OPINIÓN | Entreguen las riendas políticas a los millennials

Nota del editor: Jill Filipovic es una periodista residente en Nueva York y autora del libro «OK Boomer, Let’s Talk: How My Generation Got Left Behind”. Síguela en Twitter. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente suyas. Vea más artículos de opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — La pandemia de coronavirus ha devastado la economía estadounidense. Pero un grupo se ha visto particularmente afectado: los millennials que ya están luchando.

De febrero a mayo de este año, casi 5 millones de millennials perdieron sus trabajos, informó recientemente The Wall Street Journal. Las personas mayores no salieron ilesas, pero sus cifras de pérdida de empleo no son tan graves. Y estas últimas pérdidas se producen poco más de una década después de que los millennials fueran la generación más perjudicada por la Gran Recesión de 2008-2009. Como adultos jóvenes recién comenzando nuestros años laborales, fuimos los primeros en la fila cuando las empresas tuvieron que reducir su tamaño; muchos de nosotros pasamos meses o años sin trabajo. Eso creó una penalización en las ganancias de la que aún no nos hemos recuperado, y probablemente nunca lo haremos.

Para los millennials como yo, la única esperanza de un cambio real es elegir a personas que son parte de nuestra generación, pero en gran medida hemos sido excluidos de un proceso político estadounidense que no nos representa. Los millennials más mayores cumplen 39 años este año, si usa la definición del Pew Research Center (cualquier persona nacida entre 1981-1997), o 38, si usa la de la Oficina del Censo (cualquier persona nacida entre 1982-2000), y sin embargo, no hay un millennial en el Senado de Estados Unidos. No sucedió lo mismo con los “Baby Boomers”, muchos de los cuales fueron elegidos a los 30, incluidos Russ Feingold, John E. Sununu, Don Nickles y Rick Santorum. Joe Biden, miembro de “Silent Generation”, tenía 30 años cuando se convirtió en senador. Si bien los millennials obtuvieron algunos avances en la Cámara en las primarias de 2018, todavía están sorprendentemente subrepresentados: los millennials, que representan el 22% de la población de EE. UU., ahora superan en número a los “Baby Boomers”, y pasaron del 1% de los miembros de la Cámara al 6%.

Es revelador que esos millennials miembros del Congreso hayan tenido una influencia significativa, dando prioridad al tipo de legislación progresista ambiciosa que más importa a los jóvenes. Han asumido nuestros problemas más urgentes: los altos costos de la atención médica (pagamos el doble por la atención médica que los “boomers” cuando eran adultos jóvenes), la vergonzosa falta de cuidado de los niños, la deuda estudiantil que se dispara, la falta de viviendas asequibles, nuestro calentamiento global y el planeta cada vez más inhabitable y ahora nuestras pérdidas de empleo provocadas por el coronavirus.

Si bien estas propuestas aún no se han convertido en políticas, al menos están teniendo un impacto, incluso en los líderes más antiguos del Partido Demócrata. Pero eso es parte del problema: nuestros líderes ven a los millennials como niños con buenas ideas, no como iguales listos para tomar nuestra parte justa del poder. Si queremos que el futuro sea más brillante, elijamos a las personas que tienen un mayor interés en él.

La historia de la vida de los millennials es algo así: “Somos la generación adulta más grande de Estados Unidos, la mejor educada y la más diversa”, según Pew.

Pero también somos la primera generación que tiene movilidad descendente, destinada a hacerlo peor que nuestros padres y abuelos.

La raza también es un factor importante aquí. La discriminación racial sistémica en el empleo, la vivienda y la libertad cortaron las vías para que las familias negras y morenas encontraran estabilidad y construyeran riqueza. Los resultados de esas desigualdades (pobreza, falta de oportunidades, salarios bajos, pocos ahorros y bajas tasas de propiedad de la vivienda) ahora se magnifican en la generación del milenio más gdiversa.

A medida que los salarios de la clase trabajadora caían vertiginosamente, los millennials necesitaban ir a la universidad solo para permanecer o entrar en la clase media. Pero los padres de color tenían menos riqueza de la que sacar provecho, lo que hacía que los millennials negros fueran aún más propensos a endeudarse por préstamos estudiantiles que sus homólogos blancos (que están sumidos en un agujero de deuda educativa). Cuando los millennials negros y morenos se graduaron, la discriminación racial en el salario significó que ganaban menos que los blancos, incluso con las mismas credenciales y haciendo el mismo trabajo. Y otros gastos fueron más altos: la casa promedio cuesta hoy el doble de lo que costaba en 1970.

Los alquileres también se han disparado desde que los “boomers” eran jóvenes, y los inquilinos negros y morenos pagan más en alquiler por casas similares en vecindarios similares. En otras palabras, los millennials generalmente tienen más deudas, tienen costos de vida básicos más altos y ganan menos dinero que las generaciones anteriores, y los negros se ven afectados de manera desproporcionada.

Y ahora coronavirus.

Las cifras de pérdida de empleo son extremas y especialmente devastadoras para los trabajadores negros. Pero también hay reverberaciones más sutiles que están por salir, y es posible que no sean tan fáciles de cuantificar. Si bien trabajar desde casa al cuidado de niños es un desafío para todos los padres, esa carga no se comparte por igual. Abundan las anécdotas sobre las mujeres que abandonan el trabajo o se retiran del trabajo porque, a pesar de creer que estaban en relaciones igualitarias, las mamás están haciendo mucho más que los papás, y resulta que hacerlo todo es imposible. Lentamente, los investigadores y topógrafos están comenzando a cuantificar estas cargas, y los resultados no son exactamente el material de los sueños feministas.

Según los datos anteriores al coronavirus analizados por el Council on Contemporary Families, cuando los padres trabajan desde casa, las mujeres terminan haciendo más tareas domésticas y los niños pasan el doble de tiempo con sus madres que trabajan desde casa que con sus papás en la misma situación. Como era de esperar, una vez que el coronavirus golpeó, las madres que trabajan a distancia informaron niveles más altos de ansiedad, soledad y depresión en comparación con lo que informaban las madres trabajadoras antes de la pandemia. A los papás les va mejor: sus niveles de ansiedad en realidad disminuyeron cuando pasaron a trabajar desde casa. Según los economistas del Fondo Monetario Internacional, las mujeres han sufrido la peor parte de los daños financieros de coronavirus y los golpes amenazan con hacer retroceder décadas de progreso hacia la igualdad de género.

Este problema recae en gran medida en los millennials, que son padres de la mayoría de los niños pequeños de Estados Unidos. Y recae especialmente en las mujeres, que representaron más de la mitad de las pérdidas de empleo de esta primavera boreal.

Esto no augura nada bueno para el futuro de los millennials, por lo que nuestros partidos políticos deben apoyar el envío de más políticos de este grupo demográfico (y lmás jóvenes que nosotros) a Washington.

A medida que nos dirigimos a una elección en la que los millennials y la generación Z constituyen la mayor cantidad de votantes potenciales, los políticos deben decirnos, y a la generación Z que enfrentan destinos similares, qué es exactamente lo que van a hacer para mejorar nuestras perspectivas y compensar algunos de los daños causados por las políticas creadas por los “boomers”. Son los millennials los que han pagado el precio de que los líderes de la generación de la posguerra y los políticos elegidos por la generación de la posguerra destruyan la financiación de la educación superior pública, no respondan adecuadamente a la amenaza del cambio climático y eleven los costos de la atención médica. Los votantes y los que están en el poder deben escuchar a los millennials electos, como la representante de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, y a los movimientos juveniles, incluidos Black Lives Matter y Sunrise, que lucha contra el cambio climático.

Han propuesto y apoyado legislación que abordaría algunos de los mayores desafíos de la generación del milenio: el Green New Deal para combatir el cambio climático, la redirección del dinero de la policía y las prisiones hacia la educación y la salud y el paquete «Una sociedad justa» que apunta a mantener los costos de alquiler bajo control y abordar completamente la pobreza en Estados Unidos.

Los millennials han pasado toda nuestra vida escuchando el cliché de que somos «el futuro». Bueno, ya no somos tan jóvenes y las generaciones mayores no han hecho mucho para mejorar y hacer más brillante nuestro futuro. El caos del coronavirus, aunque devastador, también ha ido aclarando: nuestro sufrimiento es prevenible. Somos una nación aislada y sufriendo por malas decisiones políticas, no por mala suerte. Y es hora de que los responsables entreguen las riendas y dejemos que los jóvenes se salven.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up