La economía del Líbano ya estaba en crisis. Entonces ocurrió la explosión en Beirut

Londres (CNN Business) — La cataclísmica explosión en Beirut, la capital del Líbano, se encamina a enviar una economía que ya estaba sumida en una crisis hacia un peligro desconocido.

El martes, una enorme explosión en el puerto de la ciudad dejó al menos 135 personas muertas y 5.000 heridas. Se espera que el número de muertes aumente a medida que continúan los esfuerzos de búsqueda y rescate.

La explosión, que también arrasó con grandes franjas de Beirut y desplazó a 300.000 personas, no pudo llegar en un peor momento.

Habla la novia que sobrevivió a la explosión de Beirut 3:00

En el último año, un colapso en el sistema bancario del país y una inflación vertiginosa desencadenaron protestas masivas. Incluso antes del golpe de la pandemia de covid-19, el Banco Mundial proyectó que el 45% de las personas en el Líbano estaría por debajo de la línea de pobreza en 2020.

«Es una crisis económica, una crisis financiera, una crisis política, una crisis de salud y ahora esta explosión horrible», dijo Tamara Alrifai, portavoz de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente.

Países europeos y del Golfo han enviado asistencia para ayudar al Líbano a manejar las consecuencias de la explosión y el banco central del país ordenó a los bancos y otros que otorguen préstamos en dólares sin intereses a pagar en los próximos cinco años para que las personas y las empresas puedan usar en la reconstrucción. Pero se espera que eso esté muy por debajo de lo que el país necesita y algunos donantes pueden verse disuadidos por la corrupción generalizada y la mala gestión.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien fue rodeado por una multitud iracunda durante una visita por los barrios devastados de Beirut el jueves, dijo que Francia proporcionaría medicamentos y alimentos, pero no a través de funcionarios corruptos.

«Esta ayuda, lo garantizo, no terminará en manos corruptas», dijo a los manifestantes libaneses, según un portavoz.

Macron dijo a periodistas más tarde que Francia ayudaría a organizar una conferencia internacional para recaudar fondos para el Líbano. Prometió «un mandato claro y transparente, ya sea francés o internacional» para garantizar que el dinero «se proporcione directamente a la población local, las ONG y los equipos en el sitio que lo necesitan».

Antes de la explosión, la economía ya iba en caída libre

La situación económica en el Líbano era sombría antes de la explosión.

El Fondo Monetario Internacional pronosticó por última vez que la economía del Líbano, acosada por el alza de los precios de los alimentos, el colapso de su moneda y el covid-19, se contraería en un 12% este año. Eso es mucho peor que la caída promedio de 4,7% en el pronóstico para Medio Oriente y Asia central.

Los motivos detrás de las nuevas protestas en el Líbano 0:33

El país incumplió parte de su deuda en marzo. Y la semana pasada, Moody’s redujo la calificación crediticia del Líbano a su rango más bajo. Ahora está a la par de Venezuela.

«El país está inmerso en una crisis económica, financiera y social, que instituciones muy débiles … parecen incapaces de abordar», dijo Moody’s en un comunicado. El colapso de la moneda y el aumento de la inflación relacionado crean un «ambiente altamente inestable», continuó.

Líbano había estado buscando obtener un préstamo de US$ 10.00 millones del FMI, pero las conversaciones se estancaron el mes pasado.

El jueves, la jefa del FMI, Kristalina Georgieva, pidió «unidad nacional» para abordar la profunda crisis del país y dijo que la agencia está «explorando todas las formas posibles para apoyar al pueblo del Líbano».

«Es esencial superar el estancamiento en las discusiones sobre reformas críticas y poner en marcha un programa significativo para cambiar la economía y generar responsabilidad y confianza en el futuro del país», agregó.

La explosión en Beirut, que ha sido declarada «ciudad desastre», solo generará más presión sobre la economía.

«No hay un apartamento en Beirut que no se haya visto afectado, ni un [negocio] que no se haya visto afectado, ya sea el escaparate [o] los bienes», dijo el miércoles el ministro de Economía de Líbano, Raoul Nehme, a CNBC Arabia.

El puerto donde ocurrió la explosión es el principal centro marítimo de la nación y el 60% de las importaciones del país cruzan por él. Nehme dijo que ha sido «prácticamente borrado».

El turismo representó casi una quinta parte del PIB del Líbano en 2018, cuando dos millones de personas visitaron el país. Ese sector ha sufrido otro gran golpe.

«Es un desastre para el Líbano», dijo Pierre Achkar, jefe de la Federación de Hoteles para el Turismo. Dijo que las tasas de ocupación en los hoteles aún abiertos ya habían caído al 5% y al 15% debido al coronavirus y problemas políticos.

Achkar le dijo a la agencia estatal de noticias NNA el miércoles que la explosión dañó el 90% de los hoteles en Beirut.

Chris Liakos, Nada AlThaher, Schams Elwazer, Barbara Wojazer y Sharon Braithwaite contribuyeron a este artículo.

This content was republished with permission from CNN.

More from WTOP

Log in to your WTOP account for notifications and alerts customized for you.

Sign up