El covid-19 construyó un «muro norte» entre Estados Unidos y Canadá y podría permanecer más tiempo de lo esperado

Cornwall, Ontario (CNN) — No hubo ladrillos ni morteros, ni cercas ni cemento, ni escaramuzas diplomáticas transfronterizas, solo dos órdenes gubernamentales. Y eso fue suficiente para cerrar esencialmente la frontera internacional más larga del mundo para los visitantes.

Cuando Estados Unidos y Canadá acordaron mutuamente en marzo cerrar la frontera para mitigar la propagación del coronavirus, nadie predijo que estaría cerrada durante tanto tiempo. Aún no hay una fecha concreta para su reapertura, aunque ha continuado el comercio entre los países.

«Hay una cercanía que definitivamente estamos perdiendo, pero puedo decirles que nadie con quien he hablado aquí quiere que la frontera se abra pronto. Los extrañamos, ciudadanos de Estados Unidos, pero no nos sentimos cómodos abriendo la frontera», dijo Bernadette Clement, alcaldesa de Cornwall, Ontario, en una entrevista con CNN.

Con las fronteras de Canadá y México cerradas, los estadounidenses están atrapados en su propio sistema de salud

EE.UU. y Canadá: dos realidades en una misma pandemia 1:10

De este a oeste por miles de kilómetros, en comunidades a ambos lados de la división nacional, el cierre de la frontera está redefiniendo no solo las relaciones económicas, sino también la vida personal, de una manera que nadie esperaba.

«Esto realmente va a tener un impacto a largo plazo en nuestras comunidades, económica, social y en todas las cosas que son realmente importantes para nosotros», dijo Tim Currier, alcalde de Massena, Nueva York, una comunidad «hermana» a Cornwall, a solo unos poco kilómetros de la frontera al otro lado del río St. Lawrence.

No más. La frontera está cerrada para cualquier viaje que se considere «no esencial» o discrecional y eso incluye toda la recreación y el turismo.

La frontera entre Estados Unidos y Canadá desde el lado de Canadá. Cuando Estados Unidos y Canadá acordaron mutuamente en marzo cerrar la frontera para mitigar la propagación del coronavirus, nadie predijo que estaría cerrada durante tanto tiempo. (Paula Newton / CNN)

Hay más dolor en el lado canadiense de la frontera

Statistics Canada informó recientemente que los viajes en automóvil a través de la frontera han disminuido alrededor del 95% en ambos lados de la frontera.

Durante décadas en estas comunidades fronterizas, la gente ha cruzado la frontera en ambas direcciones todos los días para asistir a una escuela o programa de capacitación, ir de compras para obtener ofertas, satisfacer el antojo de una comida en un restaurante favorito o un viaje de última hora al casino para jugar en las máquinas tragamonedas.

En cierto modo, el cierre de la frontera ha sido víctima de su propio éxito. Los bienes y servicios esenciales han seguido fluyendo a través de la frontera de manera eficiente y sencilla, sin que las cadenas de suministro se vean afectadas en gran medida. Canadá y Estados Unidos mantienen una de las relaciones comerciales más importantes del mundo, con alrededor de US$ 1.900 millones en comercio cada día.

Si bien las reglas se aplican por igual en ambos países, el dolor económico no se ha distribuido de manera uniforme en la división Cornwall-Massena.

«No hay duda sobre el impacto económico. Tenemos pequeñas empresas que no han reabierto, tenemos algunas que nunca volverán a abrir porque dependen en gran medida del tráfico canadiense», dijo el alcalde Currier en una entrevista telefónica con CNN.

El alcalde Clement dice que Cornwall está sintiendo la pérdida económica de la clientela estadounidense, pero con una economía más grande y dinámica, el daño no ha sido tan grave.

Y a medida que las tasas de infección aumentaron en Estados Unidos, divergiendo de la curva pandémica aplanada de Canadá, el solo hecho de ver autos con placas estadounidenses alarmó a muchos canadienses.

«Ha sido un desafío mantener la calma a todos porque los residentes tomaron nota de esas placas», dijo Clement.

Cientos de trabajadores temporales, muchos de ellos mexicanos, se contagiaron de coronavirus en Canadá

Donald Trump confirma el cierre de la frontera con Canadá 1:44

Ya sea en el estacionamiento de Walmart de Cornwall o en el distrito comercial del centro, muchos lugareños le dijeron a CNN que preferían que la frontera permaneciera cerrada durante los próximos meses debido a la mayor tasa de infección en Estados Unidos

Una encuesta realizada en julio por Ipsos mostró que más de ocho de cada 10 canadienses quieren que la frontera permanezca cerrada hasta al menos fin de año.

El Consejo Mohawk de Akwesasne: a caballo entre la frontera

«El desafío para nosotros al estar justo en la frontera es que vemos un aumento en los casos en los Estados Unidos en su conjunto. Algunos estados tienen más casos que todo Canadá. Tenemos que tener cuidado con eso», dijo el gran jefe Abram Benedict del Consejo Mohawk de Akwesasne en una entrevista telefónica con CNN.

El Mohawk de Akwesasne se extiende a ambos lados de las fronteras de Estados Unidos y Canadá y sus 13.000 residentes ocupan una posición única. Han mantenido su derecho a viajar entre los dos países incluso durante esta pandemia.

Al presentar sus tarjetas de identificación para demostrar su condición de indio, pueden cruzar la frontera para viajes esenciales en Estados Unidos o Canadá para comprar, realizar operaciones bancarias, ir a un médico o controlar a miembros de la familia.

También significa que están exentos de una cuarentena de dos semanas al ingresar a Canadá.

Benedict dice que eso significa que las personas con matrículas del estado de Nueva York a menudo se ven en Cornwall y sus alrededores. La mayoría de los residentes canadienses ahora comprenden que tienen derecho a estar allí, pero Benedict dice que su comunidad tiene una mayor responsabilidad de mantener a todos a salvo.

Sigue en vigor un toque de queda nocturno en Akwesasne con la prohibición de viajar fuera de un radio de unos 80 kilómetros. Benedict agrega que muchos en su comunidad han estado usando máscaras mucho antes de que fuera obligatorio en Cornwall.

De hecho, las nuevas infecciones son bajas en ambos lados de la frontera, pero cuanto más tiempo permanece cerrada la frontera, más profundo es el impacto económico.

«Tengo que compensar un agujero del 40% en mi negocio», dijo Todd Papineau, gerente general del Akwesasne Mohawk Casino Resort, en una entrevista telefónica con CNN, diciendo que no espera que los canadienses regresen en meses.

Papineau dice que la mayoría de sus 750 empleados han estado fuera del trabajo durante unos cinco meses, aunque está tratando de traer de regreso a la mitad de ellos para una reapertura propuesta a finales de este mes, dependiendo únicamente de los clientes locales de Estados Unidos.

«En el peor de los casos, esto todavía estará con nosotros el año que viene, eso es lo que creo; espero estar equivocado», dijo Papineau.

Nancy Page trabaja en Philos Restaurant en Cornwall, que ha dependido de comensales de Estados Unidos. (Paula Newton / CNN)

«Es más difícil para las empresas»

En el restaurante Philos en Cornwall, los clientes estadounidenses eran un elemento básico para el restaurante y pizzería griego de propiedad familiar. Después de cinco meses, el restaurante acaba de reabrir para cenar en casa.

Un viernes por la tarde reciente, solo se estaba sirviendo una mesa en un comedor que puede atender a más de 100 clientes. El cierre prolongado de la frontera ha significado que las empresas que dependen de los clientes de EE.UU. se enfrenten a un declive en los negocios durante los próximos meses.

«Es más difícil para las empresas. Tenemos menos clientes y es un gran cambio para las personas que trabajan en esas empresas porque no saben qué esperar en el futuro», dijo Nancy Page, gerente que ha estado trabajando en el restaurante durante la mayor parte de sus dos décadas.

Algunas comunidades fronterizas, especialmente en Estados Unidos, están presionando por un camino a seguir para tratar de abrir la frontera utilizando lo que ellos llaman un proceso cuidadoso, lento y reflexivo, siguiendo el consejo de expertos en salud pública.

«Ciertamente respeto el punto de vista de Canadá, pero lo que está sucediendo en Florida no está sucediendo en Nueva York y los neoyorquinos están tomando medidas significativas para reducir la probabilidad y las posibilidades de que aumenten los casos de infección», dijo Currier.

Muchos en la comunidad empresarial de Canadá están de acuerdo con él, argumentando que Canadá debería redoblar las pruebas rápidas y que una cuarentena de dos semanas durante los próximos meses es insostenible y afectará de manera desproporcionada el ocio y servicios de atención al público.

«Algunos sectores han sido golpeados y su propia existencia está en juego», dice Goldy Hyder, presidente y director ejecutivo del Business Council of Canada.

«Creo que debe haber un plan para trabajar hacia una reapertura de manera responsable», puntualizó.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up