Lo que suceda en agosto podría ser clave en la lucha contra el coronavirus en América Latina, según experto

(CNN) — Su esposo llegó a los titulares cuando anunció el 7 de julio que había dado positivo por covid-19. Y el jueves, Michelle Bolsonaro, esposa del presidente brasileño Jair Bolsonaro, también dio positivo por el virus.

En toda América Latina, los nuevos números de infecciones se están disparando incluso en los círculos más altos, una señal de cuán generalizado se ha vuelto el coronavirus y cuán ineficaces han sido muchos esfuerzos de los gobiernos para detenerlo hasta ahora.

Hasta el momento, al menos seis altos funcionarios del gobierno han dado positivo por coronavirus en Brasil, el país con el segundo mayor número de casos confirmados y muertes a nivel mundial después de Estados Unidos. Pero no es el único país de la región que ha sido devastado por la pandemia:

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su esposa Michelle.

Más de una docena de funcionarios, incluida la presidenta interina, han dado positivo por el coronavirus en Bolivia, que la semana pasada rompió su propio récord de nuevas infecciones por coronavirus en un solo día. Perú, Argentina y Colombia están tratando de ponerse al día con los crecientes números de casos con nuevas órdenes de cuarentena. Y el viernes, México superó al Reino Unido para convertirse en el país con el tercer mayor número de muertes por covid-19 a nivel mundial, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

En la Ciudad de México, el Dr. Carlos Martínez Murillo, un médico de la sala de emergencias que trabaja en la sala covid-19 en el Hospital General de la capital, reflexionó sobre su nueva realidad durante los últimos cinco meses, una realidad que ya ha cobrado la vida de casi 600 profesionales de la salud en el país.

«No he contraído la enfermedad, pero tengo colegas que sí. A medida que han pasado las semanas y los meses, hemos aprendido a controlar el estrés. No digo que el miedo haya desaparecido. El miedo persiste, pero lo hemos canalizado [a nuestro trabajo]», dijo el Dr. Martínez.

Colombia reportó un nuevo registro diario de casos de coronavirus después de que se registraron 10.673 nuevas infecciones el sábado, lo que eleva el total a 306.181, dijo su ministerio de salud. Y aunque algunas ciudades con bajas tasas de infección podrán reabrir parcialmente, el presidente Iván Duque ya había extendido el martes las medidas de cuarentena de su gobierno hasta el 30 de agosto.

Al considerar la provincia de Buenos Aires, donde se encuentra la capital del país, «el epicentro del problema», el presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció el viernes que la actual cuarentena se extenderá al menos hasta el 16 de agosto, «manteniendo todo como está hoy», porque «el virus circula aún más». En relación con las pruebas, la tasa de positividad aumentó de 22,4% a 26,2% en las últimas dos semanas.

Carlos Lozada, Ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento de Perú, dijo a TV Perú el viernes que el Consejo de Ministros había decidido extender el estado de emergencia del país por otro mes, hasta el 31 de agosto. Lozada dijo que la decisión se tomó después de que las autoridades informaron casos crecientes en al menos cuatro regiones, incluyendo Cusco, donde se encuentra Machu Picchu, la mayor atracción turística de Perú.

La región más afectada del mundo

América Latina es, sin duda, «la región más afectada del mundo» por la pandemia, dijo el Dr. Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en una entrevista reciente con CNN.

Se avecina una enorme recesión en América Latina 1:38

«Estamos en una situación muy crítica. Brasil reportó el miércoles más de 40.000 nuevos casos, Colombia más de 10.000 y México más de 7.000. Las próximas semanas serán de gran importancia en términos de descubrir cómo podemos aplanar la curva», dijo el Dr. Espinal.

Agregó que algunos países que tuvieron cierto éxito al principio, como Chile, ahora tienen que redoblar esfuerzos debido a factores que exacerban la pandemia, como las condiciones de trabajo, la movilidad y las poblaciones altamente vulnerables.

«Tenemos que recordar que existe una gran desigualdad en América Latina y el Caribe. Hay una enorme economía informal y es más difícil observar las reglas de distanciamiento social. Una serie de desafíos sociales, económicos y de salud pública dificultan la lucha contra la enfermedad [ en América Latina], y por lo tanto, controlar la pandemia llevará más tiempo», dijo Espinal.

En un mensaje televisado el viernes, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, observó una tendencia preocupante en su país que también se ha observado en otras naciones latinoamericanas: «En el mes de mayo, registramos 375 muertes [relacionadas con covid-19]. En junio, el número de personas que murieron fue de 700. Veinticuatro días después aumentó a 1.500. Y en los siguientes 24 días llegó a 3.000. Eso significa que el número de muertes se ha duplicado cada 24 días», dijo el presidente.

Los efectos colaterales de la pandemia seguramente también tendrán su propio costo, advirtió un informe publicado la semana pasada por la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe y la Organización Mundial de la Salud, que advirtió que «la pandemia se ha convertido en una crisis económica y social sin precedentes y, si no se toman medidas urgentes, podría transformarse en una crisis alimentaria, humanitaria y política».

Las medidas para contener la pandemia, incluido el distanciamiento social, darán lugar a una disminución del 9% en el producto interno bruto de la región y un aumento del desempleo al 14%, dijo.

Y los sistemas de salud, extendidos hasta sus límites por el creciente número de infecciones, han tenido que interrumpir sus esfuerzos para contener las enfermedades crónicas y no transmisibles, lo que «llevó a un aumento significativo en la mortalidad general, además de las muertes causadas por covid-19 «, agrega el informe.

En toda la región, se han visto filas en los hospitales y la falta de recursos y mano de obra ha sido una preocupación generalizada para los médicos. En República Dominicana, donde las autoridades insisten en que el sistema de salud no se ha colapsado, algunas personas deben esperar días para recibir tratamiento contra el coronavirus.

CNN encontró a Eloísa Mieses, de 71 años, en el Hospital General Regional Marcelino Vélez Santana en Santo Domingo, la capital de República Dominicana. Ella tuvo que esperar tres días antes de ser admitida para recibir tratamiento contra el covid-19.

«Solía escuchar a personas en mi vecindario que decían que [la enfermedad] no existía, que no habían escuchado que algo así era real», dijo Mieses.

«Pero ahora, todas las personas están viendo que es real».

Marcos Moreno informó desde Río de Janeiro, Ignacio Grimaldi informó desde Buenos Aires, Rey Rodríguez informó desde Ciudad de México y Jessica Hasbun informó desde Santo Domingo.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up