Emotivo final en Beirut cuando los rescatistas terminaron la búsqueda de posible sobreviviente de la explosión

(CNN) — Los equipos de rescate no pudieron encontrar un sobreviviente bajo una montaña de escombros en Beirut después de una búsqueda de tres días, lo que extinguió las esperanzas de localizar a una persona desaparecida un mes después de que una explosión devastó la ciudad.

El sábado por la noche, los lugareños aplaudieron a los rescatistas, encabezados por un equipo de búsqueda y rescate chileno, luego de que anunciaran que la búsqueda estaba 95% completa y que descartaban señales de vida. «Desafortunadamente, hoy podemos decir que no hay señales de vida dentro del edificio», dijo a la prensa Francisco Lermanda, jefe de Topos, el equipo de rescate chileno, en una conferencia de prensa.

MIRA: Topos Chile detectaron respiración y latidos entre los escombros que dejó la explosión en Beirut. Así va la operación

Durante tres días, personas de todo el Líbano estuvieron pegadas a sus pantallas de televisión, anticipando las noticias de un posible sobreviviente en el Mar Mikhaeal, cerca del epicentro de la explosión del 4 de agosto. El equipo chileno, Topos, indicó el jueves que su perro de búsqueda y sus sensores habían detectado señales de vida en los escombros de un edificio destruido en el este de Beirut. Fue un anuncio que atrajo multitudes de voluntarios, manifestantes solidarios y cobertura de la prensa local e internacional.

Los equipos de rescate regresan para registrar un edificio destruido con el objetivo de encontrar un posible superviviente después de la explosión de Beirut el 4 de septiembre de 2020 en Beirut, Líbano.

Muchos dijeron que no era el final feliz que esperaban, pero otros argumentaron que el resultado era ideal. «Fue un final feliz», dijo Melissa Fathallah, activista y fundadora de Bayte Baytak, una iniciativa para albergar a los trabajadores de salud libaneses durante la crisis del covid-19. «¿Realmente queríamos agregar otro nombre a la lista de personas que lamentablemente murieron en esto? Lo veo como algo positivo porque no tuvimos que agregar un nombre más. No tuvimos que encontrar a otra persona desaparecida».

Fathallah inicialmente fue al lugar de la operación de búsqueda el jueves para protestar contra la decisión militar libanesa de suspender temporalmente la misión. Más tarde se convirtió en voluntaria en el esfuerzo de rescate después de que los militares se retractaran de la decisión e invitaran a algunos de los manifestantes, incluido Fathallah, a unirse a la operación.

«No nos detuvimos hasta agotar todas las opciones y no había ni un 0,01% de posibilidades de que alguien estuviera allí», afirmó Fathallah.

Al principio de la misión, un equipo de Defensa Civil libanesa expresó su pesimismo de que la búsqueda y el rescate encontraran a un sobreviviente, o incluso a un cadáver. «Hay un 99% de posibilidades de que no encontremos nada», le dijo a CNN George Abu Musa, jefe de operaciones de la defensa civil, el jueves por la noche.

Pero Topos y los rescatistas locales, incluida la Defensa Civil, trabajaron lentamente a través de los escombros, cavando túneles y excavando capas de piedra caliza y escombros. Los sensores del equipo chileno continuaron detectando ciclos respiratorios, a los que denominaron «signos de vida», que emanan del edificio destruido. Esas señales, dice ahora el equipo de Topos, podrían haber venido de los mismos rescatistas o de la interferencia de teléfonos externos.

“Detectamos respiración alrededor de las 3 am, una exhalación. Pero luego de revisar la zona nos dimos cuenta que esa exhalación era de nuestros propios rescatistas que habían ingresado al primer piso horas antes. El dispositivo es muy sensible, por lo tanto se detectará la exhalación mínima», explicó Lermanda el sábado por la noche.

Fueron tres días cargados de emociones donde las esperanzas descansaban principalmente en un perro de búsqueda llamado Flash y una máquina sensorial, e ignoraron las bajas expectativas establecidas por las autoridades locales. La confianza en los funcionarios estatales se ha desvanecido desde que un levantamiento popular que comenzó en octubre pasado contra la corrupción del gobierno se apoderó del país. La explosión del 4 de agosto ha avivado las llamas del descontento público.

La explosión de casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio atravesó la capital libanesa el 4 de agosto, mató a 190 personas, hirió a más de 6.000 y dejó a más de 300.000 desplazados de sus hogares. El estallido destruyó gran parte de la zona costera oriental de Beirut.

Los equipos de rescate usan una grúa para levantar losas de concreto de un edificio destruido mientras buscan sobrevivientes el 4 de septiembre de 2020 en Beirut.

El equipo de rescate de Topos Chile dijo que realizarán otras operaciones en Beirut si el gobierno libanés se lo pide.

«Nos gustaría ir a todas partes, pero somos respetuosos con los gobiernos y con la gente», aseguró Lermanda. «Si nos piden que vayamos a cualquier parte, a la zona cero (el puerto) o a un edificio donde alguien desapareció, ahí es donde vamos».

Los equipos de rescate limpian los escombros de un edificio destruido con el objetivo de encontrar un posible superviviente tras la explosión de Beirut.

Tensión en el sitio

La operación desató una montaña rusa emocional para los lugareños involucrados en la misión. Cuando la búsqueda del jueves se suspendió temporalmente debido a la preocupación de que un muro pudiera derrumbarse y poner en peligro la vida del equipo de rescate, estalló una protesta de alrededor de 100 personas fuera del sitio.

«Ese aliento es nuestro último aliento. Es nuestra última esperanza. Todos deberían estar avergonzados», gritó Atallah el jueves por la noche. Se escuchó a una mujer decir: «Llevamos un mes aquí, ¿no puedes quedarte despierto una noche?»

Los equipos de rescate cavan entre los escombros de un edificio gravemente dañado en Beirut, la capital del Líbano, en busca de posibles supervivientes.

Multitudes llegaron al sitio del esfuerzo de rescate después de que el equipo chileno se había ido, exigiendo la reanudación inmediata de la operación. Una mujer dijo que pidió una grúa, mientras que otros manifestantes treparon por los escombros ofreciéndose a buscar el cuerpo ellos mismos.

La tensión continuó hasta que los soldados les dijeron a los manifestantes que el equipo y su equipo regresarían al sitio de manera inminente. Al día siguiente, muchos de esos manifestantes se unieron al esfuerzo de rescate bajo la coordinación de los militares. El estado de ánimo cambió. Los manifestantes y miembros del ejército que anteriormente habían estado en lados opuestos de un cordón militar ahora estaban trabajando juntos.

Y después de que terminó la misión, los voluntarios informaron que hubo un momento de reflexión sobre la relativa falta de fe en la evaluación inicial de la Defensa Civil, con un destacado trabajador de Defensa Civil, Youssef Mallah, reprendiendo a los activistas por su falta de confianza en los rescatistas locales.

«Me encanta lo que hicieron los chilenos. Tengo el mayor respeto por ellos», dijo Atallah. «Pero tenemos que darle más crédito a la Defensa Civil. Olvidamos que estas personas son en realidad voluntarios y que si alguien se va a tomar su tiempo para hacer lo que hace y sacrificarse por el resto de nosotros, felicitaciones».

«Si alguna vez hubo una razón para que no abandonara el país, porque lo he pensado, es por gente como Youssef Mallah».

Sharif Paget de CNN contribuyó a este informe.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up