OPINIÓN | Por qué nuestros cerebros están teniendo tantos problemas con covid-19

Nota del editor: Robert Sapolsky es profesor de biología, neurología y neurocirugía en la Universidad de Stanford. También es el autor de «Behave: The Biology of Humans at Our Best and Worst». Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Vea más artículos de opinión en cnne.com/opinion.

(CNN) — El covid-19 ha sido devastador por muchas razones. Existen características distintivas de cómo el virus se propaga y nos enferma. Hay una preparación, infraestructura y liderazgo insuficientes.

Naturalmente, existe la desigualdad social que garantiza que el virus se propague en forma más salvaje entre las personas con menos recursos. La lista sigue y sigue. Pero vale la pena examinar cómo también se ha empeorado por una característica de nuestra psiquis, es decir, lo mal que manejamos la ambigüedad.

La ambigüedad es muy diferente de su primo, el riesgo. Suponga que tiene que elegir entre dos puertas; elige la correcta y se gana la lotería; si elige la equivocada, unos matones lo dejarán sin sentido y en un callejón. Eso es un riesgo calculado. Supongamos, en cambio, que tiene que elegir si dejar que un completo extraño decida si gana la lotería o lo derrotan. Eso es ambigüedad.

La diferencia entre riesgo y ambigüedad se puede estudiar científicamente. En el escenario de riesgo, se le presenta una caja cerrada que contiene 100 fichas, 50 negras y 50 blancas.

Cierre los ojos, elija una ficha al azar. Si es negra, obtiene una recompensa; blanca, castigo. En el escenario de ambigüedad, todo lo que sabe es que al menos una de las 100 fichas es negra, al menos una es blanca. Adelante, elija.

En el escenario de riesgo, hay un 50% de posibilidades de un buen resultado. En el caso de la ambigüedad, la probabilidad de un buen resultado promedia ese mismo 50%, pero varía del 1% al 99%; simplemente no hay forma de saberlo. Las personas varían drásticamente en cuanto a su disposición a correr un riesgo, y algunas personas prosperan con ello. Por el contrario, la gente odia constantemente la ambigüedad.

A la gente normalmente le disgusta más la ambigüedad que el riesgo. Es una respuesta evolutivamente antigua, incluso los chimpancés y los monos prefieren el riesgo a la ambigüedad.

Cuando consideramos el riesgo, activamos partes de nuestro cerebro relacionadas con el cálculo de probabilidades y características ejecutivas de la toma de decisiones, y si al final hay un buen resultado, las cosas se sienten gratificantes.

En contraste, cuando luchamos con la ambigüedad, activamos las regiones del cerebro centrales para la ansiedad y la repulsión, y si hay un buen resultado, en general sentimos menos temor. Si bien la toma de riesgos se basa en la falta de control y de previsibilidad, con la ambigüedad, son esos mismos factores, pero con esteroides.

Lo que nos lleva a covid-19. Estamos acostumbrados a navegar en un mundo de riesgo médico. Vacunar a una población contra la poliomielitis, y aproximadamente una de cada 13,1 millones de veces, las cosas salen mal y la vacuna causa la enfermedad en lugar de prevenirla.

Literalmente podemos averiguarlo. Y luego podemos razonar nuestro camino hacia una respuesta lógica: vacunar a su hijo. Y con la misma claridad, si fuma y sus posibilidades de morir de cáncer de pulmón son de 15 a 30 veces más altas que si no lo hace. Respuesta razonable: no fume.

Esto no quiere decir que seamos excelentes evaluando riesgos; a menudo somos pésimos en eso. En lugar de negarnos a nosotros mismos, racionalizamos, concluyendo que algo terriblemente riesgoso no se aplica a nosotros, hacemos contorsiones mentales para decidir que es más probable que muramos por ser atacados por un gran tiburón blanco que tiene el virus del Ébola, que por enviar mensajes de texto mientras conducimos.

Pero mientras que el pensamiento crítico puede verse afectado en medio del riesgo, nuestros cerebros se desenredan y se vuelven locos en el paisaje lunar vacío de la ambigüedad. Y eso es lo que es nuestro mundo pandémico ahora. ¿Puede el coronavirus transmitido por el aire infectarlo, incluso si está socialmente distanciado? «Aún no está claro».

¿Cuándo habrá una vacuna? «Demasiado pronto para decirlo”.

¿Cuánto tiempo produce anticuerpos después de sobrevivir a covid-19? «Los investigadores están solo en las etapas preliminares de comprender eso».

¿Una segunda ola de enfermedades este invierno boreal eclipsará a la primera ola (como con la pandemia de gripe de 1918)? ¿Por qué covid-19 puede matar a una persona joven perfectamente sana?

¿Y los historiadores concluirán que la reflexión de Trump sobre el tratamiento de pacientes con coronavirus con desinfectantes es el evento más espantoso en la historia presidencial, o simplemente uno de los más espantosos? Manténganse al tanto.

Cuando hay una «cosita» invisible y realmente aterradora, la vida se convierte en un ejercicio para decidir si un vaso de importancia monumental está medio lleno o medio vacío.

En un extremo, decida que este virus invisible no está en ninguna parte y pronto estará de fiesta sin mascarilla (y lo que es más importante, los adolescentes suelen ser menos reacios a la ambigüedad que los adultos).

En el otro extremo, decida que este virus invisible está en todas partes, en todas las superficies, en cada brisa que atraviesa la cima de la montaña a la que ha huido con la esperanza de sentirse seguro aunque sea brevemente, y pronto será parte de la actual ola de ansiedad.

La ambigüedad de covid-19 también se convierte en un ejercicio de cuánto sentido de comunidad podemos aplicar. Tome una respiración profunda y tranquila y reconozca que, en medio de las incógnitas conocidas y desconocidas, sabemos algunos hechos sobre este virus y que hay cosas que puede hacer para estar más seguro. Por el contrario, decida que está indefenso, un rehén de la casualidad, y pronto será parte del igualmente enorme tsunami actual de depresión.

Un momento como este puede hacernos girar entre la parálisis y la impetuosidad; cegarnos en cuanto a quién le importa el bienestar; nos lleva a una búsqueda frenética de atribución que nos convierte en chivos expiatorios. Debemos cuidarnos de cómo la ambigüedad puede sacar lo peor de nosotros.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up