La solución de México a la crisis educativa por el covid-19: llevar la escuela a la televisión

Ciudad de México (CNN) –– La familia Jiménez tiene una rutina matutina bien definida. O al menos así era antes.

Levantarse temprano, ducharse y sentarse a la mesa para un desayuno rápido de pan con mermelada, algunas galletas y café o té para los adultos. “Extraño esto, la rutina de despertarme, siempre apurada”, dijo Mariana Yoko Jiménez Arzate, mamá residente y directora de esta orquesta de madrugada, quien sabe que este año será diferente.

El paso habitual después del desayuno es una loca carrera a la escuela, ubicada a unas cuadras de distancia. Pero la versión 2020 de este plan terminará a solo 3 metros de distancia, en la sala de estar del departamento en el barrio de Moctezuma de la Ciudad de México. Ahí es donde los dos niños Jiménez obtendrán la mayor parte de su aprendizaje este semestre: viendo la televisión.

La familia Jiménez y amigos en casa.

«Es bueno que todavía tengamos clases», dijo Giselle, la hija de 12 años de Mariana. «Pero estoy triste porque iba a comenzar la escuela secundaria y conocer gente nueva».

Clases por televisión: las escuelas de México comenzarán el año escolar 2020-2021 con ‘aprendizaje remoto’

El gran dilema educativo

El Gobierno de México no permitirá clases presenciales este año, lo que significa que los 30 millones de estudiantes mexicanos se verán obligados a aprender de forma remota.

Las autoridades dicen que la pandemia de coronavirus, que se ha cobrado unas 60.000 vidas entre más de 550.000 casos confirmados, todavía es demasiado peligrosa para permitir que los niños regresen al aula.

El aprendizaje a distancia es difícil incluso en los países desarrollados. Pero en lugares como México, tomar esa clase de inglés o matemáticas en línea no es tan fácil: solo el 56% de los hogares tiene acceso a Internet, según estadísticas del gobierno.

Entonces, si la ley requiere que todos los niños mexicanos reciban una educación pública, el gobierno ha decidido que la mejor manera de hacerlo es a través de las ondas electromagnéticas, dado que el 93% de los hogares cuenta con televisión.

Luces, cámara … clases

Dentro de un estudio muy iluminado en la estación de televisión Canal 11 de la Ciudad de México la semana pasada, el maestro de quinto grado Omar Morales entrecerró los ojos cuando un joven con cabello púrpura brillante le aplicaba maquillaje en la cara.

«Ok, esta es tu directora de piso», le dijo un productor. «Ella es tus ojos y oídos aquí, escucha lo que te dice, mira la cámara que te dice que mires y estarás bien».

A estas alturas del año pasado, Morales era solo un maestro de escuela pública alistando el aula y preparándose para abrazar a sus alumnos en su primer día de clases.

Ahora, en parte actor, en parte maestro, ensaya una lección sobre los elementos del sonido, la cual eventualmente será vista por millones.

«Es un desafío», dice con modestia. «Ya no son 40 niños en una clase donde sé sus nombres, pasiones, sus juegos favoritos. Aquí, estoy encerrado en un set, pero sé que hay millones de niños que todavía necesitan ese conocimiento».

Morales es parte de un ambicioso plan del gobierno para grabar un conjunto completo de lecciones para todos los niveles, desde el jardín de infancia hasta la escuela secundaria, y luego transmitirlas por televisión.

Omar Morales (a la derecha), en parte actor, en parte maestro, ensaya una lección sobre los elementos del sonido que eventualmente será vista por millones.

Se ha trabajado en convenios con diferentes canales de televisión para transmitir ese contenido, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, con diferentes grados en diferentes horarios.

El gobierno también utilizará programas de radio para llegar a los niños que no tienen televisión ni internet, la mayoría de los cuales, según el gobierno, vive en comunidades indígenas remotas.

«No hay precedentes para algo tan grande», dijo Rodolfo Lara Ponte, quien dirige el programa de educación radial durante la pandemia.

«Hemos planeado tener 640 programas, en 18 estaciones de radio en 15 estados del país», dijo, agregando que muchos están grabados en lenguas indígenas exclusivas de diferentes regiones.

Por ahora, los programas de radio y televisión se extenderán hasta diciembre, pero todo está sujeto a cambios según como se desarrolle la pandemia durante los próximos meses.

Los funcionarios gubernamentales que supervisan el programa de manera uniforme afirman que el objetivo es que los niños regresen al aula lo antes posible, pero por ahora, dicen que están haciendo lo mejor que pueden.

«Fue una decisión difícil no reabrir las escuelas», dijo María Meléndez, directora de Desarrollo Curricular de la secretaría. «Pero llevar las clases a la radio y la televisión significa no dejar que la brecha educativa se amplíe».

Cuidado con la brecha educativa

«Brecha educativa» es una forma amable de decir que los niños ricos a menudo obtienen una mejor educación que los niños pobres.

Este era un problema en México incluso antes de que el coronavirus obligara a cerrar las escuelas en marzo. Por ejemplo, la relativamente rica Ciudad de México registró una tasa de matriculación en educación secundaria o preparatoria del 92% a partir de 2019. En el mucho más pobre estado de Chiapas, esa tasa se situó en solo el 59%.

OPINIÓN | Abrir o no abrir las escuelas: la experiencia sueca

Pero la pandemia podría exacerbar lo que ya era un problema agudo y la televisión y la radio no pueden resolver las disparidades subyacentes.

No es necesario ser un experto en educación para concluir que los estudiantes más ricos con acceso a Internet y la capacidad de interactuar con un maestro, incluso de forma remota, podrían obtener mejores resultados que aquellos que reciben sus clases de la misma manera que ven dibujos animados.

«Su único aprendizaje este año será lo que obtendrán de la televisión», dijo Erandi Jacobo Martínez, maestra de escuela pública en Coyoacán, un encantador barrio del sur de la Ciudad de México. «Y si tienen alguna pregunta, nuestra capacidad para ayudar será realmente limitada».

Otro tema es la evaluación. La Secretaría de Educación dice que por el momento no evaluará el progreso de los estudiantes, no solo porque es difícil de hacer, sino por el estrés adicional que podría generar en los alumnos.

«Hablar de evaluaciones es ambicioso y creo que no estamos ahí ahora», dijo Meléndez. «Cuando los niños regresen a la escuela, serán evaluados por lo que han aprendido».

Mientras tanto, la carga sobre los padres, que ya es alta durante cualquier año escolar normal, aumentará dramáticamente este año. Si los niños van a progresar, los padres en el hogar serán la principal fuerza impulsora.

«Si no podemos verlos, tenemos que confiar en lo que los padres nos cuentan sobre sus hijos y sobre lo que están trabajando», dijo Martínez.

‘Tienes que adaptarte’

Lo que ocurrió en la pandemia de 1918 cuando estudiantes fueron a la escuela

Mariana, la madre soltera que trabaja desde casa, dice que está lista para el desafío. Incluso ha preparado horarios diarios para su hija, Giselle de 12 años, y para las dos hijas pequeñas de sus vecinas, Tania, de 6, y Fátima, de 9.

«Tiene que funcionar», nos dijo con una taza humeante de té verde en la mano. «No se puede comparar esto con las clases en persona, pero tenemos que darlo todo. Necesitamos adaptarnos».

Tania y Fátima están de acuerdo, en la mayor parte. Les preguntamos qué extrañarían de no ir a la escuela.

«Mis amigos», dijo Tania. «Y mi maestro.»

Para los niños, hay algunas cosas que ni siquiera un poco de tiempo extra frente a la televisión pueden arreglar.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up