ANÁLISIS | Cómo Biden está presionando una guerra de dos frentes contra Trump

(CNN) — Joe Biden se ha descrito a sí mismo como un «puente» entre las generaciones actuales y futuras de líderes demócratas. Pero también puede ser un puente entre su presente y su futuro en el mapa electoral.

Exactamente ocho semanas antes del día de las elecciones, Biden tiene grandes oportunidades de recuperar estados que el presidente Donald Trump ganó en 2016 tanto en el Cinturón de Óxido como en el Cinturón del Sol. Pero las encuestas públicas y privadas muestran constantemente que Biden se está desempeñando un poco mejor en el primer grupo de estados indecisos, centrado en Michigan, Pensilvania y Wisconsin, que en el último, que incluye Carolina del Norte, la Florida y Arizona.

Eso es algo sorprendente, porque Trump ha enfocado su mensaje y agenda con tanta precisión en las prioridades y resentimientos de los blancos mayores, rurales y no universitarios que dominan el electorado en los estados del Cinturón de Óxido, mientras que los estados del Cinturón del Sol están agregando muchos más de los votantes no blancos más jóvenes que componen cada vez más la base de los demócratas.

MIRA: Biden supera por 10 puntos a Trump, según la última encuesta de intención de voto

A lo largo de la década de 2020, muchos demócratas creen que el partido necesitará avanzar más en las contiendas parlamentarias y presidenciales en el diversificado Cinturón del Sol, incluidos no solo los objetivos de este año sino también las emergentes oportunidades lideradas por Texas y Georgia –para compensar la probabilidad de que los republicanos compitan de manera más efectiva en todo el Cinturón de Óxido predominantemente blanco.

Pero si Biden puede recuperar suficiente terreno en el Cinturón de Óxido en noviembre para ganar la Casa Blanca, ganará tiempo para que los demócratas permitan una creciente diversidad racial y una afluencia constante de profesionales blancos con educación universitaria para fortalecer su posición en los estados del Cinturón del Sol que se han inclinado de manera confiable por los republicanos durante décadas.

Así es como Biden podría ofrecerles un puente a los demócratas: su potencial para mejorar la actuación de Hillary Clinton con blancos mayores y obreros significa que incluso si se queda corto en algunos o en todos los estados del Cinturón del Sol que muchos en el partido ven como el futuro de su mandato, aún podría alcanzar los 270 votos del Colegio Electoral al recuperar Michigan, Pensilvania y Wisconsin, los tres grandes estados del Cinturón de Óxido que Trump desalojó del «muro azul» de los demócratas.

Como en muchos frentes, la estrategia electoral de Biden puede no definir la dirección a largo plazo de los demócratas, pero puede revivir lo suficiente del pasado del partido para sostenerlo hasta que ese futuro se enfoque más claramente. «Uno no quiere estar en la posición de tener que hacer funcionar el Cinturón del Sol [este año]», dice Ruy Teixeira, un analista electoral demócrata veterano que es miembro principal del Centro para el Progreso Estadounidense, de tendencia de izquierda. «Uno quiere estar en una posición de tener muchos más grados de libertad que eso. Esa es la belleza de Biden en esta elección».

El campo de batalla electoral de este año ofrece una simetría casi perfecta entre el Cinturón del Sol y el Cinturón de Óxido. Los seis estados mencionados anteriormente, que ambas partes consideran los más competitivos, se dividen a partes iguales entre las regiones. También lo hace el siguiente nivel de estados posiblemente competitivos.

Aunque enfrentan mayores probabilidades que en el primer grupo, los demócratas ven oportunidades en cuatro estados más que Trump logró la última vez: Iowa y Ohio al otro lado del Cinturón de Óxido, y Georgia y Texas en el Cinturón del Sol. Mientras tanto, los dos estados encabezados por Hillary Clinton que Trump más espera liberar, nuevamente con mayores probabilidades, también se dividen entre Cinturón de Óxido (Minnesota) y Cinturón del Sol (Nevada).

Un cambio geográfico

El número igual de estados en disputa en cada región es, en cierto sentido, inesperado. Durante la última generación, los demócratas obtuvieron mejores resultados en las contiendas presidenciales y del Congreso en el Cinturón de Óxido que en el Cinturón del Sol. De los estados potencialmente competitivos del Cinturón de Óxido este año, los demócratas ganaron cuatro de ellos en las seis elecciones de 1992 a 2012 (Michigan, Pensilvania, Wisconsin y Minnesota), Iowa, cinco veces y Ohio, cuatro. En comparación, no ganaron Texas en absoluto, Georgia, Arizona y Carolina del Norte solo una vez y Florida tres veces; sólo en Nevada (cuatro victorias) prevalecieron la mayor parte del tiempo.

Pero las elecciones de 2016, moldeadas por el mensaje y la personalidad polarizadores de Trump, sacudieron esta alineación. Detrás de las grandes ganancias entre los blancos sin títulos universitarios, avanzó en el Cinturón de Óxido, derrotando a Clinton en Ohio y Iowa, capturando por poco Michigan, Pensilvania y Wisconsin y reduciendo significativamente el margen en Minnesota, que Clinton tenía en menos de 2 puntos porcentuales. Trump se benefició de los grandes avances en los pueblos pequeños y los lugares rurales, y su fuerza en esas comunidades sigue siendo formidable hasta el día de hoy. Incluso ahora, «existe una enorme división entre las zonas urbanas y rurales» en el Medio Oeste, señala Craig Robinson, exdirector político del Partido Republicano de Iowa.

LEE: Trump lanza ataque sin precedentes contra liderazgo militar que él mismo designó

La imagen del Cinturón del Sol era más compleja. Clinton solidificó los logros demócratas anteriores en los bien educados y diversos Virginia y Colorado, moviéndolos de estados indecisos hacia un tono más profundo de azul (hasta el punto en que ninguno de los lados los considera seriamente en juego este año). Y mejoró significativamente la actuación del presidente Barack Obama en 2012 en Arizona, Georgia y Texas, otros tres estados que también están siendo remodelados por una creciente diversidad racial y una afluencia de suburbanos con educación universitaria, aunque finalmente se quedó corta en cada uno. Pero con la fuerza de Trump entre sus grupos principales de blancos mayores, no universitarios y rurales como el ariete, Clinton perdió terreno en relación con Obama en Florida, Carolina del Norte y Nevada, ganando solo el último.

Esos resultados, combinados con la estrategia de Trump de apuntar gran parte de su agenda y retórica a los obreros y los blancos rurales en temas como la inmigración y el comercio, parecieron establecer las condiciones para un cambio geográfico histórico entre las partes. Cuando Trump asumió el cargo, muchos demócratas temieron que pudiera consolidar su cabeza de playa de 2016 en el Cinturón de Óxido, lo que obligaría al partido a hacer mayores avances en el Cinturón del Sol si esperaba vencerlo este año.

En cambio, desde que asumió el cargo, Trump y el Partido Republicano han perdido terreno en ambas regiones. Pero debido a que Trump comenzó con menos margen de error en los estados del Cinturón de Óxido, las consecuencias de esa erosión han sido más severas para él allí que en el Cinturón del Sol.

Eso fue evidente en las elecciones de 2018.

Rugiendo después de las incursiones de Trump en 2016, los demócratas ganaron de manera convincente las elecciones para gobernador y el Senado en Minnesota, Michigan, Pensilvania y Wisconsin y una contienda del Senado en Ohio; aunque los republicanos ocuparon las gobernaciones en Iowa y Ohio, los demócratas también obtuvieron mejores resultados en ambas contiendas que Clinton en esos estados.

En el Cinturón del Sol, la imagen se mantuvo más confusa. Los demócratas se abrieron paso para ganar escaños en el Senado en Arizona y Nevada y la gobernación en este último. Pero incluso con candidatos carismáticos que inspiraron una gran participación, y avances significativos en los suburbios de cuello blanco alrededor de ciudades como Atlanta, Dallas y Houston, el partido se quedó corto en las contiendas de alto perfil para el Senado en Texas (detrás de Beto O’Rourke) y las gobernaciones en Georgia (Stacey Abrams) y Florida (Andrew Gillum). El veterano senador demócrata Bill Nelson también perdió en Florida. Y los demócratas fueron derrotados en las carreras para gobernador de Texas y Arizona.

Algo sorprendente

Si bien Biden tiene claras oportunidades en ambas regiones, las encuestas públicas y las encuestas internas de su campaña lo muestran nuevamente en una posición un poco más fuerte en los estados indecisos del Cinturón de Óxido que en el Cinturón del Sol. En sus clasificaciones internas, la campaña de Biden y otros grupos demócratas, como el súper PAC Priorities USA, ponen a los tres estados decisivos centrales de Cinturón de Óxido como oportunidades ligeramente mejores que cualquiera de los tres enfrentamientos en el Cinturón del Sol.

Esa no es una perspectiva que todos los demócratas o analistas (incluido yo mismo) esperaban cuando comenzó la campaña.

«Cuando comenzó el ciclo, yo creía que Arizona iba a ser más fácil para los demócratas que Wisconsin», dice el encuestador demócrata Andrew Baumann. «Pensé que esos eran los dos estados que iban a ser los estados de punto de inflexión».

LEE: ANÁLISIS | Trump probablemente no pueda ganar sin el apoyo de veteranos

Estas evaluaciones están determinadas por la tensión central en el panorama electoral moderno: si bien los cambios en la demografía subyacente son más favorables para los demócratas en el Cinturón del Sol, su capacidad para ganar votantes blancos sigue siendo mucho mayor en el Cinturón de Óxido.

El proyecto independiente States of Change, que Teixeira ayuda a dirigir, proyecta que desde 2016 las minorías han aumentado mucho más como porcentaje de votantes elegibles en Arizona, Nevada, Texas, Georgia y Carolina del Norte que en Michigan, Minnesota, Pennsylvania y Wisconsin. Según el pronóstico del proyecto, el mejor grupo de Trump, que son los blancos sin títulos universitarios, seguirá siendo la mayoría de los votantes elegibles en todos los grandes campos de batalla de Cinturón de Óxido (excepto Pensilvania, donde caerán un poco menos de la mitad), pero no serán más de 41% de la población elegible en cualquiera de los estados del Cinturón del Sol más disputados, o, para el caso, Virginia y Colorado.

Sin embargo, los estados del Cinturón de Óxido aún pueden resultar algo más fáciles para Biden porque muchos más votantes blancos, con y sin títulos universitarios, parecen dispuestos a votar por él allí. Encuestas públicas recientes de CBS News y Fox News en Wisconsin; Universidad de Quinnipiac y Franklin & Marshall College en Pennsylvania; y la Universidad de Monmouth en Iowa a principios de este verano mostraron que Biden ganó al menos el 40% de los blancos sin títulos universitarios en esos estados y mantuvo su déficit con Trump entre ese grupo en aproximadamente 10-15 puntos porcentuales.

Por el contrario, encuestas recientes de Monmouth en Carolina del Norte y principios de este verano en Georgia; encuestas de verano de Quinnipiac en Texas y Carolina del Sur; y una nueva encuesta de Dallas Morning News / Universidad de Texas en Tyler en Texas mostraron que Biden no atrae a más del 28% de los blancos sin títulos universitarios en esos estados y sigue a Trump por márgenes que se extienden hasta 50 puntos porcentuales. (Una encuesta de Fox en Carolina del Norte puso a Biden con 31% de los votantes allí). Solo en Florida (Quinnipiac) y Arizona (Fox) Biden se acercó a la marca del 40% en las encuestas públicas recientes con esos blancos obreros, que él rutinariamente alcanza en el Cinturón de Óxido.

Los expertos políticos ofrecen varias explicaciones para estas enormes disparidades: más blancos no universitarios en el sur son cristianos evangélicos, menos tienen experiencia con sindicatos y más pueden ser receptivos a los llamamientos abiertos de Trump al resentimiento racial. Pero sea cual sea la causa, los elevados márgenes de Trump entre los blancos no universitarios del sur, incluso si potencialmente disminuyeron ligeramente con respecto a sus niveles de 2016, siguen siendo un gran obstáculo para los demócratas que esperan cambiar a Carolina del Norte, mucho menos a Georgia y Texas o, en algún momento futuro, a Carolina del Sur.

«En Texas y Georgia, Carolina del Norte, los márgenes de los blancos no universitarios son como una montaña», dice Teixeira. «Eso es algo que siempre hay que tener en cuenta».

No solo este año, sino en toda la década de 2020, la perspectiva demócrata de superar esos déficits con los blancos de clase trabajadora del Cinturón del Sol probablemente dependerá de seguir la misma fórmula que llevó a Colorado y Virginia de manera confiable a su campo: beneficiarse del crecimiento de la población minoritaria mientras mejora su desempeño entre los blancos suburbanos con educación universitaria.

La ronda de encuestas más reciente muestra que Biden lidera sustancialmente a Trump entre los votantes blancos con educación universitaria en los estados clave del Cinturón de Óxido; tanto las encuestas de Quinnipiac como las de Franklin & Marshall, por ejemplo, mostraron a Biden adelante en Pensilvania por más de 20 puntos porcentuales. En el Cinturón del Sol, su posición con los blancos universitarios no es tan fuerte ni tan consistente.

Las últimas encuestas lo muestran dejando pistas de alrededor de una docena de puntos porcentuales con ellos en Arizona y Florida, lo que probablemente sería suficiente para ganar esos estados, y una estrecha ventaja en Carolina del Norte que deja al estado en el punto de inflexión. Pero en Texas y Georgia, Biden todavía está luchando por superar el 40% con esos votantes, aproximadamente el mismo nivel de apoyo que O’Rourke y Abrams obtuvieron en sus estrechas derrotas.

Cimientos cambiantes

Otra gran incertidumbre es si Biden puede inspirar una gran participación entre las minorías, especialmente entre los jóvenes. Eso mejoraría la suerte de los demócratas en ambas regiones, pero especialmente en los estados del Cinturón del Sol, donde las personas de color dominan a los nuevos votantes que cumplen 18 años cada año.

Aunque Biden luchó con los jóvenes durante las primarias demócratas y las encuestas públicas han ofrecido imágenes contrastantes de su entusiasmo por las elecciones generales, una encuesta que Baumann publicó la semana pasada para el grupo de defensa NextGen America encontró niveles inesperadamente altos de interés entre los jóvenes, con los negros e hispanos tan comprometidos como los blancos. Entre los jóvenes, debido a su fuerte antipatía hacia Trump, «no hay duda de que [Biden] está mejor posicionado en términos de márgenes y participación que Clinton», insiste Baumann.

Las fortalezas y debilidades únicas de Biden refuerzan estas dinámicas regionales subyacentes. Las encuestas han planteado repetidamente preguntas sobre si Biden, quien también luchó con los hispanos durante las primarias, igualará los márgenes de Clinton con ese creciente bloque de votantes; Trump, creen algunos en ambos partidos, puede estar posicionado para mejorar levemente su desempeño en 2016, particularmente con los hombres hispanos. Por el contrario, los estrategas de ambos lados están de acuerdo en que Biden no aleja a tantos votantes blancos no universitarios de Cinturón de Óxido como Clinton, a quien muchos percibían como una elitista que los despreciaba.

«Algunos de esos votantes blancos no universitarios, particularmente los mayores, que se habían movido hacia Trump están regresando a Biden en el Cinturón de Óxido, lo que ha debilitado ese movimiento que vimos alejarse de los demócratas», dice Baumann. «Y ciertamente parece que Biden es un poco más débil con los hispanos que Hillary, lo que debilita sus ganancias potenciales en el Cinturón del Sol. Entonces, si juntas esas cosas, el Cinturón de Óxido todavía parece un poco más fuerte».

MIRA: Verificación de datos: teorías de conspiración que promueve Donald Trump sobre Joe Biden y el coronavirus

Con la base política cambiando en ambas regiones, la gama de posibles resultados se está multiplicando. El día de las elecciones de 2016, escribí: «El riesgo para Hillary Clinton es que la base de su partido en el Cinturón de Óxido se esté fracturando antes de que las fuerzas gemelas de la diversidad y el aumento de los niveles de educación hayan avanzado lo suficiente como para proporcionar a los demócratas un punto de apoyo seguro en el Cinturón del Sol».

Eso es exactamente lo que le sucedió a Clinton: se quedó corta en los campos de batalla clave del Cinturón del Sol y perdió por márgenes aún menores en las decisivas contiendas del Cinturón de Óxido. Ese sigue siendo el escenario de pesadilla para los demócratas este año: Trump moviliza a los blancos que no asisten a la universidad para pasar de nuevo en el Cinturón de Óxido, mientras que Biden no logra energizar lo suficiente a los no blancos (y / o convertir a suficientes blancos bien educados) para voltear los grandes campos de batalla del Cinturón del Sol.

Pero Trump ahora enfrenta el riesgo de un escenario opuesto. Biden podría recuperar los campos de batalla clave del Cinturón de Óxido retrocediendo lo suficiente entre blancos mayores y no universitarios mientras avanza más en los suburbios de cuello blanco y mejora la participación de las minorías incluso ligeramente. Al mismo tiempo, las dos últimas dinámicas podrían permitirle cambiar algunos de los campos de batalla del Cinturón del Sol, incluso si los obreros blancos permanecen abrumadoramente detrás de Trump. Eso produciría una elección espectacular.

Lo más preocupante para Trump es que Biden puede alcanzar la mayoría en el Colegio Electoral incluso si se abre paso solo en uno de estos frentes.

«Uno de los beneficios del mapa que existe ahora es que tenemos múltiples caminos hacia 270», dice Katie Drapcho, directora de encuestas e investigación de Priorities USA. «De los seis [grandes estados indecisos] podemos ganar algunos de ellos, no ganar algunos de ellos, y aún así negarle a Trump un camino hacia la reelección».

Por supuesto, aunque la posición de Biden parece más fuerte en este momento que la de Clinton, vale la pena mencionar que los demócratas también se sintieron así durante la mayor parte de las últimas semanas de 2016.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up