OPINIÓN | La fría y dura verdad sobre el regreso a la escuela

Nota el editor: Barbara Kantrowitz es editora senior de The Hechinger Report, una organización de noticias independiente y sin fines de lucro centrada en la desigualdad y la innovación en la educación. Las opiniones expresadas en esta columna son de la autora. Ver más opinión en cnne.com/Opinion

(CNN) — En las próximas semanas, las escuelas públicas de Estados Unidos se embarcarán en un gran experimento, equilibrando la seguridad de 51 millones de estudiantes con sus necesidades académicas, sociales y emocionales. La pandemia de coronavirus obligó a las escuelas de todo el país a cambiar al aprendizaje remoto esta primavera. Ahora, las autoridades y los políticos tienen que descubrir cómo reabrir este otoño con el virus aún en pleno auge. El resultado podría derribar el ya frágil ecosistema de escuelas en este país y devastar la educación pública durante años.

En la ciudad de Nueva York, que alguna vez fue el epicentro de la pandemia, los padres deben decidir antes del 7 de agosto si aceptan un plan de reapertura que combina la instrucción en persona con clases en línea o si optan por no participar en el aprendizaje remoto de tiempo completo. Aunque la tasa de infección de la ciudad es actualmente baja, la elección sigue siendo angustiosa dada la posibilidad de una segunda ola. Mientras que otras grandes ciudades como Los Ángeles y Chicago están comenzando el año escolar de forma remota, Nueva York, el distrito escolar más grande del país con 1.1 millones de estudiantes, podría establecer el estándar para las escuelas donde el virus está bajo control.

A pocos días de que comience el nuevo año escolar en muchos lugares, los padres y educadores se están dando cuenta de que no hay buenas opciones. Las clases presenciales plantean preocupaciones de seguridad, dada la expectativa poco realista de que los niños usen mascarillas y permanezcan a dos metros de distancia durante el día escolar. Pagar por el personal y el equipo necesarios para mantener a raya el virus también es un gran obstáculo, especialmente para los distritos que carecen de efectivo en comunidades de bajos ingresos. Un sistema híbrido es una pesadilla logística, mientras que el aprendizaje remoto seguramente dejará atrás a los estudiantes más vulnerables.

Es difícil imaginar cómo sería ahora una educación presencial segura. En Indiana, a un estudiante se le diagnosticó covid-19 el primer día de clases a fines del mes pasado, y las autoridades ordenaron a quienes habían estado en contacto cercano con él que se pusieran en cuarentena durante 14 días.

MIRA: El gobernador de Florida, Ron DeSantis, dice que los padres deben tener la opción de enviar sus hijos a las escuelas

Las autoridades deben tomar decisiones difíciles sin evidencia científica clara sobre cómo los niños pueden propagar la enfermedad. Quienes están en contra de las mascarillas se rebelan incluso contra las pautas más simples, mientras que los maestros y otros miembros del personal dicen que no irán a trabajar si las escuelas no son seguras. Alrededor del 28% de los maestros de escuelas públicas tienen más de 50 años, lo que los hace especialmente vulnerables al virus. Muchos dicen que prefieren jubilarse antes que arriesgar su salud, lo que agotaría aún más el cuerpo de maestros y haría aún más difícil mantener el distanciamiento social con clases pequeñas.

Cuando comenzó la pandemia, los distritos de todo el país, especialmente los de áreas de bajos ingresos, aún se estaban recuperando de las pérdidas económicas sufridas durante la recesión de 2008, cuando casi 300.000 maestros y personal escolar fueron despedidos.

Ahora las autoridades deben descubrir cómo administrar con menos recursos a medida que los ingresos estatales y locales se reducen frente a otra crisis económica. Hay maestros que ya fueron despedidos en California, Massachusetts y Michigan y el costo de implementar medidas de seguridad para un distrito escolar promedio con 3.659 estudiantes ascendería a US$ 1.778.139, según un análisis de la Asociación Internacional de Escuela de Negocios y la Asociación de Superintendentes Escolares.

Si no hay educación en persona, muchos padres se verán obligados a renunciar a sus cheques de pago para quedarse en casa y cuidar a sus hijos, lo que reducirá los ingresos familiares durante una época que ya es económicamente precaria. Los estudiantes que dependen de las escuelas para proporcionar comidas gratuitas con precio reducido podrían pasar hambre si se eliminan las clases presenciales. Más de la mitad de los estudiantes públicos estadounidenses fueron destinados para estas comidas durante el último año escolar. Aunque muchos distritos intentaron seguir alimentando a los estudiantes necesitados esta primavera, la demanda seguramente crecerá a medida que aumente el desempleo.

Este podría ser un año decisivo en la historia de la educación pública estadounidense. La ya creciente brecha entre ricos y pobres amenaza con convertirse en un abismo infranqueable, ya que los padres con dinero pagan alternativas como tutores privados, mientras que las familias de menores ingresos luchan por sobrevivir.

MIRA: OPINIÓN | Si el béisbol no puede ser seguro, ¿cómo pueden serlo las escuelas?

Este verano, John King, director de la organización sin fines de lucro Education Trust y exsecretario de Educación de Estados Unidos, instó al Congreso a asignar al menos US$ 175 mil millones para la educación con el fin de evitar despidos y pagar por medidas de seguridad, entre otras necesidades. «El coronavirus solo intensificó las desigualdades en la educación, el empleo, la atención médica y otras áreas que ya impactan de manera desproporcionada a las personas negras y las familias de bajos ingresos», dijo King.

No hay precedentes en la historia moderna de Estados Unidos de la catástrofe potencial de cierres de escuelas generalizados durante un año o más. Aunque la mayoría de las escuelas estadounidenses cerraron durante la gran influenza de 1918, los maestros volvieron a dar la bienvenida a los estudiantes a las aulas después de unos pocos meses, mientras que las escuelas de Nueva York, Chicago y New Haven permanecieron abiertas. Las escuelas en esas ciudades implementaron rigurosas medidas de salud pública, realizando exámenes físicos frecuentes y colocando enfermeras en la mayoría de las escuelas, innovaciones que luego se hicieron más comunes en gran parte del país. Las epidemias más recientes, como el virus H1N1 en 2009, también llevaron al cierre de escuelas pero solo por unas pocas semanas.

Durante el huracán Katrina en agosto de 2005, cientos de miles de niños fueron desplazados. Solo en Nueva Orleans, la tormenta destruyó 110 de 126 escuelas públicas. Algunas familias fueron reubicadas en otros estados, pero muchos niños se quedaron sin clases regulares durante un año o más. Cuando finalmente regresaron a la escuela, tenían un promedio de dos años de retraso, lo que requería años de instrucción de recuperación.

La pandemia parece estar intensificando la amenaza de larga data para el futuro de la educación pública universal. Los defensores de la privatización de las escuelas ven el cierre como una oportunidad para hacer avances; si las escuelas públicas no abren, continúa el argumento, los padres deberían poder llevar el dinero de los contribuyentes a otra parte. El presidente Donald Trump amenazó con hacer precisamente eso, retirando fondos públicos de las escuelas que no ofrecen aprendizaje presencial y dando el dinero directamente a los padres. No está claro cómo funcionaría, pero las empresas de educación a distancia con fines de lucro ya están aumentando sus negocios.

Las escuelas privadas y parroquiales, que actualmente educan a alrededor del 10% de los estudiantes, también podrían beneficiarse si los padres que pueden pagarlo se sienten atraídos por clases más pequeñas y mejores instalaciones. Ya cuentan con el apoyo de la secretaria de Educación Betsy DeVos, defensora de la elección de escuelas y la privatización desde hace mucho tiempo, quien definió a las escuelas públicas como un «callejón sin salida».

Los padres están comprensiblemente ansiosos en este momento. Soportaron el impacto de los cierres repentinos en marzo y la esperanza de volver a la normalidad este otoño mantuvo a muchos a flote durante los últimos cinco meses. A principios del verano, algunos distritos señalaron un regreso al aprendizaje presencial basado en las bajas tasas de infección en sus comunidades, solo para dar marcha atrás bajo la guía estatal a medida que aumentaban los casos. Ahora, cada vez más distritos dicen que comenzarán de forma remota, con la esperanza de que los estudiantes regresen lentamente para octubre o noviembre. Pero esa línea de tiempo parece demasiado optimista. Si el virus todavía está desenfrenado en otoño e invierno, las escuelas no serán más seguras. Escuchar anuncios contradictorios de funcionarios escolares y líderes políticos es confuso y socava la credibilidad de las personas que deberían tener más autoridad durante esta crisis.

MÁS: «Cero es el número de estudiantes que yo estoy dispuesta a que se mueran», dice maestra ante debate por apertura de escuelas

La escolarización universal es un baluarte de las democracias funcionales; sin él, podríamos parecernos más a los países en desarrollo, donde la educación está reservada para las familias que pueden pagarla. Antes de que ocurriera la pandemia, los estadounidenses generalmente expresaban fe en sus escuelas públicas. Una encuesta de febrero de 2020 del Centro de Acción de las Juntas de Escuelas Nacionales encontró que la mayoría de los votantes tenía una opinión favorable de sus escuelas y maestros locales y estaban comprometidos a invertir en las escuelas incluso si eso significaba aumentos de impuestos.

El próximo año escolar pondrá a prueba esa reserva de buena voluntad en todas las formas posibles. ¿Qué pasará si el virus supera todos los intentos de contenerlo? ¿Qué les pasará a los estudiantes si las escuelas tradicionales cierran un año más? ¿Qué quedará por salvar? Los padres, estudiantes y maestros están buscando respuestas. Por el momento, no hay ninguna.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up