Las campañas presidenciales ya se preparan para escenarios de votación colmados de problemas

(CNN) — Los escenarios apocalípticos de las elecciones de 2020 son infinitos: docenas de demandas que desafían los resultados estatales. Reclamaciones de fraude electoral y elecciones «amañadas». Millones de papeletas llegan tarde debido a retrasos en el correo. El conteo de boletas se extiende durante semanas después del día de las elecciones. Una negativa a ceder a medida que se acerca el día de la inauguración.

Esas son solo algunas de las muchas posibilidades sin precedentes que contemplan las campañas de Trump y Biden en el período previo a una elección que ya se perfila como la mayor prueba del sistema estadounidense en décadas. Ambas campañas han reservado millones de dólares y creado grandes equipos legales que ahora están inmersos en la planificación de contingencias para lo que se espera sea un período posterior a la votación prolongado y potencialmente impugnado, mientras que los estados tabulan una avalancha de boletas por correo, anticipando retos legales en numerosos estados.

El Servicio Postal EE.UU. anunció el martes que pospondrá los cambios planificados en el servicio que podrían afectar la entrega del correo electoral, pero las críticas sobre la capacidad del USPS para manejar el aumento de las boletas por correo dejó al descubierto los riesgos de reorientar el sistema lejos de la votación en persona en medio de la pandemia de covid-19 en curso.

MIRA: Las boletas para votar por correo de Trump y la primera dama ya fueron devueltas en la Florida

Es poco probable que millones de boletas estén en manos de los funcionarios electorales cuando las urnas cierren el 3 de noviembre, lo que dificulta -si no imposible-, convocar rápidamente a los estados en el campo de batalla que decidirá si el presidente Donald Trump o el exvicepresidente Joe Biden ocupa la Casa Blanca en enero de 2021. Mientras enturbia todo lo demás sobre la temporada de elecciones, la pandemia y su efecto esperado en la votación por correo dejan una cosa clara: el día de las elecciones casi con seguridad se convertirá en la semana de las elecciones o incluso en el mes de las elecciones.

Los funcionarios electorales ya piden paciencia, recordando al público que esperar los resultados no significa que algo esté mal. Pero incluso si se anticipa ampliamente una demora en la convocatoria de la contienda, se abre la puerta a un caos potencial en las horas y días posteriores a las elecciones, sin mencionar los desafíos potencialmente prolongados y políticamente tensos para las elecciones, y después de años de creciente preocupación por intromisión extranjera, lugar para que crezcan las dudas sobre la integridad de la propia democracia estadounidense.

«Si no tenemos un ganador dentro de las 24 horas, existe un potencial muy real de que se produzca un alboroto nacional y de que prosperen las teorías de la conspiración, lo que nunca podrá deshacerse», dijo Amanda Carpenter, colaboradora de CNN y exasesora del senador republicano de Texas Ted Cruz.

La elección durante la pandemia

El hecho de que todo se desarrolle en el contexto de la peor crisis de salud pública en un siglo, cuando millones de votantes enviarán sus boletas por correo por primera vez, solo ha amplificado la sensación de que la contienda de este año tiene más riesgo de error y resultado disputado.

Una nueva encuesta de CNN publicada el martes muestra que casi dos tercios de los estadounidenses -64 %-, dicen que están al menos algo preocupados de que los cambios en las reglas con respecto a la votación destinada a hacer que sea más seguro votar durante la pandemia no prosperarán, mientras que al 59 % le preocupa que los cambios harán que sea demasiado fácil para las personas emitir votos fraudulentos. Una minoría considerable, el 36 %, dice que su confianza en la votación disminuirá si no se puede determinar un ganador en la noche de las elecciones porque se está demorando más de lo habitual el conteo.

Trump ya ha considerado la contienda de este año como la «más manipulada» registrada y sugirió de manera preventiva que una espera prolongada por los resultados sería inaceptable, a pesar de que los resultados en la noche de las elecciones siempre son extraoficiales y a menudo cambian a medida que se cuentan las papeletas finales.

MÁS: Joe Biden es oficialmente el candidato demócrata a la presidencia de EE.UU.

Biden y sus partidarios han acusado al presidente de intentar deliberadamente suprimir la votación, ya que las encuestas lo muestran muy por detrás, en algunos casos por dos dígitos, mientras que su campaña ha reunido un equipo de 600 abogados en todo el país para ayudar a monitorear los problemas de votación. Un asistente de alto rango de Biden le dijo a CNN que la campaña ha creado «la mayor operación de protección al votante que se haya llevado a cabo en un ciclo presidencial».

«Si hemos aprendido una cosa de la pandemia», dijo el asistente, es que «tener un plan de contingencia no es suficiente. Tenemos capas y capas y capas de planes de contingencia. Nuestros programas se construyen con la flexibilidad en mente para hacer frente a cualquier situación».

Y los demócratas han comenzado a pensar, al menos en teoría, cómo se vería si Trump pierde y se niega a dejar el cargo.

Los despliegues recientes de agentes del orden federal en ciudades estadounidenses han planteado preocupaciones adicionales sobre hasta qué punto Trump y su administración, encabezada por el fiscal general Bill Barr, podrían llegar a prevenir o intimidar a los votantes para que emitan sus votos, una idea considerada extravagante por muchos aliados de Trump, pero lo suficientemente seria como para que al menos un grupo de integridad electoral haya realizado ejercicios que incluyan el escenario.

«Para lo que nos preparamos es si Donald Trump se niega a ceder, y si intenta robar estas elecciones», afirmó Sean Eldridge, presidente de Stand Up America, un grupo de defensa liberal que se prepara para movilizar a la gente en torno a los resultados de las elecciones. «Nos preocupa no solo asegurarnos de que millones de estadounidenses puedan votar con seguridad este año, estamos preocupados por lo que sucederá el día de las elecciones y en los días posteriores».

‘Será mejor que los tribunales estén preparados’

El presidente se ha negado hasta ahora a declarar explícitamente que aceptará los resultados de las elecciones, diciendo que sería una tontería afirmar de antemano un resultado que ya ha comenzado a cuestionar. «Tengo que ver», dijo Trump en una entrevista el mes pasado cuando se le preguntó si aceptaría los resultados de las elecciones. «No, no voy a decir simplemente que sí. No voy a decir que no, y tampoco la última vez».

En el cargo, Trump se refería habitualmente a su victoria de 2016 como manipulada porque perdió el voto popular, y creó un panel, finalmente disuelto, para investigar las afirmaciones infundadas de fraude electoral generalizado en esa contienda. Ahora, la campaña de Trump revive esa causa, reclutando observadores electorales en lo que los funcionarios dicen que es un esfuerzo para garantizar que los demócratas no cambien las reglas de votación para abrir la puerta al fraude electoral en noviembre.

«Los demócratas trabajan para destruir las medidas de integridad electoral en un estado a la vez, y no hay duda de que continuarán con sus travesuras desde ahora hasta noviembre y más allá», dijo Matthew Morgan, consejero general de la campaña de Trump. «La campaña de Trump lucha para garantizar que cada boleta válida en todo Estados Unidos cuente, una vez».

Colin Powell respalda candidatura presidencial de Biden 2:33

Ya se libran numerosas batallas legales en todo el país entre las partes sobre la votación, en respuesta a los cambios realizados por los estados en sus reglas de voto por correo, sobre cuándo una boleta puede llevar matasellos o entregarse e incluso cómo los estados usan buzones para recolectar papeletas. Los demócratas acusan a Trump y al Comité Nacional Republicano de intentar reprimir el voto limitando el acceso para ayudar a Trump a ganar la reelección.

Las demandas por el acceso al voto pueden ser solo un preludio de los posibles desafíos legales después del día de las elecciones el 3 de noviembre, particularmente si algún estado indeciso se vuelve un mordisco de uñas.

«Es mejor que los tribunales estén preparados porque estarán abarrotados después de las elecciones de noviembre», predijo el exfuncionario del Comité Nacional Republicano Mike Shields. «Creo que ambas partes van a tener abogados listos para desafiar los resultados que no salen como ellos quieren».

En una audiencia en el Congreso el mes pasado, Barr sugirió que una elección completa de votación por correo «aumenta sustancialmente el riesgo de fraude», aunque no proporcionó evidencia cuando se le presionó sobre cómo los gobiernos extranjeros podrían producir boletas falsificadas, una acusación que tanto él como el presidente han señalado.

«No, no lo sé, pero tengo sentido común», dijo Barr cuando se le preguntó si tenía pruebas.

Recuento de votos después del día de las elecciones

Trump y sus aliados republicanos se han centrado en la votación por correo, particularmente en los estados que han adoptado reglas universales de voto por correo para enviar boletas a todos los votantes registrados. No hay evidencia de fraude electoral generalizado en varios estados, rojo y azul, que han realizado la mayoría de sus elecciones por bajo este sistema de correo durante años, incluidos Utah, Oregon y Colorado.

Pero los estados anticipan exponencialmente que más votantes usarán boletas de ausencia este año debido a la pandemia, incluido el envío de boletas o solicitudes de votantes en ausencia a todos los votantes registrados por primera vez. Muchos estados aceptan boletas con matasellos del día de las elecciones que llegan más tarde y algunos no comienzan a contar los votos enviados por correo hasta que cierran las urnas. Todo se suma a posibles retrasos en la certificación de los resultados que ya aparecieron durante las primarias: tomó más de una semana para que los ganadores fueran declarados en las últimas elecciones primarias del Congreso en Nueva York y Kentucky.

«En los estados que tienen un historial de muchas boletas electorales, podrán procesar estas boletas muy rápidamente y obtendrán resultados con bastante rapidez», dijo David Becker, fundador del Centro no partidista para la Innovación e Investigación Electoral. «Pero en los estados que no están acostumbrados a contar muchas papeletas por correo, estados como Pensilvania, Michigan, Wisconsin tal vez, puede llevar algún tiempo procesar todas esas papeletas correctamente y asegurarse de que los resultados de las elecciones sean definitivos».

Los recientes recortes realizados a las operaciones del Servicio Postal por el Director General de Correos Louis DeJoy, un importante donante de Trump, han alimentado preocupaciones adicionales de que las boletas enviadas por correo se retrasarán durante días, o que las boletas enviadas con mucha anticipación no llegarán a tiempo en los estados donde deben recibirse antes del día de las elecciones. DeJoy ha sido llamado rápidamente para testificar en los próximos días ante los comités de la Cámara y el Senado, mientras que un grupo de fiscales generales estatales presentó una demanda en un tribunal federal el martes para impugnar los recientes cambios operativos del USPS.

MÁS: Nuevo reporte del Senado detalla supuesta injerencia rusa en elección de Trump

DeJoy dijo en un comunicado el martes que suspendería los cambios hasta después de las elecciones «para evitar incluso la apariencia de cualquier impacto en el correo electoral».

Si los resultados de las elecciones permanecen en el aire durante días después del día de las elecciones, se crea una receta potencial para el caos. Los demócratas temen particularmente que Trump declare la victoria, especialmente si lidera cuando salga el sol el miércoles 4 de noviembre, antes de que se hayan contado millones de votos por correo. En la encuesta de CNN, la mayoría de los votantes de Biden dijeron que prefieren votar por correo, mientras que aproximadamente dos tercios de los partidarios de Trump dijeron que prefieren votar en persona el día de las elecciones.

Además de la reciente avalancha de afirmaciones falsas de Trump de que la votación por correo está plagada de fraudes y resultará en una elección «amañada», ha puesto en duda el conteo de la votación por correo después del día de las elecciones. En la carrera por el Senado de Florida en 2018, dijo que el estado «debe aceptar los resultados de la noche de elecciones» cuando el entonces senador demócrata Bill Nelson redujo la brecha contra su rival, el republicano Rick Scott, quien finalmente prevaleció. Y tuiteó «¿convocar a nuevas elecciones?» cuando la demócrata Kyrsten Sinema se adelantó a la republicana Martha McSally en Arizona después de que McSally liderara la noche de las elecciones.

Becker dijo que un resultado electoral retrasado no debe verse como un signo de fraude o problemas, sino más bien como uno que muestra que el sistema está funcionando.

«Tenga paciencia, podría tomar más tiempo este año. Eso no significa que algo esté mal, en realidad significa lo contrario, significa que los funcionarios electorales se están ocupando de hacer esto bien», dijo. «Es más importante hacerlo preciso que hacerlo rápido».

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up