ANÁLISIS: Trump enfrenta nuevas pruebas de carácter mientras la campaña entra en la recta final

(CNN) — Quizá la mayor sorpresa sobre las acusaciones que el presidente Donald Trump pronunció despectivamente sobre los estadounidenses que murieron en la guerra fue lo poco que sorprendió realmente.

Las declaraciones, publicadas primero en la revista The Atlantic y corroboradas por varios medios, incluido CNN, parecían tan acordes con la personalidad pública de Trump que incluso una avalancha de negaciones de funcionarios actuales y anteriores hizo poco para negar la impresión de que Trump es un hombre que a veces dice cosas terribles.

Cuando pronto siguieron extractos del libro de su exabogado y solucionador de problemas Michael Cohen que retrata a Trump como un tramposo, mentiroso, fraude, matón, racista, depredador y estafador, la sorpresa nuevamente no se materializó, a pesar de que Cohen había trabajado íntimamente con Trump por años.

Ahora, cuando la campaña presidencial comienza su recta final posterior al Día del Trabajo, la pregunta es menos sobre qué saben los estadounidenses sobre el carácter de Trump, sino si les importa.

Trump parece apostar a que no les importa. Ha continuado con sus ataques contra héroes de guerra y generales, incluso mientras intenta reclamar mayor respeto de los militares. Y está descartando los esfuerzos por tener en cuenta el pasado racista del país, incluso mientras trabaja para convencer a los votantes blancos de los suburbios de que él mismo no es racista.

Al igual que el umbral de los votantes para el mal comportamiento se puso a prueba en los últimos días de 2016, cuando los comentarios vulgares en cámara de Trump sobre abusar sexualmente de mujeres sacudieron la carrera, los estadounidenses esta vez se ven obligados nuevamente a decidir si el carácter de Trump realmente les importa. En el esquema general de las cosas en ese entonces, no fue así y ganó.

LEE: El editor en jefe de The Atlantic dice que su historia sobre Trump llamando a los veteranos «perdedores» es solo el comienzo

Pero 2020 podría ser diferente: desde aquella carrera, los votantes han sido bombardeados con más ejemplos del presidente usando un lenguaje crudo, sexista o racista, borrando cualquier noción de que el cargo lo cambiaría y echar la política del país al caos.

Fact check: teorías de conspiración impulsadas por Trump 2:42

Una elección sobre el carácter

En esencia, la campaña presidencial de 2020 siempre ha sido sobre el carácter. Incluso una pandemia que altera la vida, una calamidad económica y un ajuste de cuentas racial nacional se han convertido en pruebas de la constitución del titular: si Trump se preocupó lo suficiente como para enfrentar una crisis de salud, si entendió el sufrimiento de los estadounidenses sin trabajo y si podía hablar con compasión por aquellos que históricamente han sido oprimidos en Estados Unidos.

El exvicepresidente Joe Biden, el candidato demócrata, ha hecho expresamente del carácter de Trump el argumento central de su campaña y ha sido sincero en cuanto a que podría no postularse para presidente en este momento si el titular fuera un republicano tradicional y no alguien que –en el relato de Biden– carece de la autoridad moral para dirigir el país.

Intentó presentarse a sí mismo como el opuesto moral de Trump, y el domingo, unos minutos después de que el presidente llegara para la visita número 296 de su presidencia a uno de sus clubes de golf, Biden llegaba a los servicios de la iglesia en St. Joseph en el Brandywine en Wilmington, Delaware.

Incluso los republicanos parecieron reconocer que el carácter jugará un papel central en la toma de decisiones de los votantes en noviembre, programando su convención el mes pasado con testimonios personales para refutar las sugerencias de que Trump es indiferente, sexista o racista con la esperanza de cortejar a los votantes suburbanos que se han desanimado por el comportamiento del presidente.

Chris Paul, sobre el racismo: Estamos cansados de ver lo mismo 0:37

Sin embargo, según las encuestas, que se han mantenido en su mayoría estables desde la convención, esos argumentos hicieron poco para revertir lo que se han convertido en puntos de vista fortalecidos de Trump como indiferente, irrespetuoso y grosero. Y es esa impresión del presidente, que no siempre ha intentado refutar, lo que hace que las acusaciones presentadas esta semana sean tan difíciles de sacudir.

«Si esto es cierto, es realmente reprensible. El problema es que es creíble dado el comportamiento pasado del presidente y las declaraciones que hizo, sobre todo sobre el senador McCain», dijo el exdirector de Inteligencia Nacional James Clapper en CNN.

Después de la publicación del artículo de The Atlantic, Jim Acosta de CNN informó que un exalto funcionario de la administración confirmó que Trump se refirió a los miembros del servicio estadounidense caídos en el cementerio de Aisne-Marne en Francia en términos crudos y despectivos durante un viaje de noviembre de 2018 para conmemorar el 100 aniversario del final de la Primera Guerra Mundial.

Una persona familiarizada con los puntos de vista de Trump también dijo que ha cuestionado repetidamente por qué los estadounidenses que sirvieron en Vietnam fueron a la guerra, sugiriendo que los veteranos de ese conflicto no sabían cómo explotar el sistema para dejar de servir. Trump recibió una exención del servicio militar por espolones óseos. La misma fuente dijo que Trump también ha cuestionado por qué los estadounidenses se inscriben para ir a la guerra en Iraq y Afganistán, preguntándose en voz alta: «¿Qué sacaron de esto?».

Trump se enfureció tanto con el artículo que los asistentes comenzaron a alinear declaraciones de negación casi tan pronto como se publicó, dijeron personas familiarizadas con el asunto. El propio Trump lo negó enérgicamente desde una pista de asfalto completamente negra el jueves por la noche, sin parecer darse cuenta de que no había luces para iluminar su declaración.

«Absolutamente no», dijo el secretario de Asuntos de Veteranos, Robert Wilkie, cuando Dana Bash de CNN le preguntó el domingo en «State of the Union» si alguna vez había escuchado al presidente menospreciar a los veteranos. «Y yo también me sentiría ofendido si pensara que es verdad».

LEE: Trump niega airadamente reporte que afirma que denigró a militares estadounidenses

Casi nada nuevo

Pero a pesar del coro coordinado de funcionarios de la administración actual y anterior que insisten en que el presidente nunca ha sido más que reverente hacia los miembros del servicio estadounidense, sigue siendo cierto que parte de lo que contiene el artículo ha sucedido en público o se hace eco de cosas ha dicho el presidente en el pasado.

Incluso en sus intentos de refutar la acusación de que no respeta a los miembros de las fuerzas armadas estadounidense, Trump arremetió contra su exjefe de personal John Kelly, un general retirado del Cuerpo de Marines condecorado, y atacó al difunto senador John McCain, que cómo lo trató Trump fue un elemento central de la historia de The Atlantic.

De manera similar, las descripciones de Trump como racista contenidas en el libro de Cohen parecerían más reveladoras si el presidente no hubiera fomentado una teoría de la conspiración racista sobre su predecesor o insultado repetidamente la inteligencia de sus críticos negros.

En su libro, Cohen relata a Trump despotricando sobre Barack Obama después de que ganó la presidencia en 2008, y lo cita diciendo: «Dime un país dirigido por una persona negra que no es una mi****… Todos son completos p**** inodoros «. Después de la muerte de Nelson Mandela, Trump supuestamente dijo de Sudáfrica que «Mandela jodió a todo el país. Ahora es una m*****. Que se joda Mandela. No era un líder».

Son relatos como esos los que llevaron a los republicanos a formar una lista de afroamericanos durante su convención el mes pasado para insistir en que el presidente no es racista y se preocupa por la armonía racial.

Pero desde entonces, Trump ha descartado la idea de que el racismo estructural existe en Estados Unidos, incluso durante una controvertida visita a Kenosha, Wisconsin, donde la policía le disparó a Jacob Blake, un hombre negro, siete veces por la espalda. Cuando un periodista le preguntó si creía que existía un racismo sistémico, Trump decidió centrarse en cambio en la violencia que ocurre durante las manifestaciones.

El viernes, Trump pareció codificar ese punto de vista en la política federal. Su jefe de presupuesto ordenó a los jefes de las agencias federales que modificaran drásticamente los programas de capacitación en sensibilidad racial para los empleados, diciendo que se retirarían fondos de sesiones relacionadas con el «privilegio blanco» y la «teoría crítica de la raza», que él consideraba «propaganda antiestadounidense».

Y el domingo, Trump dijo que el Departamento de Educación de Estados Unidos investigaría si las escuelas de California están utilizando el «Proyecto 1619» de The New York Times en el plan de estudios de las escuelas públicas. La colección ganadora del premio Pulitzer reformula la historia de Estados Unidos en torno a la fecha de agosto de 1619, cuando el primer barco de esclavos llegó a las costas de Estados Unidos.

Las medidas siguen el patrón del presidente de satirizar los intentos de procesar o tomar en cuenta la tensa historia racial del país.

En opinión de la compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris, la primera mujer afroamericana y del sur de Asia en un partido importante, evitar el problema expone un defecto de carácter.

MIRA: Kamala Harris en la Convención Demócrata: No hay ninguna vacuna para el racismo

«No creo que la mayoría de las personas razonables que prestan atención a los hechos disputen que existen disparidades raciales y un sistema que se ha involucrado en el racismo en términos de cómo se han aplicado las leyes», dijo Harris, senadora de California y exfiscal general del estado, en una entrevista exclusiva con Bash en CNN. «No nos sirve de nada negar eso. Vamos a lidiar con eso. Seamos honestos. Estas pueden ser conversaciones difíciles para algunos, pero no son conversaciones difíciles para los líderes, no para los líderes reales».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up