OPINIÓN | El sistema alimentario en EE.UU. está matando a los estadounidenses

Nota del editor: Akash Goel es profesor asistente de medicina en el Hospital Presbiteriano Weill Cornell/NewYork y miembro del Consejo de Relaciones Exteriores. Michel Nischan es un chef galardonado por la Fundación James Beard y defensor de alimentos sostenibles. Es fundador, presidente y presidente ejecutivo de Wholesome Wave y cofundador de Chefs Action Network. Bill Frist es cirujano de trasplante de corazón, exlíder de la mayoría en el Senado de Estados Unidos y miembro principal del Centro de Política Bipartidista. Tom Colicchio es un chef galardonado por la Fundación James Beard y propietario de Crafted Hospitality. Es el juez principal y productor ejecutivo de «Top Chef» de Bravo. Las opiniones expresadas en este comentario son las de los autores. Ver más opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) — Esta pandemia global ha dado un nuevo significado a la idea del excepcionalismo estadounidense. A Estados Unidos le está yendo mucho peor que a otros países y asume una parte desproporcionada de la carga de letalidad global. El país norteamericano tiene un 4% de la población mundial y al momento de escribir este artículo registraba casi una cuarta parte de las muertes mundiales de covid-19.

Si bien gran parte de la justificación se ha centrado en la respuesta plana de nuestro gobierno y en la deficiente infraestructura de salud pública, esto ignora un factor de riesgo significativo y poco reconocido: la salud de referencia extremadamente pobre de la población de nuestro país.

Entre los factores de riesgo más importantes para la hospitalización y la muerte por covid-19 se encuentran la presencia de enfermedades crónicas relacionadas con la dieta, como hipertensión, enfermedades cardíacas y obesidad. ¿Cuál es el punto de partida de Estados Unidos? Casi tres de cada cuatro adultos estadounidenses tienen sobrepeso u obesidad.

Y la mitad de los adultos estadounidenses tienen diabetes o prediabetes. Un estudio de 2018 encontró que solo el 12% de los estadounidenses son metabólicamente saludables, lo que se define como tener niveles óptimos de marcadores y presiones sanguíneas, así como la circunferencia de la cintura. Las enfermedades relacionadas con la dieta ya no son las cosas de las que debe preocuparse en el futuro. En un ambiente pandémico, podrían acelerar la muerte la próxima semana.

Una base pobre de la salud metabólica se debe, en parte, a dietas de baja calidad y mala nutrición. Del mismo modo que una enfermedad crónica de base presagia un peor resultado para las personas con covid-19, nuestro sistema alimentario es la afección preexistente de nuestro país que nos deja a todos en mayor riesgo. Como médicos y chefs, creemos que ahora, más que nunca, es fundamental abordar de frente la inseguridad nutricional en Estados Unidos.

Mientras la inseguridad alimentaria trata sobre proporcionar más alimentos, la inseguridad nutricional consiste en proporcionar los alimentos adecuados, para que nosotros y nuestros hijos podamos desarrollar la salud metabólica que necesitamos para sobrevivir mejor a esta y futuras pandemias.

La mayoría de nuestras políticas alimentarias heredadas nacieron de preocupaciones de seguridad nacional en la década de 1940. Fueron conceptualizados durante una época de privación calórica absoluta, cuando hasta el 40% de los reclutas militares no eran elegibles para el servicio debido a la desnutrición y el bajo peso. Pronto siguieron iniciativas como el Programa Nacional de Almuerzos Escolares, el programa moderno de cupones para alimentos y otros programas de asistencia nutricional.

En el sector privado, los subsidios permitieron la producción en masa y el almacenamiento de comida en preparación para la escasez de alimentos durante el próximo conflicto global. La industrialización de los alimentos de la posguerra condujo a un mercado doméstico plagado de aquellos altamente procesados, cargados de carbohidratos, estables y convenientes.

El consumo de estos productos baratos aumentó, mientras que el de frutas y verduras frescas disminuyó. La dieta estadounidense pasó de alimentos en gran parte enteros a alimentos altamente procesados que requieren poco tiempo y cocción. La debacle de enfermedades relacionadas con la dieta que enfrentamos hoy es un resultado no deseado.

Los programas que nacen de buenas intenciones por razones de seguridad nacional y conveniencia ya no encajan. En lugar de mantener a nuestros hijos y a los más vulnerables sanos y productivos, ahora estamos más enfermos que después de la Depresión. Un informe de 2018 presentado por Mission: Readiness, un consejo de almirantes y generales retirados que abogan por políticas que ayuden a los niños a mantenerse saludables, en la escuela y sin problemas, declaró que «en Estados Unidos, el 71 por ciento de los jóvenes de entre de 17 y 24 años no califican para el servicio militar «, observando tasas excepcionalmente altas de obesidad a partir de los 2 años.

Las cifras han cambiado, y también las condiciones de salud. Hay menos estadounidenses preparados físicamente para el trabajo y la guerra que en 1945. Sin embargo, en lugar de tener bajo peso y desnutrición, tienen sobrepeso y están malnutridos.

Ahora, durante esta pandemia, nuestro sistema alimentario industrializado, optimizado para la eficiencia sobre la resiliencia, parece estar fallando. Uno solo tiene que ser testigo de cómo los granjeros arrojan leche y productos frescos y ver las líneas del estilo de la era de la Depresión envueltas alrededor de los bancos de alimentos para darse cuenta de la profundidad de nuestra crisis alimentaria. Ahora es el momento de abordar la inseguridad nutricional y apoyar a los agricultores regionales y especializados.

Si bien existen importantes desafíos financieros y de distribución, que nuestro sistema alimentario enfrenta durante la pandemia, todavía hay cosas importantes que podemos hacer de inmediato para ayudar a mejorar la seguridad nutricional.

Vemos una oportunidad de aprovechar el mayor impacto en la salud pública a través de cambios en el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, por sus siglas en inglés), que atiende a unos 40 millones de estadounidenses.

Podemos promover una mejor salud valorando la calidad de las calorías sobre la cantidad. El diez por ciento de los dólares de SNAP se destinan a la compra de bebidas azucaradas, lo que equivale a un subsidio de aproximadamente US$ 7 mil millones para el azúcar. Esto se puede solucionar fácilmente duplicando el incentivo de productos frescos del USDA, que combina dólares federales, estatales y filantrópicos para respaldar la compra de frutas y verduras.

Los estudios con proyecciones sugieren que los programas combinados de incentivos y desincentivos son neutrales en cuanto a costos, pero conducen a ganancias significativas en los resultados de salud y ahorros de costos equivalentes a aproximadamente US$ 10.000 millones en cinco años. SNAP ha tenido un éxito temprano con programas piloto basados en incentivos, que si se expanden ofrecen ganancias significativas para la salud pública.

Nuestra respuesta a la inseguridad alimentaria durante la pandemia se ha centrado principalmente en apoyar los bancos de alimentos, pero esto no está funcionando. En abril, por ejemplo, 10.000 autos hicieron cola en San Antonio en solo un día, y miles de ellos esperaron durante la noche su lugar en la fila.

En Nueva York, las personas esperan hasta seis horas en fila en los sitios de distribución. Las autoridades ejecutivas de las principales organizaciones de alimentación de emergencia han pedido a Washington que amplíe el SNAP, en lugar de llevar a las personas a instalaciones que ya están sobrecargadas y con recursos insuficientes.

La expansión del SNAP ofrece el beneficio adicional de estimular las economías locales y regionales. El modelo de impacto económico del Departamento de Agricultura de Estados Unidos sugiere que cada dólar gastado en SNAP es un multiplicador económico, que produce hasta US$ 1,50 en actividad económica. Como una gran parte de los beneficiarios de SNAP viven en regiones rurales, el subsidio a menudo apoya a pequeñas empresas, como agricultores, minoristas locales de alimentos y supermercados. Un estudio de 2016 mostró que este efecto multiplicador es aún mayor cuando los dólares SNAP se canjean en los mercados de agricultores.

Con la inseguridad alimentaria desenfrenada en medio de un ciclo económico negativo, impulsar las inversiones en beneficios de SNAP es beneficioso para todos. Hubiera sido una bendición para la economía de supermercados minoristas de San Antonio si esos 10.000 autos fueran a cualquiera de las muchas tiendas de comestibles y supermercados con beneficios de SNAP para comprar los alimentos de su elección.

Ahora es la oportunidad de conectar los puntos entre nuestro sistema alimentario y la salud. Hemos operado durante mucho tiempo en silos en detrimento de los alimentos y la salud pública. Aproximadamente el 65% de los adultos que reciben SNAP están en Medicaid, según un informe del Centro de Política Bipartidista.

Tenemos la capacidad de rastrear cómo los incentivos alimentarios y nutricionales pueden respaldar mejores resultados de salud e impulsar el ahorro de costos, al tiempo que apoyamos a los minoristas y agricultores. Una vez que se establece este vínculo, podemos reconstruir un mejor sistema centrado en la promoción y prevención de la salud en lugar de tratar las consecuencias a largo plazo e insostenibles de las enfermedades crónicas.

El sistema alimentario estadounidense no está roto: funciona según lo diseñado, un sistema optimizado para la eficiencia, no uno optimizado para la resiliencia y la nutrición. Pero nuestro sistema alimentario nos está matando, y eso sucedió mucho antes del covid-19. Es probable que continúe a menos que tomemos medidas ahora para aprovechar los alimentos como medicina.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up