Cuando votar no es suficiente, las mujeres en su batalla por la igualdad

(CNN) — «El derecho de los ciudadanos de Estados Unidos al voto no será negado ni restringido por Estados Unidos, ni por ningún estado, por razón de sexo». Decimonovena enmienda de la Constitución de Estados Unidos. Certificada el 26 de agosto de 1920.

Nueva York es símbolo para muchos de modernidad y desarrollo. Es la ciudad donde muchos quieren caminar, vivir, divertirse o soñar. Donde, dicen algunos, hay oportunidades para todos. Uno de sus parques más emblemáticos es el Central Park, visitado a diario por miles de personas. Este lugar representa lo que es o debe ser una gran metrópoli, con todo lo que ello implica. Pero algo que por muchos años permaneció inadvertido o ignorado reveló una impactante realidad. Existen en el parque al menos 20 estatuas históricas de personajes destacados, y ninguna de ellas es mujer.

“Bueno, comenzó con una observación de que no había mujeres en Central Park. Y la pregunta fue, ¿dónde están las mujeres? Y después de 160 años de este espacio público sin mujeres, decidimos que estamos en el siglo XXI. Las mujeres estarán representadas. Y lo vinculamos al centenario de la decimonovena enmienda de la Constitución de Estados Unidos”, aseguró a CNN Coline Jenkins, tataranieta de la sufragista Elizabeth Cady Stanton.

En este 2020 se cumplen 100 años desde que se le otorgó el derecho al voto a las mujeres en Estados Unidos. Matilda Joslyn Gage, quien fue una de las líderes de la Asociación Nacional del Sufragio Femenino, en diversas publicaciones aseguró: “No estamos pidiendo un nuevo derecho. Estamos pidiendo la restitución de un derecho que tenían nuestras antepasadas”.

“Ella sabía, y las sufragistas sabían, que las mujeres habían votado en las colonias. En realidad, fue un derecho que se les quitó a las mujeres después de la revolución”, detalló a CNN, Sally Roesch Wagner, autora de “The Women’s Suffrage Movement”.

Y aunque se considera un momento histórico para las mujeres, para muchas de ellas “es una oportunidad perfecta para que hablemos sobre cómo las barreras, cuando caen, no caen para todos. La gran falla del movimiento del sufragio fue que se basó en la supremacía blanca”, según afirmó a CNN Kimberlé Crenshaw, una académica estadounidense que escribió “Critical Race Theory” y “On Intersectionality”.

Fallas que para Sally Roesch Wagner siguen presentes hoy en día: “Las mujeres negras básicamente no obtuvieron el derecho al voto hasta el 1965, y las mujeres nativas americanas que querían votar no pudieron hacerlo −en algunos casos− hasta la década de 1950. E incluso hoy, la supresión de votantes continúa, especialmente para esos grupos”.

“Por eso muchas feministas negras, incluida yo misma, estamos muy afligidas por el aniversario del sufragio, porque ‘sí, las mujeres obtuvieron el voto’, pero ¿qué mujeres? Me alegra que las mujeres pudieran votar, como mujer que vota; pero como mujer negra que sabe cuánto tiempo esperamos para poder votar, quiero que ese reconocimiento sea público, consistente y continuo. Es incómodo, pero la mayor parte de nuestra historia es incómoda. Y creo que tenemos que enfrentarlo y, a partir de esa incomodidad, generar progreso”, dijo a CNN, Roxane Gay, autora de “Mala feminista”.

El color de piel es uno de los muchos factores que, según los expertos, pueden influir en la profunda desigualdad que existe entre hombres y mujeres en diversos sectores como la política, la economía, el entretenimiento, etc.… Y las cifras así lo demuestran.

De las más de 12.348 personas que han servido en el Congreso de Estados Unidos desde 1789, solo 366 han sido mujeres, y solo 80 han sido mujeres de color. En 2016, 313 mujeres se postularon para el Congreso; en 2018, fueron 529. Con un aumento de casi el 70%, es la mayor cantidad de mujeres postuladas hasta ahora. Las mujeres en la fuerza laboral ahora tienen más títulos universitarios que los hombres en Estados Unidos, de acuerdo con un análisis de 2019 del Pew Research. Sin embargo, los hombres ganan más dinero que las mujeres en todas las industrias de Estados Unidos.

Por ello, muchas mujeres han decidido tomar acción y cambiar esta realidad. En 2019, Melinda Gates se comprometió a invertir 1.000 millones de dólares durante la próxima década para mejorar el tema de la igualdad de género en Estados Unidos a través de su empresa, Pivotal Ventures. “Invierto en derribar barreras, es decir cómo no tener cosas como ‘una licencia médica familiar bien pagada’ o mirar más profundamente el acoso. Barreras que frenan a las mujeres, pero también a sectores clave donde necesitamos más mujeres como en la política, en las finanzas, en la tecnología y en los medios, para contar nuestras historias. Si podemos cambiar esos cuatro sectores y realmente superar la marca de la neutralidad de género por encima de la mitad, cambiaría la sociedad”.

“¿Hemos avanzado mucho? Sí. Pero como la primera mujer en liderar una compañía de Fortune 50, si miro a las corporaciones estadounidenses hoy, hay más hombres llamados James o John, que son presidentes ejecutivos en ‘Corporate 500’, que mujeres. Piénsalo”, dijo a su vez a CNN, Carly Fiorina, expresidenta ejecutiva de Hewlett-Packard.

Se han cumplido 100 años desde que las mujeres pudieron emitir su voto y participar en la vida democrática de Estados Unidos. Y el Central Park de Nueva York tiene hoy su primera estatua de mujeres que iniciaron un movimiento a favor de su género. Pero los retos siguen siendo enormes hacia un camino de igualdad y respeto.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up