OPINIÓN | El tiroteo de Kenosha no surgió de la nada

Nota del editor: Denise Lockwood ha cubierto el sureste de Wisconsin durante más de 20 años para CNI Newspapers, Patch, Kenosha News y The Milwaukee Business Journal. Actualmente es propietaria y opera el Racine County Eye, un sitio web independiente de noticias locales. Las opiniones expresadas aquí son suyas. Lee más opiniones como esta en cnne.com/opinión

(CNN) — Cuando apareció el video de Jacob Blake siendo baleado por oficiales del Departamento de Policía de Kenosha el domingo por la noche, sabía el lugar donde sucedió: un vecindario llamado Wilson Heights. Cuando cubría los temas delincuenciales para el periódico Kenosha News pasé mucho tiempo allí debido a la actividad de las pandillas, las sobredosis de heroína, los disparos y los apuñalamientos.

Para ser claros, los detalles de lo que le sucedió exactamente a Jacob Blake aún no se conocen ampliamente y hay muchas preguntas sin respuesta sobre cómo la policía manejó este llamado.

Aun así los manifestantes que denunciaron el tiroteo me dijeron que sus protestas son sobre lo que le sucedió a Blake y sobre lo que es ser negro en Wisconsin.

Ignorar la opresión social, cívica y económica que experimentan los negros está mal. Los legisladores de Wisconsin deben analizar detenidamente estos problemas y dejar de fingir que estos tiroteos policiales no están relacionados con fallas en los sistemas sociales con fondos insuficientes.

Durante décadas, la región sureste de Wisconsin ha tenido muchos problemas relacionados con la raza. Milwaukee se encuentra entre los peores lugares del país para que los negros vivan. Racine, la ciudad que cubro para el condado de Racine Eye, tiene tasas mucho más altas de mortalidad infantil y desempleo para los residentes negros que para los blancos, de acuerdo con la organización United Way of Racine County.

Kenosha también ha luchado con problemas de racismo sistémico. Todas estas áreas comparten los mismos problemas: encarcelamiento masivo, alta mortalidad infantil, falta de acceso a atención de salud mental, educación desigual, desempleo y drogas.

Pero durante los últimos 20 años siento que he escrito la misma historia una y otra vez. Hasta que los legisladores de Wisconsin enfrenten estos problemas en torno al racismo y la violencia sistémica, me temo que seguiré escribiéndolo.

La tasa de encarcelamiento de negros en el condado de Racine sigue siendo uno de los mayores problemas. El porcentaje de personas negras encarceladas en el condado de Racine representó el 53% de la población carcelaria en 2017.

Pero las personas negras representaron solo un 11% de la población del condado de Racine durante ese mismo tiempo, según el Instituto de Justicia Vera.

Cuando escribí para el Milwaukee Business Journal, a menudo escuché a los directores ejecutivos de las empresas manufactureras quejarse de la falta de mano de obra calificada. Decían que la gente no se vestía bien, no hablaba bien o no llegaba a tiempo. Que los trabajadores tenían alguna actitud o que no podían resolver problemas.

La conversación normalmente se movería al sistema educativo fallido, a las unidades familiares fallidas y a la falta de resiliencia. Y luego la discusión dio un vuelco en torno a cómo no pagar los impuestos estatales y locales.

Como propietaria de un negocio, tampoco soy una fanática de pagar impuestos. Pero también quiero una mano de obra calificada.

Para ser justos, algunos de estos problemas en Wisconsin podrían abordarse (y algunos se están abordando) con atención informada sobre el trauma, más préstamos para los negocios que son propiedad de minorías, modelos educativos de reequipamiento y cosas simples como ofrecer transporte gratuito para las personas que buscan trabajo).

Pero hay un elefante en el medio de la sala que se llama nuestro sistema de justicia penal. Y no es un tema sexy para ningún político.

Cuando ya han ocurrido tiroteos policiales en Milwaukee, Racine y Kenosha, los manifestantes se han pronunciado en contra de las circunstancias en torno al tiroteo y de su incertidumbre económica y social.

La respuesta que veo a esas demostraciones en cartas y comentarios de algunos de mis lectores del Racine County Eye incluyen: conseguir un trabajo. Ser un contribuyente. Terminar la escuela. No cometer el crimen si no puedes cumplir el tiempo. Empezar a cuidar a los hijos.

Y esto es decir todo diplomáticamente, dejando de lado muchos peyorativos.

Hay una mentalidad contraproducente aquí. Por un lado tenemos una política centrada en «encerrarlos y tirar la llave», pero también queremos que los delincuentes que salen de la cárcel se comporten de cierta manera.

Cuando las personas quedan atrapadas en el sistema de justicia penal, ¿son los delincuentes los únicos que pagan? No. Y tenemos que ser dueños de eso, como estado y como país.

Cuando los niños no se gradúan, cuando llegas tarde a la escuela porque vas a llevar a tus hermanitos a la escuela, no tienes tiempo para desayunar, tienes problemas con la tarea porque no tenías una cama para descansar la noche anterior, cuando tu vecindario no es seguro y todo lo que escuchas son disparos es una experiencia diferente para un niño que crecer en un vecindario seguro de clase media.

Cuando cubrí Wilson Heights, donde ocurrió el tiroteo de Jacob Blake, recuerdo haber informado sobre un tiroteo relacionado con una pandilla en el que un edificio de apartamentos recibió un disparo y una bala atravesó una pared, atravesó la pierna de una madre y entró en la pierna de su hija.

Ellos sobrevivieron. ¿Pero cómo vives con eso? ¿Quién paga por ese trauma no tratado?

Nosotros. Todos nosotros.

Los contribuyentes de Wisconsin gastan más de US$ 1.300 millones cada año para ese sistema de justicia penal, que trata con 105.000 personas anualmente entre las cárceles de su condado, centros de detención juvenil, prisiones federales, correcciones comunitarias y prisiones, según un Informe de la Oficina Fiscal Legislativa.

Pero estas políticas también causan una deuda cívica que impacta de manera desproporcionada a las personas negras. Una pregunta especialmente problemática es por qué las personas están encerradas en primer lugar.

La respuesta puede sorprender a la gente.

En una historia que informé en marzo sobre el sistema penitenciario de Wisconsin que estaba alcanzando máximos históricos, los investigadores me dijeron que el aumento de la población carcelaria no es el resultado de un aumento de la delincuencia, sino más bien de las decisiones políticas.

Un juez puede ordenar a las personas que violen las reglas —ya sea en libertad condicional o en un periodo de prueba— que cumplan las condenas restantes tras las rejas. Cuando eso sucede, se llama admisión en prisión de «solo revocación».

Eso significa que no cometieron un nuevo crimen. En cambio, el estado elige enviarlos de nuevo tras las rejas por violar los términos de su liberación.

De las casi 18.000 personas enviadas a las prisiones de Wisconsin en 2018, las admisiones por revocación fueron aproximadamente un 40%, según el Departamento de Corrección. Las infracciones pueden incluir no reunirse con su agente de libertad condicional, no notificar a su agente de libertad condicional de un cambio de trabajo, buscar crédito o pedir permiso para comprar un automóvil.

Este problema es un síntoma de un problema más significativo y sistémico que involucra empleo, salarios, falta de servicios de salud mental, uso de drogas y falta de educación. Estos problemas afectan de manera desproporcionada a las personas negras.

Un estudio del Instituto Badger enmarcó el problema de manera diferente.

«El fracaso generalizado de los exreclusos para permanecer fuera significa que muchos niños no tienen padres comprometidos y demasiadas empresas no tienen suficientes trabajadores», escribió Mike Nichols, presidente del grupo de expertos conservador de Wisconsin.

Una vez que salen de la cárcel, es difícil para los delincuentes encontrar un trabajo y desarrollar una nueva vida.

La ley de Wisconsin requiere que las personas con condenas por delitos graves cumplan con los términos de correcciones comunitarias mientras están en libertad condicional, que puede exceder más de una década, a pesar de que muchas violan algunas de las condiciones estrictas de su puesta en libertad incluso dentro de los primeros tres años después de salir de prisión.

Me acuerdo de lo que Rodney Prunty, exdirector ejecutivo de United Way del condado de Racine, me dijo durante una entrevista: «Si tienes un estanque lleno de peces y algunos de ellos mueren, preguntas qué pasa con los peces. Pero cuando el estanque lleno de peces muere, preguntamos qué le pasa al estanque».

En Wisconsin es hora de que hablemos sobre lo que le pasa al estanque.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up