diferentes actitudes… diferentes niveles de comodidad sobre el envejecimiento… y si es ‘normal’ que una mujer continúe valorando el sexo a medida que envejece».

El grupo del medio

La mayoría de las mujeres (48%) cayeron en una tercera vía. Valoraban una vida sexual saludable al entrar en los años de la menopausia, pero gradualmente perdieron interés a lo largo de los 50 o 60 años.

Hay una serie de factores emocionales, físicos y psicológicos que pueden afectar la forma en que una mujer ve el sexo, dicen los expertos. La mayoría se puede dividir en cuatro categorías:

Condiciones médicas: A medida que las mujeres entran en la perimenopausia entre los 40 y los 50 años, comienzan a experimentar cambios hormonales que pueden hacer que el sexo sea menos satisfactorio o incluso doloroso.

La caída de estrógeno hace que la vulva y los tejidos vaginales se vuelvan más delgados, secos y más fáciles de quebrar, magullar o irritar. La excitación puede volverse más difícil. Los sofocos y otros signos de la menopausia pueden afectar el estado de ánimo y la calidad del sueño. Esto les puede provocar fatiga, ansiedad, irritabilidad, confusión mental y depresión.

Muchas condiciones médicas pueden surgir o empeorar durante la mediana edad que también pueden afectar la libido.

«¿Tienen afecciones médicas como artritis de cadera que les causa dolor al tener relaciones sexuales? ¿O artritis en las manos que puede dificultar las cosas? ¿O cosas como diabetes, en las que su sensación no es la misma o tienen una enfermedad cardíaca?», preguntó Faubion.

«Pero hay modificaciones de las que hablamos todo el tiempo para ayudar a las personas a mantener la sexualidad, incluso a los tetrapléjicos», dijo. «Hay formas de mantener la sexualidad a pesar de la discapacidad».

Consideraciones mentales y emocionales: El componente psicológico del sexo puede tener una gran influencia en los niveles de deseo sexual de una mujer. Un historial de abuso sexual o físico, luchas con el abuso de sustancias y la depresión, la ansiedad y el estrés son los principales actores en esta categoría.

«No puedo contarles lo suficiente sobre el impacto de la ansiedad y el estrés en el sexo», dijo Faubion. «Piensa en ese mecanismo de lucha o huida. Tu adrenalina está bombeando, así que estás de vuelta en la época de los cavernícolas y un león te persigue. ¿Te acostarás en la loma cubierta de hierba y tendrás sexo cuando el león te persiga? La respuesta es no. Y así son las mujeres con ansiedad todo el tiempo. Por lo que la ansiedad es un factor enorme, enorme, para determinar si las mujeres serán sexuales».

Si bien el estudio no analizó específicamente la ansiedad, los resultados mostraron que las mujeres con más síntomas de depresión eran mucho menos propensas a calificar el sexo como una prioridad en la vida. Además del impacto emocional, la reducción de la libido es un efecto secundario de muchos antidepresivos recetados para tratar la depresión.

LEE: Usa una mascarilla mientras tienes relaciones sexuales y evita besar gente nueva, aconseja la principal médica de Canadá

Componente de pareja: Las mujeres en la mediana edad también pueden enfrentar cambios dramáticos y perturbadores en sus vidas románticas que puede afectar mucho su interés en el sexo.

«¿Están perdiendo a su pareja romántica por divorcio o muerte? ¿Una pareja romántica está desarrollando problemas de salud que hacen que el sexo sea más difícil o inconveniente? ¿Están ocupadas en otros aspectos de su vida: su carrera, el cuidado de sus nietos o incluso los hijos adultos que se están mudando de regreso? Eso hace que sea difícil priorizar el sexo», dijo Thomas.

Incluso si tienen una pareja, las relaciones pueden haber tenido altibajos que pueden afectar cómo se siente una mujer acerca de la intimidad con su pareja. «¿Te gusta tu pareja?», preguntó Faubion. «¿Tu comunicación es buena? Incluso la logística puede interponerse: ¿estás en el mismo lugar al mismo tiempo?»

Costumbres sociales: La sociedad también afecta cómo se siente una mujer sobre el sexo. Los valores religiosos, culturales y familiares sobre el tema pueden desempeñar un papel importante en soltura y satisfacción sexual.

«Luego está lo que la sociedad nos enseña sobre el envejecimiento de las mujeres», dijo Faubion. «Y para algunas mujeres, ser sexual es algo malo. Se supone que a las mujeres no les gusta el sexo».

«He visto muchas mujeres en mi clínica en el grupo de edad de 60 a 65 años que nunca recibieron educación sexual, sus parejas nunca recibieron educación sexual y realmente no quieren saber sobre todo eso».

¿Qué se debe hacer?

Por supuesto, si a una mujer no le molesta la falta de sexo, entonces no hay razón para ver a un médico, enfatizaron Faubion y Thomas. Pero ambas dijeron que estudios anteriores han demostrado que entre el 10% y el 15% de las mujeres que tienen un menor interés en el sexo se sienten molestas y les gustaría buscar una solución.

Hay muchas formas en que los médicos pueden ayudar, incluidos medicamentos y terapias, pero primero una mujer debe acercarse y hablar con su médico.

«Investigaciones anteriores han demostrado que las mujeres a menudo dudan en acercarse a sus médicos. Tal vez porque les da vergüenza o lo ven como parte del envejecimiento normal. O no creen que valga la pena mencionarlo», dijo Thomas.

«En resumen: las mujeres deben hablar con sus proveedores si tienen preocupaciones sobre su salud sexual «, dijo Faubion. «Es una parte importante de la vida y hay soluciones para las mujeres que luchan con eso».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up