Cómo un niño con el cráneo fracturado se volvió la ‘calculadora humana más rápida del mundo’

(CNN) — ¿Cuánto es 869.463.853 por 73?

Mientras que la persona promedio todavía estaría buscando su calculadora, Neelakantha Bhanu Prakash, de 20 años, ya tiene la respuesta.

Son 63.470.861.269 y Bhanu, conocido en India como la «calculadora humana más rápida del mundo», tarda solo 26 segundos en resolverlo en su cabeza.

Según el Libro de los Récords de Limca, el equivalente de la India a los récords mundiales Guinness, la mente de Bhanu procesa los números a una velocidad promedio de 12 por segundo, alrededor de 10 veces más rápido que un cerebro normal.

Bhanu dice que es capaz de realizar cálculos tan complejos a una velocidad vertiginosa mediante la «práctica estructurada».

«Digamos que estoy haciendo una multiplicación de 8.763 multiplicado por ocho», dice. «Probablemente multiplicaré: 8.000 por ocho que es 64.000, 700 por ocho que es 5.600, 60 por ocho que es 480, tres por ocho es 24. Y agrego todos estos. Pero esto requiere que el cerebro humano recuerde todo eso».

«Los métodos que utilizo son muy similares a los métodos generales, pero ciertas cosas, básicamente (es) la optimización del cerebro. Optimizo mis métodos y los hago mejor que antes».

«Al final, como sea que llame a mis métodos, a veces simplemente sucede. Hay un cierto proceso, obviamente, pero como has entrenado tu cerebro, simplemente sucede».

El 15 de agosto, Bhanu, de Hyderabad, en el estado de Telangana, en el sur de la India, se convirtió en el primer asiático en ganar el oro en el Campeonato Mundial de Cálculo Mental en la Olimpiada de Deportes Mentales (MSO) en Londres. También es el primer ganador no europeo en los 23 años de historia del evento.

En su debut en la competencia, Bhanu venció a 29 oponentes de 13 países para llevarse el oro; su velocidad es tan extraordinaria que los jueces lo hicieron resolver más cálculos para confirmar su precisión.

Pero no lo llames un prodigio.

«Definitivamente no, porque encuentro la palabra ‘prodigio’ un poco preocupante ya que simplemente no capta los esfuerzos y la experiencia, es solo un estado que se obtiene de la nada», dice Bhanu, enfatizando que su extraordinaria habilidad matemática no viene fácilmente.

De hecho, todo podría haber sido muy diferente.

Bhanu, de 10 años, posa con su botín de trofeos de torneos de matemáticas en 2010.

Lesión potencialmente mortal

En 2005, a los 5 años, Bhanu se cayó de la motoneta de su primo cuando fue atropellada por un camión y se golpeó la cabeza contra la carretera.

Bhanu se fracturó el cráneo. Necesitó 85 puntos de sutura y múltiples operaciones, antes de que los médicos lo pusieran en un coma inducido médicamente.

Cuando se despertó casi siete días después, los médicos les dijeron a sus padres que Bhanu podría tener un deterioro cognitivo por el resto de su vida debido a sus lesiones en la cabeza.

Pasó el año siguiente postrado en cama.

«Ese accidente cambió la forma en que solía definir la diversión y es la razón por la que estoy aquí hoy», dice.

Durante su recuperación, Bhanu aprendió a jugar al ajedrez y resolvió acertijos para mantener su cerebro ocupado, progresando eventualmente a problemas de matemáticas.

«Recuerdo vívidamente el dolor… esta es la experiencia más traumática que he tenido en mi vida», recuerda. «Ni siquiera pude ir a la escuela durante un año. Todo en lo que tenía que confiar para mejorar eran los números y los rompecabezas».

La herida en la cabeza lo dejó con una «cicatriz de aspecto feo». Para proteger sus sentimientos, los padres de Bhanu quitaron todos los espejos de la casa durante un año. Pero estaba decidido a no dejar que la cicatriz lo definiera. «Me impulsó hacia adelante y supe que hay algo en lo que soy bueno y voy a demostrar mi valía allí», dice.

En 2007, con 7 años, Bhanu terminó tercero en la categoría sub-junior en una competencia de aritmética de velocidad a nivel estatal en el estado de Andhra Pradesh. Su desempeño hizo llorar a su padre, dice Bhanu. «No fue la medalla, fue lo que me llevó allí lo que conmovió a mi padre», dice.

Desde entonces, Bhanu se ha asegurado muchas victorias, incluida la categoría abierta en la Competencia Nacional de Aritmética de Velocidad 2011 de India. Y desde los 13 años, representó a la India en una competencia internacional y rompió cuatro récords mundiales de cálculo humano más rápido, multiplicación de potencia, súper resta y matemática mental: potencias de 2 y 3.

También ha batido 50 récords de Limca, lo que le ha ameritado comparaciones con el legendario matemático indio Shakuntala Devi.

«Cuando intento un récord mundial, es casi como si el mundo a mi alrededor se ralentizara», explica Bhanu, haciendo una comparación con un superhéroe de DC Comics.

“Es algo así como ‘The Flash’, donde cuando corre todo lo demás se vuelve borroso. Definitivamente se siente bien, pero también se siente extremadamente liberador hacer estos cálculos complejos a este ritmo».

«Entonces, las neuronas que se activan en el cerebro nos llevan a hacer creer que somos capaces de hacer cosas que no imaginamos. Así que diría que casi te sientes como un superhéroe. Casi».

La herida en la cabeza de Bhanu lo dejó con una cicatriz, pero estaba decidido a no dejar que eso lo definiera.

Haciendo que las matemáticas sean geniales

Bhanu dice que le apasiona su objetivo de «erradicar la fobia a las matemáticas», los sentimientos de miedo que muchos de nosotros tenemos hacia las matemáticas y que pueden llevarnos a evitar situaciones en las que tenemos que realizar cálculos y afectar negativamente nuestras elecciones de vida.

Según un estudio de 2002 publicado en la revista Current Directions in Psychological Science: «Los individuos muy ansiosos por las matemáticas se caracterizan por una fuerte tendencia a evitar las matemáticas, que en última instancia socava su competencia matemática y excluye importantes carreras profesionales».

En 2018, Bhanu fundó Exploring Infinities, una organización educativa que tiene como objetivo hacer que las matemáticas sean interesantes, desafiantes, interesantes e inmersivas, mediante el seguimiento del desarrollo de la capacidad cognitiva a través de juegos aritméticos.

«Mi experiencia comenzó el día que fui a una escuela pública rural (en la India) y me di cuenta de que los niños allí no sabían que la multiplicación es una suma repetitiva», explica Bhanu. «Eso fue lo que tocó la fibra sensible y fue entonces cuando comencé mi firma».

La organización, que tiene medio millón de suscriptores, trabaja a nivel de base en India y, antes del coronavirus, organizó campamentos de matemáticas en Bangladesh e Indonesia. Su programa de aprendizaje digital también cuenta con estudiantes de Reino Unido y Estados Unidos.

«Bhanu dominó el Campeonato Mundial de Cálculos Mentales y terminó 65 puntos por delante de todos los demás», dice el CEO de Mind Sports Olympiad, Etan Ilfeld.

«Continúa inspirando a través de su trabajo de divulgación, incluidas las charlas TEDx y su emprendimiento Exploring Infinities, que enfatizan que cualquiera puede mejorar sus habilidades matemáticas y hacer del mundo un lugar mejor».

Bhanu hace los cálculos con dos aspirantes a jóvenes matemáticos.

El reciente éxito de Bhanu llamó la atención del presidente de la India, Ram Nath Kovind, y del vicepresidente, M. Venkaiah Naidu, quienes lo felicitaron por su victoria en MSO.

Después de años de luchar por la financiación estatal para participar en competencias internacionales, espera que su victoria marque el comienzo de una nueva era de apoyo para que los aspirantes a matemáticos de India compitan a nivel mundial.

«Para que cualquier país se desarrolle y prospere a nivel mundial, la aritmética es una habilidad tan importante como la alfabetización», dice.

«Tres de cada cuatro estudiantes que estudian en las escuelas públicas de la India tienen problemas para comprender las matemáticas básicas».

Bhanu dice que su victoria debut en MSO también puede ser la última en el torneo, ya que en cambio se enfocará en su trabajo filantrópico.

«No estoy seguro si voy a participar más en competencias», dice. «No creo que deba. He establecido mi punto de que soy más rápido. Estoy en una posición en la que la gente me escucha, mejor lo uso».

«No quiero ser el rostro de las matemáticas, hay suficientes de esos y son excepcionales. Quiero ser el rostro contra la fobia a las matemáticas. Muy simple».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up