Decenas de miles de incendios en el Amazonas están llevando a la región a un punto donde no podrá producir suficiente lluvia para sostenerse

(CNN) — Los incendios en el Amazonas continúan arrasando en niveles altos en Brasil por segundo año consecutivo. Esto genera preocupación entre los científicos de que la destrucción de la selva tropical podría eventualmente llegar a un punto sin retorno.

Desde que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asumió el cargo, las medidas gubernamentales para frenar los incendios ilegales en el Amazonas han mostrado poco impacto. Las llamas y la deforestación borran vastas extensiones de la selva tropical más grande del mundo.

La mayoría de los incendios en el Amazonas son provocados por acaparadores de tierras y ganaderos salvajes. Estos buscan transformar partes de la selva tropical en sus propias empresas agrícolas lucrativas.

Y este agosto fue un momento particularmente malo para tales incendios en el Amazonas. Los datos preliminares recopilados por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) muestran 29.307 incendios en la Amazonía brasileña el mes pasado.

MIRA: Los incendios en el Amazonas podrían ser peores este año que los de 2019, según HRW

Los incendios en el Amazonas podrían ser peores

Sin embargo, debido a un problema técnico con los satélites de la NASA, los expertos dicen que la cifra podría ser aún mayor.

Se espera que el recuento final de incendios registrados en el Amazonas en agosto aumente un 2% por encima del total de agosto de 2019, dice Albert Setzer, científico principal del INPE, lo que haría de este agosto el peor en 10 años.

Así, cuantos más incendios hay, más rápido se transforma la selva tropical en pastizales para el ganado ilegal y las operaciones de cultivo de soja.

Según una investigación de la ONG MapBiomas, que rastrea el uso de la tierra en Brasil, el 95% del área deforestada en Brasil en 2019 no estaba autorizada. «La mayoría de (los incendios) son ilegales», dijo Tasso Azevedo, exjefe del servicio forestal de Brasil y coordinador de MapBiomas.

La deforestación en el bioma de la Amazonía brasileña alcanzó las 1.830 millas cuadradas, un área más grande que el estado de Rhode Island, en el período de enero a julio de 2020. Las cifras de agosto de deforestación aún no se han publicado.

¿Un punto de inflexión para el Amazonas?

A medida que avanza la tendencia, el Amazonas se acelera hacia un punto de inflexión. Eso será cuando grandes áreas de la selva tropical ya no podrán producir suficiente lluvia para sostenerse, según Carlos Nobre, uno de los principales científicos climáticos e investigador de la Universidad de Brasil de Sao Paulo.

Una vez que eso suceda, la selva tropical comenzará a morir y eventualmente se convertirá en una sabana, dijo Nobre.

MIRA: Brasil enfrenta doble crisis: el coronavirus y la acelerada deforestación del Amazonas
El Amazonas sirve como un «aire acondicionado» para el planeta, dicen los científicos. Es decir que influye en la temperatura global y los patrones de lluvia. Y un Amazonas saludable también absorbe dióxido de carbono, mientras que los incendios hacen lo contrario, liberando cantidades masivas de dióxido de carbono que atrapa el calor en la atmósfera.

Incendios y deforestación

La deforestación de la Amazonía brasileña se ha acelerado desde que Bolsonaro asumió el cargo en 2019. Los ambientalistas acusan al presidente de alentar el desarrollo en tierras protegidas.

La presión de inversionistas y empresas internacionales este verano empujó al presidente brasileño a emitir una moratoria de 120 días el 15 de julio. En ella, se prohibían los incendios en el Amazonas y en el Pantanal, que es el área de humedales más grande del mundo.

Sin embargo, los datos del INPE parecen mostrar que la prohibición fue totalmente ignorada. Desde el 15 de julio hasta finales de agosto, los incendios en Amazon se mantuvieron en el mismo nivel (alrededor de 35.000) y casi se cuadriplicaron (de 2035 a 7320 incendios) en el Pantanal, en comparación con el mismo período en 2019.

Brasil también lanzó la Operación Brasil Verde 2 en mayo, que movilizó a las Fuerzas Armadas para combatir la deforestación y los incendios en la Amazonía junto con las agencias ambientales federales y las fuerzas policiales locales.

Pero ellos tampoco lograron detener la destrucción del Amazonas, reconoció el vicepresidente Hamilton Mourão, quien dirigió la operación. «Llegamos tarde en la lucha contra la deforestación», dijo Mourão en una conferencia de prensa el 4 de septiembre, pidiendo más tiempo para mostrar los resultados.

La última frontera: Amazonas

El estado brasileño de Amazonas es una de las últimas fronteras donde los bosques permanecen en su mayoría preservados. Pero incluso allí, las operaciones ilegales de madereros y ganaderos se están expandiendo.

La deforestación ha crecido un 209% en el estado de Amazonas desde que Bolsonaro asumió el cargo, borrando 844 millas cuadradas de bosque en menos de dos años.

Vista satelital de los bosques en el sur del estado de Amazonas en julio de 2019

Vista satelital de los bosques en el sur del estado de Amazonas en julio de 2020, que muestra áreas despejadas marcadas en rojo por MapBiomas.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up