ANÁLISIS | El problema de Joe Biden con el voto de los hispanos es real

(CNN) –– El presidente Donald Trump defenderá los votos hispanos a su favor en Arizona y Nevada esta semana. Por su parte, Joe Biden, candidato demócrata a la presidencia, hará su primera aparición en Florida este martes, en un evento que conmemora el Mes de la Herencia Hispana.

Las acciones de las dos campañas son un reconocimiento de la importancia del voto de los hispanos. Y ocurren mientras a Trump le va mejor con esta población que hace cuatro años.

Esa mejora le ayuda al presidente a mantener la competencia en lugares en los que no estaría de otra manera.

LEE: ANÁLISIS: A Joe Biden le está yendo peor que a Hillary Clinton entre los votantes hispanos

En 2016, Hillary Clinton atrajo fácilmente a los votantes hispanos. Tuvo una ventaja de 37 puntos en esta población, en un promedio de las últimas encuestas preelectorales.

Biden también está ganando el voto de los hispanos en este momento, pero solo por 28 puntos en un promedio de encuestas de entrevistas en vivo durante los últimos meses. Como he sacado el promedio de casi 20 encuestas, podemos estar seguros de que este cambio en el voto hispano es real. Además, es bastante consistente con un análisis previo que realicé en junio, en el que Biden ganaba entre a los hispanos por menos de 30 puntos.

Tal vez no sea sorpresa que el mejor camino de Biden a la Casa Blanca esté en imponerse en estados ganadores donde Trump triunfó hace cuatro años. Lugares en los que los votantes hispanos representan menos del 5% del electorado. Específicamente, Biden subió al menos cinco puntos en los últimos dos meses en Michigan, Pensilvania y Wisconsin

En efecto, Biden podría tener problemas con el voto de los hispanos y aún así ganar las elecciones. Es, de hecho, algo que está haciendo en este momento. Biden lidera por 7 puntos a nivel nacional. Además, tiene al menos una ventaja trivial en los seis estados más disputados que Trump ganó en 2016: Arizona, Florida, Michigan, Carolina del Norte, Pensilvania y Wisconsin.

Biden puede hacerlo porque ha contrarrestado su relativa debilidad con los hispanos al hacerlo extremadamente bien con los votantes blancos. Biden ha redujo el déficit de Clinton entre los electores blancos en las encuestas preelectorales de unos 13 puntos en 2016 a apenas cuatro puntos ahora.

El resultado es una ventaja de Biden a nivel nacional y en los estados indecisos. Justamente, los votantes blancos representan cerca de 7 veces el porcentaje del electorado hispano a nivel nacional y al menos tres veces (aunque en algunos casos muchas más veces) en los estados indecisos más disputados en los que ganó Trump. 2016.

Dicho esto, los problemas de Biden con los votantes hispanos dificultan su trabajo. Los hispanos constituyen al menos el 15% del electorado en Arizona, Florida y Nevada. Lo mismo ocurre en Texas, donde la campaña de Biden quiere ser competitiva.

LEE: La tasa de desempleo de los hispanos en EE.UU. alcanzó un récord de 18,9%

Florida es, especialmente, donde a Biden le encantaría ganar. El estado tiene 29 votos electorales, la mayor cantidad de cualquier estado que pasó de Barack Obama en 2012 a Trump en 2016.

Si Biden saliera victorioso en Florida, las posibilidades del mapa electoral de Trump básicamente quedarían cortadas.

Sin embargo, un promedio de encuestas recientes hizo que Biden subiera un poco menos de 3 puntos. Eso es un cambio de cuatro puntos para Biden desde la derrota de un punto de Clinton hace cuatro años. Ha tenido cambios de más de cinco puntos en los campos de batalla de los Grandes Lagos (conocidos como el cinturón industrial de EE.UU. o Rust Belt, en inglés) de Michigan, Pensilvania y Wisconsin.

Sin duda, parte del problema de Biden con los votantes hispanos son los esfuerzos de Trump por ganarse a este electorado en Florida. Ha estado involucrado durante mucho tiempo en la idea de atraer a los floridanos hispanos, y parece estar dando sus frutos.

Un promedio de encuestas no partidistas de entrevistas en vivo de Florida tomadas desde el verano le da a Biden solo una ventaja de seis puntos con los hispanos. Eso es considerablemente inferior a la ventaja de 21 puntos que Clinton tuvo con ellos en las últimas encuestas preelectorales de 2016.

Notarás que la bajada de Biden en Florida parece ser un poco más extensa que en todo el país. Eso podría ser un problema del tamaño de la muestra (es decir, tenemos menos encuestas en Florida que a nivel nacional), pero también podría deberse a la naturaleza del voto hispano en Florida.

Biden dice que el T-MEC no es mérito de Trump 12:13

Los cubanoestadounidenses constituyen alrededor de un tercio de los votantes hispanos en Florida. Tienen una inclinación mucho más republicana que los hispanos en su conjunto a nivel nacional. También hay alguna evidencia que sugiere que se han movido más a la derecha en esta elección en comparación con otros hispanos.

Ahora bien, si no crees que este grupo pueda marcar la diferencia, no necesitas buscar demasiado para recordar su poder de voto. En 2018, el ahora senador Rick Scott ganó por solo 10.000 votos (de más de 8 millones). Y lo logró al reducir la diferencia de 29 puntos con Trump a 21 puntos en el condado de Miami-Dade, de gran población cubana. Scott ganó fácilmente el voto cubanoestadounidense.

No es probable que la relativa debilidad de Biden con los votantes hispanos cambie las reglas del juego en Arizona, Nevada y Texas. No es que los electores hispanos no sean tan cruciales en estos estados. Es que resulta menos claro que marcarán una gran diferencia en el resultado de las elecciones. Independientemente de cualquier problema hispano, Biden ha ganado casi 10 puntos más que Clinton en Arizona y Texas. Además, los seis votos electorales de Nevada hacen solo una diferencia en algunos escenarios selectos.

Aún así, los resultados de las encuestas hispanas tienen que ser decepcionantes para los demócratas. Los demócratas pueden haber esperado que su partido de rápida diversificación, y cuyo movimiento hacia la izquierda en materia de inmigración durante la última década, los ayudaría a ampliar su ventaja con los hispanos. Esta encuesta sugiere que, por la razón que sea, no ha ocurrido.

Los demócratas deben esperar que la historia de los votantes hispanos tardíos los beneficie en 2020. Nate Cohn de The New York Times señaló que era mucho más probable que los hispanos estuvieran indecisos al final de la campaña de 2018. Un vistazo rápido a las encuestas de CNN tomadas este verano muestra que, en promedio, el doble de hispanos (10%) dijeron que actualmente no planeaban votar por Biden o Trump que los votantes en general (5%). Esa es una diferencia estadísticamente significativa.

No está claro si Biden puede obtener el apoyo tardío de los hispanos.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up