OPINIÓN | Las cuatro razones por las que Joe Biden eligió a Kamala Harris

Nota del editor: SE Cupp es comentarista política de CNN y presentadora de «SE Cupp Unfiltered». Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente suyas. Vea más artículos de opinión en CNN.

(CNN) — Afortunadamente, es Kamala Harris.

Después de meses de especulación y un elenco aparentemente interminable de candidatos a través de la puerta giratoria, ahora sabemos lo que debería haberse resuelto hace mucho tiempo.

El exvicepresidente y presunto candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden, ha anunciado que su compañera de fórmula será la senadora estadounidense por California.

Esta es una muy buena noticia en varios niveles. Para empezar…

Elegibilidad:

Si quiere que Biden sea elegido, y especialmente si quiere que el presidente Donald Trump sea derrotado a toda costa, Harris es la única compañera de fórmula viable para ayudar a llevar a Biden a la línea de meta. Casi todas las demás candidatas tenían un bagaje importante o algunas cualidades alienantes.

Por ejemplo, la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, uno de los sacos de boxeo favoritos de Trump y sus partidarios, genera una profunda desconfianza por parte de la derecha, y su aprobación nacional estaba sumergida en mayo. La exasesora de seguridad nacional de Obama, Susan Rice, tiene problemas tanto con la extrema derecha como con la extrema izquierda por su controversial historial de política exterior. La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, tiene poco reconocimiento nacional y no agrega diversidad racial al boleto de Biden. Stacey Abrams, la exrepresentante del estado de Georgia que se postuló sin éxito para gobernadora, es vista por algunos como demasiado verde. Otras también tuvieron problemas.

MIRA: ANÁLISIS | El acto de equilibrio de Kamala Harris como número dos de Joe Biden

Harris, quien se postuló para la candidatura demócrata, ya ha sido examinada. Ella sobrevivió a las primarias relativamente ilesa y emergió como la principal candidata para unirse al boleto de Biden. En junio, se pidió a un panel de votantes primarios demócratas que nombraran su elección preferida para una compañera de fórmula de Biden: una pluralidad eligió a Harris.

Aunque algunos progresistas están en desacuerdo con su historial de justicia penal, ella trabajó duro para responderlos durante la primaria. Su plataforma se alinea estrechamente con la de Biden, y no parece haber grandes lagunas que deba explicar o contorsionar para defender.

Habilidad:

Harris quiere ser presidente. Ocasionalmente, las ambiciones de un vicepresidente pueden obstaculizar una asociación de trabajo fluida. Pero en este caso, su posición de sí misma sería algo bueno, porque muy bien podría ser presidenta algún día. Biden cumplirá 78 años el 20 de noviembre y, si gana, es razonable considerar que su vicepresidente podría sucederle en algún momento. Es importante tener a alguien que no solo esté listo para ese papel, sino que haya imaginado cómo lo haría. Con Biden al timón, él marcará el ritmo, pero su administración, y la nación, pueden estar tranquilos de que Harris no es solo una acompañante. Ella está lista para salir.

Autenticidad:

Con Harris, Biden ha puesto su dinero donde está su boca. Una cosa es decir que te importa acabar con el racismo, y otra es poner en el boleto a una mujer que lo convertirá en su prioridad. Si él realmente la empodera para hacer precisamente eso, para tener una voz en esos temas que incluso domina y eclipsa a los suyos, podría ser de gran ayuda para tranquilizar a muchos estadounidenses de izquierda y derecha, jóvenes y viejos, blancos y negros, que un hombre blanco mayor está realmente interesado en ayudar a marcar el comienzo de una nueva era de justicia racial.

MÁS: ¿Quién es Kamala Harris? Perfil de la aspirante demócrata a vicepresidente en fórmula con Joe Biden

Apelación cruzada:

Finalmente, es la capacidad potencial de Harris para lograr que moderados, independientes e incluso algunos en el centro-derecha, crucen y voten por Biden. En algunos temas importantes para los moderados, resistió la tentación de moverse hacia la extrema izquierda.

Si bien inicialmente tropezó con la respuesta correcta, finalmente llegó a abolir el seguro médico privado, diciendo que su plan de salud no llegaría tan lejos.

Ella también dijo que quiere reorganizar el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), pero no abolirlo por completo, otro tema que les importa a algunos moderados.

No llegó a decir que deberíamos retirar los fondos a la policía, en cambio dijo que deberíamos reinventar la forma en que asignamos nuestros fondos a las comunidades.

En las armas, otro tema polarizador, Harris prohibiría las importaciones de las llamadas armas de asalto, pero no ha dicho que la prohibición se extendería a las existentes.

Harris se pronunció agresivamente contra los aranceles de Trump y la guerra comercial con China, políticas que desaprueban una amplia franja de votantes, incluidos los independientes.

Sin duda, en el historial de Harris hay muchos motivos para que los conservadores acérrimos sean aprensivos: votó en contra de un proyecto de ley que limitaría los abortos a las primeras 20 semanas de embarazo, por nombrar solo una cosa.

MÁS: Amiga de la infancia de Kamala: Es una mujer preocupada por la gente

Pero si está en el medio, o incluso en el centro-derecha, y cree que Trump tiene que irse, es probable que Harris no sea un puente demasiado lejano.

Biden tuvo que hacer el baile del vicepresidente, reunirse con las candidatas, presentar algunas al público, sopesar los pros y los contras de cada una. Todo candidato presidencial lo hace. Pero en este caso, siempre debió haber sido Harris.

De hecho, apuesto a que nadie es un complemento tan bueno para la parte superior de la lista como ella, al menos desde que Biden fue para Barack Obama. Y nosotros sabemos cómo terminó eso.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up