OPINIÓN | No culpes al destino por la cruel tragedia de Beirut

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Síguela en Twitter @fridaghitis. Las opiniones expresadas en este comentario son propias de la autora. Leer más opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — A veces, parece que el destino trata de demostrar su capacidad ilimitada de crueldad. Cuando los cielos sobre Beirut explotaron el martes, enviando ondas de choque hasta Chipre, a 240 kilómetros de distancia en el Mediterráneo, y devastando gran parte de una ciudad que alguna vez fue conocida como el París de Medio Oriente, parecía una de esas veces.

Pero la tragedia interminable que es el Líbano no es el resultado de los hechos aleatorios del destino.

El gobierno del Líbano ha culpado a una gran cantidad de nitrato de amonio mal almacenado por la explosión que sacudió la ciudad, matando al menos a 135 personas, hiriendo a más de 5.000 y destruyendo el puerto crítico de la capital, a través del cual la mayoría de los bienes que el Líbano necesita, incluidos los alimentos, ingrese al país. Unas 300.000 personas pueden haber quedado sin hogar.

Las investigaciones iniciales de la catástrofe parecen mostrar que fue el resultado de una confluencia de prácticas ridículamente imprudentes y una preocupación inexistente por la seguridad, aunque no podemos estar seguros tan pronto. El primer ministro ha prometido una investigación completa.

El pueblo libanés ha sufrido durante mucho tiempo como consecuencia de las acciones y el comportamiento de individuos corruptos e incompetentes; de políticos, empresarios y figuras sombrías ávidas de poder, y de actores geopolíticos que han hecho del país su juguete a expensas del buen gobierno.

MIRA: Conmovedora escena de una enfermera cargando a tres bebés recién nacidos tras explosión en Beirut

Todo lo que podría salir mal en el Líbano salió. La explosión se produjo en medio de un colapso económico épico y una pandemia global, con facciones políticas que luchan entre sí mientras la gente, cada vez más hambrienta, han pasado entre desesperación y rabia. (Como una destacada personalidad de la televisión, Antoine El Hajj, dijo: «la clase media se ha vuelto pobre y los pobres se han vuelto indigentes«).

Así que no fue sorprendente que la explosión encendiera inmediatamente una tormenta de especulaciones y sospechas. Qué y quién causó el cataclismo, todos querían saberlo.

En esta situación entró el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien de manera espantosa, casi casualmente, pareció inyectar más combustible a las conspiraciones ardientes, llamando a la explosión, un «ataque terrible», y luego especulando que era » una bomba de algún tipo «. Trump afirmó que lo había escuchado de «nuestros grandes generales», pero los funcionarios de defensa le dijeron a CNN que no sabían de qué estaba hablando.

La única razón por la que el descuido de Trump no desencadenó una explosión política aún peor en un país lleno de intriga puede ser que el mundo ha llegado a conocer a Trump como un fantasista y mentiroso.

Aun así, los libaneses no pidieron su ayuda para iniciar conjeturas de conspiración, cuyo volumen en las redes sociales atestigua la vorágine política del país: los libaneses están familiarizados con las facciones y los actores y poderes. ¿Fue alguno de los sospechosos habituales? La calamitosa guerra civil de 15 años que terminó en 1990 los familiarizó con los conflictos políticos y el mecenazgo maligno.

¿Qué causó exactamente la explosión? Las imágenes de una nube en forma de hongo llevaron a algunos a concluir que «no hay duda de que era una bomba atómica», aunque los expertos notaron de inmediato que las explosiones de todo tipo crean nubes en forma de hongo, y esto ciertamente NO fue un arma nuclear.

Las autoridades libanesas primero culparon a los fuegos artificiales almacenados en el puerto. Pero parecía improbable que los petardos y las bengalas pudieran crear una explosión de esa magnitud. Luego comenzaron a aparecer nuevos hechos y comenzó a surgir la banalidad de lo que pudo haber causado la catástrofe.

MÁS: Beirut: la explosión fue la más potente no nuclear de la historia, según expertos

Almacenado en el puerto, de hecho, había una cantidad enorme de nitrato de amonio, la mezcla altamente explosiva utilizada por los bombarderos de la ciudad de Oklahoma de 1995, autores del que en ese momento fue el peor ataque terrorista en la historia de Estados Unidos. Esos bombarderos usaron dos toneladas. El puerto de Beirut contenía 2.750 toneladas métricas, más de mil veces más, tanto que el jefe de aduanas libanés dijo que había enviado seis documentos al poder judicial advirtiendo sobre el peligro, instando a que se quitaran los explosivos.

La comprensión actual, a través de los funcionarios libaneses, es que la reserva de nitrato de amonio se encendió, aunque no está claro qué causó esto, y la consiguiente explosión arrasó grandes extensiones de la ciudad.

Si esto es lo que sucedió, no fue terrorismo o geopolítica, fue incompetencia y negligencia. Pero vale la pena señalar que la incompetencia y la corrupción en el Líbano se deben en parte a la interferencia de otras potencias. Irán y Arabia Saudita llevan a cabo una competencia de poder desde hace mucho tiempo en la arena política del Líbano. El sistema de gobierno del país divide el poder por grupos sectarios, entre sunitas, chiitas y cristianos. A menudo respaldados por extraños, los políticos y los funcionarios con demasiada frecuencia ven sus posiciones como una forma de enriquecerse a sí mismos en lugar de trabajar para el Líbano, creando condiciones inestables en un país frágil.

MÁS: Emmanuel Macron llega a Beirut y asegura que enviará ayuda tras explosión

El presidente y el primer ministro del Líbano están reflejando la tristeza y la furia que ahora impregna lo que alguna vez fue una capital gloriosa. El primer ministro Hassan Diab prometió: «No descansaré hasta que encontremos a los responsables de lo que sucedió, los responsabilizaré e impondré el castigo máximo».

El presidente Michel Aoun prometió «el castigo más severo».

El Líbano necesita ayuda urgente y duradera, pero incluso recibir ayuda externa será extraordinariamente complicado dados los nudos políticos que están estrangulando al país. No es el destino el que causa la tragedia del Líbano. Quizás la ira compartida por este evento puede unir a los libaneses para hacer retroceder a los incompetentes y codiciosos, los funcionarios, políticos y actores externos, que han secuestrado a su país y creado las condiciones para la tragedia interminable del pueblo libanés; es una tarea monumental.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up