OPINIÓN | De repente, el equipo de Trump se preocupa por la diversidad

Nota del editor: John Avlon es analista político sénior. Las opiniones expresadas en este comentario pertenecen al autor. Ver más opiniones en cnne.com/opinion

(CNN) — «No escuches lo que dice, mira lo que hace».

Es una frase que se escucha mucho de parte de los partidarios de Trump cuando se sienten avergonzados por la última rabieta del presidente en Twitter.

Entonces apliquemos ese mismo estándar a la Convención Nacional Republicana hasta la fecha.

Porque de repente el equipo de Trump parece preocuparse mucho por llegar más allá de su base después de tres años y medio de hacer lo contrario en el cargo.

Por ejemplo, 12 negros han sido asignados para hablar en apoyo del presidente Trump. Es una muestra de diversidad muy consciente y bienvenida.

MIRA: 6 conclusiones de la noche final de Trump en la Convención Nacional Republicana

Pero comparemos esa estadística con la cantidad de negros que son empleados de alto nivel de la Casa Blanca. Este sería 1, Ja’Ron Smith, un asistente adjunto del presidente.

¿Qué pasa con los secretarios negros del gabinete de Trump? Ese también sería uno: el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano Ben Carson.

Está bien, pero se está hablando mucho de que Trump apruebe la reforma de la justicia penal … así que tal vez el entusiasmo de Trump por la diversidad se refleje en sus elecciones de fiscales federales. Pero solo 2 de las personas designadas por Trump son de ascendencia negra: Louis V. Franklin del Distrito Medio de Alabama y Kenji Price de Hawai.

Entonces, para el final de esta convención, Trump habrá puesto tres veces más negros en el escenario que los que ha designado para su ala oeste, gabinete y oficinas del secretario de Justicia … combinados.

Es una señal de que la retórica no coincide ni remotamente con el récord.

¿Qué hay de la repetida afirmación de que el presidente Trump ha puesto «muchas más» mujeres en puestos importantes que «cualquier otro presidente en la historia de Estados Unidos»?

No es cierto.

Aproximadamente el 25% de los puestos confirmados por Trump en el Senado han sido ocupados por mujeres.

Pero el 37% de las primeras 512 personas designadas en la administración del expresidente Bill Clinton eran mujeres, mientras que el recuento era del 43% al comienzo del segundo mandato del expresidente Barack Obama.

Trump también ha nominado a menos mujeres a nivel de gabinete que los demócratas.

En la segunda noche del RNC, Trump llevó a cabo una ceremonia de naturalización en la Casa Blanca, probablemente violando la Ley Hatch, que prohíbe a los empleados federales participar en actividades políticas mientras estén trabajando en una campaña oficial, de una forma sin precedentes, dado su incansable enfoque en restringir la inmigración. Es por eso que el exjefe de gabinete del Departamento de Seguridad Nacional de Trump, Miles Taylor, le dijo a Chris Cuomo que la ceremonia de naturalización fue «increíblemente irónica», y agregó: «Este es un presidente al que presencié queriendo reducir la inmigración en la medida de lo humanamente posible … sus políticas fueron diseñadas para hacer que sea más difícil para los inmigrantes la entrada a Estados Unidos».

Igual de inusuales son los guiños al bipartidismo de la convención de Trump, al menos en la forma del representante del estado de Georgia, Vernon Jones, un demócrata que apoyó a Trump. Jones ha enfrentado varios escándalos durante sus años de servicio público. Jones, quien fue el director ejecutivo del condado de DeKalb de 2001 a 2009, fue multado con US$ 27.750 en una demanda por discriminación racial, y el jurado encontró que él «creó y mantuvo un ambiente de trabajo hostil». En 2012, un gran jurado especial recomendó una investigación sobre la manipulación de licitaciones y el robo, aunque el fiscal de distrito se negó a procesar.

Jones es uno de los 2 demócratas electos que respaldan la reelección de Trump, además de Bob Vlaisavljevich, alcalde de Eveleth, Minnesota. Hay 3 si se cuenta al corrupto exgobernador de Illinois Rod Blagojevich … un exconcursante de Celebrity Apprentice a quien Trump otorgó el indulto y salió de prisión seis años antes.

En contraste, más de 120 prominentes republicanos han respaldado a Joe Biden, incluidos al menos 6 exsenadores y 2 docenas de excongresistas, y cientos de exalumnos de la administración Bush, incluido el secretario de Estado Colin Powell y el director de Inteligencia Nacional John Negroponte. Incluso ex miembros de la administración Trump se han vuelto contra el presidente.

Sin duda, no todo ha sido un alcance más allá de la base. Ha habido mucha carne roja para los leales seguidores de Trump. Ha habido acusaciones desquiciadas y sin fundamento de que los demócratas quieren prohibir la religión y las armas y convertir a Estados Unidos en una versión de la China comunista. Estos insultos son casi insignificantes contra el tono y el tenor típicos de la administración Trump.

La gente buena puede estar en desacuerdo sobre temas difíciles como el aborto, pero la convención de Trump incluyó un discurso contra el aborto de un exdirector de la clínica de Planned Parenthood que también apoya el «voto del jefe de familia«, que históricamente se usó para negar a las mujeres el derecho a voto, ya que se pensaba que los hombres votarían en nombre del hogar antes de que se adoptara la enmienda 19. Eso es algo en lo que deberíamos estar de acuerdo en que es una muy mala idea.

MÁS: Trump promete vacuna de coronavirus «antes de fin de año o incluso antes» durante cierre de la Convención Republicana

Los McCloskeys de St. Louis, armados, acusaron a los demócratas de querer «abolir los suburbios», pero resulta que tienen una larga historia de demandar a sus vecinos, según el St. Louis Post-Dispatch. En una demanda acusaron a los vecinos de violar una regla que prohibía a las personas solteras vivir juntas al permitir que una pareja del mismo sexo conviviese allí. Mark McCloskey también supuestamente destruyó una colmena en la sinagoga cercana ubicada justo afuera de la pared de su mansión. Los niños que esperaban cosechar miel para Rosh Hashaná lloraron, según el rabino, quien más tarde llamó a la pareja «matones».

Mary Ann Mendoza, miembro de la junta asesora de la campaña de Trump, fue excluida del programa de la convención en el último minuto después de que tuiteó una teoría de la conspiración sobre un complot judío para esclavizar al mundo promovida por QAnon. Más tarde borró la publicación y tuiteó una disculpa «por no prestar atención a la intención de todo el mensaje».

Pero bueno, el QAnon y la teoría de la conspiración que impulsa la candidata al Congreso Marjorie Taylor Greene, fueron invitadas por la Casa Blanca para escuchar el discurso del presidente Trump.

Por otra parte, la estrategia de la convención de Trump está diseñada para enviar mensajes contradictorios. De modo que el vicepresidente Mike Pence trató de considerar heroica la respuesta de la administración a la pandemia ignorando el hecho de que tenemos el peor historial del mundo en lo que respecta al número de infecciones y muertes. Él honra apropiadamente a un oficial federal asesinado de Oakland, pero da la impresión de que fue asesinado por alborotadores, cuando su presunto asesino era miembro de un grupo de milicias extremistas de derecha empeñado en provocar una segunda guerra civil. Y una administración que dice que todo se trata de la ley y el orden ha anunciado que leyes como la Ley Hatch no se aplican a ellos.

Por lo tanto, no se limite a escuchar lo que dijeron en la convención de Trump. Mire lo que han hecho.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up