Lo bueno y lo malo de la última noche de la Convención Nacional Republicana

(CNN) — La Convención Nacional Republicana llegó a su fin el jueves por la noche, cuando el presidente Donald Trump pronunció su discurso de aceptación en el jardín sur de la Casa Blanca, un escenario notable que borró efectivamente cualquier línea entre los asuntos oficiales y las campañas políticas.

Abajo, los que considero los aciertos y errores de la noche.

Éxitos

* Ivanka Trump: Sí, a los liberales (y a Twitter) no les agrada. Pero la hija mayor del presidente también es probablemente su mejor sustituta. Algo de eso es tonal; Ivanka tiene un toque ligero, un cambio importante con respecto a los gritos y la ira de muchos de los oradores de la convención republicana. Parte de ella es experiencial; ella es la única persona en el país que puede hablar de manera creíble sobre su padre como padre y como presidente. (Ella es la única hija de Trump que trabaja en la Casa Blanca). Y ella también es la única persona en el país que podría salirse con la suya diciendo esto sobre el presidente: «Reconozco que el estilo de comunicación de mi papá no es del gusto de todos. Y sé que sus tuits pueden parecer un poco sin filtro. Pero los resultados hablan por sí solos». Una última cosa que me llamó la atención: según Ivanka, ella estuvo al lado de su padre en prácticamente todas las decisiones importantes que tomó en su primer mandato. Y no solo eso. Ella seguía diciendo «nosotros» tomamos esta decisión o «nosotros» logramos aquello. Para las personas que dicen que ella no se postulará para un cargo de elección por derecho propio, les digo «¡JA!»

Ivanka Trump se solidariza con las víctimas de Laura 4:15

* Miedo: Turbas alborotándose y saqueando en tu suburbio. ISIS secuestrando a tu hijo. Socialismo en marcha. La última noche de la convención se centró en gran medida en tratar de asustar a los votantes que podrían estar indecisos sobre Donald Trump. El mensaje fue claro: puede que no te guste lo que dice Trump (e incluso algunas de las cosas que hace), pero la alternativa es tu peor pesadilla. Caos literal y colapso de la democracia. «Tu voto decidirá si protegemos a los estadounidenses respetuosos de la ley o si damos rienda suelta a los anarquistas, agitadores y criminales violentos que amenazan a nuestros ciudadanos», dijo Trump en su discurso de aceptación. ¿Por qué las tácticas de miedo? Porque el miedo es un motivador enormemente poderoso cuando se trata de votar. Y Trump y su equipo saben que no está ganando esta carrera con, mmm, esperanza y cambio.

* Alice Marie Johnson: Johnson, cuyo perdón presidencial se convirtió en la causa de Kim Kardashian, dio un magnífico testimonio del poder de la redención y las segundas oportunidades. Johnson pasó más de dos décadas en la cárcel a pesar de ser una delincuente no violenta por primera vez. Trump la perdonó en 2018. Como relata Johnson: «Cuando el presidente Trump se enteró de mí, de la injusticia de mi historia, me vio como una persona, tuvo compasión y actuó. Libre de cuerpo gracias al presidente Trump. Pero libre de mente gracias al Dios todopoderoso». Te guste o no Trump, la historia de cómo el error juvenil de Johnson no la condenó fue inspiradora.

Trump: Nadie va a estar seguro en el EE.UU. de Biden 10:33

Fallas

* Donald Trump: El multimillonario empresario ganó la Casa Blanca, al menos en parte, debido a su estilo desenfrenado y sus alborotadores mítines de campaña. No ganó la Casa Blanca leyendo los discursos de un teleprompter. Y su discurso de aceptación el jueves por la noche demostró por qué. Su discurso, particularmente en los primeros 30 minutos más o menos de este discurso demasiado largo, fue sin emoción y decididamente plano. En cuanto al discurso en sí, simplemente no había nada nuevo en él. Trump pasó los primeros 35 minutos relatando sus logros en sus primeros tres años en el cargo, repitiendo afirmaciones desmentidas durante mucho tiempo sobre cómo construyó la mayor economía en la historia del país y cómo ha hecho más por los ciudadanos negros que cualquier presidente desde Abraham Lincoln. Cualquiera que haya visto un discurso de Trump o una entrevista de Trump TV durante el año pasado (más o menos) habría reconocido prácticamente todas las líneas de su discurso de aceptación. «Este discurso es un tema bastante estándar hasta ahora para Trump, sin el lirismo y la poesía, y solo una retórica diferente, de muchos discursos de la convención», tuiteó la editora de política de The Washington Post, Cathleen Decker. Y luego estuvo la segunda mitad del discurso, que se dedicó por completo a promulgar la idea de que, en palabras de Trump, «nadie estará seguro en el EE.UU. de Biden». Pero nuevamente, la gran mayoría de estos ataques fueron repetidos. Tomado en su totalidad, el discurso se sintió como una mezcla de un discurso sobre el Estado de la Unión y un vertedero de investigación de la oposición. Y uno que ya se había visto y oído antes.

* Distanciamiento social: Más de 1.500 personas estaban en la audiencia en el jardín sur de la Casa Blanca para escuchar el discurso de Trump. A juzgar por todas las imágenes que salieron del evento, los asistentes estaban pegados cachete con cachete, sin una máscara a la vista. Esto es, por supuesto, lo que Trump quería desde el principio: una gran multitud, independientemente de que el coronavirus todavía esté desenfrenado en el país. Es por eso que trató de aumentar las apuestas en Carolina del Norte después de que el gobernador demócrata del estado se negó a suspender las reglas de distanciamiento social para Trump. Si buscaba que la Casa Blanca fuera un ejemplo de comportamiento adecuado durante la pandemia, bueno, fue otro error del jueves por la noche.

* La barrera asuntos oficiales/política: Trump emergió, con la primera dama Melania Trump a su lado, desde el Balcón Truman, descendió las escaleras de la Casa Blanca y pronunció su discurso de aceptación desde el Jardín Sur. Wow. Es posible que la persona promedio no cambie su voto basándose en ese hecho, pero la voluntad de Trump de usar su cargo como muleta de campaña es simplemente asombrosa. Y algo que ningún otro presidente, republicano o demócrata, ni siquiera soñaría hacer. En cierto modo, la decisión de usar la Casa Blanca como telón de fondo es una metáfora perfecta de cómo Trump ha manejado la presidencia: con total audacia, y sin tener en cuenta cómo sus acciones cambiarán las líneas de conducta aceptable para quien lo siga en la oficina. Los desafío a que le den mucha importancia a esto, parecía estar diciendo Trump a quienes atacarían su uso de la Casa Blanca como apoyo político.

Con esta pirotecnia terminó la Convención Republicana 1:03

* Dana White: El presidente de la UFC tuvo mucho tiempo para hablar en la última –y más importante– noche de la convención republicana. Y lo hizo a todo volumen, literalmente. White gritó todo su discurso, que terminó sonando más como una promoción de lucha libre profesional que como un discurso en una convención nacional del partido. Raro.

* Bill de Blasio: ¡Hombre, me perdí la parte de las primarias presidenciales demócratas en la que el alcalde de la ciudad de Nueva York se convirtió en el nominado del partido! No solo hubo un montaje de video completo dedicado a atacar a De Blasio por la creciente tasa de criminalidad de la ciudad, sino que el exalcalde de la ciudad de Nueva York Rudy Giuliani dedicó una parte de su discurso a perseguir a De Blasio también. Como, ¿por qué?

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up