EE.UU. detuvo a cientos de niños migrantes en hoteles cuando estalló la pandemia

(CNN) — Cientos de niños migrantes han sido retenidos en hoteles y custodiados por contratistas del gobierno de EE.UU. en los últimos meses, como parte de un nuevo sistema secreto que los defensores advierten que pone a los menores en peligro.

Los grupos de inmigrantes y de derechos civiles acusan al gobierno de EE.UU. de utilizar la pandemia para crear un sistema de inmigración en la sombra que elude la ley, en el que las autoridades niegan las protecciones a las que tienen derecho los niños vulnerables y se apresuran a expulsarlos del país.

«Estos niños están detenidos en lo que son esencialmente sitios negros, sin acceso al mundo exterior. Y no solo sin acceso al mundo exterior, sino sin acceso al sistema de inmigración», dice Karla Marisol Vargas, abogada sénior del Texas Civil Rights Project.

«Todo este proceso es atroz, punto», dice Vargas. «Es una violación… de cada protección que tienen estos niños».

Así dibujan los niños migrantes los centros de detención de la Patrulla Fronteriza

Tras redadas, familias dicen no tener noticias de sus seres queridos 3:59

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) se negó a responder a las preguntas de CNN sobre el uso de hoteles para detener a niños y familias, citando litigios pendientes. Pero los funcionarios han defendido la práctica en los documentos judiciales, argumentando que están protegiendo la seguridad de los niños bajo custodia mientras siguen las nuevas pautas de salud pública.

Los documentos judiciales obtenidos por CNN revelan que detener a niños en hoteles se ha vuelto cada vez más común durante la pandemia de coronavirus. Según documentos judiciales recientes, más de 25 hoteles en tres estados (Arizona, Texas y Louisiana) se están utilizando actualmente para detener a niños inmigrantes.

Más de 570 menores no acompañados y más de 80 niños que viajaban con familiares han sido detenidos en hoteles desde que los funcionarios comenzaron a invocar una ley de salud pública para restringir la inmigración en marzo. Algunos niños han estado recluidos en hoteles durante unos días, otros durante semanas.

Según el nuevo enfoque, la mayoría de los niños son expulsados sin tener la oportunidad de hablar con abogados o con un juez, dicen defensores que luchan contra la práctica en los tribunales. Durante meses, han estado tratando de juntar detalles sobre lo que está sucediendo. Pero dicen que mucho permanece oculto al público.

«Nadie tiene los ojos puestos en estos niños», dice la abogada Neha Desai del Centro Nacional de Derecho Juvenil. «Si no hay nadie que tenga la capacidad de testificar y documentar lo que está sucediendo, si no hay un mecanismo para hacer cumplir los derechos de estos niños detenidos, hay un margen increíble para el abuso y / o la negligencia».

Las familias buscaron desesperadamente a los niños bajo custodia

Un joven de 16 años de Honduras que estuvo retenido en hoteles de El Paso durante 28 días le dijo a CNN que podía escuchar el miedo en la voz de su padre cuando hablaban por teléfono.

Solo se les permitió hablar durante 10 minutos todos los días, dice, en una llamada de teléfono monitoreada con altavoz.

«La gente estuvo escuchando todo el tiempo… no pude darle ninguna información sobre dónde estaba», dice el adolescente, cuyos abogados pidieron que lo identificaran solo por sus iniciales, JBBC, para proteger su seguridad porque busca asilo en EE.UU..

«No podía decirle dónde estaba el hotel o el nombre ni nada», dice. «Estaba realmente preocupado. Quería saber dónde estaba. Cuando le dije que no podía decírselo, se preocupó aún más».

«Me sentí sofocado estando allí», dijo J.B.B.C., un joven de 16 años que dice de los días en que estuvo detenido en hoteles en El Paso, Texas. El adolescente, cuyos abogados pidieron que lo identificaran solo por sus iniciales para proteger su seguridad, aparece aquí en su Honduras natal. Busca asilo en Estados Unidos.

Esta no es la primera vez que las autoridades de inmigración detienen a niños y familias en hoteles. Las autoridades han recibido críticas de grupos de defensa antes, y la promesa de las principales cadenas hoteleras de retirar la práctica. Pero el tema atrajo una renovada atención de los legisladores y grupos de derechos de los inmigrantes en julio después de informes de The Associated Press y un monitor independiente designado por el tribunal encargado de evaluar el bienestar de los niños migrantes bajo custodia, que detallaban el mayor uso de detenciones en hoteles.

En una presentación judicial del 22 de julio, el monitor escribió que lo que alguna vez fue una pequeña medida provisional para los niños que eran transportados a vuelos de deportación de ICE se ha convertido en una práctica más generalizada durante la pandemia de coronavirus, ya que los funcionarios utilizan una ley de salud pública para detener a los migrantes detenidos en la frontera y expulsarlos rápidamente de Estados Unidos.

Las organizaciones de derechos de los inmigrantes dicen que se enteraron de que se estaban utilizando hoteles para detener a muchos niños arrastrados por las nuevas regulaciones cuando comenzaron a recibir llamadas desesperadas de familias que no podían localizar a sus seres queridos.

«Hay muy poca información sobre dónde están estos niños… Estamos luchando para tratar de encontrar al niño», dice Lisa Frydman, vicepresidenta de programas internacionales de Kids in Need of Defense. «Podrían correr el riesgo de ser subidos a un avión en cuestión de horas».

Antes de la pandemia, los niños y las familias que fueron detenidos en la frontera, como este grupo en espera de procesamiento en 2019, tenían la oportunidad de buscar asilo en EE.UU.. Ahora, la mayoría son expulsados sin audiencias judiciales.

Guerline Jozef, directora ejecutiva de Haitian Bridge Alliance, dice que ha tenido conversaciones desgarradoras con muchas familias desesperadas por obtener respuestas. Las personas detenidas en hoteles son particularmente difíciles de encontrar, dice, porque no se les asignan los números de identificación que se les dan a otros migrantes detenidos que están siendo procesados oficialmente en el sistema de inmigración.

«No estaban por ningún lado. Estás literalmente en un modo en el que tienes que buscar a esas personas, pero no puedes encontrarlas», dice. «Es un trauma. Es estresante. Tienes que decirle al familiar, “Lo siento. No puedo encontrar al miembro de tu familia, y todavía estoy buscando“».

ICE remitió las preguntas sobre números de identificación a la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, por sus siglas en inglés). Un vocero de la CBP se negó a comentar, citando un litigio en curso.

Por qué los abogados sostuvieron una pancarta con su número de teléfono afuera de un hotel

Y, a veces, incluso cuando encuentran niños, los abogados luchan por comunicarse con ellos.

Eso es lo que sucedió en julio cuando un grupo de abogados y defensores del Texas Civil Rights Project se reunieron afuera de un Hampton Inn & Suites en McAllen, Texas.

Dijeron que sabían que los migrantes estaban retenidos adentro. Así que tocaron las bocinas de los autos desde el estacionamiento y levantaron una pancarta que mostraba un número de teléfono, esperando que los niños o las familias detenidas adentro llamaran a su línea directa para pedir ayuda.

Manifestantes agitan carteles frente al hotel Hampton Inn en McAllen, Texas, el 23 de julio.

Las fotos de Texas Public Radio mostraron a varios migrantes presionados contra las ventanas de sus habitaciones de hotel, mirando a los manifestantes. Los defensores del Texas Civil Rights Project dijeron que vieron a varias personas aparecer en una ventana del hotel, con carteles que decían: «No tenemos teléfono» y «Necesitamos su ayuda».

ICE dice que su contrato con MVM Inc., la compañía de seguridad privada involucrada en las detenciones del hotel, requiere que las personas tengan acceso a los teléfonos mientras están detenidas y que no hay límites en la cantidad de llamadas que los detenidos pueden hacer.

El Texas Civil Rights Project dice que nadie detenido dentro del hotel los llamó, pero algunos padres vieron noticias sobre la protesta y se comunicaron con sus hijos desaparecidos.

A medida que se difundían los informes de las protestas, Hilton, la empresa matriz de Hampton Inn & Suites, emitió un comunicado diciendo que había confirmado que el hotel de McAllen, de propiedad y gestión independiente, había aceptado reservas de un contratista privado que trabajaba en nombre de ICE.

«Esta no es una actividad que apoyamos o que de alguna manera queremos asociar con nuestros hoteles», dijo Hilton. «Nuestra política siempre ha sido que los hoteles no deben usarse como centros de detención o para detener a personas. Esperamos que todas las propiedades de Hilton rechacen negocios que utilizarían un hotel de esta manera. Estamos en el proceso de comunicarnos con todos los propietarios y empresas de administración de Hilton en EE.UU. para recordarles nuestra política y brindarles orientación sobre cómo identificar y prevenir este tipo de negocios».

This is what we saw from the window of the Hampton Inn Hotel today. Families asking for help & telling us they have no phones. @DHSgov is keeping them in this black-site to expel them unless we raise hell
visit https://t.co/zVU9dUHGAX to help#FreeThemAll 📸: @RobertoAleLopez pic.twitter.com/MeJeYh8L7J
— Texas Civil Rights Project (@TXCivilRights) July 24, 2020

Desde entonces, la compañía ha tomado una serie de medidas para reforzar su antigua política, dijo el vocero de Hilton, Nigel Glennie, incluido el contacto con funcionarios del gobierno y la revisión de las reservas con hoteles en su red para garantizar el cumplimiento.

El Hampton Inn & Suites McAllen dijo en un comunicado de julio que había aceptado reservas sin saber que las habitaciones se usarían para albergar a menores inmigrantes.

«Hemos decidido cancelar este negocio de inmediato y no aceptaremos más reservas de este tipo», se lee en el comunicado.

Al 16 de julio, según el informe judicial del monitor independiente, 22 menores no acompañados y 21 unidades familiares se encontraban detenidos en el hotel. Según otra presentación judicial reciente que cita estadísticas del gobierno, durante el transcurso de la pandemia, más de 330 niños fueron detenidos allí, el mayor número de hoteles en la lista.

Después de que la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) y el Texas Civil Rights Project presentaron una demanda contra el gobierno federal por los niños detenidos en el hotel de McAllen, los funcionarios acordaron trasladar a los menores no acompañados restantes que habían estado retenidos allí a los refugios de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ACF, por sus siglas en inglés). Pero todavía se utilizan otros hoteles para detener a los migrantes, según los registros judiciales.

¿Cuáles son las condiciones de los migrantes detenidos en hoteles?

En los dos hoteles de El Paso donde fue detenido, JBBC dice que los guardias fueron amables, vieron películas con él, jugaron a las cartas y charlaron. Al principio, dice que no le permitieron salir de su habitación.

«Estaba prohibido», dice. «Las personas que me cuidaron fueron amables conmigo… Tenía todo lo que necesitaba. Comía, dormía, me bañaba. Pero me sentía asfixiado estando allí, sin poder salir, sin poder interactuar con otras personas, sin saber lo que me iba a pasar».

A medida que pasaba el tiempo durante las semanas que estuvo detenido, según su abogado, finalmente se le permitió salir a la calle por períodos cortos.

Los niños migrantes detenidos en hoteles por lo general no tienen permitido salir, según el informe del monitor designado por el tribunal, publicado en julio, que citaba información que había recibido de funcionarios gubernamentales. «Los niños más pequeños a veces pueden jugar en áreas de piscinas cerradas durante períodos cortos supervisados, pero en general, los residentes tienen poco o ningún acceso a la recreación», dice el informe. «Los menores en viviendas temporales también carecen de acceso a educación y terapia / asesoramiento».

Los defensores argumentan que esto viola los requisitos para la colocación segura y apropiada de los niños bajo el cuidado del gobierno. Pero dicen que se desconocen muchos detalles sobre las condiciones en los hoteles, porque los monitores independientes y defensores que representan a los niños migrantes no han tenido acceso a las instalaciones y deben confiar en las descripciones del gobierno.

«En contraste con las instalaciones autorizadas y monitoreadas regularmente, el tratamiento y las condiciones que los niños experimentan en hoteles y otras ubicaciones sin licencia están en gran parte cubiertos por el secreto», dijeron los abogados en una presentación judicial reciente.

El hotel Hampton Inn en esta foto del 21 de julio de en Phoenix. Los registros judiciales lo describen como uno de los más de 25 hoteles en Estados Unidos en donde se detuvo a los inmigrantes.

Mientras tanto, funcionarios del gobierno han defendido las condiciones dentro de los hoteles donde se encuentran detenidos los migrantes.

«Tienen una cama caliente, tienen comida, son capaces de moderar la temperatura a su gusto, tienen televisión, tienen videojuegos, tienen otras cosas para mantenerlos ocupados por lo que es un corto período de tiempo antes de ser expulsados», le dijo a CNN un alto funcionario de ICE. «Y evita que se introduzcan en la población en general, que es la base de la orden de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés)».

En un expediente judicial de agosto, Mellissa Harper, una funcionaria de ICE, describió los suministros sanitarios, mochilas y ropa que se les proporciona a los niños. Se proporcionan tres comidas calientes al día, dijo, además de bocadillos y agua.

MVM, la compañía encargada de cuidar a los niños detenidos en hoteles, se negó a comentar sobre su papel y remitió las preguntas a ICE, y le dijo a CNN que su contrato con la agencia no le permite responder a las solicitudes de los medios.

ICE describe a los especialistas en transporte de MVM como «personal no policial capacitado para trabajar con menores». Y en su declaración judicial, Harper describe a MVM como «una empresa especializada en el transporte y cuidado de esta población vulnerable».

Pero Desai dice que el papel del contratista en las detenciones del hotel es muy preocupante.

«Estos no son profesionales o contratistas de bienestar infantil que son supervisados por las autoridades de bienestar infantil. No hay absolutamente ninguna forma de garantizar que los niños estén seguros, emocional y físicamente, que los niños estén recibiendo las provisiones básicas que el gobierno insiste en que están», dijo.

«Fundamentalmente, es totalmente inapropiado que los contratistas de ICE tengan la custodia física de estos niños extraordinariamente vulnerables. Mientras tanto, el gobierno actúa como si tuviéramos que confiar en ellos cuando no han dado ninguna razón para hacerlo».

Los esfuerzos para expulsar a los niños migrantes de EE.UU. están generando desafíos legales

Un organismo de control interno del Departamento de Seguridad Nacional está investigando el uso de hoteles para detener a los migrantes como parte de los esfuerzos recientes para expulsar a los migrantes poco después de haber cruzado la frontera. Una fuente familiarizada con la revisión que no estaba autorizada para hablar públicamente le dijo a CNN que la Oficina de Derechos Civiles y Libertades Civiles del departamento está investigando el asunto.

Los defensores argumentan que no se debe permitir que continúen las detenciones en hoteles, especialmente para los menores no acompañados, porque violan los derechos de los niños y un acuerdo de 1997 que limita el tiempo y las condiciones bajo las cuales los funcionarios estadounidenses pueden detener a los niños inmigrantes. El gobierno argumenta que el acuerdo no debería aplicarse a los niños detenidos en hoteles como resultado de las restricciones de salud pública de los CDC.

¿Cumple EE.UU. las reglas que le impone el Acuerdo Flores? 2:36

Ambas partes se enfrentarán en un tribunal federal en California esta semana como parte del litigio en curso relacionado con ese acuerdo de 1997.

Es uno de los desafíos legales que enfrenta el gobierno sobre cómo sus políticas de salud pública están afectando la inmigración.

Otro caso pendiente argumenta que una niña de 13 años que estuvo detenida en un hotel durante varios días y recientemente expulsada a El Salvador está ahora «en grave peligro» y les pide a las autoridades que le permitan regresar a EE.UU.. El gobierno ha pedido a un juez federal que desestime ese caso, argumentando que el tribunal no tiene jurisdicción sobre el asunto, que traer a la niña de regreso podría llevar a otros menores expulsados bajo la orden de los CDC a hacer solicitudes similares y que hacerlo pondría en peligro la responsabilidad del gobierno y su capacidad para responder a la pandemia de covid-19.

Una demanda colectiva presentada por la ACLU argumenta que usar la ley de salud pública para expulsar a los niños es inconstitucional. El gobierno aún no ha respondido a ese reclamo en la corte.

El problema más importante, dicen los defensores, no es solo que los niños estén detenidos en hoteles, sino que muchos de ellos sean expulsados rápidamente de EE.UU..

«Nunca queremos que los niños se mantengan en hoteles en secreto sin la supervisión adecuada, pero la preocupación aún mayor es que son expulsados sin audiencias», dije el abogado Lee Gelernt de la ACLU. «Eso sería un problema independientemente de dónde se encuentren provisionalmente».

Verty, quien recientemente intentó emigrar a Estados Unidos, dijo a The Associated Press que él y su familia fueron detenidos en un hotel antes de ser expulsados en un vuelo a Haití.

Los funcionarios no han publicado datos actualizados que especifiquen cuántos niños han sido expulsados de EE.UU. en virtud de la medida de salud pública. Según la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras, más de 100.000 personas, incluidos adultos y niños, fueron expulsadas de marzo a julio.

El comisionado interino de la agencia, Mark Morgan, dice que este enfoque mantiene a EE.UU. a salvo al disminuir el riesgo de que el covid-19 se propague e infecte a los oficiales de la CBP u otro personal en los centros de detención.

«Lo que estamos tratando de hacer lo mejor que podemos es remover a todas las personas, sin importar si son niños, menores o adultos», dijo Morgan en una conferencia de prensa en agosto. «Estamos tratando de sacarlos lo más rápido que podamos, de no ponerlos en nuestro entorno de congregación, de no ponerlos en nuestro sistema, de que no permanezcan en EE.UU. por un largo período de tiempo, por lo tanto, aumentamos el riesgo de exposición de todas las personas con las que entran en contacto».

Los defensores argumentan que la administración está usando declaraciones de salud pública como pretexto para imponer severas restricciones a la inmigración. Antes de la pandemia, cuando los niños migrantes que viajaban solos eran detenidos por la Patrulla Fronteriza, existían protecciones especiales para asegurarse de que no volvieran a estar en peligro. Parece que los funcionarios ya no siguen esos pasos, dice Frydman.

«Es completamente contrario, no solo a todas las normas y estándares de protección infantil, sino también completamente contrario a nuestros valores como nación en cuanto a proteger a los más vulnerables», dice Frydman, «porque los enviamos al por mayor sin asegurarnos de que es seguro que se vayan».

JBBC conoce de primera mano los peligros que enfrentan los niños migrantes que han huido a Estados Unidos. Según documentos judiciales, salió de Honduras después de presenciar un asesinato y recibir amenazas de pandilleros.

Después de estar detenido en hoteles en El Paso durante 28 días, fue trasladado a un refugio de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados poco después de que se presentara una demanda federal sobre su caso. Su abogado dice que ahora se ha reunido con su padre en Texas y ha presentado una solicitud de asilo.

Pero el adolescente dice que todavía piensa en los niños que permanecen detenidos y en los que fueron retenidos en hoteles y deportados sin tener la oportunidad de presentar su caso.

Si tuviera la oportunidad de hablar con los líderes estadounidenses, dice que les recordaría lo grave que es la situación.

«No están cuidando a los niños como deberían, deportándolos a su país», dice.

Los niños que son enviados de regreso, agrega, pueden pasar de vivir en una habitación de hotel en EE.UU. a condiciones peligrosas o incluso a la muerte en los países de los que huyeron.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up