OPINIÓN | Por qué Kamala Harris ganó el concurso para vicepresidenta

Nota del editor: David Axelrod, comentarista político de CNN y presentador de «The Axe Files», fue asesor principal del presidente Barack Obama y estratega en jefe de las campañas presidenciales de 2008 y 2012 de Obama. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Vea más artículos de opinión en CNNe.com/opinión.

(CNN) — Es una medida de estos tiempos extraordinarios que la elección histórica de Joe Biden para vicepresidenta también fuera la más convencional.

Al elegir a Kamala Harris, Biden escogió a la candidata que había sido favorita entre los pronosticadores políticos y los mercados de apuestas durante meses. La senadora de California cumple la promesa de Biden de nombrar a una mujer y responde a la expectativa de que debería ser la primera mujer negra en servir en una boleta nacional.

La presión para tomar esa decisión ha ido en aumento desde que la muerte de George Floyd bajo la rodilla de un agente de policía de Minneapolis provocara protestas en todo el país por la inequidad racial. Y más allá de la naturaleza histórica de la selección de Harris, muchos partidarios argumentaron que la presencia de una persona negra en la boleta era necesaria para motivar a los votantes negros. La tibia participación de los votantes negros en 2016 ayudó a condenar a Hillary Clinton en su carrera contra Donald Trump.

MIRA: ¿Quién es Kamala Harris? Perfil de la aspirante demócrata a vicepresidente en fórmula con Joe Biden

Harris es una política carismática y que se ve favorecida al salir en televisión. Y como senadora estadounidense y reciente candidata presidencial, Harris también cumple con otra prueba importante para Biden. Las personas familiarizadas con la investigación que llevó a cabo la campaña para informar su decisión me dijeron que los votantes la veían como una de las más calificadas para ser presidenta el primer día, un aspecto positivo clave, dado el estatus de Biden como potencialmente el político de mayor edad en servir como presidente.

También está familiarizada con la vorágine de una campaña nacional, después de haber pasado un año postulándose a la presidencia, aunque sin éxito. Aunque a veces no se mostró segura al lidiar con las críticas entrantes de los medios de comunicación y los oponentes, comprende el ritmo y la naturaleza de las mismas, que solo se intensificarán en una carrera contra Trump.

Una de las principales tareas de un compañero de fórmula es desempeñar un papel principal en la presentación del caso contra la otro fórmula, particularmente en el debate vicepresidencial.

Una exfiscal como Harris, conocida como una interrogadora feroz en Capitol Hill, a veces, demostró ser una polemista aguda durante la campaña. Biden lo sabe bien. Él fue su famoso objetivo en el primer debate primario hace 14 meses, cuando ella lo enfrentó teatralmente sobre su posición en el transporte escolar obligatorio en la década de 1970.

Ese intercambio, en el que Harris jugó con su propia experiencia como una niña que se benefició del transporte en autobús, la llevó brevemente al escalón más alto de candidatos en las encuestas. También fue una fuente de fricción con Biden y su familia que podría haber cambiado su elección.

Al final, Biden consideró seriamente a los demás, pero regresó a Harris como la candidata que «no hace daño», poco probable que emocione o indigne a muchos. Puede que ella no parezca la más cómoda como socia gobernante, una cualidad que Biden dijo que estaba buscando, pero Harris fue vista como la elección más segura para ganar en noviembre.

MÁS: Las seis razones por las que Joe Biden eligió a Kamala Harris como su compañera de fórmula y lo que significa esto

Al nombrarla, es probable que Biden también haya establecido la dinámica para las elecciones de 2024, no solo la actual. El exvicepresidente no ha dicho que se retiraría después de un período, aunque dado que tendría 81 años en las próximas elecciones, se asume ampliamente que no se presentará.

Esto también colocará a Harris no solo en una posición histórica sino desafiante si gana la fórmula Biden-Harris. Inmediatamente sería instalada como heredera aparente y supuesta favorita para la nominación presidencial demócrata dentro de 4 años.

Eso significa que se convertiría en un objetivo inmediato para los republicanos que buscan infligir daño político al abanderado que puedan enfrentar en la boleta electoral en 2024. También la desafiaría a equilibrar los roles de vicepresidenta y candidata leal y solidaria a la espera.

Equilibrar estas presiones sería un desafío para cualquiera que asumiera el puesto número 2 en estas circunstancias únicas, pero quizás aún más para Harris, de 55 años, quien ya ha buscado la presidencia y se presume que aún alberga ese objetivo.

Otras que Biden consideró pueden haber encajado más cómodamente en la sociedad con él.

Según los informes, hizo clic con la gobernadora Gretchen Whitmer de Michigan, pero ella no habría cumplido el deseo de aquellos que priorizaron a una candidata negra.

Whitmer, una elección moderada de los blancos, también habría planteado preguntas entre los partidarios de la campeona progresista, la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, ampliamente considerada después de toda una vida de defensa y una fuerte campaña para presidente como una política dura, brillante y capaz. Pero algunos también vieron a Warren como la más polarizada de las posibles candidatas, a quien Trump habría ofrecido como evidencia de que el moderado Biden es simplemente un caballo de Troya para la izquierda.

MÁS: OPINIÓN | Las cuatro razones por las que Joe Biden eligió a Kamala Harris

La representante de California Karen Bass, la presidenta ampliamente respetada del Grupo de Legisladores Negros del Congreso, emergió al final del proceso como la favorita de algunos en el equipo de Biden y de los líderes demócratas en el Congreso. Pero se vio perjudicada al informar sobre sus posiciones pasadas sobre Cuba, que algunos demócratas de la Florida advirtieron que podría costarle a Biden el estado más importante del campo de batalla.

Susan Rice era bien conocida por Biden por su papel como asesora de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama, lo que le dio quizás la visión más profunda de las demandas de la presidencia. Pero ella nunca antes se había postulado para un cargo y su elección, temían, habría revivido los ataques contra su manejo de Bengasi, lo que podría haber sido una distracción.

La senadora Tammy Duckworth de Illinois, una valiente veterana de la guerra de Iraq, también se levantó en el proceso. Pero algunos temían que ser hija de una madre tailandesa y un padre estadounidense, y su infancia en Tailandia e Indonesia, desencadenara una nueva ronda de ataques injustificados, otra distracción innecesaria.

Harris ha sido examinada públicamente, al menos parcialmente, a través de su carrera por la Casa Blanca. Y aunque Biden puede tener preguntas sobre cómo operaría ella como vicepresidenta, también sabe que será un punto discutible si no es elegido.

Al tomar su decisión, Biden señaló que está concentrado como un láser en noviembre, y ve a Harris como la mejor apuesta para ganar.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up