OPINIÓN | A la sombra de covid-19, reaparecen asesinos silenciosos

Nota del editor: Nick Prince es el coordinador de preparación para una pandemia de la Federación Internacional de la Cruz Roja, Asia Pacífico. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — Las enfermedades infecciosas mortales amenazan con recuperar un punto de apoyo en muchos países, impulsadas por covid-19 y el esfuerzo sin precedentes para contener esta pandemia global en curso.

Las vacunas han bajado en Asia Pacífico y en la mayoría de las áreas del mundo. Enfermedades como la poliomielitis, el sarampión y la tuberculosis corren un riesgo muy real de reaparecer a gran escala y causar muertes, enfermedades y discapacidades generalizadas.

MIRA: La influencia de la carga viral sobre la posibilidad de sufrir una enfermedad grave

El mundo, con razón, ha centrado su atención en la lucha contra covid-19, y las restricciones nacionales e internacionales juegan un papel fundamental en la desaceleración de la propagación del virus. Se han asignado recursos masivos a nivel mundial para pruebas, rastreo, aislamiento, cuarentena y tratamiento. Se ha cambiado la prioridad de hospitales y clínicas de salud enteros para responder al covid-19.

El personal sanitario de países como Indonesia, Bangladesh y Pakistán ha sido redirigido para contener el brote del virus.

Las vacunaciones masivas contra la poliomielitis se han aplazado varias veces en Filipinas, en un esfuerzo por reducir el riesgo de propagación de covid-19, una decisión que tiene sentido, dado que no quisiéramos ver a más trabajadores de la salud, padres e hijos ponerse en riesgo de covid-19.

Las vacunas se reanudaron recientemente en Filipinas, todas realizadas con sumo cuidado y precaución, con trabajadores médicos y voluntarios de la Cruz Roja que ayudan a mantener a todos a salvo. Nadie quiere contraer polio, una enfermedad discapacitante y potencialmente mortal que, como señalan los CDC, puede infectar la médula espinal de una persona y provocar parálisis.

El mundo ha logrado avances significativos en la erradicación o el control de la propagación de varias enfermedades infecciosas mortales que durante mucho tiempo han afectado a la humanidad, como la viruela, la tuberculosis (TB), el ébola, el dengue y la malaria. Justo antes del covid-19, el mundo estaba nuevamente a punto de acabar con la polio en la mayoría de los países.

Las tasas de mortalidad por TB se han reducido en un 42% aproximadamente en las últimas dos décadas, según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los esfuerzos persistentes han visto disminuir lentamente las muertes por malaria a nivel mundial.

Las campañas de vacunación lograron interrumpir la propagación del sarampión y la rubéola, hasta el punto de que sus consecuencias mortales y debilitantes son un recuerdo que se desvanece en muchos países.

Pero los esfuerzos concertados para frenar la propagación de covid-19 están teniendo consecuencias no reconocidas que amenazan con socavar estos logros obtenidos con tanto esfuerzo.

La carrera para descubrir una vacuna covid-19 aparentemente ha suspendido la investigación de otras enfermedades prevenibles, como la malaria, el dengue y el síndrome respiratorio de Oriente Medio, o MERS, que siguen siendo una amenaza mortal para la salud pública.

Los esfuerzos de salud pública como el distanciamiento físico han interrumpido la mayoría de los programas de vacunación, amenazando con socavar la inmunidad colectiva que mantiene a raya a estos virus.

No se han tratado otras enfermedades, ya que es menos probable que las personas busquen tratamiento debido a las restricciones para viajar y al temor de infectarse con covid-19.

Los voluntarios y el personal que han brindado educación para la salud y servicios de atención primaria de salud ahora están trabajando en las clínicas covid-19, sus actividades anteriores se redujeron o se suspendieron.

Los estudios están revelando esta emergente crisis de salud secundaria. Una investigación reciente publicada en el Lancet Public Health Journal encontró que el VIH, la malaria y la TB podrían aumentar en un 10, 20 y 36%, respectivamente, durante los próximos cinco años debido a la pandemia.

La investigación, realizada por el Imperial College de Londres, ha predicho que las interrupciones de los servicios de TB por sí solas podrían causar hasta 6.3 millones de casos adicionales y 1.4 millones de muertes en todo el mundo en los próximos cinco años.

Este es solo uno de un número creciente de informes que muestran las consecuencias de salud doblemente mortales del covid-19.

El modelo de la OMS advierte que las interrupciones podrían hacer retroceder 20 años de progreso en la lucha contra la malaria. Otra investigación de la OMS reveló que las vacunas de rutina se habían visto afectadas en al menos 68 países de todo el mundo, lo que representaba grandes riesgos para más de 80 millones de bebés menores de un año en esos países.

Sin vacunaciones generalizadas, la inmunidad colectiva disminuirá y los casos de sarampión, rubéola y difteria, entre otros, reaparecerán con riesgo de brotes masivos.

Las consecuencias mortales de enfermedades como la TB y el sarampión pueden haber desaparecido de la memoria para muchos, pero aún acechan en nuestros hogares, reprimidas por los programas de vacunación y la inmunidad resultante en la comunidad.

He sido testigo de las consecuencias letales y debilitantes de estos virus si no se controlan. El año pasado ayudé a coordinar la respuesta al brote de sarampión en Samoa que mató a 81 personas, la mayoría niños, ante de ser controlada.

Mientras trabajaba para la Cruz Roja y la Media Luna Roja en Sudáfrica, fui testigo de un resurgimiento de la tuberculosis mientras la nación luchaba contra la mortal pandemia de gripe H1N1. Fue necesario un gran esfuerzo concertado para controlar este virus de la gripe H1N1.

La lucha contra el covid-19 es fundamental, pero la experiencia y la historia muestran que también debemos seguir combatiendo otras enfermedades infecciosas peligrosas con las que hemos estado luchando durante generaciones. Si cedemos el terreno con las enfermedades a las que nos hemos enfrentado durante las últimas décadas, terminaremos en una crisis sanitaria mundial aún mayor.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up